Herpes felino en gatos y gatitos: ¿Qué es el herpesvirus felino? Síntomas, cómo lo contraen los gatos y opciones de tratamiento

Si está leyendo esta página es probable que sospeche que su gato tiene herpes felino o que se le ha diagnosticado esta infección.

Puede parecer un diagnóstico aterrador, pero la realidad es que usted puede hacer mucho para ayudar a su gato a recuperarse de la infección aguda del virus del herpes, y este artículo tiene todos los consejos que necesita para cuidar de su gato y limitar los episodios futuros.

¿Qué es el herpes felino?

La primera información que necesitas es que el herpes felino no es contagioso para los humanos, y definitivamente no es una enfermedad de transmisión sexual.

El herpes causa síntomas respiratorios y oculares, por lo que a menudo se le llama “Gripe de los gatos” o incluso “Rinotraqueitis viral felina” (FVR).

Aunque es muy contagioso entre los gatos, no puede ser transmitido a los humanos o a los perros.

Por supuesto, aún así le recomendaríamos que siguiera buenas prácticas de higiene, incluyendo el lavado de manos después de manipular gatos enfermos en caso de que la infección se complique por otra infección bacteriana que pueda afectar a las personas.

El Herpes Felino es causado por un virus llamado Herpesvirus Felino (FHV). Este virus es la causa más común de infecciones de las vías respiratorias superiores en los gatos, y la mayoría de los gatos han contraído esta infección en algún momento de sus vidas.

Síntomas de la infección de herpes felino

Aquí hay un rápido resumen de los síntomas del herpesvirus felino, que trataremos más a fondo a continuación:

  • Inflamación del tracto respiratorio superior
  • Párpados rojos hinchados
  • Agua o secreción ocular pegajosa
  • Congestión nasal
  • Estornudos claros o secreción turbia
  • Respiración dura
  • Exceso de baba

La infección con este virus causa inflamación del tracto respiratorio superior – ojos, nariz, garganta y tráquea.

Esta inflamación produce párpados rojos e hinchados con una secreción acuosa o pegajosa (conjuntivitis), y también congestión nasal y estornudos con secreción clara o turbia.

Esta combinación de síntomas hace que el gato se sienta febril y miserable, lo que a menudo conduce a un mal apetito y al letargo. La congestión nasal hace que la respiración del gato suene dura, y el gato puede babear excesivamente, especialmente si tiene que respirar por la boca.

Los síntomas pueden ser peores en los gatos que están estresados, que tienen una mala nutrición, que sufren de otras enfermedades crónicas o que toman medicamentos como los esteroides.

La infección puede ser particularmente grave en gatitos jóvenes con sistemas inmunológicos inmaduros, o gatitos infectados con el virus antes de nacer

En algunos casos, el virus también causa inflamación de la córnea (superficie del globo ocular), lo que provoca inflamación del ojo (queratitis) y ulceración – una condición dolorosa que hace que el gato entrecierre los ojos, y la secreción del ojo es aún más pronunciada.

La ulceración del ojo puede ser tan grave que a veces requiere una intervención quirúrgica y, en el peor de los casos, provoca la pérdida de la visión o incluso la pérdida de un ojo.

Otra complicación de la infección puede incluir la pérdida de la producción de lágrimas (ojo seco) y el enrojecimiento de los párpados que hace que las pestañas se froten en el globo ocular (entropión).

Todos estos signos son típicos de la infección por el virus del herpes, pero también pueden deberse a otros organismos como el Calicivirus y la Clamidia, o a otras afecciones oculares inflamatorias como las alergias.

La inflamación de la piel (Dermatitis) es una rara complicación de la infección de herpes felino.

¿Cómo se contagian los gatos de herpes?

El virus del herpes es muy contagioso y se transmite de gato a gato por contacto directo al asearse, o a través de partículas de aerosol que se propagan al estornudar el gato, o por contacto con objetos que tienen secreciones húmedas en los ojos o la nariz, como tazones de comida, equipos de aseo o ropa de cama.

Las partículas del virus pueden permanecer infecciosas durante varias horas, hasta que la secreción en la que se encuentran se haya secado.

La infección se suele contraer de otro gato doméstico, o en una situación de alojamiento comunitario como un refugio, un criadero de gatos o una instalación de cría.

Cuando un gato se infecta, no muestra ningún signo clínico durante varios días, pero aún así puede contagiar el virus a otros gatos. Los síntomas pueden durar hasta tres semanas, y el gato enfermo es contagioso para otros gatos durante todo el tiempo.

La infección también puede adquirirse al nacer, especialmente si la madre es portadora y el estrés del embarazo permite la reactivación del virus para que pueda propagarse a sus gatitos.

Latencia

El herpesvirus se comporta un poco como el herpes labial en los humanos.

La mayoría de los gatos infectados con herpes nunca eliminan el virus de su sistema, en cambio el virus sobrevive en forma inactiva dentro del cuerpo del gato (dentro de las células nerviosas).

En muchos gatos esto no causa ningún problema adicional, sin embargo el virus puede reactivarse durante los períodos de estrés o enfermedad.

Los síntomas pueden ser leves en esta etapa, e incluso pueden confundirse con las alergias estacionales, sin embargo el gato sigue siendo muy contagioso para otros gatos.

Por eso la infección por herpes es tan común en los criaderos y refugios, ya que el estrés de mudarse a un ambiente comunitario resulta en la reactivación viral.

Algunos medicamentos, e incluso el embarazo, también pueden ser suficientes para desencadenar la reactivación del virus.

¿Hay algún tipo de gato más propenso al herpes?

Cualquier gato puede infectarse con herpes.

Sin embargo, es más probable que algunos gatos luchen con la gravedad de la infección, incluyendo:

  • Gatitos jóvenes,
  • Los gatos con sistemas inmunológicos débiles debido al estrés u otras condiciones,
  • Las razas de cara plana como el Persianmay luchan contra la congestión nasal debido a sus narices cortas, y los problemas oculares en estas razas pueden ser más graves debido a la forma y tamaño de sus ojos.

Diagnóstico de la infección por el FHV

Es importante que cualquier gato con estornudos, problemas de ojos o inapetencia sea revisado por un veterinario.

Es posible que las formas leves de infección por herpes sólo requieran cuidados de apoyo en casa, como si estuviera resfriado, pero es importante comprobar si su gato necesita tratamiento para algunas de las complicaciones más graves asociadas con el virus del herpes.

Su veterinario puede hacer un diagnóstico presuntivo de Herpes dada la combinación de los antecedentes y los signos clínicos (conjuntivitis, estornudos de secreción nasal), especialmente si hay signos de afectación de la córnea como bizquera, o un ojo azul o nublado.

Sin embargo, también pueden recomendar pruebas diagnósticas para ayudar a confirmar el diagnóstico, especialmente si creen que la infección por clamidia también es una posibilidad.

Pruebas diagnósticas para el herpes felino

El veterinario puede hacer un frotis de los ojos o la garganta de su gato, buscando el ADN del virus con una prueba de PCR, o para el aislamiento o el cultivo del virus, que ayudará a identificar lo que su gato ha sido infectado. Esto ayuda al veterinario a elegir el mejor tratamiento para su amigo peludo.

El tinte de fluoresceína también se puede aplicar a los ojos, buscando cualquier evidencia de ulceración ocular.

Si el virus está en su fase latente, las pruebas de diagnóstico pueden ser poco gratificantes.

Tratamiento del FHV

Si su gato está enfermo, es importante que sea visto por un veterinario de inmediato para poder identificar y tratar cualquier complicación grave.

No es posible una cura completa de la infección del herpes porque el virus se esconde del sistema inmunológico después de la infección.

El potencial de recaídas puede parecer una mala noticia, pero los gatos con el virus del herpes pueden ser tratados y manejados con éxito para que puedan llevar una vida feliz y saludable.

Hay dos tipos de tratamiento que se utilizan para la infección del herpes.

Primero , hay medicamentos antivirales que frenan la capacidad del virus para multiplicarse.

Segundo , cuidados de apoyo para infecciones secundarias, deshidratación y otras complicaciones de la infección de Herpes.

Los antibióticos no tratan los virus (como un resfriado humano), por lo que su veterinario no le recetará antibióticos a menos que le preocupen las ulceraciones oculares, las infecciones bacterianas secundarias o si el gato está gravemente enfermo.

Medicamentos antivirales

Hay algunos tratamientos que inhiben el virus (pero no lo destruyen).

Estos tratamientos incluyen gotas tópicas para los ojos como el yodo, la idoxuridina y el cidofovir.

Estos se utilizan a menudo si hay una ulceración en el ojo, y su veterinario podrá aconsejar si estos tratamientos deben ser prescritos para su gato.

También existen medicamentos antivirales orales como el Famciclovir, que pueden ser recomendados por su veterinario si su gato tiene frecuentes recaídas de los síntomas. Famciclovir tiene un sabor amargo, por lo que este tipo de medicamento puede necesitar ser administrado en un bolsillo de pastillas de buen sabor.

La L-Lisina es un aminoácido natural. La suplementación con lisina puede ayudar a algunos gatos que tienen recaídas recurrentes de herpes al suprimir la replicación viral (retrasa la multiplicación del virus para que se desprendan menos partículas de virus).

La lisina viene en cápsulas, pastas, tabletas y polvos, es mejor darla con la comida, de lo contrario hace que algunos gatos vomiten. Pídele a tu veterinario que te aconseje sobre cuánto dar. La lisina es mejor para el uso a largo plazo para minimizar las recaídas, no es probable que sea útil como único tratamiento para las infecciones agudas.

Otros tratamientos para la infección por Herpes

A menudo se recetan gotas para los ojos para lubricar el ojo, suprimir la replicación viral y tratar las infecciones secundarias. Es muy importante que siga las instrucciones de su veterinario sobre la frecuencia de aplicación de estas gotas, ¡puede ser tan frecuente como cada pocas horas!

Muchos gatos necesitan medicamentos antiinflamatorios para eliminar la congestión y reducir el dolor y la inflamación. Tendrá que seguir cuidadosamente las instrucciones de su veterinario cuando use estos medicamentos.

También se pueden prescribir antibióticos orales en forma de tabletas, líquidos o inyecciones.

Cuidado en el hogar

He aquí algunos de los consejos más importantes para tratar a un gato con una infección de las vías respiratorias superiores como el herpes.

Cuidar de su gato, seguir las instrucciones de sus veterinarios y amamantarlo durante una infección puede significar la diferencia entre un tratamiento exitoso y un desastre.

Los gatos odian ser sucios. No se sienten con ganas de arreglarse cuando tienen la nariz tapada y se sienten miserables.

Use un cepillo suave para asear a su gato y use un paño húmedo para mantener su cara limpia. Puede que necesite usar una solución salina tibia para bañar suavemente sus ojos y nariz para empapar y luego quitar la secreción costrosa, así su gato podrá ver mejor y oler su comida.

Si un gato tiene la nariz tapada, su sentido del olfato es pobre, y no querrá comer.

Usar alimentos enlatados húmedos con un olor atractivo como el del atún o el gelatina que es fácil de comer. Caliente cuidadosamente la comida para que huela deliciosa, pero asegúrese de que no esté tan caliente que le queme la boca. Puede que tengas que acariciar a tu gato mientras come, o darle de comer a mano.

También es muy importante asegurarse de que su gato beba lo suficiente cuando se sienta mal, de lo contrario la congestión empeorará y la deshidratación será potencialmente fatal.

Asegúrate de que haya cuencos de agua limpia o una fuente cerca de tu gato enfermo. Alimentarlo con comida húmeda ayudará a consumir humedad, así como ofrecer caldo de pollo bajo en sal o leche si su gato lo tolera.

Poner a tu gato en el baño mientras te duchas permitirá que el vapor despeje la congestión nasal. Nota – en el baño, NO en la ducha real!

Asegúrate de que las cajas de arena se mantengan limpias, y que tu gatito enfermo tenga mucho aire fresco, luz natural y descanso. Mantenga a otras mascotas y niños alejados del paciente tanto como sea posible.

Su veterinario podría recomendar una estancia en el hospital para administrar una terapia de fluidos si su gato está deshidratado, proporcionar apoyo nutricional a través de un tubo o una jeringa, y utilizar estimulantes del apetito para mejorar el apetito.

Tratamiento de las enfermedades de la córnea

La inflamación de la superficie ocular, y especialmente la ulceración corneal, debe ser tratada agresivamente para evitar daños permanentes y cicatrices en el ojo.

A menudo se utilizan gotas para los ojos para suprimir la multiplicación del virus y tratar las infecciones secundarias, como se describe en la sección de tratamiento de los medicamentos antivirales.

El veterinario puede recomendar una cirugía para eliminar el tejido ocular afectado y estimular la curación natural. También puede ser necesario un injerto de tejido corneal sano. Esto lo suele hacer un oftalmólogo veterinario especializado. Consulte con su veterinario si la derivación a un especialista ocular es adecuada para su gato.

Prevención del herpes del gato

La prevención de la enfermedad del virus del herpes tiene dos aspectos. Una parte es la prevención de una nueva infección en un gato que nunca ha tenido la infección antes. El otro aspecto es tratar de prevenir o minimizar la reactivación viral (recaídas) en un gato que ha tenido una infección de Herpes en el pasado.

Prevención de nuevas infecciones de herpes

La vacunación de los gatos contra el virus del herpes es la forma más importante de prevenir nuevas infecciones. Las vacunas básicas que su veterinario le recomendará estimularán la inmunidad contra el Herpes felino, así como contra otras enfermedades.

Al igual que la vacuna contra la gripe humana, vacunar a su gato no le protegerá completamente contra la infección, pero ayudará a reducir la gravedad de los síntomas en la mayoría de los gatos. Los gatos adultos que han sido vacunados antes de la exposición al virus tienden a tener sólo síntomas leves y autolimitados.

La Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales recomienda que los gatitos reciban su primera vacuna entre las 6 y 8 semanas de edad, y que se repitan los refuerzos de vacunación cada 2-4 semanas hasta que el gatito tenga al menos 16 semanas de edad.

Es importante que evite que su gato o gatito entre en contacto con gatos que puedan estar perdiendo el virus, especialmente en el caso de gatitos jóvenes que no hayan recibido todas las vacunas para gatitos. Los gatos que se encuentran en un entorno de alto riesgo, como las visitas regulares a un internado, pueden necesitar vacunas más frecuentes que otros gatos.

Si se introduce un nuevo gato en un hogar, debe ser puesto en cuarentena lejos de otros gatos durante al menos dos semanas. El nuevo gato también debe ser revisado por un veterinario antes de que lo introduzcas en su nuevo hogar.

Los objetos duros como las jaulas y los tazones de comida pueden ser desinfectados usando una parte de lejía por 32 partes de agua, aplicada a las superficies que han sido limpiadas y secadas completamente primero. Dejar actuar durante 10 minutos. Lávese las manos y límpiese debajo de las uñas y luego use un desinfectante de manos. La ropa de cama debe ser lavada con jabón caliente y colgada al sol o en una secadora.

Prevención de recaídas

El estado de herpes latente o portador no se puede curar, sino que el objetivo es reducir la frecuencia y la gravedad de las recaídas.

Su veterinario puede recomendar vacunas nasales más frecuentes para estimular la inmunidad local, minimizando así las recaídas y las pérdidas recurrentes en gatos portadores crónicos o recurrentes. Normalmente se sigue recomendando la vacunación con las vacunas principales, ya que proporciona inmunidad a otras infecciones. Consulte con su veterinario qué es lo mejor para su gato.

Prevenir las recaídas virales evitando situaciones estresantes como los cambios de rutina o el internado en un criadero de gatos. Considere la posibilidad de utilizar a un miembro de la familia, un amigo o una persona que cuide de su gato si se va de vacaciones.

La suplementación con lisina ayuda a prevenir las recaídas en muchos gatos (véase más arriba).

Asegurarse de que el entorno esté limpio con mucho aire fresco y luz natural, y asegurarse de que el gatito esté comiendo una dieta sana y equilibrada son también componentes clave para mantener bien a su gato.

Un difusor Feliway puede ayudar a reducir el estrés, y las dietas que contienen ingredientes naturales para el alivio del estrés, como Hills CD Multicare o Royal Canin Calm, también pueden ser recomendadas por su veterinario.

Si tiene alguna pregunta o inquietud, siempre debe visitar o llamar a su veterinario, ya que es su mejor recurso para asegurar la salud y el bienestar de sus mascotas.

https://www.wsava.org/WSAVA/media/PDF_old/WSAVA-Vaccination-Guidelines-2015-Full-Version.pdf

https://icatcare.org/advice/cat-health/cat-flu-%E2%80%93-upper-respiratory-infection

https://www.feliway.com/us/Buy

Última actualización el 14 de marzo de 2019

Deja un comentario