Ligamentos cruzados rotos en los perros

Ligamentos cruzados rotos en los perros

Muchos perros son atletas increíbles, capaces de correr más rápido, saltar más alto y mostrar mejor resistencia que la mayoría de las estrellas del deporte humano. Pero incluso cuando no son muy atléticos, los perros son duros con sus articulaciones, particularmente con sus articulaciones ahogadas. La ahogada del perro es análoga a la rodilla humana y comúnmente (e intercambiablemente) se le llama rodilla o ahogada.

Una de las lesiones atléticas más comunes en los humanos es el daño al ligamento cruzado anterior (ACL) en la rodilla. Si no se lo han roto ellos mismos, la mayoría de la gente conoce a alguien que sí lo ha hecho. En los atletas humanos, esto se conoce como la lesión “plantar y torcer”. Se ve con más frecuencia cuando el pie está plantado firmemente y la rodilla se tuerce o se golpea (imagínense esos clips de jugadores de fútbol que se golpean por el costado).

En los perros, vemos esta misma lesión, a menudo resultado del mismo tipo de fuerzas, pero también vemos un desgaste crónico que lleva a la ruptura del ligamento cruzado. Para entender completamente por qué esto es así, hay que apreciar la mecánica que lleva a las lesiones del ligamento cruzado.

Anatomía de la rodilla canina

La articulación de la rodilla de un perro es el punto donde el hueso del muslo (fémur) y los “huesos de la pantorrilla” (tibia y peroné) se unen e interactúan. Consulte la Figura 1 (derecha) para que pueda entender completamente a qué se enfrenta la rodilla del perro, ¡literalmente y en sentido figurado! Aquí están los términos anatómicos que necesitarás saber:

Fémur – Hueso de la parte superior de la pierna que se extiende desde la cadera hasta la rodilla.

Tibia – Hueso primario de la parte inferior de la pierna que se extiende desde la rodilla hasta el tobillo.

Fibula – Hueso secundario de la parte inferior de la pierna que se extiende desde la rodilla hasta el tobillo.

– Rodilla.

Ligamento cruzado del cráneo (CrCL) – Este ligamento proporciona estabilidad de adelante hacia atrás (y un poco de estabilidad rotacional) entre el fémur y la tibia en la articulación de la rodilla.

Menisco – Cojín de cartílago en forma de C que proporciona absorción de impactos en una articulación.

Rodillas de perro contra rodillas humanas

Imagina a tu perro de pie: Sus rodillas están ligeramente dobladas, listas para impulsarlo hacia adelante como un resorte en espiral. Ahora imagínese de pie junto a su perro: Sus rodillas están rectas, posiblemente incluso bloqueadas en su lugar. La disparidad en la postura de nuestras rodillas cuando estamos de pie es una de las mayores diferencias entre los perros y los humanos – y contribuye a la frecuencia de las lesiones en las rodillas de los perros.

La parte inferior del fémur está redondeada tanto en los perros como en los humanos. La parte superior de la tibia es plana. Cuando un humano está de pie, ese fémur redondo descansa de forma neutral en una superficie plana. Se necesita muy poco esfuerzo para mantener esa posición, y la gravedad ayuda. Una estructura redonda en una superficie plana se mantendrá en su lugar, siempre y cuando la superficie plana esté nivelada.

Ahora, piensa en el perro. Su rodilla está doblada. Eso significa que el extremo redondo del fémur está en una plataforma inclinada. Algo tiene que mantener ese fémur en su lugar.

Ese algo es, en gran parte, el ligamento cruzado del cráneo. Como su nombre indica, los ligamentos cruzados – tanto los caudales (hacia la cola) como los craneales (hacia la cabeza) – forman una “X” en la articulación de la rodilla, sujetando el fémur a la tibia. El ligamento cruzado craneal comienza en la parte posterior del fémur y se une a la parte delantera de la tibia. Está siendo constantemente forzado por la posición natural en la que se encuentra el perro. La inclinación de la parte superior de la tibia, combinada con el extremo redondo del fémur, significa que el fémur siempre está tratando de caerse de la parte posterior de la tibia.

Ligamentos cruzados rotos en los perros

Las lágrimas de los ligamentos en los perros son más comunes que en las personas

Una cuerda suelta puede moverse con poco riesgo de rotura, pero cuanto más aumente la tensión de la cuerda, más fácil se romperá. Lo mismo ocurre con un ligamento. Así que, en los perros, con este ligamento bajo constante tensión, los desgarros son más comunes que en la rodilla humana. De hecho, esta es la lesión ortopédica más común que los veterinarios ven. En los humanos, este ligamento se rompe periódicamente para descansar y sólo se somete a esfuerzo durante la actividad física. En los perros, está en constante uso, y con el tiempo, especialmente en los perros de raza grande o con sobrepeso, se desgasta.

Una lesión de la CrCL en un perro joven y sano es típicamente una lesión atlética. En los perros mayores, suele ser una lesión de desgaste crónico. Esto explica por qué es tan común que un perro que ha dañado la CrCL en un lado la rompa en el otro. Cuando se quita una pata trasera, la carga de trabajo se desplaza a la otra, aumentando la tensión en los ligamentos de la pata “buena”.

Esto simplifica un poco las cosas. Hay muchos factores que contribuyen a este tipo de lesión, desde la complexión (conformación) del perro hasta su nivel de actividad. Algunas cosas que pueden predisponer a un perro a este tipo de lesión incluyen la obesidad, un estilo de vida sedentario y otros problemas de las articulaciones (como las rodilleras de “truco”). Los perros con sobrepeso experimentan mucha más tensión en sus articulaciones que sus homólogos en forma. Los perros que no son muy activos también se esfuerzan más en sus ligamentos, ya que sus músculos destonificados no contribuyen mucho a la tarea de mantener las cosas en su lugar.

Los perros no tienen LCA (tienen LCC)

El ligamento que proporciona estabilidad de adelante hacia atrás en la rodilla se llama ligamento cruzado craneal (LCC) en el perro, pero el mismo ligamento en la rodilla humana se llama ligamento cruzado anterior (LCA). ¿Por qué los diferentes nombres anatómicos?

Tiene que ver con la forma en que se describe la parte delantera de un cuadrúpedo (animal de cuatro patas) en comparación con la parte delantera de un bípedo (animal de dos patas).

En un cuadrúpedo, el “craneal” se refiere a la cabeza del animal. El lado craneal de la rodilla del perro es el lado más cercano a su cabeza.

En un bípedo erguido como un humano, la misma superficie de la rodilla (como sólo un ejemplo) no puede ser descrita con precisión como la más cercana a su cabeza. En su lugar, la “parte delantera” se llama la superficie anterior o ventral.

Esto puede ser confuso, especialmente cuando la gente se refiere al LCA de un perro. No es el término correcto, pero cuando se usa, se entiende que indica el LCA.

Para añadir a la confusión, el ligamento cruzado craneal se abrevia a veces como CCL y otras como CrCL. Dado que LCC también podría significar ligamento cruzado caudal, preferimos la abreviatura más precisa de CrCL.

Perros con mayor riesgo de desgarrar los crucifijos

Veamos un poco más a fondo a los pacientes que más comúnmente se presentan con esta lesión: perros pequeños, perros grandes jóvenes y perros grandes viejos.

Cuando a un perro de raza pequeña, joven o viejo, se le diagnostica una rotura del ligamento cruzado, es muy importante comprobar si hay un problema específico y simultáneo: rótulas medialmente luxadas. Es una forma elegante de decir que las rótulas se deslizan hacia el interior de la articulación. Este es un problema congénito muy común en perros de menos de 20 libras. Cuando nacen con rodilleras que se mueven incorrectamente, corren un mayor riesgo de desgarrar los ligamentos debido a las fuerzas anormales sobre la articulación. Esto es importante porque puede y debe ser arreglado al mismo tiempo que un ligamento cruzado roto.

Cuando a un joven perro de raza grande se le diagnostica un desgarro cruzado, busco problemas de conformación. ¿Sus piernas se inclinan como las de un vaquero? ¿Sus patas son como las de un pato? También pregunto sobre el nivel de actividad, ya que estos son los perros que más comúnmente se lesionan por lesiones atléticas, al igual que los humanos.

Si se trata de un perro más grande y viejo, suele ser una lesión por desgaste, lo que aumenta el riesgo de un desgarro en la otra pata trasera.

Sin embargo, todos estos perros tienen una cosa en común: Su riesgo de desgarrar un ligamento es menor si están en forma y con un peso apropiado. Los perros con sobrepeso corren un riesgo mucho mayor de problemas en las articulaciones en general, desde artritis y torceduras hasta fracturas, dislocaciones y desgarros de ligamentos. Mantener a su perro (joven o viejo), activo y con un peso saludable evitará muchos problemas potenciales.

Ligamentos cruzados rotos en los perros

Diagnóstico de lesiones de ligamentos cruzados caninos

Así que ahora sabemos la anatomía y el “por qué” de esta lesión. Hablemos de cómo se diagnostica. Cualquier perro que venga con una pierna trasera coja debería ser revisado por un ligamento cruzado craneal roto.

La primera pista es una articulación de la rodilla que se siente hinchada. Cada vez que la articulación de la rodilla se hincha estoy en alerta máxima por un desgarro de ligamentos.

Para buscar esta lesión, los veterinarios hacen algo llamado “prueba del cajón”, que consiste en mover la tibia en relación con el fémur. Si puedo mover el hueso de la parte inferior de la pierna hacia adelante en la rodilla, el ligamento cruzado del cráneo no está haciendo su trabajo. A veces, en un perro grande y fuerte, esto requiere sedación. Pero en los perros pequeños, es bastante fácil de hacer durante un examen físico de rutina.

Una vez que se sospecha esta lesión, las radiografías son la siguiente prueba. Ahora, déjame decir esto y decirlo en voz alta: NO PUEDES VER UN LIGAMENTO EN UNA RADIOGRAFÍA. Sin embargo, las radiografías siguen siendo muy importantes, porque nos permiten comprobar si hay otras lesiones (como pequeños fragmentos de hueso) y nos ayudan a evaluar si ya existe artritis.

La posición de los huesos de la pierna (como se ve en las radiografías) también nos dará pistas sobre si el ligamento cruzado podría estar desgarrado y con qué severidad; ciertos cambios en la posición de los huesos pueden indicar que los ligamentos no están estabilizando la articulación adecuadamente. Por último, las radiografías también ayudan a planificar cómo tratar la lesión (de lo que hablaremos en el próximo número).

Factor de complicación

Un menisco desgarrado es una lesión concurrente que se puede sospechar, pero no diagnosticar, hasta la cirugía. Esta es otra lesión que es común tanto a las rodillas humanas como a las caninas.

El menisco es un pequeño trozo de cartílago que proporciona amortiguación y absorción de impactos en la rodilla. Cuando el ligamento cruzado se rompe, ese cartílago comienza a aplastarse y a frotarse de manera anormal, lo que puede llevar a desgarros en el menisco. Un menisco desgarrado crónicamente puede conducir a más artritis y molestias en el futuro. No hay datos fiables sobre si la extirpación de un menisco desgarrado mejora el control del dolor a largo plazo en la articulación. Algunos cirujanos recomiendan la extirpación y otros no, pero esa es una discusión que debe tener perro por perro con su médico.

Opciones futuras

La ahogada es una articulación compleja con muchas partes que funcionan. La articulación es propensa a las lesiones por la forma en que se forma y la forma en que se usa en el perro. Un desgarro del ligamento cruzado del cráneo no es una emergencia, pero vale la pena ir al veterinario para hablar de las opciones.

La enfermedad cruzada del cráneo es una constelación de signos y síntomas que tienen muchas opciones de manejo. Vamos a profundizar en esas opciones en el próximo número. Hasta entonces, vigile a su perro. ¡Apuesto a que notará mucho más la dinámica de sus rodillas que antes!

Kyle Grusling, graduado en 2011 de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Estatal de Michigan, practicó medicina de emergencia durante tres años antes de cambiar a una práctica general. El Dr. Grusling trabaja en el Hospital de Animales Northland en Rockford, Michigan.

Deja un comentario