¿Pueden los gatos ser autistas? ¿Cómo puedo saber si mi gato tiene síntomas de autismo?

Un rasgo prominente en los humanos autistas es el comportamiento antisocial, no porque a la persona autista no le gusten necesariamente las personas, sino porque no capta ciertos matices de la interacción social. Ocasionalmente, parece que los felinos también pueden tener dificultades para interactuar con las personas, o incluso con otros gatos. ¿Significa eso que son autistas?

La respuesta simple es no.

A menudo tendemos a antropomorfizar a nuestras queridas mascotas y darles cualidades humanas. Decimos que nos aman, nos entienden y se lamentan por nosotros cuando estamos lejos.

Sin embargo, los gatos no son humanos, por mucho que a veces parezcan aspirar a serlo.

Los gatos no socializan como nosotros. No ven lo que nosotros vemos, y definitivamente no perciben el mundo de la misma manera que un humano.

Y sin embargo, por muy diferentes que sean los felinos de nosotros, pueden ser bastante similares a los seres humanos en algunos casos. Si aceptamos que el autismo está moldeado por las señales nerviosas en nuestro cerebro y que presenta una forma de comportamiento problemático, entonces los gatos pueden mostrar signos de autismo, pero eso no significa que TENGAN autismo.

¿Cómo pueden los gatos mostrar tendencias autistas?

Hay una gran variedad de síntomas que indican autismo en los humanos, que su gatito también puede mostrar. Estos síntomas giran en torno a la interacción social, la vocalización y la extraordinaria concentración o inteligencia.

Vocalización

Empecemos con uno de los síntomas más obvios de autismo en humanos y gatos por igual. La falta de comunicación verbal adecuada es común en los pacientes autistas, así como la excesiva vocalización dirigida sólo a una persona específica.

Si tu gatito está ronroneando, maullando o chirriando sólo cuando está cerca de ti, no significa que sea autista. Algunas razas felinas, como la Oriental de Pelo Corto, son extremadamente habladoras por defecto. Otros gatos raramente vocalizan en absoluto.

Si el comportamiento parece ser el resultado de la angustia, busque la opinión médica de su veterinario. De lo contrario, si tiene un gatito muy callado – o uno particularmente ruidoso – no asuma que algo anda mal.

Falta de interacción social

Muchas razas de felinos son bastante independientes y necesitan un tiempo regular a solas. Pueden tener momentos en los que son marcadamente antisociales y no se interesan por las personas o los animales. Si el comportamiento de su bola de pelaje felina es antisocial hacia las personas y animales que conoce, es una cuestión de temperamento general. El nivel de exposición a la interacción social con los humanos durante el crecimiento del gato hasta la edad adulta también juega un papel importante. Cuanto más se interactúa con un gatito cuando es joven, más probable es que sea amistoso y social cuando crezca.

Pero a menos que note un cambio marcado en el comportamiento de su gato -digamos que suele ser muy sociable y se esconde de repente de todo el mundo- no hay nada de qué preocuparse. En caso de duda, consulte a su veterinario.

Intensidad de enfoque e inteligencia extraordinaria

Toneladas de razas de gatos son famosas por sus sorprendentes cerebros.

Los gatos de Birmania y los abisinios son dos ejemplos de notables razas felinas inteligentes. Un hecho bien conocido es que los gatos pueden ser caprichosos. Pero no malinterprete el interés inesperado de su bola de pelos o el nivel de inteligencia repentinamente expresado como autismo!

Si tu esponjosa mascota le pasa a Showa un enfoque particularmente intenso en un juguete específico, por ejemplo, simplemente significa que tiene un favorito. Lo mismo ocurre con otros objetos de su casa. No todos los gatos son extremadamente curiosos hacia objetos y personas desconocidas. Si su mascota se centra sólo en una cosa, significa que la encuentra más atractiva que todo lo demás.

Falta de concentración o anomalías sensoriales

A las personas autistas se les suele diagnosticar con anomalías sensoriales. Algunos gatos pueden parecer carecer de concentración, tener movimientos descoordinados y expresar una disminución de la capacidad de respuesta.

Este tipo de comportamiento felino no es causado por el autismo. Sin embargo, suele ser un indicador de que algo está definitivamente mal con su gatito. La depresión, las heridas infectadas, la insuficiencia de los órganos y otros problemas de salud suelen provocar tales irregularidades en el manierismo felino. Además, son señales intermitentes de que necesitas llevar a tu mascota al veterinario para un chequeo médico.

Pero, los gatos PUEDEN ayudar a los niños con autismo

Aunque Mittens no es realmente autista, me alegró mucho leer sobre una variedad de investigaciones que muestran cómo las mascotas ayudan a los niños autistas.

Específicamente, pueden ayudar a estos niños a comunicarse más clara y eficazmente, y se ha demostrado que interactuar con una mascota al despertarse reduce significativamente el cortisol, lo que significa un comienzo del día menos estresante.

¡Puede que los gatos no lo tengan, pero pueden ser héroes para aquellos que lo tienen!

Entonces, resumamos las cosas

Los gatos pueden actuar como si sufrieran el mismo trastorno que los autistas. Sin embargo, eso no significa necesariamente que haya algo malo con su felino. Cada gato es único por sí mismo. Como tal, es difícil categorizar lo que es común y lo que no para cada gatito que hay.

Los felinos no pueden sufrir de autismo, al menos no en el sentido en que los seres humanos pueden. Sin embargo, si usted piensa que hay algo malo con su bola de pelos a nivel psicológico o físico, debe programar inmediatamente una cita con su veterinario para asegurarse de que la salud mental y el bienestar físico de su mascota están en orden.

Deja un comentario