Gripe canina: ¿Es la gripe canina algo de lo que preocuparse?

Acaba de recoger a su perro del internado después de unas vacaciones encantadoras. Todo parece estar bien, y entonces su compañero canino empieza a toser. Tiene un poco de secreción nasal. Se siente caliente, y no quiere comer. Recuerdas que acabas de ver en las noticias que la gripe canina estaba causando problemas. ¡Oh no! Te entra el pánico. ¿Ha contraído la gripe durante su estancia en el internado?

Es ciertamente posible; las perreras y otros lugares donde se congrega un gran número de perros son el lugar más común para que los perros entren en contacto con uno de los virus de la gripe.

Actualmente, se han identificado dos cepas de gripe en perros dentro de los Estados Unidos: H3N2 y H3N8.

El brote inicial de 2003-2004, identificado como H3N8, se limitó a los galgos de Florida y tuvo una alta tasa de mortalidad (38%). Luego hubo una pausa en los casos hasta 2015; luego, en Chicago, se produjo otro brote y más tarde se identificó como una nueva cepa de gripe canina: H3N2.

El brote más reciente que comenzó a mediados de 2017 y en la primavera de 2018 incluyó a ambas cepas, aunque el H3N2 fue más prevalente y resultó ser más virulento. Hasta ahora, se ha informado de la gripe canina en 40 estados.

Síntomas de la gripe de perro

Los síntomas de la gripe incluyen estornudos, tos, secreción nasal, fiebre, letargo y pérdida de apetito. Alrededor del 80 por ciento de los perros infectados con el virus sólo presentarán síntomas leves, y alrededor del 20 por ciento de los perros infectados no mostrarán ningún tipo de síntomas (sin embargo, estos perros todavía pueden propagar el virus). La mayoría de los perros se recuperan en dos o tres semanas.

Sin embargo, en los casos graves, la gripe puede progresar hasta convertirse en neumonía. Los síntomas de la neumonía son fiebre alta, secreción nasal espesa y purulenta, y dificultad para respirar. En los casos graves, la enfermedad puede ser mortal.

Desafortunadamente, la gripe representa un desafío para el diagnóstico. Los síntomas clínicos no pueden distinguirse de los de otras enfermedades respiratorias caninas comunes, como la bordetella bronchiseptica, la parainfluenza, el coronavirus respiratorio y el virus del moquillo.

Además, actualmente no hay pruebas en el punto de atención disponibles para los veterinarios. A diferencia de la medicina humana, donde se puede hacer una prueba rápida de cama para diagnosticar la gripe, la prueba de la gripe canina puede ser difícil. La recolección y el manejo cuidadoso de las muestras es esencial, y las pruebas deben ser enviadas a laboratorios externos. Debido al gasto y a la dificultad de esto, a menudo la gripe canina no se diagnostica de forma definitiva, sino que se trata como otras enfermedades respiratorias caninas.

Cómo tratar la gripe del perro

No hay un tratamiento específico para la gripe de los perros, sino que se administran cuidados generales de apoyo, especialmente si su perro sólo está afectado de forma leve.

Si su perro tiene síntomas más graves o evidencia de neumonía, puede ser tratado en el hospital con antibióticos (en caso de infección bacteriana secundaria), fluidos intravenosos o subcutáneos, terapia de oxígeno y AINEs para bajar la fiebre. Su perro también puede ser aislado en un ambiente de bajo estrés para prevenir una mayor propagación y ayudar a minimizar su ansiedad.

Transmisión de la gripe canina

La gripe es muy contagiosa y se propaga rápidamente en situaciones sociales. La transmisión se realiza a través de gotas de aerosol (tos, estornudos) y por contacto directo. También puede propagarse en objetos contaminados como tazones de comida o agua, correas y perreras. El virus de la gripe puede vivir hasta 48 horas en estas superficies, por lo que una desinfección adecuada es una parte crítica de la prevención.

Los lugares más comunes para que un perro se contagie con el virus de la gripe incluyen parques para perros, instalaciones de aseo, perreras y guarderías.

Vacunas contra la gripe de los perros

¿Podría haber evitado que su perro contrajera la gripe? Hay vacunas disponibles que protegen contra ambas cepas. Todas las vacunas contra la gripe canina contienen virus muertos.

Al igual que con la vacuna contra la gripe humana, es importante recordar que la vacuna contra la gripe no siempre evita que su perro se enferme. En caso de que contraiga la gripe, la vacuna ayuda a disminuir la duración y la gravedad de los síntomas, incluyendo la neumonía y las lesiones pulmonares. Los perros que fueron vacunados contra la gripe, pero que aún así transmitieron la enfermedad, verterán el virus a su entorno durante un período de tiempo más corto que los perros no vacunados.

Los efectos secundarios de la vacuna son poco comunes y generalmente similares a otras reacciones de la vacuna: letargo, fiebre baja, un bulto en el lugar de la inyección, urticaria y picor. En casos muy raros, pueden producirse reacciones graves.

Las perras embarazadas no deben ser vacunadas contra la gripe.

La Asociación Médica Veterinaria Americana ha descrito la vacuna contra la gripe como una vacuna de “estilo de vida”, no una vacuna “básica” (las vacunas básicas se recomiendan para todos los perros). Se recomienda una vacuna de estilo de vida para los perros que corren un mayor riesgo debido a su mayor exposición a otros perros, como los perros que asisten a guarderías, internados o clases grupales, o que frecuentan parques o exposiciones caninas. La primera vacuna puede administrarse a partir de las seis semanas de edad y, en todos los casos, es fundamental que se reciba un refuerzo entre dos y cuatro semanas después.

No esperes unos días antes de subir a bordo para vacunarte. El perro no debe considerarse protegido de la enfermedad hasta dos semanas después de su segunda vacunación. Después de la serie inicial, la vacuna contra la gripe se administra anualmente.

Si su perro no se encuentra en situaciones sociales o no se ha informado de una gripe en su estado, la vacuna contra la gripe no es necesaria. Si no está seguro de si su perro debe recibir la vacuna, su veterinario puede ayudarle a guiarle.

¿Quiere más información sobre los protocolos de vacunación para perros? Encuéntrela aquí.

Conclusiones

En general, aunque la gripe canina puede ser grave, en la mayoría de los casos los síntomas son leves y autolimitados. Incluso en los casos graves, la tasa de mortalidad es baja, pero algunos perros mueren a causa de la enfermedad. La vacunación es muy efectiva y debe ser perseguida por los perros en ambientes altamente sociales.

Catherine Ashe se graduó en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Tennessee en 2008. Después de un internado intensivo en emergencias de pequeños animales, ha practicado la medicina de urgencias durante nueve años. Ahora trabaja como veterinaria de rescate en Asheville, Carolina del Norte, y le encanta el lado médico de la medicina. En su tiempo libre, pasa tiempo con su familia, lee vorazmente y disfruta del estilo de vida de la montaña.

Deja un comentario