¿Los gatos pueden comer sandías o es malo para ellos?

Las sandías están entre las mejores frutas de temporada en este momento y están muy extendidas por todo el mundo. Así que es natural que tu gatito se pregunte si esa cosa jugosa que estás comiendo es tan sabrosa como parece.

Algunas frutas son bastante tóxicas para los gatos y otros animales. Pueden desencadenar reacciones venenosas y otros resultados desagradables.

¿Y qué hay de las sandías?

¿Son las sandías seguras para que las coman los gatos?

Afortunadamente, la sandía no es tóxica para los gatos. Probablemente has visto toneladas de videos en los que los gatos comen sandían sandías o melones como locos, como si estuvieran comiendo atún o su tipo favorito de comida enlatada para gatos.

Pero el hecho de que las sandías no son tóxicas para los gatitos no debería hacerte pensar que tu gato puede comerlas con toda seguridad.

Estas increíbles frutas de verano ofrecen toneladas de bienes nutritivos, aunque están hechas de más del 90% de agua. Esto es lo que aportan en términos de nutrición.

Nutrientes de sandía

  • Potasio
  • Vitamina A
  • Vitamina C
  • Aminoácidos
  • Vitamina B6
  • Antioxidantes

Todas estas cosas son saludables y beneficiosas no sólo para nosotros los humanos, sino también para nuestros queridos felinos. Sin embargo, las sandías también tienen un alto contenido en una cosa particularmente insalubre: el azúcar.

Los gatos no sólo no pueden probar el sabor dulce de la sandía, sino que tampoco deberían comer dulces en general. Los gatos diabéticos deben mantenerse alejados de las sandías y otros alimentos azucarados similares. En general, los gatos sanos pueden comer algo de sandía, pero no tanto como quieran.

Si su mascota está sana, un pequeño mordisco no le hará daño. Sin embargo, no debe incluir esta fruta en la dieta diaria del gatito ni tratar al gato con demasiada frecuencia.

El factor agua

A diferencia de los seres humanos y algunos otros animales, los gatos no tienen un sentido notablemente fuerte de deshidratación. Por lo tanto, su ingesta diaria de agua puede estar por debajo de la norma, especialmente si sobreviven exclusivamente con comida seca para gatos.

Como su nombre sugiere, las sandías contienen mucha agua. Darle a tu gatito unos cuantos mordiscos es una gran manera de aumentar su consumo de agua.

Sin embargo, no deberías exagerar. Es mejor utilizar agua potable fresca de fuentes para mascotas o del tazón de agua designado para su mascota.

Nosotros, los humanos, podemos beneficiarnos de los líquidos de estas frutas, pero los gatos están mejor con agua fresca y limpia.

El factor antioxidante

Los gatos, como todos los organismos vivos, necesitan antioxidantes. El licopeno, el agua y la vitamina C de los melones tienen importantes propiedades desintoxicantes.

Sin embargo, las bolas de pelo se beneficiarán mucho más de las bayas, como los arándanos y las moras, que de los antioxidantes de la sandía.

En otras palabras, estos nutrientes saludables no deberían ser una razón para que alimentes a tu peluda amiga sandía.

Las semillas venenosas

Todos sabemos lo desagradable que es masticar semillas de sandía. Son duras, no saben bien y no mejoran la digestión.

Desafortunadamente, las semillas de sandía pueden hacer más daño a los gatos que a los humanos. Contienen cantidades moderadas de cianuro, que es venenoso para los gatitos de todas las razas y edades. Además, las semillas podrían causar indigestión y problemas de defecación.

Las semillas también pueden hacer que su mascota se ahogue. Y por último, pueden incluso bloquear sus intestinos. En otras palabras, las semillas de sandía son malas para los gatos.

¿Puedes darle sandía a tu gato?

Ahora que he cubierto lo bueno y lo malo, así como los controvertidos beneficios de esta fruta de verano, es el momento de hacer la última pregunta: ¿puedes – o más bien deberías – darle sandía a tu gato?

La respuesta es sí – puedes tratar a tu gatito con un pequeño mordisco sin semillas.

Tu precioso amigo felino no podrá probar la dulce jugosidad. Y definitivamente no sabrá que está tomando agua adicional o nutrientes saludables. Sin embargo, eso no le impedirá querer masticar más sandía.

A los gatos no les atrae el dulce sabor de la sandía. Es discutible si les gusta el olor de la sandía.

Pero son curiosos y una vez que te vean comer esos sabrosos bocados, querrán no perderse la maravilla que tienes en la boca. Sólo asegúrate de que tu mascota no coma demasiada sandía y con demasiada frecuencia.

Y pase lo que pase, ¡no dejes que tu gato se acerque a las semillas! Si empieza a jugar con ellas, podría tragárselas. ¡Y eso no será saludable ni agradable en absoluto!

Deja un comentario