Cómo tratar con un perro que come caca

La mayoría de nosotros encontramos el hábito de comer heces como la cosa más asquerosa que un perro puede hacer. El nombre clínico de este comportamiento es coprofagía (se pronuncia kä – prä – fey – je), de las palabras griegas copro, que significa heces, y phagy, que significa comer.

El hábito no sólo es repugnante para nosotros los humanos, sino que también es potencialmente dañino para la salud del perro, aunque es menos peligroso si el perro sólo come sus propias heces y está libre de parásitos. Un perro puede infectarse con parásitos internos (gusanos) al comer heces de un perro ya infectado. El parvovirus, altamente infeccioso, también se desprende de las heces, lo que supone un riesgo para un perro coprófago.

Hay muchas teorías para explicar por qué algunos perros hacen esto, y al menos otros tantos remedios sugeridos. Van desde lo más científico a lo más esperanzador. Se pueden encontrar multitud de remedios a través de veterinarios, entrenadores de perros y tiendas locales de suministros para mascotas. La literatura disponible y los informes anecdóticos sugieren que muchas cosas funcionan para varios perros, y algunos perros no responden completamente a pesar de los mejores esfuerzos de sus cuidadores.

Aunque no hay respuestas definitivas para esta pregunta aparentemente eterna, no se desespere. Sigue leyendo y haz tantos cambios sugeridos a continuación como puedas razonablemente, y puede que encuentres uno o más que funcionen para ti y tu perro comecaca.

Teorías no probadas

Hay un número de teorías que proponen razones para que los perros se involucren en la coprofagía, incluyendo las siguientes:

Enfermedad

– La insuficiencia pancreática es una condición de salud vinculada a la coprofagía, al igual que la desnutrición grave causada por la infestación parasitaria.

Estrés

– La coprofagia es un comportamiento que es mucho más frecuente en los perros de refugio (y antiguos perros de refugio) que en la población general y por lo tanto se piensa que está relacionado con la ansiedad y el estrés. Para algunos perros, eliminar las fuentes de estrés puede ayudar a reducir este comportamiento. Por otro lado, puede ser que más perros se entreguen a los refugios porque sus humanos no pueden tolerar que coman heces.

Miedo al castigo

– Una teoría sugiere que los perros castigados por defecar de forma inapropiada pueden empezar a comerse las pruebas, para evitar la desaprobación del dueño.

Mamá también lo hizo

– Las madres perritas se comen las heces de sus cachorros jóvenes para mantenerlos (y el entorno de los cachorros) limpios y saludables. Algunos cachorros muy jóvenes pueden unirse a ella en la coprofagía (aunque muchos dejan el hábito si el hecho de comer heces fue motivado únicamente por el deseo de mantener el ambiente limpio).

Algunos profesionales de los perros han desarrollado teorías que culpan a los dueños de los perros por el hábito. Pueden proponer:

Un gran alboroto

– Si el dueño le da mucha importancia a este comportamiento (¡y es difícil no hacerlo!) existe la posibilidad de que la caca adquiera una importancia especial para el perro. Un perro puede interpretar la respuesta del dueño como interés o competencia por este objeto de alto valor. Una explicación más simple puede ser que el hecho de comer caca se convierte en un comportamiento para llamar la atención.

Artículo valioso

– Algunos entrenadores y conductistas creen que es posible convertir el comer caca en un comportamiento de protección de los recursos, por la razón anterior (el interés del dueño en las heces). Este sería probablemente el caso si su perro le gruñe por los intentos de interrumpir el consumo de heces. Si esta es su situación, es probable que la asistencia de un entrenador calificado sea para ayudarle a abordar este comportamiento.

Estrategias de prevención

Cualquiera que sea la causa de la coprofagia de su perro, es necesario un plan sólido de prevención a través de la gestión y el entrenamiento. Si muestra algún interés en comer caca, no demore en abordar este comportamiento. Un manejo cuidadoso combinado con el entrenamiento de conductas incompatibles y un poco de contra-condicionamiento será invaluable.

Algunas estrategias posibles incluyen:

Alabando a su perro mientras hace caca.

Tan pronto como termine, ofrécele unos bocadillos, tan rápido que ni siquiera piense en su depósito. (¡Debes usar recompensas de comida que le gusten más a tu perro que la caca!)

Manejando a tu perro con una correa:

alejándolo de las heces tan pronto como termine y dándole golosinas de alto valor y súper sabrosas mientras recoges la pila y sigues adelante. Esto se puede lograr arrojando un puñado de golosinas al suelo (lejos de la caca), para que pueda recoger las heces sin que su cachorro intente meter la nariz. Recuerde elogiar a su cachorro todo el tiempo por comerse las golosinas e ignorar la caca.

Clásicamente condicionando a tu perro para asociar las heces con cosas buenas de ti.

En el momento en que notes que se ha concentrado en un montón de caca, pégale un delicioso bocadillo delante de su nariz; si eres constante y usas bocadillos de alto valor, pronto tu perro te mirará para pedirte un bocadillo cada vez que note caca. ¡Esté preparado para reforzar este comportamiento en cualquier momento!

Si ya tienes un perro entrenado con clicker, usando el condicionamiento operante.

Haga clic o marque verbalmente a su perro para que note las heces e inmediatamente trátelo. Puedes hacer esto con montajes deliberados o durante cualquier paseo cuando se vea un montón de caca.

Enseñar a tu perro amante de las heces a “dejarlo” es una obligación.

Siempre recompénsale generosamente por “dejar” las heces. Entrenado con gran fluidez, un comportamiento como “Déjalo”, le dará un gran control sobre su perro en esta y muchas otras situaciones.

Entrenando un comportamiento incompatible.

Por ejemplo, enseña a tu perro a sentarse y mirarte para una serie de golosinas inmediatamente después de hacer caca; ¡no puede hacer esto y comer caca al mismo tiempo!

Acondicionando a tu perro para que le encante llevar bozal.

Esto será de alguna ayuda, aunque un perro decidido puede seguir buscando heces a menos que use algunas de las otras estrategias sugeridas aquí.

Usar una sustancia de sabor desagradable para hacer la coprofagía desagradable.

Esto sólo funcionará para los perros que se coman las heces de otros perros, para que pueda ser contaminado de antemano sin que el perro lo vea hecho. De lo contrario, el perro puede aprender a evitar que sólo las heces que ha visto sean rociadas con cosas asquerosas.

Manejar a su perro durante la eliminación incluso en su patio.

Todas las cacas deben ser supervisadas con su perro con correa. Los comportamientos que los perros practican y disfrutan aumentan; los que nunca tienen la oportunidad de practicar disminuyen y eventualmente se extinguen. No le dé a su perro la oportunidad de practicar el consumo de heces. ¡Nunca!

Manteniendo el patio completamente libre de heces.

Un manejo muy escrupuloso evitará que el perro practique el hábito.

Nunca usar el castigo cuando se trata de arreglar este problema.

Es muy poco probable que el castigo funcione y podría, por las razones expuestas anteriormente, empeorar fácilmente el problema.

Enfoque dietético

Algunos profesionales del cuidado de los animales creen que la coprofagia puede estar relacionada con deficiencias en la dieta. Mejorar (o simplemente cambiar) la dieta del perro podría solucionar cualquier déficit nutricional que pudiera contribuir a este comportamiento.

– Cambie a un alimento comercial de mayor calidad con mayor contenido de proteínas y grasas, y menos carbohidratos.
Alimentar con alimentos crudos de alta calidad o con una dieta casera.

– Añada levadura nutricional (también llamada levadura de cerveza) a las comidas diarias de su perro para suministrar las vitaminas B y la tiamina necesarias.)

– Añade un producto comercial a la comida del perro que le da un sabor desagradable a las heces del perro. Vale la pena probar esto si el perro sólo come sus propias heces. Estos productos se pueden encontrar en línea o en las tiendas locales de suministros para mascotas.

– Añade enzimas digestivas, en la teoría de que la materia no digerida en la caca atrae al perro a comerla. Esto sólo será útil si el perro come sus propias heces. Las enzimas digestivas pueden encontrarse en tiendas de alimentos saludables y en tiendas de artículos para mascotas.

– Cuando las preguntas sobre el consumo de heces aparecen en el entrenamiento y en los grupos de propietarios de perros en Internet, a menudo se mencionan suplementos como la piña, la papaya y el glutamato monosódico como posibles remedios. Basado en mi lectura de las listas de perros, pocas personas reportan éxito con el uso de estos.

Cambios en el estilo de vida

Si la ingestión de heces de su perro está causada por el estrés, puede hacer cambios en su estilo de vida para reducir la probabilidad de coprofagia.

– Programe suficiente y apropiado ejercicio y juego para su perro todos los días; un perro cansado es un perro que se comporta mejor. Asegúrate de que las actividades que elijas sean apropiadas para la edad y la salud, y deja a tu cachorro cansado y relajado. Una caminata con correa, aunque sea larga, puede que no sea el tipo de ejercicio aeróbico agotador que le ayudará. Su perro necesita un verdadero retozo, como jugar con otros perros en el parque para perros, un juego prolongado de ir a buscarlo, trotar o retozar en el bosque con usted, o nadar en un estanque o piscina.

– Programe un examen de salud a fondo para descartar la insuficiencia o la malnutrición del páncreas (especialmente en un perro rescatado recientemente).

– Los perros necesitan usar sus cerebros y sus cuerpos de manera divertida y desafiante para mantenerse emocionalmente sanos. Si su perro no conoce las conductas básicas de buenos modales, enséñeselas. En particular, concéntrese en enseñar a su perro comportamientos tranquilos que promuevan el autocontrol, como por ejemplo:

– Siéntese para “Decir por favor”

– Déjalo o Off

– Suéltalo.
– Abajo/quédese

Asegúrese de proporcionarle a su perro muchos juguetes interesantes (¡para el perro!) juguetes masticables, rompecabezas y juguetes para dispensar comida.

Si ninguna de las actividades mencionadas anteriormente funciona para su perro o su estilo de vida, hay algunos libros excelentes disponibles con ideas sobre formas divertidas de jugar con su perro, tanto en el interior como en el exterior. Algunos de ellos incluyen el entrenamiento de trucos simples, y ninguno requiere de un equipo costoso. Vea el cuadro de arriba para ver tres excelentes libros sobre cómo fomentar y estructurar el juego con los perros. Si crees que tu perro no sabe jugar, ¡estos libros son definitivamente para ti!

Try Everything

A pesar de la repugnancia que experimentamos los bípedos al pensar en comer heces, la coprofagia no es rara en los perros. La buena noticia es que para la mayoría de los perros es un comportamiento modificable. Como con todos los problemas de comportamiento canino, la implementación de un plan de tratamiento cuidadoso y bien elaborado, probablemente llevará a disminuir o incluso terminar con este comportamiento. La consistencia y un enfoque a largo plazo aplicado con paciencia y planificación ganarán el día.

Viviane Arzoumanian, CPDT-KA, CBCC-KA, PMCT2, CBATI, entrena perros profesionalmente y para varias organizaciones de rescate. Vive en Brooklyn, NY.

Deja un comentario