Sepa cuando su perro está asustado

Recientemente, en el camino a casa de nuestras vacaciones anuales en Maine, nuestra Brittany de 11 años, Vinny, de repente e inexplicablemente se despertó de un sueño profundo, y comenzó a temblar, jadear, caminar y lamer obsesivamente los lados de su caja de viaje. Cuando me arrastré hacia atrás sobre el asiento para averiguar qué estaba mal, observé que los ojos de Vinny estaban “bizcos”, y evitó mirarme mientras continuaba lamiendo y jadeando.

Es importante que los dueños de los perros reconozcan y respondan a los signos de estrés y miedo en nuestros perros. Si somos sensibles a sus estados emocionales y somos precisos en nuestras interpretaciones, podemos responder apropiadamente a situaciones en las que un perro está incómodo, estresado o asustado. Debido a que las conductas no específicas relacionadas con el estrés pueden ser los primeros signos de enfermedad o lesión, atenderlas con prontitud puede ayudarnos a brindar atención médica a nuestros perros antes de que las condiciones empeoren o se conviertan en una emergencia.

Es bien sabido que percibir y comprender las emociones de los demás es una habilidad social humana básica, y que los estudios han demostrado que estas habilidades varían enormemente entre los individuos. De ello se deduce que aquellos de nosotros que compartimos nuestras vidas con los perros mostramos una variabilidad similar en las habilidades a la hora de reconocer e interpretar las emociones de nuestros amigos caninos.

Sin embargo, hasta hace poco, no se había estudiado la exactitud de nuestras percepciones de los estados emocionales de los perros. Dos estudios de investigación examinaron las pistas que usamos y nuestros niveles de precisión cuando percibimos miedo y estrés en nuestros compañeros caninos.

Señales de miedo en los perros

El primero de estos estudios fue realizado por investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad de Columbia en Nueva York1. El equipo de estudio produjo una serie de video clips de perros y los incrustó en una encuesta en línea. Los participantes vieron los videos y luego se les pidió que clasificaran el estado emocional de cada perro usando uno de los cinco posibles descriptores (enojado, temeroso, feliz, triste o neutral). Los primeros cuatro se denominan “emociones primarias” y fueron seleccionados porque la investigación ha apoyado la existencia de estas emociones en perros y otros animales.

Aunque los participantes del estudio tenían cinco opciones, los videos del estudio mostraban perros que demostraban una de sólo dos expresiones: o felicidad o miedo. Todos los videos habían sido preclasificados en las dos categorías de emociones por un panel de expertos en comportamiento de perros antes de comenzar el estudio.

Después de identificar la emoción de cada perro, se pidió a los participantes que describieran las características específicas del perro que los llevaron a su conclusión. Por ejemplo, si una persona clasificaba a un perro como mostrando felicidad, podía decir que la expresión facial del perro, la oreja puesta y el movimiento de la cola eran características importantes que le transmitían este estado. Por último, se pidió a los participantes que calificaran el nivel de dificultad que experimentaban al tratar de interpretar las emociones de cada perro y que proporcionaran una estimación de la confianza general en su exactitud.

Más de 2.000 personas completaron la encuesta y fueron divididas en cuatro categorías basadas en su historial de propiedad y profesionalidad de los perros: no propietarios, propietarios de perros, profesionales de perros con menos de 10 años de experiencia y profesionales con más de 10 años de experiencia.

La gran mayoría de las personas que completaron la encuesta – más del 90 por ciento – identificaron correctamente a los perros felices en los videoclips, sin importar el nivel de experiencia de la persona con los perros. Esto significa que la mayoría de la gente, incluso aquellos que nunca han tenido un perro, podrían mirar a un perro feliz y ¡ver un perro feliz! Estas son buenas noticias.

Sin embargo, cuando se trataba de reconocer el miedo en los perros, las noticias no eran tan positivas. Mientras que más del 70 por ciento de los profesionales de perros identificaron correctamente a los perros temerosos, esta proporción bajó al 60 por ciento de los dueños de perros, y a sólo el 35 por ciento de los no dueños. En otras palabras, el 40 por ciento de los propietarios de perros y el 65 por ciento de los no propietarios fueron incapaces de identificar correctamente los signos de miedo y estrés en un perro desconocido.

Además, un número considerable de los no propietarios (17%, o aproximadamente una de cada seis personas) clasificaron erróneamente a un perro temeroso como un perro feliz!

Esta última estadística es especialmente preocupante, dado el potencial de un resultado peligroso de tales errores. Una persona que se acerca a un perro temeroso con la percepción de que el perro es amistoso aumentará, como mínimo, el miedo y la angustia del perro, y podría causar potencialmente una respuesta defensiva en el perro, lo que provocaría un chasquido o una mordedura.

Las características de los perros que los participantes utilizaban para tomar sus decisiones también variaban según el nivel de experiencia. La tendencia de una persona a centrarse en los rasgos faciales de un perro (ojos, boca, orejas) aumentó significativamente junto con la experiencia. Los participantes inexpertos utilizaron principalmente la cola del perro y la postura corporal para informarles sobre el estado emocional del perro. Por el contrario, las personas más experimentadas identificaron tanto las expresiones faciales como las posturas corporales como rasgos importantes a la hora de evaluar a un perro.

Curiosamente, pero tal vez no sea sorprendente, los resultados de este estudio son consistentes con los estudios de las capacidades humanas para percibir e interpretar la expresión de las emociones en otras personas. Generalmente somos más sensibles y más precisos en la interpretación de las expresiones faciales felices en otros humanos que cuando experimentamos expresiones de miedo. Además, aunque la experiencia social parece tener poco efecto en nuestras respuestas a las caras felices (mostramos una habilidad para hacerlo a una edad muy temprana), el hecho de tener una experiencia social variada y extensa es un factor importante para determinar nuestro éxito en la percepción del miedo y el estrés en otros humanos.

Este estudio nos dice que el entrenamiento y la experiencia relacionados con los perros aumentan nuestra tendencia a prestar atención a las expresiones faciales y a las posturas corporales de los perros, y mejora nuestra capacidad de percibir correctamente el miedo.

El estrés y su perro

Mientras que el primer estudio proporcionó una prueba general de cómo la gente percibe el miedo en los perros desconocidos, el segundo examinó la capacidad de los dueños de los perros para reconocer los signos de estrés en sus propios perros2. Este estudio italiano fue realizado por investigadores de la Universidad de Pisa, con un grupo de casi 1.200 dueños de perros reclutados a través de clínicas veterinarias.

Los participantes primero completaron un cuestionario en el que se les preguntó sobre el estrés en los perros y sus posibles consecuencias para la salud y el comportamiento. Luego identificaron lo que creían que eran signos de estrés en los perros y estimaron el nivel de estrés en su propio perro.

Se encontró que más de la mitad de los dueños (60 por ciento) tenían una clara comprensión de lo que es el estrés y cómo puede afectar el estado emocional y la salud de un perro. Sin embargo, alrededor del 20 por ciento de los dueños (uno de cada cinco) creía que experimentar estrés no tenía consecuencias físicas o emocionales negativas en los perros (en otras palabras, aunque estaban de acuerdo en que ocurría, pensaban que no era gran cosa).

Los comportamientos que los dueños identificaron con más frecuencia como reflejo de estrés en sus perros incluían temblores, lloriqueos/llantos, ladridos excesivos y jadeos. En contraste, muy pocos dueños identificaron comportamientos más sutiles, como evitar el contacto visual, darse la vuelta, lamerse la nariz o bostezar como signos de estrés canino.

Los propietarios que se declararon muy preocupados por el nivel de estrés de su perro tenían más probabilidades de identificar estos signos menos evidentes como importantes. Sin embargo, en general, los dueños tendían a pasar por alto muchas de las expresiones faciales (ojos bizcos, evitar el contacto visual, cambios en el juego de orejas, comisuras retractadas) que la mayoría de los entrenadores buscan cuando evalúan el nivel de estrés de un perro.

Al igual que el primer estudio, esto sugiere que son estas señales faciales más sutiles de estrés y miedo las que pueden pasarse por alto si una persona sólo presta atención a las señales más obvias de la postura corporal.

Puntos para llevar para los amigos de los perros

Estos estudios proporcionan información complementaria sobre los indicios de comportamiento a los que la gente presta atención cuando intenta descifrar el estado emocional de un perro. El primero mostró que incluso las personas sin experiencia eran capaces de identificar correctamente un perro que se sentía feliz. Sin embargo, las percepciones de miedo estaban fuertemente correlacionadas con la experiencia previa que una persona haya tenido con perros. A medida que el nivel de experiencia aumentaba, las personas no sólo eran más propensas a estar correctas, sino también a prestar más atención a las expresiones faciales de un perro, en comparación con las personas que no pasaban mucho tiempo con los perros. También aprendimos que es más probable que los dueños de los perros centren su atención en la postura corporal, las vocalizaciones y los movimientos de su perro que en los signos más sutiles de estrés que implican las expresiones faciales y los ojos de un perro.

Reconocer con precisión el miedo y el estrés en los perros es una habilidad importante que hay que poseer. Comprender el estado emocional de nuestro propio perro nos permite responder ayudándolo a salir de situaciones que le causan miedo y reduciendo o eliminando los desencadenantes del estrés cuando están bajo nuestro control.

Para los entrenadores y conductistas, trabajar con dueños que son sensibles a la respuesta de estrés de su perro promueve el desarrollo de un plan de entrenamiento y manejo más efectivo. A nivel social, todos nos beneficiamos de una comprensión universal de los comportamientos, las posturas corporales y las expresiones faciales que transmiten felicidad frente al miedo o el estrés en los perros. La correcta interpretación del comportamiento de un perro siempre se mejora atendiendo tanto a la postura corporal como a las expresiones faciales.

Sin embargo, la interpretación de las expresiones faciales de los perros puede no ser natural para muchas personas. Este conocimiento enfatiza la importancia de enseñar las sutilezas de las expresiones faciales caninas en clases de entrenamiento, cursos de educación del comportamiento y programas de prevención de mordeduras.

Además, la estadística que sugiere que uno de cada cinco propietarios no considera que los efectos del estrés en sus perros tengan consecuencias negativas nos dice que también es necesario educar sobre los impactos del estrés y el miedo en la salud y el bienestar de nuestros perros.

Respuesta rápida a las señales de estrés

Mi marido y yo aún no sabemos qué causó la respuesta de estrés agudo de Vinny durante nuestras vacaciones. Tan pronto como fue posible, Mike se detuvo en un área de descanso y sacamos a Vinny del auto. Tan pronto como estuvo en el suelo y en movimiento, Vinny se relajó, nos miró con calma, nos dio a cada uno un agradable abrazo de Bretaña, y nos fuimos a dar un pequeño paseo. Perplejos, pensamos que tal vez tenía que eliminar (no, no hay urgencia allí), se sentía mareado (sin señales), o había tenido un mal sueño (¿quién sabe?). En menos de un minuto, nuestro chico era el típico ser feliz, sin mostrar ningún signo de angustia. Cargamos todos los perros de nuevo en el coche y Vinny continuó el viaje de vuelta a casa sin más incidentes.

Semanas después, Vinny no ha tenido una recurrencia y parece… saludable y feliz, pero continuamos monitoreándolo cuidadosamente. A medida que Vinny ha envejecido se ha vuelto un poco más sensible a los sonidos, lo que no es inusual en los perros mayores. Sin embargo, a pesar de que respondimos rápidamente en ese momento y aparentemente se recuperó, no aprendimos lo suficiente del episodio para determinar una posible causa subyacente. Tal vez nunca lo sepamos. Sin embargo, sé que prestar atención a todos los signos de Vinny – lenguaje corporal, expresiones faciales y ojos – nos ayudará a entenderlo, cuidarlo y amarlo lo mejor que podamos.

Linda P. Case, MS, es la dueña del Centro de Consultoría y Entrenamiento de Perros AutumnGold en Mahomet, Illinois, donde vive con sus cuatro perros y su esposo Mike. Es autora de un nuevo libro, Dog Food Logic, y de muchos otros libros y numerosas publicaciones sobre nutrición para perros y gatos. Su blog puede leerse en thesciencedog.wordpress.com.

Deja un comentario