La historia de éxito de un antiguo recluso

La historia de éxito de un antiguo recluso

Rob era uno de los reclusos del programa Pen Pals cuando hablé allí hace varios años. Fue una agradable sorpresa verlo en la conferencia de entrenadores del Gremio Profesional de Mascotas en Tampa, Florida, el otoño pasado y tener la oportunidad de charlar. Está claro por sus comentarios que el programa contribuyó a su exitosa reintroducción en la sociedad. Rob está trabajando actualmente con un entrenador mentor para ganar experiencia y conocimiento adicional en el campo del entrenamiento y comportamiento de perros.

Después de la conferencia, contacté a Rob y le pregunté si podía entrevistarlo para este artículo. Él estaba feliz de participar. Hemos retenido su apellido para proteger su privacidad.

Pat Miller: ¿Cómo fue que te encarcelaron?

Hace muchos años era bastante inmaduro y egoísta, y carecía de todo sentido de la dirección. Con una mente llena de negatividad y alcohol, hice algo poco amable y desconsiderado.

La historia de éxito de un antiguo recluso

Pat: ¿Cómo te involucraste en el programa de perros de la prisión? ¿Cómo afectó a tu vida mientras estabas en prisión?

Rob: En 2007, el programa Pen Pals fue introducido en el centro donde había sido asignado. Se estableció un proceso de solicitud para determinar qué hombres serían los más adecuados para el programa. Me presenté, y en julio de ese año fui aceptado, e inmediatamente me trasladaron a una celda con otro recluso. Ese traslado fue probablemente uno de los mejores que he hecho, ya que me dio la oportunidad de vivir y respirar el entrenamiento de perros las 24 horas del día.

Pat: ¿Qué te ha gustado del programa?

Rob: Hay tantas cosas! Una de las más importantes es la sensación de logro y autoestima que obtienes al ayudar a otra criatura viviente a encontrar una vida de felicidad, seguridad y comodidad.

Pat: ¿Cuánto tiempo estuviste en el programa? ¿Cuántos perros diferentes entrenaste?

Estuve en el programa desde julio de 2007 hasta octubre de 2014. En ese tiempo trabajé con cerca de 40 perros, tanto los traídos para el programa como los que eran propiedad del personal que trabajaba en las instalaciones.

Pat: ¿Todos fueron adoptados? ¿Fue difícil dejarlo ir?

Casi todos esos perros fueron adoptados con éxito, con la rara excepción de uno o dos que no pudieron adaptarse al entorno de la prisión debido a un miedo extremo. Siempre fue un poco difícil dejarlos ir – pero fue reconfortante saber que iban a hogares amorosos y que serían cuidados, por el resto de sus vidas.

Pat: ¿Hubo un perro en particular que te tocó?

Todos los perros me afectaron, pero el que más se destaca es un Foxhound/Collie-mix llamado Woody. Fue el primero con el que trabajé que tenía graves problemas de miedo, y me enseñó más que ningún otro sobre el miedo y el comportamiento, y sobre mí mismo también.

Pat: ¿Hubo cosas que aprendiste en el programa que te han ayudado en otros aspectos de tu vida?

Rob: Aprendí mucho a través del programa. Una de las más importantes es dejar ir la vieja y egoísta mentalidad, y abrir mi corazón y pensamientos para los demás. Además, al habérseme confiado un papel de liderazgo dentro del programa, pude desarrollar habilidades tan valiosas para toda la vida, como escuchar de verdad, resolver conflictos y hablar en público, así como ser un enlace entre el personal y los reclusos.

Pat: ¿Tiene actualmente alguna credencial de entrenador? ¿Está buscando alguna?

Rob: Soy miembro profesional de la Asociación de Entrenadores Profesionales de Perros (APDT), así como evaluador del AKC Canino Buen Ciudadano. Posiblemente busque más certificaciones y credenciales en el futuro, pero por ahora estoy intentando obtener toda la experiencia directa y comprensión que pueda en relación con todos los aspectos del entrenamiento, el comportamiento y los negocios.

Pat: ¿Saben tus clientes que estuviste en prisión? ¿Esto le ha creado algún obstáculo?

Algunos de los clientes con los que he trabajado conocen mi pasado, y a los que no les molesta.

Pat: ¿Qué te pareció la conferencia del PPG?

Rob: La Cumbre del PPG fue una experiencia increíble, una que miraré atrás por mucho tiempo con felicidad.

Pat: ¿Es tu plan hacer del entrenamiento de perros una carrera de por vida?

Rob: Entrenar animales es lo que me gustaría hacer como una carrera de por vida. Estoy trabajando duro para seguir ese sueño.

Pat: ¿Hay algo más que quieras compartir?

Rob: Me gustaría dar las gracias a todos los que participaron en el programa en todos los niveles. Espero que se den cuenta de lo increíble que es para mí haber sido parte de algo tan grande y poderoso.

Deja un comentario