El sistema autoinmune canino

En el número de diciembre de 1999 de la revista Whole Dog Journal, discutimos el complejo sistema inmunológico del perro. Describimos qué partes y funciones del cuerpo componen realmente el “sistema de inmunidad” del perro y explicamos cómo este sistema actúa para proteger al perro de agentes extraños como virus, bacterias, hongos y parásitos.

El sistema inmunológico ayuda al perro cuando responde adecuadamente, identificando y eliminando a los invasores antes de que amenacen o inhiban la salud del perro. Pero también insinuamos que el sistema inmunológico puede fallar en su trabajo, respondiendo a los invasores de tres maneras negativas:

Hiperactivamente: como con las alergias

Inapropiadamente: como cuando el sistema inmunológico trata a sus propias células como invasoras, causando lo que se llaman trastornos autoinmunes

Inadecuadamente: como en los cánceres u otros trastornos de inmunodeficiencia

El sistema autoinmune canino

En este artículo, discutiremos el amplio rango de desórdenes inmunológicos, desde los menores hasta los que amenazan la vida, desde los comunes hasta los extremadamente raros. Aunque el desequilibrio inmunológico a menudo puede corregirse sin más esfuerzo que un cambio en la dieta, otros trastornos inmunológicos son mucho más difíciles de tratar.

En la edición del próximo mes, discutiremos los tratamientos, tanto de la medicina tradicional como de la alternativa, que tienen como objetivo ayudar al sistema inmunológico a responder apropiadamente.

Lo que sigue son algunas de las enfermedades inmunológicas más comunes. Tenga en cuenta que se describen de forma general; muchos trastornos tienen numerosos subgrupos, con síntomas más específicos.

Trastornos alérgicos en perros

Los humanos tienden a manifestar alergias en nuestra nariz, garganta u ojos. Con algunas excepciones notables, los perros generalmente manifiestan alergias en la piel. Aunque las alergias no suelen ser tan “repentinas” como a veces creemos (debido, como es el caso, a una sensibilidad que ha aumentado con el tiempo), ciertamente parecen repentinas cuando nuestros perros empiezan a mostrar signos de angustia. Las alergias comunes suelen ser el resultado de una reacción inmunológica excesiva a los agentes aéreos que la mayoría de los perros (y la mayoría de las personas) toman a zancadas bioquímicas. Los agentes más comunes incluyen polvo, químicos, pulgas, ácaros, polen estacional, hongos y muchos otros.

El sistema autoinmune canino

Aunque las fuentes capaces de estimular estas reacciones son casi infinitas, los signos clínicos en los perros suelen ser similares: erupciones cutáneas de diversa gravedad y duración y, con menor frecuencia, secreciones oculares y auditivas o inflamación nasal y bronquial. Aún no se comprende del todo por qué cada perro responde de forma diferente a la presencia de alérgenos. Lo que sí se comprende bien es el papel de la transferencia genética. Cuando ambos padres muestran una alergia, hay un 75 por ciento de probabilidades de que la descendencia muestre esa misma alergia; si uno de los padres es alérgico, la probabilidad baja al 50 por ciento.

Las reacciones alérgicas más dramáticas – o hipersensibles – ocurren cuando los perros albergan niveles elevados de anticuerpos IgE específicos fijados a los glóbulos blancos llamados células madre. Un perro con anticuerpos específicos para un determinado polen, por ejemplo, mostrará una respuesta inmediata a ese estímulo, mientras que otros perros no responderán en absoluto a ese polen en particular. Cuando ese polen entra en los conductos nasales de un perro con anticuerpos IgE elevados, los glóbulos blancos llamados basófilos se precipitan al lugar, liberando sustancias químicas llamadas histaminas en cantidades enormes. Aunque estas histaminas serían útiles -incluso instrumentales- en una batalla del sistema inmunológico contra un invasor que podría causar daño al huésped, también son la causa inmediata de la inflamación alérgica. De ahí la naturaleza operativa de los medicamentos de venta libre para “aliviar la alergia” que se pueden comprar en la tienda de la esquina: “Antihistamínicos” bloquean químicamente la liberación de las histaminas.

Cuando un perro es alérgico a ese polen en cuestión, la alergia se vuelve casi siempre permanente. Por una vez expuesto, y reactivo, un perro desplegará rápidamente sus “armas” inmunes de mayor calibre. Mientras que la reacción alérgica clásica involucra anticuerpos IgE, muchos otros procesos complejos están involucrados: A menudo, los anticuerpos IgM se producen después de la exposición inicial. Una segunda exposición provoca la producción de IgG, cuya presencia, en un contexto inmunológico más amplio, señala el armado de una respuesta inmunológica a largo plazo, como si se tratara de una enfermedad infecciosa. Las vacunas contra la rabia, por ejemplo, provocan la producción de anticuerpos IgG, anticuerpos capaces de recordar al “enemigo” durante años. Todo esto ayuda a explicar por qué las reacciones alérgicas tienden a aumentar de gravedad con el tiempo.

Identificación de alérgenos de los perros

Desafortunadamente, en el mundo real, pocas alergias caninas son identificadas específicamente. Mientras que los tipos de anticuerpos pueden ser identificados con análisis de sangre, el verdadero agente causal normalmente permanece oscuro. Puede llevar mucho tiempo, pero los propietarios pueden intentar determinar el supuesto alérgeno, eliminando secuencialmente los factores dietéticos u otros factores ambientales hasta que el culpable sea revelado circunstancialmente. La comida es la causa de muchos síndromes alérgicos. Los perros propensos a la alergia que se someten a dietas libres de agentes nocivos suelen transformar mágicamente su salud general.

Cada vez más veterinarios aceptan la noción de que la “carga inmunológica” juega un papel integral en la salud de un perro, y muchos descubren que la simple reducción del estrés en la vida de un perro puede producir resultados sorprendentes. Cuanto más estrés en la “carga inmunológica” se reduzca al mínimo, a través de una mejor dieta, ejercicio y cambios en el entorno, mejor podrán nuestros perros soportar lo que para muchos se convierte en un azote de por vida.

Brevemente, las tres áreas principales en las que un perro manifestará una alergia son las vías respiratorias y nasales, la piel y el sistema digestivo.

Alergias caninas comunes

A continuación se presentan algunas de las alergias caninas más comunes, y los signos que esas alergias suelen causar.

– La rinitis alérgica es una inflamación a menudo persistente de las vías nasales, causada según las tendencias reactivas de cada perro – por cualquier número de irritantes, incluyendo polen, esporas de moho, humo de cigarrillos, cosméticos y muchos otros. Los síntomas suelen ser estornudos y/o estornudos inversos; el diagnóstico se basa en cultivos nasales que, en ausencia de cualquier bacteria sospechosa, muestran niveles elevados de los soldados inmunes no específicos conocidos como eosinófilos y neutrófilos.

– La bronquitis alérgica se asocia generalmente con los mismos irritantes, raramente identificados, como la rinitis. Los síntomas, sin embargo, implican una tos persistente. Una vez más, el diagnóstico sigue a la eliminación de las bacterias como causa y a la elevada presencia de eosonófilos.

– La neumonitis alérgica es rara en perros sanos pero frecuente en perros inmunocomprometidos. Los signos clínicos de la enfermedad incluyen fatiga, desinterés y dificultad para respirar. Aunque la enfermedad se identifica por la presencia anormal de células inmunitarias que se encuentran en cultivo, es interesante observar que parece existir una conexión genética con el lugar en que éstas y otras alergias se manifiestan en el cuerpo de un perro. Si se le da el mismo alérgeno, un perro puede desarrollar un sarpullido, mientras que otro tendrá bronquitis alérgica.

– La dermatitis por alergia a las pulgas aflige a más perros que cualquier otro trastorno cutáneo provocado por la alergia. También se puede decir que la pulga es el catalizador de más quejas de la piel canina que cualquier otro factor. Aunque hay unas 2000 especies de pulgas en todo el mundo, sólo unas pocas de esas especies habitan regularmente en los perros. El perro promedio, mientras tanto, no se alegraría mucho al escuchar que su opresor más frecuente, Ctenocephalides Felis, también es conocido como la pulga del gato.

La picadura de una pulga inyecta su saliva en la piel del perro; la saliva contiene enzimas y proteínas que desencadenan síntomas que a menudo se intensifican en los perros susceptibles. Cuando las pulgas muerden, los perros comienzan a picar y a rascarse. En los perros alérgicos, ese rascado puede provocar infecciones bacterianas secundarias, así como lesiones elevadas y pérdida localizada del pelo. En los perros alérgicos, por supuesto, las pulgas pueden traer toda una vida de miseria estacional.

– La dermatitis piotraumática , o “punto caliente”, es una enfermedad estrechamente asociada con la alergia a las pulgas, pero en realidad es una infección bacteriana secundaria causada por el clásico síndrome de pulgas de picor/rascado. Los síntomas incluyen zonas rojas, a menudo con secreciones de piel engrosada, que, si no se tratan, pueden convertirse en una obsesión angustiosa para el perro afectado.

– La demodicosis , o sarna, es causada por una sobrepoblación de los ácaros que normalmente viven en los folículos pilosos caninos (sin mencionar los folículos pilosos humanos). La sarna se desarrolla cuando las células inmunes de la piel no logran mantener a raya la población de ácaros. Aunque algunas razas no son genéticamente resistentes al ácaro de la sarna (y por lo tanto, propensas a la enfermedad conocida como sarna), también se observa típicamente en perros inmunosuprimidos.

– Las alergias que se manifiestan en el sistema digestivo incluyen la gastritis alérgica y la enteritis alérgica. Ambas son causadas por alergias a alimentos u otras sustancias ingeridas. La dificultad para diagnosticar estos síndromes con precisión radica en el hecho de que los problemas digestivos pueden ser el resultado de una verdadera alergia (que involucra hipersensibilidades mediadas por la IgE o mecanismos inmunológicos no mediados por la IgE) O de otras respuestas fisiológicas anormales, a menudo llamadas “intolerancias alimenticias”. Este último término se confunde a menudo con “alergias a los alimentos”, pero en realidad tiene por objeto transmitir respuestas metabólicas, farmacológicas o tóxicas, no alergias.

Para confundir aún más las cosas, cabe señalar que las verdaderas alergias alimentarias pueden manifestarse en el aparato digestivo O en la piel, las vías respiratorias, el sistema nervioso central o cualquier combinación de estos sistemas. En definitiva, no es necesario distinguir entre alergias e intolerancias alimentarias; lo importante es identificar y eliminar el alimento que causa el problema.

Enfermedades autoinmunes en perros

Esta, la segunda gran categoría de formas en que el sistema inmunológico puede fallar, incluye todos los síndromes en los que el sistema inmunológico “ataca” algún elemento del propio cuerpo del perro.

En su mayor parte, el sistema inmunológico no reacciona a los tejidos del cuerpo que debe proteger; las diversas células inmunológicas reconocen y eliminan sólo las células “no propias”. La enfermedad surge, sin embargo, cuando el sistema inmunológico no logra mantener este equilibrio. Se suele pensar que esta crucial autotolerancia se desarrolla en las primeras etapas del desarrollo fetal, pero que, por razones desconocidas, ciertas células normales a veces permanecen ocultas durante la etapa fetal, en lo que se denominan sitios inmunológicamente privilegiados. El resultado puede ser, en determinadas circunstancias, que esas células normales sean vistas más tarde como invasoras por las células del sistema inmunológico.

Sin embargo, los individuos predispuestos no siempre adquieren la enfermedad autoinmune a la que son genéticamente propensos. Hay muchas pruebas de que también hay otros factores en juego, y que sólo las combinaciones fortuitas de esos factores desencadenan la enfermedad. Si bien la causa precisa de la enfermedad en un perro individual no puede establecerse aún de manera decisiva, se sabe que la genética desempeña un papel importante.

Sin embargo, las proclividades genéticas pueden ser débiles o fuertes. En los perros con predisposición leve, el estrés puede jugar un papel importante. El estrés y el trauma liberan hormonas y otros neuro-mensajeros que pueden jugar un papel dramático en la aparición de enfermedades. Además, ya no hay ninguna duda sobre la asociación entre la enfermedad auto-inmune y la exposición a químicos y drogas. (Discutiremos esto más adelante en el artículo del próximo mes sobre las formas de optimizar la función inmune de su perro). A continuación se describen algunas de las enfermedades autoinmunes caninas más comunes:

– Anemia hemolítica autoinmune. En esta enfermedad canina común (y a veces mortal), los auto-anticuerpos (anticuerpos que reaccionan contra el propio perro) causan la destrucción de los glóbulos rojos, dando lugar a la anemia. En términos más sencillos, una falta de comunicación celular hace que los glóbulos rojos sanos se marquen para ser destruidos por las células normalmente protectoras del sistema inmunológico. Si no se trata, esto conduce a un letargo, a una respiración dificultosa (ya que los glóbulos rojos que transportan el oxígeno son escasos) y, en última instancia, a signos de demencia como la pérdida de equilibrio, cambios de personalidad, etc.

– Artritis. Hay un número de condiciones artríticas autoinmunes que acosan a los perros, demasiado numerosas para detallarlas aquí. En general, la artritis es causada cuando los antígenos y anticuerpos, al no reaccionar de manera normal, se unen a una estructura celular que migra a varias articulaciones. Estos complejos inmunes, a su vez, convocan químicamente a otras células inmunes, que juntas causan una inflamación a largo plazo y a menudo debilitante. Las diversas condiciones artríticas – como es el caso de la autoinmunidad en general – tienden a afligir a ciertas razas más que a otras.

– Lupus Eritematoso Sistémico. En su forma más severa en los humanos, el lupus puede lanzar un ataque a aparentemente todos los sistemas del cuerpo, explicando así su reputación como el desorden inmunológico “clásico”. Sin embargo, para la mayoría de los perros, especialmente con una intervención temprana, los resultados son menos graves que en los humanos. Se cree que los virus pueden desempeñar un papel desencadenante de la enfermedad, especialmente en el caso de los perros genéticamente susceptibles. Además, la luz solar tiende a agravar los síntomas.

La enfermedad se caracteriza por el hecho de que muchos jugadores inmunes dejan de funcionar normalmente, comprometiendo incluso el ADN en los núcleos celulares. De alguna manera, las células T reguladoras inducen la reacción excesiva sostenida de los anticuerpos de las células B en los riñones, las articulaciones o la piel de un perro. La enfermedad tiende a crecer y disminuir, pero el primer inicio de la enfermedad suele ser el más grave.

Los signos clínicos a menudo incluyen lesiones y úlceras en la piel de la cara y las piernas, y ganglios linfáticos inflamados. En el lupus eritematoso discoide, los síntomas se limitan generalmente a la cara, y a menudo sólo a la nariz, lo que explica su nombre común: Nariz de Collie. Los presuntos casos de lupus se diagnostican de forma concluyente con una prueba que aísla los anticuerpos hiperactivos en los núcleos celulares.

Trastornos inmunodeficientes en perros

Como el término implica, con los desórdenes inmunológicos deficientes, el sistema inmunológico no funciona tan agresivamente como debería, o no responde en absoluto a los patógenos invasores. Algunos de los trastornos inmunológicos deficientes más comunes incluyen:

El sistema autoinmune canino

– Cáncer. Los cánceres generalmente no se enumeran con los trastornos de inmunodeficiencia, pero también se producen cuando el sistema inmunológico no reconoce y controla el crecimiento anormal de las células. Las células tumorales de cáncer a menudo imitan de cerca a las células sanas de las cuales mutaron. La implacable y a menudo imparable enfermedad llamada cáncer se produce cuando, ante este desafío de reconocimiento, el sistema inmunológico no logra identificar y “matar” las células anormales.

Aunque los perros están sujetos a más de 100 tipos de cáncer, es mucho más común en los perros más viejos. Alrededor del 50 por ciento de todos los perros de más de 10 años de edad morirán de cáncer, directa o indirectamente, y hay pocas dudas de que el cáncer geriátrico es el resultado del hecho de que el sistema inmunológico se vuelve cada vez menos vigilante con el avance de la edad.

– Síndrome de Granulocytopatía Canina. Con el cáncer, la inmunodeficiencia es, en cierto modo, la enfermedad en sí misma. En los trastornos clásicos de inmunodeficiencia, la disfunción inmunológica es el catalizador, dejando al huésped indefenso contra los ataques microbianos rutinarios que un perro sano derrotaría fácilmente. Una de estas raras enfermedades, que se sabe que sólo atacan a los Setters irlandeses, se llama Síndrome de Granulocytopatía Canina. En este trastorno, los neutrófilos (la infantería polivalente del sistema inmunológico inespecífico) dejan de funcionar eficazmente, por razones desconocidas. Como resultado, cualquier invasión bacteriana se convierte en una amenaza para la vida.

– Deficiencia selectiva de IgA. En este síndrome, los anticuerpos que defienden el “sistema inmunológico de la mucosa” mueren, por razones desconocidas, y no son reemplazados en cantidades suficientes para proteger al perro contra la infección respiratoria.

– Hematopoyesis cíclica de los Collies Grises. Esta es otra increíblemente específica falla del sistema inmunológico. Aquí, la producción de células sanguíneas de la médula ósea se detiene a intervalos irregulares, y tal vez relacionados con el estrés. Esto crea deficiencias cíclicas de los glóbulos blancos que son críticas para la función del sistema inmunológico. El perro queda completamente vulnerable a las infecciones hasta que el sistema inmunológico se “reinicia” de alguna manera.

Conclusión

Este ha sido un relato muy abreviado de las disfunciones inmunológicas que pueden ocurrirle a un perro. No hace falta decir que los dueños están bien aconsejados para educarse sobre los desórdenes inmunológicos en general, y los desórdenes que favorecen a la raza en particular. Los clubes y sitios web de las razas son un excelente lugar para empezar. Tal conocimiento fomenta el cuidado proactivo, ya que su veterinario puede no estar familiarizado con el desorden inmunológico específico que afecta a su perro.

En el mundo médico tradicional occidental, los esteroides son los medicamentos de elección para una amplia gama de trastornos inmunológicos. En la medicina holística, los tratamientos se esfuerzan por potenciar el sistema inmunológico, permitiendo que éste funcione como se pretende, controlando los desórdenes inmunológicos en su origen, incluso cuando dicho origen no se entiende claramente. Como siempre, es de vital importancia entender contra qué se está luchando, y luego aprovechar la más amplia gama de tratamientos seguros y eficaces posibles para hacer el mayor bien a su compañero canino.

Roger Govier es un escritor independiente de San Francisco. Dueño dedicado de dos “chuchos” del refugio, Govier ha preparado artículos sobre muchos de los temas más difíciles de WDJ, desde el cáncer hasta las vacunas.

Deja un comentario