Identificar la artritis en los perros

La artritis afecta a uno de cada cinco perros adultos, y a un 80 por ciento de los perros de 8 años o más. Si eres uno de los 50 millones de estadounidenses que tienen artritis, conoces los síntomas. Duele estar de pie, sentarse, saltar, correr, trepar o girar la cabeza. Eres más sedentario, y la inactividad puede llevar a un aumento de peso. Puedes cojear, y como todo duele, te sientes malhumorado. No estamos solos, porque nuestros perros comparten estos síntomas.

La medicina convencional considera la artritis como una enfermedad crónica que progresa y no tiene cura, pero que puede ser manejada con medicamentos supresores de síntomas y otras terapias. Los veterinarios holísticos manejan la artritis en los perros con una dieta, suplementos nutricionales, hierbas medicinales y una variedad de tratamientos no invasivos, muchos de los cuales los amantes de los perros pueden proporcionar en casa.

Cualquiera que sea el tipo de artritis o sus complicaciones, el diagnóstico temprano ayuda a evitar que los síntomas progresen, y comprender la enfermedad puede ayudarle a retrasar o prevenir su desarrollo en su perro.

Tipos de artritis en los perros

Hay varios tipos de artritis que afectan a los perros:

Osteoartritis

La osteoartritis primaria es el resultado de problemas anatómicos hereditarios que ejercen una presión excesiva sobre las articulaciones. La mayoría de los perros desarrollan osteoartritis secundaria, que es causada por el daño causado por el ejercicio vigoroso, lesiones, saltos excesivos, ligamentos desgarrados y otros accidentes.

La osteoartritis también se conoce como artritis de “desgaste” o enfermedad degenerativa de las articulaciones (DJD). Se desarrolla gradualmente a lo largo de meses o años, y sus síntomas pueden ser más o menos intensos. La causa es la pérdida de cartílago, el material resbaladizo que cubre los extremos de los huesos. El cartílago es el amortiguador del cuerpo, y sin su cojín protector, el movimiento del hueso sobre el hueso crea serias molestias.artritis séptica o infecciosa,

Los principales síntomas de la osteoartritis son un dolor profundo y punzante, dificultad para subir escaleras, rigidez matinal, dolor al caminar y rigidez después de descansar. Las articulaciones pueden estar calientes al tacto, hinchadas y restringidas en su rango de movimiento.

Artritis reumatoide (AR)

La AR es una enfermedad autoinmune, lo que significa que el sistema inmunológico del cuerpo ataca las articulaciones y otras partes del cuerpo, provocando una inflamación que puede causar daños graves. Es inusual en los perros, ocurre principalmente en las razas pequeñas y de juguete entre dos y seis años de edad. Los Duck Tolling Retrievers de Nueva Escocia también pueden tener una predisposición genética a desarrollar AR.

La AR afecta a múltiples articulaciones, incluyendo muñecas, codos, hombros, rodillas, tobillos, pies, e incluso la mandíbula y el cuello. La rigidez que comienza en la mañana puede durar horas o el resto del día. Otros síntomas son la fatiga y la pérdida de apetito.

Artritis séptica o infecciosa

Este tipo de artritis es causado por infecciones que entran en las articulaciones a través del torrente sanguíneo. Una picadura de insecto o garrapata, un accidente de tráfico, un corte, una abrasión, una herida punzante o una lesión similar puede permitir que los organismos infecciosos causen inflamación y malestar.

Estenosis espinal, espondilitis y espondilosis

Estos tres trastornos son condiciones degenerativas de la columna vertebral que a menudo acompañan a la artritis.

La estenosis espinal, que puede ser causada por la osteoartritis de la columna vertebral, describe el estrechamiento del canal espinal. Los síntomas pueden incluir cambios en la función de los intestinos y la vejiga, que provocan incontinencia, así como una movilidad deficiente, un aumento de la fatiga, reticencia a salir a caminar o a jugar, y un dolor evidente al tocar las patas traseras, la espalda o la cola. El síntoma más común de la estenosis lumbosacra en los perros es la dificultad para estar de pie después de estar acostados, que puede empeorar a medida que los músculos de las patas traseras se atrofian.

La espondilitis puede causar un crecimiento excesivo de los huesos que lleva a su unión anormal, llamada “fusión ósea”. La fusión que afecta a los huesos del cuello, la espalda o las caderas puede impedir el movimiento. Los depósitos de calcio pueden crear un espolón óseo o un puente entre las vértebras.

La espondilosis se desarrolla en los perros mayores a medida que los tejidos blandos de la columna vertebral se degeneran y desgastan, lo que provoca dolor. Como resultado, se pueden desarrollar hernias de disco, enfermedad degenerativa de disco y estenosis espinal. La espondilosis suele ocurrir sin síntomas externos, y la condición se descubre a menudo a través de rayos X tomados por condiciones no relacionadas.

Identificar la artritis en los perros

¿Su perro tiene artritis?

Su veterinario puede decirlo con seguridad, pero aquí hay algunos síntomas comunes:

  • Cojera intermitente o cojera
  • Una marcha de tres o cuatro piernas “saltando”
  • Rigidez después del descanso o después de un ejercicio vigoroso
  • Una postura inusual o anormal al caminar
  • Movimiento exagerado de la pierna trasera
  • Arrastrando las patas traseras
  • Renuencia a levantarse o moverse
  • Articulaciones hinchadas, que pueden ser cálidas al tacto y sensibles
  • Articulaciones que duelen cuando se tocan, mueven o palpan
  • Deformidades articulares visibles
  • Falta de interés en el juego o la actividad física
  • La incapacidad de saltar a camas familiares, sofás, asientos de coche, o la parte trasera de un todoterreno
  • Aumento de la inactividad o del sueño
  • Aumento de peso por inactividad o pérdida de peso por falta de apetito
  • Depresión o falta de interés
  • Irritabilidad
  • Chasquido o gruñido cuando se tocan las articulaciones

Factores de riesgo para la artritis canina

Algunos perros contraen artritis y otros no, y no hay forma de predecir si un cachorro desarrollará eventualmente la enfermedad. Al mismo tiempo, la comprensión de los factores de riesgo puede ayudar a los cuidadores a anticipar, reconocer, documentar y tratar los síntomas de la artritis antes de que se conviertan en incapacitantes.

1. Tamaño

Los perros más grandes son más propensos a desarrollar problemas en las articulaciones. Esto incluye a las razas grandes y a los perros con sobrepeso.

2. Edad

El riesgo de artritis aumenta con la edad.

3. Genética

Cualquier raza puede desarrollar artritis, pero algunas son bien conocidas por la enfermedad, incluyendo las mencionadas anteriormente, Labrador Retrievers, Golden Retrievers y Perros Pastor Alemán, junto con razas asociadas con anormalidades en las articulaciones.

4. Anomalías articulares

La displasia de la cadera y el codo presionan las articulaciones, al igual que las lesiones que interfieren con la alineación adecuada.

5. Estrés y trauma

Además de las lesiones y enfermedades que dañan los ligamentos, los tejidos o los huesos, el estrés repetido en las articulaciones puede hacer que los perros de alta actividad o de trabajo sean susceptibles a la artritis.

6. 6. Dieta inflamatoria

La comida es un factor importante porque algunos alimentos comunes desencadenan brotes de artritis en los humanos y los caninos.

7. Mordeduras de garrapatas

Estos arácnidos a veces portan bacterias que pueden infectar las articulaciones con la enfermedad de Lyme, la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas o la Ehrlichiosis, todas las cuales pueden causar artritis.

8. Diabetes

Los perros con diabetes son más propensos a desarrollar artritis que los que tienen un nivel de azúcar normal.

9. 9. Deficiencia de vitamina D

Identificar la artritis en los perros

Los perros con artritis tienden a tener niveles bajos de D, y cuando sus niveles mejoran, también lo hace su rango de movimiento. (Para obtener más información, consulte “Vitamina D para perros”, una revisión de los suplementos de vitamina D, en la edición de julio de 2016 de WDJ).

Cómo afecta la dieta a la artritis en los perros

Además de discutir las opciones con su veterinario, busque estrategias que pueda usar para ayudar a su perro a evitar la artritis o mejorar sus síntomas. Una de ellas es ayudar a su perro con sobrepeso a perder peso, ya que el exceso de peso en las articulaciones artríticas puede desencadenar o empeorar la condición.

La dieta es un primer paso obvio, no sólo para el control de peso, sino también porque muchos alimentos ampliamente utilizados tienen un efecto inflamatorio en los perros. Las respuestas individuales varían, por lo que un alimento que causa un malestar agudo en un perro puede no tener efecto en otro, y viceversa. Experimentar con la dieta de su mascota puede marcar la diferencia.

Por ejemplo, los ácidos grasos poliinsaturados (PUFAs) de la soja, el maíz, el girasol y otros aceites vegetales, junto con la manteca vegetal y la margarina, pueden desencadenar la inflamación. Aunque la pimienta de cayena (un miembro de la familia de la belladona) se utiliza a menudo para aliviar el dolor de las articulaciones en los perros y los seres humanos, las plantas de belladona (tomate, pimiento, berenjena, tabaco y patata, entre otras) pueden desencadenar la inflamación en algunos individuos. Varios alimentos sin grano contienen patata, lo que podría ser un problema para su perro.

Compare las etiquetas de los alimentos para mascotas, cuyos ingredientes se enumeran en orden de cantidad. Busque alimentos que contengan fuentes de proteína animal de alta calidad en las primeras posiciones de la lista de ingredientes. La harina de gluten de maíz y los subproductos cárnicos de especies no nombradas indican que el alimento ha sido elaborado con fuentes de proteína de baja calidad.

Las dietas crudas son cada vez más populares, y muchos veterinarios y algunos dueños de mascotas informan de una mejora de la salud canina como resultado de la adopción de una dieta cruda equilibrada. Sin embargo, las dietas crudas tienen casi todas un alto contenido de grasa, lo que puede provocar un aumento de peso que empeora la artritis. Las dietas con alto contenido de grasa no son apropiadas para los perros inactivos que comen menos de lo normal para su tamaño.

Si alimentas una dieta comercial, revisa las revisiones anuales de alimentos secos y enlatados de WDJ para que te ayuden. Alimentar a su perro con una dieta preparada en casa hace que sea más fácil evitar cualquier ingrediente al que su perro pueda ser sensible. Consulte “Easy Home-Prepared Dog Food” de Mary Straus (WDJ julio de 2012) para obtener más información. Si se alimenta con una dieta cruda preparada comercialmente, véase “The State of the Commercial Raw Diet Industry”, de Karen Becker, DVM; Steve Brown y Mary Straus (WDJ, septiembre de 2015). Véase también “Cómo ayudar a su perro a perder peso”, de Mary Straus (WDJ, septiembre de 2009) para saber cuál es la mejor manera de reducir el peso de su perro.

La deshidratación complica los problemas de las articulaciones, por lo que es importante proporcionar agua fresca y de buena calidad en cuencos limpios en todo momento. Para animar a un perro a beber más agua, añada pequeñas cantidades de caldo de hueso u otros condimentos.

GAG para la artritis en perros

Los suplementos más recetados para los perros con artritis son los glicosaminoglicanos o GAG. También conocidos como mucopolisacáridos, estos suplementos nutracéuticos incluyen sulfato de glucosamina, glucosamina HCl, sulfato de condroitina; a veces, se utilizan las fuentes no procesadas de estos suplementos GAG, como el cartílago de carne de vacuno y los mejillones de labios verdes.

Como informó Mary Straus en “Canine Arthritis Treatment”, WDJ marzo de 2007, “los GAG son importantes porque en realidad protegen la articulación en lugar de reducir los síntomas, ayudando a reconstruir el cartílago y restaurar el líquido sinovial (de la articulación). Los GAG también pueden tener algún efecto preventivo en la artritis, aunque esto es especulativo”.

Los suplementos de glicosaminoglicanos pueden ser más efectivos si se administran entre comidas, aunque pueden ser alimentados con comida si es necesario. “Siempre comience con dosis altas, así podrá saber si su perro responde o no”, dice Straus. “Si observa una mejora, reduzca la dosis para ver si la mejora puede mantenerse en una dosis más baja”. Si no ve ningún cambio en tres o cuatro semanas, pruebe otro suplemento”.

Straus incluyó Arthroplex de Thorne Veterinary, SynFlex de Synflex America, Synovi G3 de DVM Pharmaceuticals, y K9 Glucosamine de Liquid Health. Los productos etiquetados para uso humano que contienen glucosamina, sulfato de condroitina y mejillón de labios verdes también pueden utilizarse, y el manganeso del suplemento puede mejorar la absorción.

Los GAG trabajan disminuyendo la producción de compuestos inflamatorios dañinos que afectan negativamente a la matriz del cartílago. Además de reducir el dolor y la inflamación, los GAG estimulan la síntesis de cartílago, apoyan el nuevo cartílago de la articulación y aumentan la síntesis de proteoglicanos, el ácido hialurónico lubricante de la articulación y el colágeno, todo lo cual es necesario para una estructura y función adecuadas de la articulación.

Las respuestas individuales varían, y los GAG no son efectivos en todos los animales. Un perro puede tener que tomar un suplemento de GAG durante uno o dos meses antes de notar la mejora.

Los suplementos orales son asequibles, convenientes y a menudo eficaces, pero los GAG inyectables pueden utilizarse además para obtener resultados más rápidos. Los GAG inyectables incluyen Adequan y Cartrophen Vet, que son administrados por veterinarios.

El tratamiento con Adequan (glicosaminoglicanos polisulfatados) consiste en inyecciones intramusculares dos veces por semana durante un mes, durante las cuales se evita la ruptura del cartílago y puede promover el desarrollo de nuevo cartílago.

Cartrophen Vet, administrado en inyecciones subcutáneas semanales, reduce el dolor y la cojera en el 80 por ciento de las mascotas. La serie de cuatro inyecciones se aplica una vez al año para los casos leves y hasta tres veces al año para los casos graves. Se dice que el Cartrophen Vet evita que las enzimas destructivas descompongan el colágeno, estimula la producción de cartílago y lubricante para las articulaciones, despeja las obstrucciones de los vasos sanguíneos para proporcionar nutrición a las articulaciones y los huesos, y estimula la producción de antioxidantes.

Otros Nutracéuticos para la Artritis

La S-adenosilmetionina (SAMe, se pronuncia SAM-ee) es fabricada por el cuerpo cuando el aminoácido esencial metionina reacciona con el trifosfato de adenosina, una molécula que transporta energía. La SAMe se usa para tratar una variedad de condiciones, incluyendo la osteoartritis.

Los productos que contienen 200 mg SAM-e son apropiados para la mayoría de los perros que pesan más de 15 libras.

El metilsulfonilmetano (MSM) es una forma natural de azufre producida por los plancton oceánicos y que también se puede encontrar en la leche de vaca, la carne, los vegetales marinos, las frutas, las nueces y los vegetales. Las bajas concentraciones de MSM en el cuerpo pueden provocar estrés físico y psicológico, mal funcionamiento de órganos y tejidos y fatiga. Las deficiencias de azufre dan como resultado problemas en la piel y el pelaje de los caninos, sistemas gastrointestinales e inmunológicos deficientes, dolor en las articulaciones y artritis.

Los suplementos para HSH se venden en polvo y en cápsulas con una dosis recomendada para los perros de 50 a 100 mg por cada 10 libras de peso corporal. El polvo de MSM puede ser mezclado con la comida.

La DL-Fenilalanina (DLPA) es un aminoácido esencial que se utiliza para tratar tanto la depresión como el dolor crónico. Funciona intensificando y prolongando la respuesta natural del cuerpo al dolor. Los estudios han demostrado que la forma D inhibe varias enzimas responsables de la destrucción de las endorfinas, las hormonas analgésicas producidas endógenamente por el cuerpo.

Identificar la artritis en los perros

La dosis humana sugerida, que puede ajustarse al peso de su perro, es de 750 mg tres veces al día, tomada de 15 a 30 minutos antes de cada comida. La mayoría de los pacientes responden en una o dos semanas. En lugar de dosificar continuamente, la DLPA puede administrarse durante una semana al mes para mantener los resultados. No combine la DLPA con medicamentos MAOI como el Anipryl, usado para tratar la enfermedad de Cushing y la disfunción cognitiva canina, o el amitraz, un ingrediente de los collares de garrapatas.

El ácido hialurónico , un polisacárido polianiónico natural compuesto por N-acetil-d-glucosamina y ácido beta-glucorónico, es un componente del líquido articular. Actúa como estabilizador de la estructura protectora y amortiguador. Utilice un producto etiquetado para uso de mascotas, como el ácido hialurónico ActiPet para perros, que contiene 20 mg por tableta, o ajuste un producto humano para el peso de su perro.

El miristoleato de cetilo o el miristoleato de cetilo cis-9 es un derivado de los ácidos grasos descubierto en 1972. Se ha demostrado que ayuda en varios problemas de salud, como el dolor de espalda crónico, la osteoartritis y la artritis reumatoide, y suele tomarse como suplemento, pero puede aplicarse externamente. Entre los productos populares para perros se encuentran el Cetyl M de Response Products (que contiene Cetyl myristoleate, HCl de glucosamina de origen marino, ajo, bromelina y raíz de jengibre) y Myristin Hip and Joint Formula de EHP Products, Inc. (que contiene Cetyl myristoleate, sulfato de glucosamina, MSM, bromelina, curcumina, vitamina C, citrato de manganeso, lipasa y lecitina).

Comer las grasas correctas ayudará a la artritis

Los aceites vegetales poliinsaturados como el de soja y el de maíz contienen ácido linoleico, un ácido graso omega-6 que es esencial en la dieta. Sin embargo, hay que tener en cuenta que un exceso puede desencadenar una inflamación, especialmente si la proporción entre los ácidos grasos omega-6 y omega-3 que se encuentran en el pescado y el aceite de pescado es demasiado alta. Nunca añada aceites vegetales a una dieta comercial, y añada sólo la cantidad necesaria a una dieta casera.

El aceite de coco, que se ha convertido en un suplemento popular para mascotas, contiene grasas saturadas. Nadie ha probado su efecto en los perros en ensayos clínicos, pero los informes publicados en los foros de Internet y el libro del Dr. Bruce Fife “Coconut Therapy for Pets” (Picadilly Books, 2014) documentan cómo la adición de aceite de coco a los alimentos ha ayudado a los perros con sobrepeso y a los perros con artritis a crecer más delgados, fuertes y vivos. La dosis recomendada es de 1 cucharadita por cada 10 libras de peso corporal al día, pero comience con menos, ya que demasiado demasiado rápido puede producir diarrea. Los perros inactivos deberían recibir menos para evitar el aumento de peso, ya que cada cucharadita de aceite añade 40 calorías. (Consulte “Cómo beneficia el aceite de coco a la salud de su perro”, octubre de 2005, y “Tratamientos y suplementos alternativos actualizados”, noviembre de 2013, para obtener más información).

Aceites de pescado para perros artríticos

El salmón y otros aceites de pescado son fuentes ricas en ácidos grasos omega-3 que reducen la inflamación, en contraste con los ácidos grasos omega-6 de los aceites vegetales poliinsaturados. Los aceites de pescado contienen EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico), que bloquean las citoquinas inflamatorias y las prostaglandinas. El cuerpo las convierte en poderosos productos químicos antiinflamatorios llamados resolvins.

Los suplementos de omega-3 con 300 mg combinados de EPA y DHA se prescriben ampliamente para los perros. Dar hasta 1 gelcap por cada 10 libras de peso corporal diariamente, o si se usa un producto que contenga 500 mg de EPA/DHA, dar 1 gelcap por cada 15-20 libras de peso corporal diariamente. Ajustar las dosis de aceite de pescado líquido a 300 mg combinados de EPA/DHA por cada 10 libras de peso corporal. Dosis más altas pueden interferir con las plaquetas y aumentar el sangrado, así como aumentar en lugar de reducir la inflamación.

A menos que sean productos fermentados, refrigere los aceites de pescado líquidos para evitar el enranciamiento.

Una onza de sardinas en lata, jurel o salmón rosado con espinas proporciona unos 300 mg combinados de EPA y DHA. El aceite de krill y el pescado entero contienen EPA y DHA que pueden proporcionar beneficios similares en dosis más pequeñas.

Como explica Mary Straus, “Debes suplementar con vitamina E siempre que estés dando PUFAs como aceites de pescado, de lo contrario el cuerpo se quedará sin esta vitamina. Dar hasta 3 a 7 UI por libra de peso corporal diariamente, con los perros pequeños obteniendo más por libra que los perros grandes. También puede dar cantidades equivalentes con menos frecuencia. Por ejemplo, un perro que pesa 100 libras puede recibir hasta 400 UI diarias, mientras que un perro de 10 libras puede recibir 200 UI cada tres o cuatro días”.

Gelatina y Colágeno para Perros

La gelatina, una proteína hecha de productos animales, es conocida como un postre con sabor a fruta, pero por sí misma, la gelatina alivia el tracto digestivo y ayuda a mejorar la asimilación de los nutrientes. La gelatina contiene colágeno, uno de los materiales que forman el hueso y el cartílago, y los suplementos de colágeno de tipo II se derivan del cartílago.

Amplias investigaciones a principios del siglo XX mostraron que la gelatina es un importante combatiente de la inflamación, y sus beneficios están siendo redescubiertos. En “Role of collagen hydrolysate in bone and joint disease” (Seminarios sobre artritis y reumatismo, octubre de 2000), el Dr. Roland Moskowitz publicó una revisión de la literatura sobre el hidrolizado de colágeno en el tratamiento de la artritis en los seres humanos, concluyendo: “Los estudios clínicos sugieren que la ingestión de 10 gramos de PCH [hidrolizado de colágeno de grado farmacéutico] diarios reduce el dolor en pacientes con osteoartritis de la rodilla o la cadera, y aumenta la concentración de hidroxiprolina en la sangre”.

Un estudio clínico aleatorio, doble ciego y controlado por placebo sobre la eficacia del péptido de colágeno (aminoácidos vinculados) en la osteoartritis, publicado en el Journal of the Science of Food and Agriculture de marzo de 2015, concluyó: “El estudio demostró que los péptidos de colágeno son agentes terapéuticos potenciales como suplementos nutricionales para el tratamiento de la osteoartritis y el mantenimiento de la salud de las articulaciones”.

La Fundación Weston A. Price (westonaprice.org), que aboga por las dietas tradicionales para los seres humanos y los animales domésticos, promueve el uso de caldo de hueso, rico en colágeno, como ayuda digestiva diaria.

La receta no puede ser más sencilla: basta con llenar una olla de caldo o de cocción con huesos (pollo, carne, cordero, etc.), cubrirlos con agua, añadir 2 cucharadas de vinagre de sidra y esperar una hora para aumentar el contenido de minerales del caldo, luego cubrirlo y cocinarlo a fuego lento durante 12, 24 o 36 horas. Colar o quitar los huesos y guardar el caldo en frascos de vidrio. El caldo de huesos se espesa cuando se refrigera y puede añadirse a la cena de cualquier perro para mejorar la digestión, la asimilación de nutrientes y la salud de las articulaciones. Añada aproximadamente 1 cucharada colmada por cada 20 libras de peso corporal por día.

Alternativamente, mezclar una gelatina en polvo o un hidrolizado de colágeno con agua antes de añadirlo a la comida. Comienza con una cucharadita para un perro de 50 libras y gradualmente aumenta a 2 o 3 cucharaditas. Ajustar para perros más pequeños o más grandes. Busque productos hechos de animales alimentados con pasto.

Enzimas Digestivas y Sistémicas Orales para Perros

La pancreatina, la bromelina, la papaína, la amilasa, la proteasa, la lipasa y otras enzimas son ayudas digestivas conocidas. Pueden añadirse a la cena de su perro para mejorar la asimilación de los nutrientes.

Los ensayos clínicos y los informes anecdóticos respaldan el uso de enzimas digestivas con los alimentos, enzimas digestivas sin alimentos entre las comidas y enzimas de recubrimiento entérico entre las comidas para el tratamiento de la artritis.

El suplemento de enzimas Prozyme, fabricado por Lambert Kay, contiene lactosa, Aspergillus oryzae, Aspergillus niger y tallo de piña y fruta. Comience con una pequeña cantidad y aumente gradualmente hasta la dosis recomendada de 1/4 de cucharadita por cada taza de alimento que se le dé. Duplique la dosis para los perros de 8 años o más.

Los Tratamientos Antioxidantes para Mascotas de NZymes, fabricados por Nzymes.com, contienen brotes secos de soja molida, salvado de arroz estabilizado por calor, vitamina A, ácido ascórbico, vitamina E, levadura de selenio, hígado desgrasado sabor natural de carne de vacuno. ácido esteárico, celulosa, dióxido de silicio y estearato de magnesio. Dar un tratamiento diario por cada 50 libras de peso corporal.

La terapia de enzimas orales sistémicas utiliza enzimas digestivas pero las encierra en una capa entérica, lo que impide que las tabletas se descompongan en el estómago. En su lugar, liberan su contenido en el intestino delgado, permitiendo que las enzimas circulen en la sangre a todas las partes del cuerpo, incluyendo las articulaciones inflamadas.

Wobenzym contiene pancreatina, bromelina, papaína, tripsina, quimotripsina y rutina. Flavenzym, Medizym y Medizym Fido tienen fórmulas similares. Debido a que las enzimas tienen un efecto anticoagulante, no deben administrarse entre comidas a los perros con trastornos hemorrágicos y deben utilizarse con precaución en combinación con medicamentos anticoagulantes o inmediatamente antes de una cirugía. (Consulte “Recomendaciones sobre tratamientos alternativos y suplementos”, WDJ octubre de 2013, para obtener más información sobre estos productos).

Todos los productos mencionados aquí se venden en línea y en tiendas de animales.

En el próximo número, veremos los tratamientos tradicionales y modernos a base de plantas que utilizan hierbas medicinales y aceites esenciales para ayudar a su mejor amigo a disfrutar de una vida activa a pesar de la artritis.

CJ Puotinen es el autor de la Enciclopedia de Cuidado Natural de Mascotas y otros libros. Ella y su marido viven en Montana con un Labrador Retriever de 13 años y un Cairn Terrier de 12 años.

Deja un comentario