Estudios han vinculado los pesticidas para césped con el linfoma maligno canino

Estudios han vinculado los pesticidas para césped con el linfoma maligno canino

Es muy divertido ver a un perro atlético y saludable correr por un extenso césped de hierba verde y espesa, pero ¿podría ser esta práctica peligrosa para la salud del perro? Un estudio presentado en la edición de enero de 2012 de la revista Environmental Research concluyó que la exposición a los pesticidas para césped aplicados profesionalmente se asociaba con un riesgo significativamente mayor (70 por ciento) de linfoma maligno canino (LMC).

Estudios han vinculado los pesticidas para césped con el linfoma maligno canino

Es una conclusión amplia y una luz sobre los detalles. El estudio de casos y controles, realizado entre enero de 2000 y diciembre de 2006 en el Hospital de Acogida de Animales Pequeños de la Facultad de Medicina Veterinaria Cummings de la Universidad de Tufts, se estructuró en torno a un cuestionario de 10 páginas que se envió por correo a los propietarios de perros que estaban recibiendo tratamiento para sus mascotas en el Hospital de Acogida; los datos resultantes procedían de los propietarios de 266 perros con casos confirmados de LMC y 478 perros en dos grupos de control (casos sin LMC).

El cuestionario no se incluyó en el artículo; en un resumen se indicó que abarcaba una amplia variedad de consideraciones de datos, entre ellas la raza, el peso, el historial médico y los tipos de productos químicos utilizados en el hogar. Las características de los casos de LMC no variaban mucho con respecto a los controles, salvo en la categoría de peso (los perros con LMC tendían a pesar más de 50 libras). La exposición a los tipos de productos contra las pulgas y garrapatas y la frecuencia de administración fue similar entre los grupos, así como la exposición general a los productos para el cuidado del césped.

Lo que sí era motivo de preocupación era que los casos de LMC tenían más probabilidades de vivir en hogares que informaban de la aplicación profesional de pesticidas y herbicidas, aunque los resultados sólo eran marginales en el caso de los herbicidas. La exposición a otros tipos de productos para el cuidado del césped aplicados profesionalmente no se asoció con un mayor riesgo. Sin embargo, sí lo había para los perros que vivían en hogares donde los propietarios aplicaban productos para el cuidado del césped que contenían reguladores del crecimiento de los insectos, sustancias que inhiben el desarrollo de huevos y larvas de insectos.

Una decepción: no se identificaron los productos químicos específicos para el cuidado del césped o los reguladores del crecimiento de los insectos. En su lugar, se utilizaron las categorías generales de herbicidas, pesticidas, reguladores del crecimiento de los insectos, fungicidas, rodenticidas y fertilizantes. Es posible que algunos de estos productos químicos ya estén designados como carcinógenos conocidos. El artículo señala que se necesitan estudios que evalúen la frecuencia de la exposición y la dosis de exposición; por lo tanto, parece que los investigadores no determinaron a qué productos químicos se expusieron los perros, en qué cantidades ni por cuánto tiempo.

También fue decepcionante el hecho de que los factores genéticos aparentemente no se consideraron como parte del estudio. Tres cuartas partes de los perros CML fueron clasificados como de raza pura, al igual que el grupo de control. La tasa de incidencia de la LMC no es la misma para todas las razas; se ha informado de un aumento del riesgo en varias razas, como los Basset Hounds, Boxers, Airedales, Golden Retrievers, Saint Bernards, Bulldogs, Bullmastiffs y Terriers escoceses. Esta predisposición podría indicar una característica hereditaria.

Como el canario en el pozo de la mina, los perros pueden servir como centinelas de las enfermedades humanas porque son nuestros compañeros cercanos y están sujetos a muchas de las mismas influencias ambientales. Los cánceres caninos tienen la misma biología y comportamiento que los humanos, y en algunos casos tienen idéntica histología y tasas de respuesta al tratamiento. El objetivo de este estudio fue identificar los factores de riesgo para la LMC por exposición a químicos ambientales en un esfuerzo por proporcionar una comprensión de los factores de riesgo para los humanos en el desarrollo del linfoma no Hodgkin.

Tenga en cuenta que la exposición a los productos para el cuidado del césped es diferente para los caninos que para los humanos. La gente puede saber si un césped ha sido tratado recientemente con productos químicos y así evitarlo y tomar precauciones al manipular dichos productos químicos. Nuestras mascotas no tienen esa opción; sus cuerpos descubiertos y desprotegidos entran en contacto directo con el medio ambiente. Ven una tentadora alfombra exterior, perfecta para rodar, correr, jugar a la pelota y luchar con sus compañeros de juego, e incluso ingerir. Los perros tienen sus bocas en todo: en sí mismos (aseo), en sus compañeros de juego, en sus juguetes y en sus palos tirados en la hierba, y sí, en la propia hierba. Y esas bocas pueden ser el conducto de la exposición externa a la interna.

Aunque se necesitan más estudios, los hallazgos preliminares de este estudio sugieren que usted puede reducir el riesgo de su perro a través de lo siguiente:

No use pesticidas en su propio césped, ni permita que los proveedores de servicios de césped los usen en su propiedad.

No use productos para el cuidado del césped que contengan reguladores del crecimiento de los insectos.

Evita que tu perro camine (o se revuelque, coma, etc.) en cualquier césped, a menos que puedas determinar que no se usan absolutamente ningún pesticida para mantenerlo. (La mayoría de los municipios están obligados a poner a disposición del público sus regímenes químicos de cuidado del césped. Dice algo acerca de estos químicos que su uso está prohibido en la mayoría de los terrenos de las escuelas públicas).

Deja un comentario