El megaesófago en los perros: ¿un mega problema?

El megaesófago en los perros: ¿un mega problema?Crédito: Facebook.com/baileychairs4dogs

El esófago es un órgano muscular y distensible que lleva la comida de la boca al estómago. El megaesófago es un desorden común en los perros que describe la motilidad lenta con la consiguiente dilatación del esófago. Como resultado de la hipomotilidad, la comida se “acumula” en el esófago y lo estira. El estiramiento conduce a un daño en los nervios. Esto empeora la hipomotilidad, un círculo vicioso.

El megaesófago puede ser primario o secundario. En el caso primario, nunca se descubre una causa subyacente. Predomina en los cachorros, y rara vez en la forma de adulto. La secundaria ocurre cuando se desarrolla alguna otra condición predisponente como la miastenia grave, una enfermedad autoinmune, que conduce al megaesófago.

Megaesófago primario en perros

Congénito

Desafortunadamente, algunos cachorros nacen con un esófago flácido y lento. Las razas que están genéticamente predispuestas incluyen el fox terrier de pelo duro y el Schnauzer miniatura, pero cualquier raza puede verse afectada. Es posible que los síntomas iniciales no se vean hasta que el cachorro pase de la leche materna al alimento para perros. Entonces se observan síntomas de regurgitación y neumonía secundaria. La regurgitación es diferente a los vómitos. Se produce casi directamente después de una comida. A menudo la comida vuelve a salir sin esfuerzo, casi como un eructo, y no se ha producido la digestión. Una consecuencia secundaria frecuente de la regurgitación es la neumonía por aspiración. Cuando un cachorro regurgita mientras inhala, la comida y el ácido del estómago pueden ser llevados a los pulmones. En estos casos, los cachorros deben ser tratados por aspiración. Esto puede incluir terapia de oxígeno, nebulización y coupage, y a veces antibióticos. Es posible que sea necesario hospitalizar al cachorro si la neumonía es grave.

No existe un tratamiento quirúrgico para este tipo de megaesófago; se puede manejar con una variedad de cambios en el estilo de vida. Estos incluyen la alimentación y el riego en posición erguida (usando una silla Bailey) con pequeñas, frecuentes y calóricas comidas. A algunos perros les va mejor con las gachas, mientras que otros prefieren las albóndigas. Dependerá de la capacidad de cada perro para tragar.

Un estudio reciente (2017) mostró cierta mejora en los perros con megaesófago idiopático/congénito cuando se les trató con sildenafil (Viagra). Es necesario realizar más estudios para determinar si esta es una opción de tratamiento viable.

El megaesófago es una condición de por vida, y cualquier perro que nazca con él debe ser vigilado de cerca para detectar signos de neumonía por aspiración a lo largo de su vida.

Anomalías del anillo vascular

Un tipo importante de megaesófago para mencionar que es tanto congénito como secundario se debe a una anomalía del anillo vascular. En algunas razas de perros, particularmente los pastores alemanes, un vaso sanguíneo anormal puede persistir en lugar de retroceder durante el desarrollo. El tipo más común es el arco aórtico derecho persistente (PRAA). Cuando nace un perro, ese vaso sanguíneo adicional causa una constricción al pasar el esófago por el pecho. Delante del vaso, el esófago se dilata. Cuando un cachorro comienza a comer comida para perros, queda atrapado en el área, dilatando el esófago.

Esta es una condición que se puede arreglar con cirugía. Sin embargo, después de la reparación quirúrgica, la hipomotilidad puede persistir debido al daño esofágico. El diagnóstico y el tratamiento rápidos son esenciales para un buen resultado. Cualquier cachorro que desarrolle regurgitación al destete debe ser evaluado inmediatamente. Se pueden realizar radiografías con y sin contraste para diagnosticar esta condición. Si se diagnostica una anomalía persistente del anillo vascular, se puede realizar una cirugía para cortar el vaso adicional. Esto generalmente lo realiza un cirujano certificado, pero también hay médicos generales que han realizado esta cirugía.

El megaesófago en los perros: ¿un mega problema?Facebook.com/baileychairs4dogs

Megaesófago secundario

La lista de causas subyacentes para el megaesófago adquirido es extremadamente larga e incluye enfermedades musculares como la polimiositis, enfermedades infecciosas como el tétanos, la enfermedad de Addison, el cáncer, la miastenia grave, toxinas como el plomo y el talio, y traumatismos.

Al igual que con la primaria, no hay corrección quirúrgica para esto. La enfermedad subyacente debe ser identificada y tratada. En algunos casos, esto mejorará significativamente el megaesófago, pero debido al estiramiento, no siempre vuelve a su tamaño y movilidad normales. Como resultado, el megaesófago puede persistir, llevando a episodios de neumonía por aspiración.

Una de las causas más comunes en los perros mayores es la miastenia grave. Es una enfermedad sistémica y autoinmune en la que el sistema inmunológico del cuerpo destruye importantes receptores en las terminaciones nerviosas. Resulta en una debilidad generalizada, particularmente peor después del ejercicio. Hay un medicamento para tratar la MG, y puede mejorar la motilidad del esófago.

Descartar otras causas puede requerir una lista exhaustiva de diagnósticos, así que tenga paciencia mientras su veterinario examina las posibles causas subyacentes. Si vigila de cerca la salud de su perro y le proporciona a su veterinario un historial completo, la etiología del megaesófago en los perros puede descubrirse a menudo.

Deja un comentario