La comunicación con el veterinario de su perro es clave

La comunicación con el veterinario de su perro es clave

Por Bliss Foster

¿Alguna vez ha sabido exactamente lo que su perro quería o necesitaba con sólo mirarlo a sus dulces ojos marrones? La mayoría de nosotros hemos experimentado esto con nuestros perros. La idea de un dueño de que un perro prefiera jugar al tirón o comer una cena temprana puede parecer relativamente sin importancia en el gran esquema de las cosas. Pero para muchos de nosotros que tenemos una relación cercana con nuestros perros, podemos haber experimentado esa intuición en un nivel mucho más profundo. Podemos saber, por ejemplo, cuando nuestro perro tiene un día libre o no se siente bien, aunque los signos externos no sean visibles para nadie más.

La intuición se define como “perspicacia rápida y lista”, y “el poder o la facultad de alcanzar el conocimiento directo o la cognición sin un pensamiento racional evidente e inferencia”. En otras palabras, simplemente sabes. Y uno de los momentos más importantes en que un dueño puede utilizar la intuición en nombre de una mascota es en la oficina del veterinario.

La comunicación con el veterinario de su perro es clave

288

Según la veterinaria de New Hampshire Myrna Milani, experta en etología animal y autora de libros sobre el vínculo humano-animal, somos los más importantes defensores de nuestros perros en materia de salud. La Dra. Milani cree que si un dueño tiene sentimientos intuitivos sobre el estado de una mascota y confía en esos sentimientos, es crucial actuar sobre ellos. “Viene de un lugar diferente”, dice.

Actuar sobre esos sentimientos puede ser simplemente una cuestión de sólidas habilidades de comunicación entre un propietario y un veterinario. Debería contar sus estrellas de la suerte si ha encontrado un veterinario que realmente escuche y considere sus observaciones sobre los síntomas físicos de su perro, así como cualquier sospecha o perspicacia sobre lo que está pasando. Si una mascota está enferma, no hay mayor regalo.

A veces, sin embargo, puede ser necesario tomar medidas imprevistas por parte del propietario, como saber cuándo preguntar sobre otras opciones si un tratamiento no parece eficaz. El propietario también puede verse en la situación de tener que hacer las preguntas correctas o exponer la información de fondo que ha llevado al problema de salud de un animal doméstico.

Si la comunicación entre el propietario y el veterinario se rompe en parte o en su totalidad, entonces ser fiel a los sentimientos intuitivos puede significar buscar una segunda o incluso una tercera opinión. “La gente necesita pensar más en lo que siente que es mejor para sus animales”, dice el Dr. Milani.

Actúa mientras puedas Es importante actuar cuando tengas la sensación de que debes hacerlo; nadie se beneficia si se entera demasiado tarde de que debería haber seguido sus instintos, ya sea para obtener otra opinión o para exigir una determinada prueba o procedimiento de diagnóstico.

Esta fue la triste lección aprendida la primavera pasada por Martha Turner de North Richland Hills, Texas. Turner decidió castrar a Blaze, su campeón de conformación de cinco años de edad de AKC, Rottweiler, después de que Blaze había producido una camada de hermosos cachorros en 2003. Turner sintió que una camada era suficiente, y quería eliminar la posibilidad de ciertos riesgos de cáncer en el futuro de Blaze.

El análisis de sangre del preoperatorio de Blaze estaba bien. Su cirugía de castración fue realizada un viernes por un veterinario que Turner conocía desde hace más de 10 años. Turner recogió a Blaze del veterinario después del trabajo, y acomodó al perro para una tranquila recuperación en casa.

A última hora de la mañana del domingo, Turner contactó con la oficina del veterinario preguntando por la medicación para el dolor; Blaze estaba temblando y parecía muy incómodo. Siguiendo las instrucciones del veterinario, le dio a Blaze aspirinas y la vigiló durante el resto del día. Esto parecía ayudar. El domingo por la noche, sin embargo, temblaba de nuevo y Turner detectó falta de respiración en Blaze.

El lunes, Turner llevó a Blaze de vuelta a la clínica. Se hicieron más análisis de sangre, que parecían ser normales. A Blaze se le prescribió un antibiótico y Turner la llevó a casa. El lunes por la noche, Turner escuchó “lo que sonaba como un fluido” mientras Blaze respiraba. Se lo dijo al veterinario a la mañana siguiente.

Durante esa semana, Turner llevó a Blaze a la oficina del veterinario un total de cuatro veces. Blaze había desarrollado una fiebre, que aumentaba por la noche, y su apetito estaba disminuyendo. Turner dice que los análisis de sangre de Blaze también fueron revisados una segunda vez esa semana, lo que mostró que las enzimas de su hígado estaban ligeramente elevadas.

El jueves por la noche de esa misma semana, la fiebre de Blaze era de 105 grados. “Estaba estirando el cuello y levantando la cabeza de una manera que nunca había visto antes. No me di cuenta en ese momento, pero mirando hacia atrás, creo que estaba tratando de respirar más profundamente”, dice Turner.

Tanto el martes como el jueves de esa semana, Turner dice que pidió al veterinario una radiografía de tórax porque seguía oyendo un ruido parecido al de un líquido mientras Blaze respiraba. Ese viernes, el veterinario tomó una. En la radiografía, dice Turner, parecía que uno de los pulmones de Blaze se había colapsado. El otro pulmón parecía contener líquido. También parecía como si el corazón de Blaze se hubiera agrandado.

El viernes por la tarde, Turner metió a Blaze en el coche y la llevó a un hospital universitario a un par de horas de distancia. Un cardiólogo le hizo un ecocardiograma. El corazón de Blaze no estaba agrandado, pero su nivel de oxígeno en la sangre era del 77 por ciento, muy por debajo del rango deseable de 90-100 por ciento. El médico allí le recetó dos antibióticos diferentes a Blaze y la colocó en la unidad respiratoria de la UCI. A pesar de estos esfuerzos, Blaze murió a las 3 pm del domingo.

Conmocionado y comprensiblemente molesto, Turner pidió una necropsia. El diagnóstico interpretativo y el resumen del informe revelaron que Blaze tenía “una severa neumonía fibrinosupurativa aguda” en todas las secciones del pulmón examinadas. La naturaleza difusa de la inflamación era sugerente de SRAG (Síndrome Respiratorio Agudo), que finalmente causó un paro respiratorio agudo.

El veterinario de Blaze en la universidad describió el SDRA como una enfermedad que hace que el fluido se filtre en las vías respiratorias. A menudo es secundaria a un problema subyacente como la neumonía.

En opinión de Turner, si se hubiera hecho una radiografía de tórax a principios de esa semana, como ella había pedido, podría haber aumentado las posibilidades de supervivencia de Blaze. “Si hay algo que pueda decir después de pasar por esta experiencia, es que se lleve a su mascota a otro lugar si tiene alguna duda”, dice Turner. “No te pongas en una zona de confort”.

Conviértase en un defensor de la salud de su perro Hay muchas maneras de convertirse en mejores defensores de la salud de nuestros perros, muchas de ellas basadas en la comunicación. Según el Dr. Milani, la relación ideal entre el hombre y el animal de compañía es similar a la que existe entre un padre maduro de la especie de la mascota y su descendencia. “Los padres de los animales inician interacciones en vez de reaccionar con sus hijos, y los buenos defensores de sus mascotas también inician en vez de reaccionar”.

Elaborar un enfoque integral para manejar la salud de su mascota es la clave de la filosofía del Dr. Milani. Dice que hay varias cosas que un dueño puede hacer cuando visita la oficina del veterinario.

La comunicación con el veterinario de su perro es clave

288

La primera es escribir cualquier pregunta que tengas para el veterinario y dejar espacio en tu libreta para que puedas escribir las respuestas. O, mejor aún, explique a su veterinario sus razones para documentar su comunicación, y grabe la conversación. Sus notas o la cinta servirán como recordatorio más tarde, cuando intente recordar lo que el veterinario sugirió y por qué.

Otra idea es llevar a un amigo a las visitas del veterinario. Esto es como llevar “un segundo par de orejas”, dice el Dr. Milani, y puede infundir confianza en los propietarios que de otra manera podrían dudar en hacer preguntas sobre las sugerencias de un veterinario.

Una tercera idea es utilizar la visualización. Todos hemos oído hablar de casos en los que los atletas que visualizan su juego mejoran las puntuaciones, a veces tanto como los que practican todos los días. El Dr. Milani cree que la visualización es especialmente útil en un escenario de comunicación donde un propietario es intimidado por un experto.

El Dr. Milani dice que la gente a menudo toma uno de dos enfoques. “Un grupo toma un enfoque optimista y se visualiza repetidamente a sí mismo y al experto teniendo un intercambio significativo en la mejor de las circunstancias. El segundo grupo adopta un enfoque más pesimista que implica visualizar obteniendo la información necesaria del experto en las peores circunstancias”, dice. Un ejemplo podría ser que el veterinario utilice la terminología de los libros de texto que se le haya pasado por alto, o que discuta un procedimiento con el que haya tenido una experiencia negativa en el pasado.

El propietario que utiliza el enfoque pesimista, cree el Dr. Milani, es probable que esté preparado tanto para el peor como para el mejor de los casos cuando visite la oficina del veterinario. Sin embargo, en cualquier caso, al visualizar repetidamente una imagen mental del intercambio con el veterinario antes de la cita, el Dr. Milani cree que es más probable que el propietario se mantenga centrado en el objetivo de adquirir la información necesaria para tomar una decisión informada.

Para situaciones de salud que no sean de emergencia, el Dr. Milani dice que el dueño siempre tiene la opción de retrasar el compromiso con cualquier programa si no está seguro de que satisfaga las necesidades tanto del dueño como de la mascota. “La mayoría de los problemas médicos y de comportamiento que afectan a nuestras mascotas no se produjeron de la noche a la mañana y retrasar el tratamiento por unas horas no hará ninguna diferencia”, dice el Dr. Milani. Añade que a veces los profesionales y los dueños quieren comprometerse con un programa de tratamiento rápidamente para que el problema se resuelva lo antes posible. “Si no está seguro de una decisión, no se apresure”, dice. “Tómese su tiempo y hágalo bien”.

Otra opinión Si estas sugerencias fallan, probablemente es hora de conseguir otra opinión. En mi caso, tuve que hacer un esfuerzo extra visitando a tres veterinarios diferentes, antes de encontrar a quien creía que beneficiaría más a mi perra, Guinevere, cuando tuvo una crisis de salud (ver recuadro).

El Dr. Milani reconoce que seguir adelante no es fácil cuando los propietarios tienen relaciones de larga duración con sus veterinarios. “Puede que no quiera alienarlos u ofenderlos. Es difícil. Pero la pregunta que debemos hacernos es: “¿Quién es la máxima autoridad en mi perro?”

Incluso cuando se solicita y se utiliza una opinión veterinaria adicional, no hay garantías en cuanto al resultado. Es posible que no importa lo que hagas, la situación podría resultar adversa, como sucedió con Blaze. Por otra parte, todo podría salir perfectamente o en algún punto intermedio. En cualquier caso, incluso si las cosas van mal, es más fácil vivir con la idea de que hiciste todo lo que se podía hacer.

También con este artículo “Lo que puedes hacer” “La persistencia puede pagar”: La experiencia personal del autor”

-Bliss Foster es una escritora independiente, abogada y activista por el bienestar de los animales que vive cerca de Houston. También es miembro del consejo de la Sección de Derecho Animal del Colegio de Abogados de Texas.

Deja un comentario