Entrenando a un perro para hacer elecciones

Entrenando a un perro para hacer elecciones

Hace unos 30 años, Karen Pryor escribió un pequeño volumen destinado a ser un libro de autoayuda para los humanos. Ese libro puso el mundo del entrenamiento de perros patas arriba. Dont Shoot the Dog introdujo al público en general los principios del condicionamiento operante y enfatizó los beneficios del refuerzo positivo sobre el castigo, con el objetivo de mejorar las relaciones de los humanos entre sí: esposos y esposas, padres e hijos, empleadores y empleados, etc. El libro no tuvo mucho éxito en el mundo de la autoayuda. Pero la inclusión fortuita de la palabra “perro” en el título captó la atención de los adiestradores de perros, quienes, guiados por notables del adiestramiento positivo temprano como el Dr. Ian Dunbar y Jean Donaldson, lanzaron una revolución de refuerzo positivo en el mundo del adiestramiento de perros.

Gracias a los pioneros en el desarrollo de técnicas de entrenamiento de perros efectivas y sin fuerza, ahora hay miles de entrenadores (incluyéndome a mí) que usan, enseñan y promueven el entrenamiento sin fuerza. En las últimas décadas, hemos aprendido el valor de crear relaciones con los perros basadas en la cooperación voluntaria, construidas sobre una base de confianza y respeto mutuos.

Aprendimos sobre los “cuatro cuadrantes del condicionamiento operante” y nos dimos cuenta de que las herramientas que muchos de nosotros habíamos usado con éxito en el pasado, como las cadenas de estrangulamiento y los collares de púas, y el castigo verbal y físico, funcionaban porque suprimían el comportamiento. Le enseñaron al perro que si hacía algo malo, lo lastimaríamos o intimidaríamos.

Aprendimos a hacer preguntas. No sólo “¿Funciona esto?” sino “¿Por qué funciona esto?” y la muy importante “¿Esto es algo que estoy dispuesto a hacerle a mi perro?”

Aprendimos que había todo un cuerpo de ciencia detrás del entrenamiento y el comportamiento de los perros. Abrazamos la ciencia con entusiasmo, y aprendimos sobre el análisis del comportamiento, respuestas incondicionales, condicionamiento clásico, y mucho más.

Cuanto más aprendimos, más nos comprometimos con nuestra posición de que, si bien los métodos anticuados basados en el castigo pueden funcionar, no hay necesidad de utilizarlos, y no hay justificación ética para hacerlo. Nos convertimos en adictos al condicionamiento operante. Pensábamos que lo teníamos todo resuelto.

Entonces el mundo cambió de nuevo.

Los científicos cognitivos se centraron en los perros y confirmaron lo que siempre habíamos sospechado: que el comportamiento canino es mucho más complejo de lo que se puede explicar con las cajas de Skinner y las respuestas de Pavlovian. Nuestros compañeros caninos no sólo comparten una amplia gama de emociones comparables a las nuestras, sino que también son capaces de captar y aplicar conceptos complejos, funcionando a un nivel cognitivo más alto del que nos habían animado a creer. Si bien los entrenadores basados en el refuerzo positivo han valorado durante mucho tiempo el papel de la “relación” en el entrenamiento, para una nueva generación floreciente de entrenadores, la “relación” no sólo tiene un papel, sino que el entrenamiento es una relación.

Los entrenadores de refuerzo positivo han reconocido la importancia de la relación, en parte, sólo por alterar nuestro vocabulario. Debido a que son un reflejo de nuestro procesamiento interno, y porque influyen en nuestras asociaciones, las palabras importan. Muchos de nosotros ahora decimos “Cue” (una señal que indica la oportunidad de realizar un comportamiento para obtener un refuerzo) en lugar de “Command” (¡haz este comportamiento o si no!). Llamamos a nuestras clases de entrenamiento “buenos modales” en lugar de “obediencia”. “Pedimos” o “ayudamos” a nuestro perro a hacer un comportamiento en lugar de “obligarlo” a hacerlo. Reconocemos que, como la especie supuestamente más inteligente, es nuestro trabajo conseguir que nuestros perros demuestren que quieren hacer felizmente y con entusiasmo lo que les pedimos.

Algunos profesionales van un paso más allá, llamándose a sí mismos “maestros” en vez de “entrenadores”, y sugiriendo que estamos “educando” a los perros en un sentido cognitivo más amplio, en vez de sólo “entrenarlos” para que hagan un conjunto específico de comportamientos de rutina. Es una posición convincente.

Las opciones de nuestros perros y el empoderamiento

Uno esperaría que el aumento de los métodos de entrenamiento sin fuerza y la mayor conciencia y respeto por los perros como criaturas sensibles les facilitara la vida. Deberíamos esperar ver un aumento correspondiente en el número de perros tranquilos, estables y bien adaptados que se integran felizmente en hogares amorosos de toda la vida. Pero muchos profesionales del entrenamiento y del comportamiento observan con alarma el gran número de perros en el mundo actual que parecen tener problemas significativos con el estrés y la ansiedad, con altos niveles de excitación y bajo control de los impulsos.

Es muy posible que esto sea una función del cambio social. Hubo un tiempo no muy lejano en el que la vida era bastante casual para los perros de nuestra familia. Corrían sueltos por el vecindario día y noche; comían, dormían, jugaban y eliminaban cuando querían; y muchos tenían trabajos que cumplían con sus impulsos genéticos para arrear algunas ovejas o vacas, o recuperar la caza abatida por un arma de fuego de cazador.

Por el contrario, la vida actual está estrictamente reglamentada para muchos de nuestros compañeros caninos; muchos viven aislados socialmente, y cuando salen, sus actividades tienen una agenda muy apretada. Las expectativas y demandas de los dueños son altas. A los perros se les dice qué hacer desde el momento en que se les permite levantarse por la mañana hasta que se les acuesta por la noche, incluyendo cuándo y dónde se les permite hacer caca y pis. Algunos de los perros de hoy en día nunca llegan a correr sin correa o a socializar libremente de forma regular con otros perros. Durante cualquier tiempo libre que puedan tener, se espera que sólo se acuesten y se “comporten bien” (según los estándares humanos, ¡no los caninos!). No tienen virtualmente ningún control sobre lo que sucede en su mundo. Algunos entrenadores sugieren que este estricto régimen contribuye significativamente al estrés y a los niveles de excitación del perro familiar de hoy en día. Imagina lo estresado que estarías si tu vida estuviera tan estrechamente controlada por otra persona.

Pionero de la potenciación canina

La palabra “elección” comenzó a aparecer en los círculos de formación positiva hace más de una década, en gran parte gracias a la doctora Susan G. Friedman, que fue profesora del departamento de psicología de la Universidad Estatal de Utah de 1995 a 2014. Hoy en día, la Dra. Friedman es una frecuente presentadora en conferencias de entrenamiento y comportamiento animal, siempre promoviendo el uso del Análisis de Comportamiento Aplicado – la tecnología de cambio de comportamiento, desarrollada originalmente para aplicaciones de comportamiento humano – para trabajar con animales de todas las especies.

La Dra. Friedman comenzó su carrera en psicología hace 40 años trabajando con adolescentes con graves problemas de comportamiento en un centro de tratamiento residencial. Después de obtener un doctorado en educación especial, trabajó durante varios años en entornos de educación humana. Se involucró en el estudio del comportamiento animal después de obtener loros como mascotas para sus hijas jóvenes.

“Cuando leí la literatura sobre cómo cuidar e interactuar con los pájaros, me horrorizó la densidad de la niebla cultural sobre cómo funciona el comportamiento”, dice el Dr. Friedman. En ese momento, el campo del entrenamiento de loros estaba aún más densamente poblado con métodos basados en el castigo que el entrenamiento de perros, y la mayoría de los consejos que se podían encontrar se centraban en deshacerse del problemático (mayormente agresivo) comportamiento de los loros.

En el Análisis Aplicado de Conducta (ABA), el objetivo es desarrollar procedimientos que produzcan cambios objetivamente medibles en la conducta. En los seres humanos, el trabajo puede estar dirigido a aumentar la cantidad de tiempo que un niño hiperactivo se centrará en los deberes, o a aumentar el número y la calidad de las habilidades de autocuidado personal (cepillarse los dientes, bañarse) que se puede esperar que realice un niño autista. Dada su experiencia en el uso del ABA para ayudar a los humanos a aumentar la incidencia de sus comportamientos socialmente aceptables o personalmente beneficiosos, la Dra. Friedman vio inmediatamente que los mismos principios podían ser usados para ayudar a los animales a cambiar su comportamiento también.

“Empecé a escribir sobre la ciencia del cambio de comportamiento y su enfoque básico: que el comportamiento es siempre condicional. Para cambiar el comportamiento necesitamos cambiar las condiciones – ¡no el animal! – haciendo que el comportamiento correcto sea más fácil y más reforzado. La pregunta equivocada es cómo detener el comportamiento problemático. La pregunta correcta es: “¿Qué quieres que haga el aprendiz en su lugar? ”

El Dr. Friedman comenzó a escribir y a presentar información a las audiencias de entrenamiento de animales, explicando los beneficios y fortalezas del uso del ABA para enseñar a los niños con desórdenes severos de comportamiento, y sugiriendo que el mismo enfoque puede ser tomado con animales de cualquier especie.

Uno de los estándares más básicos para los educadores profesionales del ABA es usar los procedimientos más positivos y menos intrusivos que sean efectivos para enseñar nuevos comportamientos. El Dr. Friedman explica que este estándar se mantiene en las leyes federales públicas que protegen a los niños, así como en las Directrices de Conducta Responsable para Analistas de Conducta. Ella propone,

“Seguramente una jerarquía de intervención similar, tanto ética como factible de implementar, sería en el mejor interés de los animales de compañía, sus cuidadores y los profesionales que trabajan con ellos para resolver los problemas de conducta”, dice. “Seleccionando los procedimientos menos intrusivos y efectivos (es decir, basados en el refuerzo positivo y el empoderamiento) aumentamos la humanidad de nuestras intervenciones sin comprometer nuestros objetivos de aprendizaje”.

Hoy en día, el Dr. Friedman mantiene una agenda muy ocupada, presentando conferencias y talleres de comportamiento a todo tipo de profesionales y entusiastas del comportamiento animal y del entrenamiento. Es miembro de la facultad de la Expo Clicker de Karen Pryor y su curso en línea, “Vivir y aprender con animales para profesionales del comportamiento”, ha proporcionado una difusión aún más amplia de prácticas de cambio de comportamiento efectivas y humanas a estudiantes de más de 30 países.

“El poder de controlar los propios resultados es esencial para la salud del comportamiento”, dice la Dra. Friedman con frecuencia a su público, usando ejemplos de muchas especies de animales en cautiverio, desde mamíferos marinos en “parques marinos” hasta periquitos en jaulas (y, sí, incluyendo los perros en nuestros hogares). “La investigación demuestra que, en la mayor medida posible, los animales deben tener el poder de usar su comportamiento para controlar eventos significativos en sus vidas. Cuando la falta de control se convierte en un estilo de vida, puede resultar en comportamientos aberrantes”.

Creo que la tesis del Dr. Friedman explica muchos casos de ansiedad por separación canina, agresión y otros comportamientos que indican la infelicidad de nuestros perros y causan problemas a los dueños de los mismos. Tal vez podamos ayudar a nuestros perros a ser emocionalmente más saludables encontrando maneras de darles más opciones en su mundo.

Darle forma a nuestros perros para que hagan elecciones

Una forma de incorporar más opciones y poder en la vida diaria de nuestro perro es a través de la formación y otras técnicas de enseñanza positiva, donde el adiestrador establece problemas para que el perro los resuelva.

En los ejercicios de modelado, el perro debe averiguar qué comportamiento ofrecer para obtener un regalo de su entrenador. Puede tratarse de un comportamiento simple como “sentarse”, o puede ser un desafío cognitivo complejo como “coincidir con la muestra”, en el que el perro indica un color, una forma o un objeto que coincide con la “muestra” que se le ha proporcionado. Cuando el perro resuelve el problema y ofrece el comportamiento que le da un refuerzo, puedes escuchar a su maestro/entrenador elogiarlo con entusiasmo con “¡Buena elección!” Muchas elecciones de comportamiento ocurren en las lecciones diarias de cualquier programa sin fuerza.

Pero los maestros caninos que promueven la elección y el empoderamiento tienen una visión mucho más grandiosa que las opciones básicas de resolución de problemas. Aquí hay otras formas en que se les ofrecen opciones a los perros para que tengan más control en sus vidas, con el objetivo de aumentar su salud conductual:

¿Quieres trabajar?

Algunos entrenadores ahora le hacen a su perro una versión de esta pregunta antes de embarcarse en cualquier ejercicio de entrenamiento. Si el perro se mueve de forma agradable o entusiasta hacia la tarea, la actividad continúa. Si el perro indica alguna reticencia a participar, la actividad se detiene, o el entrenador inicia una actividad diferente en la que el perro podría estar más entusiasmado de participar.

El juego de la cubeta

El entrenador Chirag Patel, con sede en Londres, desarrolló un protocolo que él llama “El Juego del Cubo”, en el que el perro tiene la oportunidad de indicar su elección de proceder con un procedimiento de cría – o no.

Patel, que tiene una licenciatura (con honores) en Ciencias Veterinarias del Real Colegio Veterinario de Londres, así como un certificado de postgrado en la Universidad de Lincoln en Comportamiento Clínico Animal (¡y tiene un Kelpie!), presentó el juego a los miembros del Gremio Profesional de Mascotas en su primera conferencia en noviembre de 2015, y su uso se está extendiendo como un incendio forestal. Un entrenador demostró el procedimiento en una reciente Academia de Modificación del Comportamiento de las Patas Pacíficas. Ahora soy un fanático, y lo compartiré con muchos de mis futuros clientes.

En el juego del cubo, el perro es reforzado para centrar su atención en el cubo (o la taza, o cualquier otro objeto pequeño utilizado como objetivo), y el adiestrador inicia los primeros pasos de la tarea de cría – quizás tocando los oídos del perro en preparación para la limpieza de los mismos. Si el perro quita su atención del cubo, la tarea se detiene – ¡al igual que el refuerzo! Si el perro permanece concentrado en el cubo (o vuelve la mirada al cubo), la tarea (y el refuerzo) continúa. El perro aprende que controla el procedimiento y, por lo tanto, se estresa menos en él y finalmente elige continuar el procedimiento mirando el cubo.

Una página de Facebook creada por Domesticated Manners para el Juego de la Cuchara describe el juego como una actividad que permite al perro indicar cuándo está listo para empezar, cuándo puede querer tomarse un descanso, cuándo quiere parar y cuándo quiere que su adiestrador vaya más despacio. “Este juego fue diseñado inicialmente para enseñar comportamientos esenciales de crianza, (aquellos que permiten a su perro participar activamente en su cuidado diario y veterinario). Pero pronto aprenderá cómo este juego puede ser integrado en su entrenamiento diario para ayudar a reducir los ladridos, aumentar la confianza y mejorar su relación en general”.

¿Por qué camino?

La próxima vez que saques a tu perro a pasear, ¿qué tal si le dejas elegir el camino? Cuando llegues al final del camino, déjalo decidir si gira a la izquierda o a la derecha. Si el camino se divide en el bosque, al menos a veces siga su pista en vez de decirle siempre por dónde ir. Deje que sea su camino.

¡Elige tú!

Si su perro no está acostumbrado a tomar decisiones con usted, puede enseñarle a entender el concepto de elección con este sencillo ejercicio de “Tú eliges”:

1. Sostén una golosina de alto valor en una mano, y una golosina de menor valor en la otra.
2. Muéstrele ambas golosinas a su perro con las manos abiertas. Puede olerlas, pero no le permita comerlas.
3. Cierra los puños, di “¡Tú eliges!” y ofrécele ambos a tu perro, con las palmas hacia arriba, a unos 15 centímetros de distancia.
4. Cuando él “escoja” una mano oliéndola primero, abre el puño y déjalo comer esa golosina.
5. Repita, usando varios premios de valor, asegurándose de que el premio de mayor valor no esté siempre en la misma mano.
6. Cuando su perro indique que entiende el juego por su pronta disposición a escoger una mano, generalícelo sosteniendo dos de sus juguetes y dejándole escoger uno. (Luego juegue con él con ese juguete como refuerzo para su elección.)
7. Generalizar aún más buscando oportunidades para pedirle que escoja, en qué dirección de la caminata, qué plato de comida, quizás incluso qué cuello y correa le gustaría llevar. Empiece a ofrecerle opciones verbales: “¿En el sofá o en el suelo? ¡Tú eliges!” “¿Dentro o fuera? ¡Tú eliges!”

¿Qué más?

Entonces… ¿a dónde vamos con todo esto? Hasta el final, con el enfoque basado en los bonos de Jennifer Arnold (ver “Un enfoque basado en los bonos para el entrenamiento de perros”), donde realmente enseñar a tu perro a hacer conductas específicas se convierte en algo secundario para desarrollar tu relación con él? ¿O hay, tal vez, un punto intermedio, donde somos mucho más sensibles al papel que juegan las relaciones en nuestras vidas con nuestros perros, mientras seguimos usando métodos de entrenamiento basados en lo positivo para ayudarles a aprender los comportamientos que necesitamos que conozcan para vivir felizmente con los humanos?

Nos encantaría escuchar tus pensamientos. ¿Qué opina de la idea de darle a su perro más opciones y poder en su vida? ¿Qué oportunidades puede identificar en su vida con su perro en las que podría ofrecerle más opciones? ¿Tiene ejemplos que le gustaría compartir de experiencias de elección que ha tenido con su perro? Por mucho que nos estire el cerebro, estamos entusiasmados con este paso adelante en el mundo del entrenamiento y el comportamiento de los perros. ¿Lo estáis?

La autora Pat Miller, CBCC-KA, CPDT-KA, es la Editora de Entrenamiento de WDJ. Ella y su esposo Paul viven en Fairplay, Maryland, donde se encuentra su centro de entrenamiento Peaceable Paws, donde Pat ofrece clases de entrenamiento de perros y cursos para entrenadores. Miller también es autor de muchos libros sobre entrenamiento positivo. El más reciente es “Cuidado con el perro”: Positive Solutions for Aggressive Behavior in Dogs (Dogwise Publishing, 2016).

Deja un comentario