Entrenando a su perro para que venga cuando lo llamen

Entrenando a su perro para que venga cuando lo llamen

Por Mardi Richmond

Cuando se trata de aprender a venir cuando se les llama, no todos los perros son creados iguales. Algunos perros aprenden el “recuerdo” muy fácilmente. Parecen saber instintivamente que venir cuando se les llama es una ventaja. Otros vendrán cuando se les llame la mayoría de las veces, tal vez más a regañadientes.

Para algunos perros, sin embargo, venir cuando se les llama es el comportamiento más desafiante que aprenderán, especialmente cuando se enfrentan a la elección entre cumplir con la petición y las distracciones como las ardillas, gatos, pelotas u otros perros.

Entrenando a su perro para que venga cuando lo llamen

288

Pero si su perro tiene problemas para aprender a venir, no se desespere. Enseñar a un perro a venir cuando se le llama (también conocido como el “recuerdo”) no es tan difícil como usted puede pensar. Requiere tiempo, entusiasmo y mucha práctica, pero incluso el perro más reticente puede tener un recuerdo fiable en la mayoría de las situaciones.

Empezando En resumen, para que su perro tenga una retirada fiable, tendrá que seguir estos pasos:

– Enseñe a su perro los comportamientos iniciales (venir cuando se le llama es realmente una serie, o cadena, de comportamientos).

– Haz que tu perro piense que venir cuando lo llaman es lo mejor que pasa en la vida.

– Práctica, práctica, práctica.

– Aumenta las distracciones gradualmente, para que tu perro aprenda que venir a ti es siempre más gratificante que cualquier otra cosa.

– Continuar reforzando (con recompensas variables) para la vida.

Comienza tu entrenamiento de memoria pensando en cómo te gustaría que fuera el comportamiento. Ten una imagen clara en mente para que sepas hacia dónde vas a trabajar.

Mi foto es esta: Cuando digo: “¡Jesse, ven!” Quiero que mi perro se retire inmediatamente de la actividad que está haciendo, corra hacia mí a toda velocidad, y se ponga en posición de sentado frente a mí. Quiero que se quede sentada hasta que yo le ponga la correa, le dé otro comportamiento o la suelte para jugar.

La mayoría de los entrenadores recomiendan que la retirada de su perro vaya seguida de un toque de asiento o de collar, para evitar que se aleje inmediatamente después de llegar.

Una vez que tengas en mente la cadena de comportamientos, elige la palabra o señal de mano que te gustaría usar. “Ven” es una buena elección, pero puedes usar cualquier palabra. Si has intentado sin éxito enseñar un recuerdo antes, usa una palabra clave diferente esta vez. “Aquí” y “frente” son buenas alternativas.

Mientras que este artículo se centra en un “Ven” cotidiano, la mayoría de la gente espera varias variaciones del comportamiento de sus perros. Por ejemplo, algunas personas tienen un comportamiento casual como, “¡Vamos, vamos!” y un “Ven” de obediencia formal también. Si entrena a cada uno de ellos con su propio taco, puede ayudar a su perro a saber exactamente lo que se espera.

Cadena, cadena, cadena Porque venir cuando se llama es en realidad una cadena de comportamientos, funciona mejor enseñar primero cada parte de la cadena por separado.

Por favor, tenga en cuenta: Siempre use las recompensas de mayor valor cuando enseñe “Ven”. Pruebe el pollo, el hígado, el queso, las sardinas y otras golosinas olorosas y deliciosas. Desde el principio, haga que la práctica de memoria sea lo más destacado del día de su perro.

– Carga el taco. Este simple paso te dará una ventaja en el resto del entrenamiento. Entra en un ambiente de baja estimulación donde tú y el perro puedan estar solos (como el baño o el dormitorio). Diga la palabra que ha elegido para su taco (en estos ejemplos, usaremos la palabra “¡venga!”) y luego dele un premio a su perro. Repita esto de 10 a 20 veces. Haga este ejercicio varias veces durante dos o tres días. Usted está esencialmente sobrecargando el taco.

– Enseñe a su perro el comportamiento inicial capturándolo, usando un señuelo de comida, o ambos. Para “capturar” el comportamiento, simplemente prepare a su perro para el éxito. Cuando su perro esté a punto de llegar a usted de todos modos (lo que los entrenadores llaman “ofrecer” el comportamiento), diga “¡Ven!” justo antes de que llegue a usted, luego use su marcador de recompensa (en la mayoría de los casos, un clic! de un clicker o la palabra “¡Sí!”) y déle a su perro una recompensa.

Por ejemplo, puedes decir “¡Ven!” cuando tu perro se dirige a ti a por su cena, cuando estás a punto de salir a pasear, o cuando te estás preparando para lanzar su pelota favorita.

Si quieres usar un señuelo para empezar, simplemente ponlo delante de la nariz de tu perro, mientras lo huele, da varios pasos hacia atrás. Cuando siga la golosina hacia ti, haz clic o di “¡Sí!” y dale la golosina. Repita esto varias veces.

Una vez que su perro siga fácilmente el tratamiento, añada la señal “¡Ven!” Es importante “desvanecer” rápidamente o eliminar el señuelo de la golosina, yendo a un clic y a la golosina lo antes posible. Practique en su sala de estar, dormitorio, patio y otros ambientes de baja estimulación.

– Practica el “giro rápido” y “siéntate” en los paseos (con correa). Sorprenda a su perro en sus paseos llamándolo de repente y dando varios pasos hacia atrás. Cuando se gire para seguirlo, haga clic o diga “¡Sí!” y dele un regalo. Dígale que es un gran perro.

Después de un par de prácticas, añade el toque de asiento y/o de cuello. Por ejemplo, decir, “¡Jesse, ven, siéntate!” Con unas pocas docenas de repeticiones la mayoría de los perros comenzarán a sentarse automáticamente.

– Aumenta la distancia y la velocidad. Si ha practicado una retirada sólo a lo largo de su sala de estar, no espere que su perro pueda venir desde una distancia de la longitud de un parque o un campo. Necesitarás practicar con distancias gradualmente crecientes primero.

Empieza por llamarlo a unos metros, y luego a otros hasta que puedas llamarlo a través de tu casa y del patio trasero. Practique fuera de casa en áreas cercadas, o en un área abierta usando una línea larga para seguridad.

¿Cómo puedes hacer que tu perro corra hacia ti? Practica llamando durante los juegos de pelota o de tirar, usando la continuación del juego como recompensa. Intenta correr en la dirección opuesta cuando le llames (correrá detrás de ti para alcanzarte), o llamándole de ida y vuelta entre dos personas.

– Enséñale a tu perro a prestar atención cuando le pidas, aparte de enseñarle a venir. ¡Es difícil hacer que un perro venga cuando no puedes conseguir su atención! Hay muchas maneras de enseñar a tu perro a prestarte atención, pero a mí me gusta hacer juegos de atención en la vida diaria. Durante los próximos 10 días más o menos, cada vez que tu perro mire hacia ti (aunque sólo sea un rápido vistazo para “registrarte”), recompénsalo con elogios, afecto, un juego favorito o un “click and treat”. Hágalo a lo largo del día, ya sea que esté en su casa o en el mundo.

Al principio, su perro puede registrarse más en casa que en otros lugares. Eso está bien. Sólo siga recompensando en casa, y su perro comenzará a mirarle más cuando usted esté en el mundo también. Después de un par de días de recompensar el check-in natural, empieza a decir de vez en cuando el nombre de tu perro y recompénsalo cuando mire hacia ti.

– Ponlo todo junto. Cuando su perro haya aprendido todas las piezas individuales, puede empezar a juntar los comportamientos. Este es el momento de practicar el recuerdo como toda la cadena de comportamientos: responder a su petición de atención, acudir a usted rápidamente, sentarse o aceptar el toque del collar, esperar la liberación.

Practica en varios momentos del día en entornos de baja distracción. Es crítico en esta etapa preparar a su perro para el éxito; sólo use su taco para el recuerdo cuando esté 99 por ciento seguro de que vendrá. No se moleste en llamarlo cuando sea muy improbable que cumpla, por ejemplo, justo después de que usted entre al parque para perros y le quite la correa, o justo cuando uno de sus familiares o mejores amigos entre por la puerta principal.

Además, ¡mantenga sus sesiones de práctica ligeras y divertidas! Si conviertes tus sesiones de entrenamiento en un gran aburrimiento, con demasiadas repeticiones y sin suficiente diversión, él bien decide dejar de “jugar” contigo.

Sólo elogios Cuando enseñe por primera vez a su perro a venir, intente evitar cuatro errores humanos muy comunes que pueden retrasar su entrenamiento. Primero, tenga cuidado de no poner a su perro en una situación en la que aprenda que no venir es gratificante. Por ejemplo, si le pide a su perro que venga y corre hacia el otro lado (¡y se divierte haciéndolo!), entonces acaba de ser recompensado por no venir. En esta etapa del entrenamiento de la retirada, es esencial usar una buena gestión! Deje a su perro sin correa sólo cuando sea muy seguro y cuando pueda ir a buscarlo cuando lo necesite.

Segundo, no uses “Ven” para terminar una sesión de juego u otros momentos de diversión, o para llamar a tu perro para que realice una tarea desagradable (como arrancar rebabas o cortar uñas). Esto le enseña a tu perro que venir a ti puede ser algo malo.

Tercero, ten cuidado de no caer en la trampa del “soborno”. Digamos que lo arruinaste (¡todos lo hacemos!) y llamaste a tu perro en un momento en que no venía. En ese momento, no le muestres un regalo o una pelota para que venga. Esto le enseña a tu perro a venir sólo cuando tienes una recompensa obvia. En lugar de eso, vaya a buscarlo, hágalo más fácil (por ejemplo, pidiéndole que venga a usted con correa), e inténtelo de nuevo.

Finalmente, nunca regañes a tu perro cuando se acerque a ti, no importa lo terrible que haya hecho justo antes de venir a ti. ¡Dejó de hacer lo que estaba haciendo y vino a ti! ¡Eso es genial! Así que sé sincero y entusiasta. La postura de tu cuerpo, el tono de voz y la energía marcarán la diferencia. Un perro sensible a menudo hará un círculo o un olfato (en lugar de venir) si te agachas en la cintura, o llama con una voz severa. Si su perro empieza a venir, pero duda, anímelo con un elogio feliz.

¡Hora de la fiesta! Esto no se puede decir mucho: Haz que el entrenamiento de memoria sea el punto culminante del día de tu perro. Utiliza los mejores regalos y juguetes como recompensa. Varía las recompensas. Y lo más importante, ¡siempre que sea divertido!

Haga una lista de las principales recompensas de su perro. Junto con las golosinas, utilice los acontecimientos naturales de la vida de su perro como posibles recompensas, como jugar con otros perros, paseos, la hora de la cena y el juego de ir a buscar. Considera cualquier cosa que a tu perro le guste hacer como recompensa! Mézclalos.

Por ejemplo, si a tu perro le encanta el pollo, jugar con otros perros y los juegos de tirar, recompensa el recuerdo a veces con pollo, a veces con un juego de tirar por sorpresa y otras veces con una liberación para jugar con los amigos del perro.

Haz que el entrenamiento de memoria sea parte de otras actividades divertidas, como paseos y juegos de pelota, también. Utiliza los juegos como parte de tu estrategia de enseñanza. Usar juegos le enseña a su perro a escuchar el taco Come incluso cuando está en medio de algo divertido. Seamos sinceros, el momento más importante para que nuestros perros vengan de forma fiable es a menudo cuando se divierten más, como cuando persiguen a una ardilla, juegan con otro perro o están a punto de revolcarse en caca de gato o en un animal muerto. Algunos juegos incluyen:

Entrenando a su perro para que venga cuando lo llamen

288

– Ven a tirar. En medio de un juego de tirar, haga una pausa y pídale a su perro que suelte el juguete. Luego retroceda y use su señal para “Ven”. Cuando tu perro venga y se siente frente a ti, toca su collar, y luego usa tu marcador de recompensa (como un clic o “¡Sí!”), y recompénsalo con la continuación del juego de tirar.

– Juego de memoria de ida y vuelta. Llama a tu perro entre tú y otro miembro de la familia. Cada vez que tu perro venga, dale una gran y feliz recompensa (juego tonto, saltar arriba y abajo, gran regalo de comida, jugar a la pelota, etc.).

– Esconderse y buscar. Haga que su perro se quede en un lugar. Ve a otra habitación y escóndete. Pídale a su perro que “VENGA a buscarme” (enfatice el “venga”). Cuando su perro lo encuentre, déle una gran recompensa feliz como dos o tres minutos de juego divertido. Una vez que tu perro conozca este juego, podrás jugarlo de forma inesperada. Por ejemplo: En una caminata, ponte detrás de una roca o un árbol y di: “Ven a buscarme”. Cuando tu perro te encuentre, ponte loco de contento y quiérelo.

– La hora de la cena se recuerda. Haz que tu perro se siente o se quede mientras preparas su cena. Continúe haciendo que su perro se quede mientras usted lleva la cena a otra habitación. Llame a su perro; la cena es la recompensa.

– “Eres el perro más maravilloso”, recuerda. Llama a tu perro para ti. Cuando venga tu perro, tírate al suelo y juega, juega, juega durante al menos tres minutos.

– Ven y ve a jugar. Cuando haya distracciones (o recompensas) en la vida real, llama a tu perro y suéltalo para que investigue o juegue. Por ejemplo, cuando estés en un área de juego sin correa, llama a tu perro (con correa), y quítale la correa y envíalo a jugar cuando venga a ti. Ir a jugar es la recompensa.

Práctica y distracciones Por supuesto que tu perro vendrá a ti cuando se trate de diversión y juegos. Pero, ¿qué pasa cuando realmente cuenta: frente a distracciones serias o en una situación de vida o muerte? ¿Cómo te aseguras de que tu perro se aleje de algo realmente interesante para venir a ti?

La clave es entrenar con distracciones sistemáticas y cada vez más difíciles. Este es posiblemente el paso más importante para enseñar a su perro a venir de forma fiable en casi todas las situaciones.

¿Pero qué significa? Significa, simplemente, que tienes que practicar, practicar y practicar un poco más. Significa que esas sesiones de práctica deben estar llenas de retiros fuertemente recompensados. Y significa que debes practicar, con distracciones, y con distracciones que estén a un nivel que tu perro pueda manejar. Aumentar la dificultad de esas distracciones sólo cuando pueda manejarlo con éxito. Esto toma tiempo, esfuerzo y algo de planificación, pero valdrá la pena cuando realmente necesites que tu perro venga!

Para poder entrenar con distracciones cada vez mayores, necesitarás haber pensado en las cosas que tu perro encuentra distractoras. Debido a que esto varía de un perro a otro, intente escribir lo que distrae a su perro. Un cachorro puede ser enganchado por una hoja que sopla en el césped. Algunos perros están cautivados con pelotas. Otros pierden la concentración cuando ven a otros perros jugando o a un gato del vecindario. Anote todo lo que su perro encuentre que lo distraiga, y luego clasifíquelos según la magnitud de la distracción para su perro. Escoge al menos 10 lugares diferentes en los que puedas practicar. Los nuevos lugares también distraen.

Establezca un plan de entrenamiento, para recordarse a sí mismo que debe cumplir con un horario de práctica regular. Luego, haga un seguimiento de sus sesiones de práctica y del progreso de su perro; estas notas pueden ayudarle a decidir cuándo pasar al siguiente nivel de distracciones.

Aumenta las distracciones cuando tu perro viene con entusiasmo al menos 9 de cada 10 veces a tu nivel actual. ¿Qué pasa si tu perro está cometiendo muchos errores? Si tiene dos errores seguidos, haga el ejercicio más fácil para su perro; ayúdele a tener éxito.

Tren para la vida Por favor, ten en cuenta que no existe un recuerdo 100% fiable. ¡Los perros siempre serán perros! Lo que significa que son seres vivos, pensantes y con capacidad de decisión que siempre tomarán sus propias decisiones. No importa cuánto entrenes o practiques, y no importa lo bien que responda tu perro, siempre tendrás que usar el buen juicio cuando tu perro no esté suelto.

Reconozca los tipos de situaciones que dificultarán que su perro venga de forma fiable. ¿Perseguir pájaros, visitar a otros perros o los espantosos sonidos de los truenos es lo que hace más difícil que su perro responda? Conozca y respete a su perro. No espere que sea alguien que no es!

Pero cuando te tomas el tiempo para entrenar realmente la memoria de tu perro, puedes sorprenderte e incluso impresionarte con la fiabilidad con la que vendrá. Si bien la enseñanza de la venida de su perro puede realizarse en el transcurso de varias semanas o varios meses, mantener la memoria de su perro fuerte significará continuar entrenándolo y recompensándolo durante toda su vida.

Para un perro joven (o un perro para el que venir es particularmente difícil) continúe practicando un par de veces a la semana en varios lugares y con varios niveles de distracción durante meses después de que su perro tenga lo básico. Para todos los perros, integre su práctica de recuerdo en su vida diaria. Juegue con él en paseos sin correa. Llame a su perro varias veces durante el paseo y luego envíelo a jugar.

Siga recompensando a su perro por los grandes recuerdos, pero utilice recompensas variadas, como golosinas, juguetes, elogios o libertad.

También con este artículo “Lo que puedes hacer” “Usando el principio de Premack”

Gracias a Sandi Thompson y Leanne Neufeld de Sirius Puppy Training, Berkeley, CA, por su ayuda en la demostración de los ejercicios de Premack. Ver www.siriuspup.com para información de contacto.

-Mardi Richmond, MA, CPDT, es una escritora y entrenadora que vive en Santa Cruz, California, con su pareja y dos maravillosos perros, Jesse y Blue. También es co-autora de Ruffing It: The Complete Guide to Camping with Dogs.

Deja un comentario