Gestión de nivel superior

Todos los días, los dueños de los perros me preguntan en persona, por teléfono y en línea, cómo evitar que sus perros o cachorros hagan algo. Las variaciones son virtualmente ilimitadas:

“¿Cómo evito que vaya al baño en la alfombra?”

“¿Cómo evito que ella mastique mis zapatos? (o libros o muebles)?”

“¿Cómo hago para que deje de robar comida del mostrador?”

Normalmente respondo a estas preguntas con una explicación de cómo resolver el problema de comportamiento presentado, pero de vez en cuando me siento muy tentado de responder a la pregunta con un sucinto “¡No dejes que lo haga!”

Por absurdo que parezca, el manejo del comportamiento es, de hecho, la respuesta apropiada en probablemente más del 75 por ciento de las preguntas que me hacen los dueños de los perros. El manejo es la clave para resolver la gran mayoría de los problemas de comportamiento que la gente enfrenta con sus perros, y aún más importante, es la clave para prevenir que esos comportamientos ocurran en primer lugar!

En muchos casos, el manejo es necesario mientras el perro aprende un nuevo comportamiento más apropiado. En otros, el manejo simplemente reemplaza las expectativas de entrenamiento poco realistas. Ofrezco a mis clientes una fórmula de tres pasos para reprogramar o prevenir comportamientos no deseados:

1. Reforzar.

Es decir, identifica lo que quieres que el perro haga en vez de lo que quieres que no haga. En todas las conductas descritas anteriormente, el dueño está preguntando cómo hacer que el perro deje de hacer algo en vez de cómo hacer que el perro haga algo.

2. Administrar.

3. Averiguar cómo evitar que el perro sea recompensado por el comportamiento no deseado. ¡Esta es en realidad la parte más fácil! Los comportamientos que son recompensados son reforzados, en otras palabras, el perro es más probable que los vuelva a hacer. Perseguir a un gato es muy gratificante para un perro: le da una gran descarga de adrenalina y el gato se escapa, ¡qué divertido! Cada vez que el perro persigue a un gato, aumenta la probabilidad de que persiga (y quizás finalmente atrape) al siguiente gato que vea. Si no quieres que se recompense por perseguir gatos, no dejes que lo haga.

3. Tren.

Averigua cómo recompensar consistentemente al perro por el comportamiento deseado identificado en el paso 1. Esta es a menudo la parte más difícil. Cada uno de los programas de entrenamiento para los retos de comportamiento enumerados arriba podría ser un artículo completo por sí mismo (y con frecuencia lo han sido; le remitiremos a artículos relevantes a medida que procedamos).

Echemos un vistazo a una serie de conductas problemáticas y veamos cómo pueden ser abordadas por nuestra fórmula de tres pasos, con especial atención al aspecto de la gestión:

– ¿Cómo hago para que deje de robar comida del mostrador o de la mesa?

Reforzar: “¿Cómo hago para que sólo coma cosas que están en su tazón o en el suelo?” (Por cierto, los perros son comedores oportunistas por su propia naturaleza. Son moralmente incapaces de “robar” comida. Un perro en la naturaleza que come comida cuando y donde la encuentra es inteligente – y mucho más probable que sobreviva que uno que pasa la comida sólo porque resulta estar por encima del nivel de los ojos).

Manejar: Evitar que sea recompensado por el contra-navegación. Claramente, la comida que encuentra en los mostradores sabe bien y es muy gratificante.

Herramientas de gestión: A: Puertas – Si hay que dejar la comida fuera, encierra al perro en otra habitación para que no pueda tener acceso a ella. B: Armarios y el refrigerador – Guarda la comida. Nunca la dejes fuera como una invitación a hacer contra-navegación. C: Cajas, corrales, puertas para bebés, correas y ataduras – Usar otros medios razonables de restricción para evitar que tenga un acceso inapropiado a la comida.

Tren: Enséñale una señal positiva de “¡Quita!” o “¡Déjalo!” y recompénsale constantemente por ignorar la comida en el mostrador y por mantener los cuatro pies en el suelo alrededor de mostradores y mesas llenas de comida.

– ¿Cómo evito que se orine en la alfombra?

Reformule la pregunta para: “¿Cómo le enseño a ir al baño afuera?”

Manejar: Evitar que sea recompensado por orinar en la alfombra. Una vejiga llena causa molestias. Orinar alivia esas molestias. Orinar en la alfombra es más gratificante para un perro no entrenado que sufrir la incomodidad de “sostenerlo” hasta que pueda salir.

Herramientas de gestión: R: Lleve al perro afuera con tanta frecuencia que su vejiga nunca esté llena hasta el punto de sentirse incómodo (cada hora, al menos al principio). B: Mantenga al perro bajo estrecha supervisión para que pueda notar cuando actúa inquieto (una señal de que tiene que eliminar) y llévelo afuera rápidamente, antes de que tenga la oportunidad de orinar en la alfombra. C: Mantenga al perro en una jaula (vea “Crate Training Made Easy”, WDJ agosto de 2000), encerrado o atado (atado sólo si está en casa – vea “Tethered to Success”, WDJ abril de 2001) si no puede supervisarlo de cerca para evitar que se recompense orinando en la alfombra cuando no esté prestando atención. Mantener su jaula – su guarida, por así decirlo – sin suciedad es más gratificante para la mayoría de los perros que aliviar incluso una vejiga moderadamente llena.

Tren: Implementar un programa de entrenamiento completo que incluya salir con él regularmente y recompensarlo con elogios y un regalo inmediatamente después de que vaya al baño en el lugar apropiado.

– ¿Cómo evito que mastique mis zapatos?

Reforzar: “¿Cómo consigo que mastique sus propias cosas y sólo sus propias cosas?”

Manejar: Evitar que sea recompensada por masticar objetos inapropiados. (Véase “Challenged By a Chewer?”, WDJ marzo de 1998.) Cosas como zapatos, juguetes para bebés y muebles tienen una agradable textura firme pero que da una buena sensación (es gratificante) a los dientes y encías de un perro, especialmente a un cachorro o perro joven al que le están saliendo los dientes.

Herramientas de gestión: A: Recoger objetos no masticables cuando el perro está en la habitación. B: Retirarla de la habitación cuando los objetos no masticables deben dejarse al alcance del perro (ponerla en una caja o en un corral si es necesario). C: Supervisar al perro de cerca y distraer su atención de los objetos inapropiados. D: Átela en la habitación con usted para evitar que acceda a objetos que no sean masticables. E: Ejercítela mucho; los perros cansados tienden a ser perros bien educados.

Tren: Proporcionarle objetos masticables irresistibles y juguetes interactivos como Kongs de peluche (véase “King Kongs”, WDJ octubre de 2000), cubos Buster, pelotas Roll-A-Treat (véase “De vuelta a la escuela”, WDJ septiembre de 1998), y otros artículos seguros. Si se le da la oportunidad de masticar sólo los artículos aceptables, con el tiempo desarrollará una fuerte preferencia por masticar estas cosas y sus posesiones personales estarán seguras.

– ¿Cómo puedo evitar que persiga ciervos (o gatos o bicicletas o corredores)?

Reforzar: “¿Cómo le enseño a ignorar los objetos de movimiento rápido?” o “¿Cómo le enseño a responder cuando le pido que se detenga?”

Manejar: No dejes que tenga la oportunidad de ser recompensado por perseguir, y no tengas expectativas de entrenamiento poco realistas, es decir, no esperes poder entrenar a un perro que tiene un fuerte instinto de presa/persecución para “no perseguir” en ausencia de supervisión directa. Esto incluye muchas de las razas de pastoreo, terrier, sabuesos y razas deportivas.

Herramientas de gestión: R: Cercas – Cercas físicas sólidas de suficiente altura son grandes herramientas para frustrar los comportamientos de persecución. B: Puertas – Mantenerlo confinado en un lugar seguro dentro de la casa, excepto cuando es supervisado directamente, puede ser una gran ayuda para prevenir las recompensas por la persecución. C: Las correas y las largas colas (ver “Información a larga distancia”, WDJ febrero de 2001) son ideales para prevenir las recompensas de la persecución. (Nota: WDJ nunca recomienda atar/cadenar a un perro como método rutinario de confinamiento al aire libre. Véase “Fit to Be Tied”, WDJ junio de 1999). D: Ejercicio – Los perros cansados tienden a ser perros de buen comportamiento.

Tren: Enseñe a su perro un recuerdo muy fiable. Entrénelo para que baje a un “Down” a distancia. Enséñele una sólida señal de “Espera” que lo detenga en medio de la zancada, incluso cuando esté en modo de persecución (ver “Espera un poco, quédate un rato”, WDJ Mayo 2001).

– ¿Cómo puedo evitar que deambule por el vecindario?

Reforzar: “¿Cómo lo mantengo a salvo en casa?”

Manejar: Usar los medios físicos apropiados para mantenerlo confinado en casa y asegurarse de que nunca experimente y coseche las recompensas de la “alegría” de andar suelto por el vecindario. Ocasionalmente tengo clientes potenciales que me llaman y me preguntan cómo entrenar a sus perros para que permanezcan en su propiedad sin una valla.

Esta es una expectativa de entrenamiento poco realista, y nunca acepto tal asignación de entrenamiento; no creo que se pueda hacer de manera confiable y humana. Para la mayoría de los perros, si no todos, hay estímulos lo suficientemente fuertes como para inducirlos a atravesar el choque de un collar de cerca eléctrica (véase “Problemas visibles”, WDJ mayo de 1999), por no hablar de un simple programa de entrenamiento de límites.

Herramientas de gestión: R: Cercas – Cercas físicas sólidas de suficiente altura son grandes herramientas para frustrar la itinerancia. B: Puertas – Mantenerlo confinado en un lugar seguro dentro de la casa, excepto cuando es supervisado directamente, puede ser una gran ayuda para prevenir las recompensas por vagabundear. C: Correas y líneas largas – Las herramientas de restricción física son ideales para prevenir las recompensas por vagabundear. (Nota: WDJ nunca recomienda atar/cadenar a un perro como método rutinario de confinamiento en el exterior). D: Esterilización – Bajar el nivel de testosterona de su perro puede ser una forma muy efectiva de eliminar una recompensa muy fuerte por vagabundear (ver “Una puntada a tiempo”, WDJ Junio 2000). E: Ejercicio – Los perros cansados tienden a ser perros de buen comportamiento.

Tren: Enseñe a su perro un recuerdo muy fiable. Entrénelo para que baje a un “Down” a distancia. Enséñele una sólida señal de “Espera” que lo detenga a mitad de la carrera, incluso cuando esté en modo de persecución. Y nunca lo dejes solo en el exterior, sin vallas y sin supervisión.

– ¿Cómo hago para que deje de ladrar cuando está fuera?

Reforzar: “¿Cómo la mantengo callada cuando está fuera?”

Manejar: Los perros suelen convertirse en ladradores molestos porque están aburridos, solos, sobre estimulados o convencidos de que sus responsabilidades laborales incluyen la vigilancia las 24 horas del día.

Herramientas de gestión: R: Confinamiento en casa – La mayoría de los perros que son ladradores molestos pasan demasiado tiempo al aire libre, lo que contribuye al aburrimiento, la soledad, la sobreestimulación y la percepción de que sus deberes laborales incluyen el constante trabajo de centinela. B: Cajas y corrales en el interior, si es necesario, pueden ayudar a controlar el comportamiento del perro mientras está en el interior. C: Ejercicio – Los perros cansados tienden a ser perros de buen comportamiento.

Tren: Enséñale una interrupción positiva – un suave “¡Gracias, silencio!” (seguido de una recompensa) – para reconocerla por notificarte algo que deberías saber, y hacerle saber que tienes todo bajo control para que pueda dejar de ladrar. Use esto juiciosamente – no espere que funcione para un perro aburrido, solitario, sobre estimulado que se mantiene fuera en el patio todo el día y/o toda la noche.

– ¿Cómo evito que salte para mirar por las ventanas?

Reformule: “¿Cómo le enseño a estar tranquilo con los estímulos externos en las ventanas?”

Manejar: La forma más fácil de manejar este comportamiento es bloquear la vista del perro de los estímulos externos, o proporcionarle los medios para ver por la ventana sin tener que saltar al alféizar.

Herramientas de gestión: A: Sombras o cortinas para bloquear la vista del perro hacia el exterior. B: Puertas cerradas que lo mantengan fuera de la habitación en cuestión. C: Mover el sofá contra las ventanas para que pueda ver lo que le gusta sin tener que saltar sobre la madera. (Por supuesto, esto no es una opción si estás tratando de mantenerlo fuera de los muebles, a menos que pongas su propio sofá junto a la ventana…)

Tren: Enséñale una interrupción positiva y recompénsalo constantemente por dirigir su atención hacia ti cuando algo sucede fuera de su ventana.

– ¿Cómo lo mantengo alejado de los muebles?

Reforzar: “¿Cómo le enseño a dormir en su propia cama?”

Manejar: Controlar el ambiente para evitar que sea recompensado por subirse a los muebles. El sofá es cómodo, por lo que tumbarse en él es su propia recompensa.

Herramientas de gestión: A: Colocar cajas o sillas al revés en los muebles para evitar su acceso. B: Levante los cojines del sofá y la silla para que no haya ninguna superficie plana en la que pueda tumbarse. C: Cierre las puertas para evitar que acceda a habitaciones con muebles prohibidos en su ausencia. D: Usar cajas y bolígrafos para evitar que acceda a los muebles prohibidos en tu ausencia. E: Proporciónale sus propios muebles muy cómodos para que se tumbe.

Tren: Recompénsalo constantemente por acostarse sobre sus propios muebles muy cómodos.

– ¿Cómo evito que se meta en la basura?

Reforzar: “¿Cómo la convenzo de que mantenga su nariz en los lugares apropiados?”

Manejar: Este es uno de esos comportamientos en los que el manejo es críticamente importante. Sería prudente no poner nunca basura extremadamente tentadora como trozos de carne, huesos de chuleta de cerdo o cadáveres de pavo en ningún cubo de basura que sea fácilmente accesible para su perro, no importa lo bien educado que sea.

Herramientas de gestión: R: Cubos de basura con tapas bien cerradas que sellan los olores tentadores y las narices curiosas. B: Armarios o gabinetes (con cerraduras a prueba de bebés) que cierran con seguridad y protegen los botes de basura de los merodeadores. C: Puertas cerradas para evitar el acceso del perro a las habitaciones con basureros racionables. D: Ejercicio – Los perros cansados tienden a ser perros de buen comportamiento.

Tren: Puedes enseñarle a tu perro un “¡Despegue!” o “¡Déjalo!” positivo con los cubos de basura, y para un perro muy motivado por la basura, todavía querrás usar la gestión para evitar que sea recompensado por jugar con la basura en tu ausencia.

Entrénate para dirigir

Podríamos seguir adelante – esta lista es realmente interminable – pero ya deberías tener la idea. En cualquier momento que se enfrente a un desafío de comportamiento, sólo aplique estos tres simples pasos – reformular, manejar y entrenar – para diseñar su plan de acción para manejar y/o modificar el comportamiento inapropiado.

Mi favorito de todos los tiempos era el cliente de Peaceable Paws en Carmel, California, que me pidió que le enseñara a su mezcla de Australian Shepherd- a dejar de beber del retrete.

“Sería mucho más fácil”, dije, “enseñarle (a la supuesta especie más inteligente) a cerrar la tapa del inodoro o a cerrar la puerta del baño, que entrenarlo a no aprovechar una fuente de agua constantemente fresca. De hecho, probablemente esté tratando de averiguar cómo entrenarte para que dejes de orinar en su tazón de agua!” Este es uno de esos casos en los que tiene mucho más sentido implementar una simple técnica de manejo que gastar la energía requerida para entrenar el comportamiento deseado.

Recibió el mensaje. Cuando visité la casa para nuestra próxima cita, la puerta del baño estaba bien cerrada.

-por Pat Miller

Pat Miller es escritora independiente, autora de The Power of Positive Dog Training (2001, Howell Book House), y entrenadora profesional de perros en Chattanooga, Tennessee. También es miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Entrenadores de Perros de Mascota. Para obtener información sobre su libro o sus clases de entrenamiento, haga clic aquí.

Deja un comentario