Tomando medidas para que las visitas al veterinario sean menos estresantes para su cachorro

Tomando medidas para que las visitas al veterinario sean menos estresantes para su cachorro

Afrontémoslo: La mayoría de los perros no están locos por ir al veterinario. ¿Y por qué deberían estarlo? Después de todo, las visitas al veterinario son estresantes en el mejor de los casos. A menudo significan un nuevo ambiente, suelos resbaladizos, y mesas de examen aún más resbaladizas. Las oficinas de los veterinarios están llenas de olores extraños, sonidos aterradores, gente extraña y animales desconocidos. Además, los pinchazos a los que son sometidos pueden ser incómodos y a veces incluso dolorosos. Puede ser abrumador incluso para el perro más tranquilo.

Razonar con tu perro puede ayudar a algunos (“Oh, cariño, es por tu propio bien!”). Pero lo que ayudará aún más es acostumbrar a su perro a los tipos de experiencias que es probable que encuentre en las visitas al veterinario. Los siguientes siete consejos pueden ayudarle a su perro a aprender a tolerar el ocasional examen de salud de “perro bueno”. También ayudarán a su perro a estar mejor preparado para aceptar el tratamiento médico necesario en caso de una enfermedad o lesión grave.

1. Lleva a tu perro a la oficina del veterinario, sólo para saludarlo.

Tomando medidas para que las visitas al veterinario sean menos estresantes para su cachorro

“Una de las mejores cosas que puedes hacer”, dice E.V. Sharp, DVM, del Hospital Veterinario Creekside en Soquel, California, “es pasarte de vez en cuando. Traiga a su perro, péselo y salga de nuevo”. Los lugares nuevos a veces producen ansiedad, sólo porque son nuevos. Pasar por aquí de vez en cuando reduce la ansiedad de tu perro, simplemente transformando la consulta del veterinario de un entorno desconocido a uno conocido.

Mejor aún, llévese algunas delicias, preferiblemente algo que sea increíblemente especial para su perro como un filete o unos perritos calientes. Pídale al recepcionista, al veterinario, e incluso a su veterinario que le dé a su perro algunos premios también. Si tiene un cachorro, comience las visitas al veterinario “social” lo antes posible. Pero no se preocupe si tiene un perro mayor o un perro que ya está preocupado por las visitas al veterinario. Las visitas sociales divertidas y felices también pueden reducir drásticamente el nivel de estrés de un perro adulto.

Asegúrate de llamar antes y dile a tu veterinario lo que quieres hacer. Pregunte si hay un buen momento para pasar por unos minutos. Asegúrate de que tu visita social sea conveniente para el veterinario y el personal de la oficina. También querrá asegurarse de que no se trata de una emergencia o una enfermedad infecciosa en el momento de su visita.

2. Tómese el tiempo de tocar a su perro en todas partes, todos los días! 3. Acostumbrar a su perro a que lo toquen por todas partes es esencial para la comodidad de su perro durante un examen. En un examen de rutina, un veterinario puede mirar a los ojos, oídos y boca de su perro, escuchar su corazón y pulmones, tocar y examinar su vientre, manipular sus articulaciones y tomarle la temperatura. Los perros que son manipulados, acariciados y tocados diariamente serán menos propensos a percibir esto como invasivo, y más propensos a considerarlo como un toque afectivo (¡si es que es algo personal!).

Además, cuando pase regularmente tiempo tocando a su perro, será más probable que note cambios como bultos, hinchazón o sensibilidad que pueden indicar problemas de salud.

Una gran manera de ayudar a su perro a aprender a tolerar que lo manejen es hacerlo parte del juego y la relajación. Cuando juegue a juegos ruidosos como ir a buscarlo, luchar o tirar de la cuerda con su perro, puede fomentar el juego y ayudar a su perro a tolerar el tacto mediante palmadas de juego, arrugando su pelaje y dando una suave paliza. Cuando pases un tiempo tranquilo con tu perro, acarícialo y acarícialo por todas partes. Juega con las orejas, el hocico, la barriga y la cola de tu perro. Intenta sostener la pata de tu perro mientras le frotas la barriga. Masajea sus hombros y caderas. Acaricie las orejas de su perro y coloque suavemente su dedo dentro de las orejas. Tóquele alrededor de las patas y entre los dedos de los pies.

Tomando medidas para que las visitas al veterinario sean menos estresantes para su cachorro

“También es buena idea pellizcarlos de vez en cuando”, dijo el Dr. Sharp. No es difícil, pero lo suficiente para que un pequeño pinchazo de aguja para las vacunas o la extracción de sangre no sea una experiencia totalmente inusual.

Otra parte muy importante de esta rutina es tomar nota de los puntos sensibles de su perro. La mayoría de los perros tienen uno o más puntos donde prefieren no ser tocados. A algunos perros no les gusta que les toquen las patas. A otros puede no gustarles que les toquen las caderas, las orejas o la cola.

Puedes ayudar incluso al perro más reacio a aceptar el manejo de las zonas sensibles con un poco de paciencia y algunos grandes premios. Tenga a su perro cerca de usted en una posición cómoda. Luego alimente a su perro con sus golosinas favoritas mientras toca brevemente el punto sensible. Por ejemplo, si su perro es sensible al manejo de sus patas, acaricie suave y rápidamente la pata de su perro y luego dele una rebanada de perro caliente u otra gran golosina. Una vez que tu perro esté contento con el breve toque (¡porque sabe que el perrito caliente va a venir!), puedes dejar tu mano en su pata un poco más de tiempo antes de darle la golosina. Gradualmente trabaje hasta sostener la pata, luego déle un suave apretón, y eventualmente toque entre los dedos de los pies. (Para más detalles sobre esta técnica, vea “Acondicionamiento Clásico”, WDJ Junio 2001).

No intente apurarse o empujar a su perro a hacer algo que sea incómodo. El objetivo es ayudar a su perro a aprender a aceptar o incluso a disfrutar de que lo toquen en todas partes. Si su perro muestra alguna agresión cuando lo tocan, consulte a un especialista en comportamiento para que le ayude a resolver el problema.

Cuando su perro esté contento de que lo toquen por todas partes, pídale a sus amigos, a un entrenador o a otros miembros de la familia que también lo toquen. Cuanto más acostumbrados estén los perros a ser manipulados por diferentes personas, más fácil será para ellos ser manipulados durante las visitas regulares al veterinario o en caso de enfermedad.

¿Recuerdas cuando eras niño y querías vestir a tus animales? ¡Eso también puede ayudar! “Si a su perro le gusta, póngale cosas”, dijo el Dr. Sharp, riéndose de la idea. Pañuelos, suéteres para perros, escarpines, mochilas para perros y otros artículos pueden ayudar a su perro a aceptar cosas como vendas o collares isabelinos si alguna vez lo necesita.

3. Juega con la boca de tu perro. “Probablemente lo más difícil con lo que tratamos regularmente son los perros que no están acostumbrados a que les manipulen la boca”, dice el Dr. Sharp. Ella recomienda cepillar los dientes de su perro regularmente para ayudarles a acostumbrarse a tener la boca manejada. “¡Realmente vale la pena! Es bueno para el perro y el veterinario. También puede prolongar el tiempo entre las limpiezas de dientes”. Con algunos perros, el Dr. Sharp señala, incluso puede significar la diferencia entre poder realizar las limpiezas dentales con el perro despierto y tener que darle anestesia al perro.

En opinión del Dr. Sharp, no es tan importante cepillarse bien los dientes como hacerlo. Incluso cepillarse el exterior de los dientes puede hacer una gran diferencia. Siempre use pasta dental canina; la pasta dental de la gente no es segura para los perros. Además, los grandes sabores disponibles en la pasta dental para perros, como el pollo, la carne de vacuno o la malta, pueden hacer que el cepillado sea aún más agradable para su perro.

Otro buen ejercicio es abrir la boca de su perro, mirar hacia adentro, y luego inmediatamente meterle un bocadillo en la boca. Su perro aprenderá que el hecho de que usted abra la boca significa que las golosinas están llegando.

Los perros también pueden aprender a disfrutar de la manipulación de sus bocas si te untas un poco de mantequilla de maní, yogur o requesón en el dedo y luego frotas el dedo sobre las encías del perro o a lo largo del paladar. Su perro se acostumbrará a tener los dedos en la boca, además de que tendrá un sabor especial.

4. Acostumbre a su perro a ser inclinado, sujetado y recogido. Incluso los perros que son manejados regularmente pueden tener un momento difícil cuando alguien se inclina sobre ellos, los sostiene o los levanta – ¡comprensiblemente! Pero durante las visitas rutinarias al veterinario y especialmente durante una emergencia, puede ser necesario levantar a su perro sobre una mesa, el veterinario tendrá que inclinarse sobre su perro, y puede ser necesario sujetarlo para vacunas o exámenes, así como para procedimientos de emergencia.

Inclinarse sobre su perro desde varias posiciones en el juego y otras actividades puede ayudarle a aprender a aceptar este comportamiento de los humanos. Además, puede ayudar a su perro a tolerar que lo sostengan con comportamientos afectuosos cotidianos. Por ejemplo, si a su perro le gusta un buen masaje en la barriga, intente pasarle el hombro para que se la frote. En nuestra casa, por ejemplo, rutinariamente besamos la parte superior de la cabeza de nuestros perros, nos acercamos a sus hombros para frotarles la barriga y les damos grandes y suaves abrazos de oso. Todas estas actividades son divertidas, y ayudan a nuestros perros a aceptar e incluso disfrutar de ser inclinados y sujetados (¡además recibimos muchos besos de perro a cambio!).

Los perros más pequeños están más acostumbrados a ser llevados, pero para algunos perros más grandes, la única vez que se les recoge físicamente es en la oficina del veterinario. Eso en sí mismo puede ser una experiencia traumática. Puede establecer tiempos de entrenamiento específicos para familiarizar a su perro con el hecho de ser levantado, o puede incorporar esto en las actividades regulares. Por ejemplo, cuando asees a tu perro, considera la posibilidad de levantarlo sobre una mesa baja. Si no está seguro de cómo levantar a su perro correctamente (por su seguridad y la de él), pida a su veterinario, peluquero o entrenador que le muestre cómo levantar a su perro de forma fácil y segura.

5. Enséñele a su perro a sentarse, pararse, acostarse y darse vuelta. El entrenamiento básico puede ayudar a reducir el estrés de su perro en la clínica veterinaria. Su perro estará mucho más relajado si le pide que mueva su propio cuerpo, en lugar de tener que empujar, tirar o engatusar a su perro para que se ponga en posición.

Las conductas básicas que son esenciales para facilitar los exámenes veterinarios incluyen:

Tomando medidas para que las visitas al veterinario sean menos estresantes para su cachorro

– Siéntese y baje. Debido a que muchos perros quieren caerse o escabullirse en lugar de quedarse quietos, saber que se sientan y se bajan puede facilitar tanto a su perro como al veterinario durante un examen.

– Relájate. También conocido como “rodar de lado”, este truco es genial para posicionar a los perros cuando el veterinario necesita examinar sólo un lado de su perro.

– Póngase de pie. Esta es otra posición básica que es buena para exámenes específicos. Además, es más fácil levantar a tu perro de un soporte si necesitas levantarlo sobre la mesa.

– Gira. Los veterinarios a menudo quieren girar a su perro para que mire en otra dirección en la mesa. En lugar de tener que mover físicamente a su perro, un simple comportamiento de giro (con cuidado si están sobre una mesa) puede eliminar la necesidad de tener que manipularlos físicamente en su posición.

Algunos otros comportamientos que también pueden ser útiles incluyen:

– “Toque” o “Objetivo”. Si su perro está entrenado para tocar su mano con su nariz en el momento justo (ver “Justo en el blanco”, WDJ Marzo 2001), entonces puede usar un toque de mano para ayudar a mover o posicionar su perro, o para mover su cabeza arriba o abajo. También puede ser útil para ayudar a los perros si necesitan gotas para la nariz!

– Agitar. También llamado “dame una pata”, este ejercicio puede ayudar a convertir los exámenes de los pies en una actividad divertida para su perro!

– Mírame. Cualquier tipo de ejercicio de contacto visual es una buena herramienta para girar la cabeza en una dirección particular, pero también es un gran ejercicio para mantener a su perro ocupado mientras lo examinan.

6. Familiariza a tu perro con un bozal y una caja, por si acaso. Acostumbrar a tu perro a llevar un bozal suave no significa que tu perro sea malo, o que necesariamente morderá. Para algunos perros, el uso de un bozal es una buena manera de garantizar la seguridad si el veterinario necesita examinar un lugar sensible. Y, incluso los perros dulces, gentiles y bien socializados pueden morder cuando se sienten amenazados, asustados o heridos; es una reacción instintiva y normal. Además, un perro que está gravemente enfermo o que ha sufrido una lesión dolorosa puede atacar sin darse cuenta de lo que está haciendo.

Comprar un bozal suave (el tipo de tela con una abertura en el extremo que permite a su perro tomar golosinas mientras lo lleva puesto) y ayudar a su perro a aprender a llevarlo cómodamente puede convertirse en un juego divertido, y asegurará que su perro esté preparado, por si acaso.

Para ayudar a su perro a aprender a usar un bozal, simplemente sostenga un bocadillo en la parte de la “nariz” del bozal. Deje que su perro se meta la nariz y tome el bocadillo. Haga que su perro haga esto varias veces al día durante una semana o más. Cuando su perro se excite al ver el bozal (porque sabe que significa golosinas), puede ponérselo durante unos segundos, darle una o dos golosinas y luego quitárselo. Después de una semana o más en esta etapa, puedes empezar a dejarlo puesto durante unos segundos cada vez y aumentar gradualmente el tiempo. Que este juego siga siendo divertido!

Una vez que su perro pueda llevar el bozal cómodamente durante unos minutos, puede guardarlo y sacarlo de vez en cuando para recordarle a su perro lo divertido que es llevar el bozal. Entonces, si su perro necesita usar el bozal durante una emergencia, estará preparado.

El entrenamiento de la caja de su perro es igualmente importante. Las cajas no sólo son una ayuda maravillosa para el entrenamiento en casa, también son cómodos dormitorios y proporcionan compartimentos de viaje seguros. La capacidad de su perro para instalarse en una jaula puede significar la diferencia entre un perro estresado y un perro cómodo si alguna vez necesita pasar la noche en el hospital veterinario.

“Realmente podemos saber cuando un perro está entrenado en una caja”, dijo el Dr. Sharp. “Los perros que están entrenados en una caja, entran y se acuestan”. Los perros que no están entrenados en jaulas suelen ladrar o llorar cuando están encerrados.

7. Emplea libremente golosinas y juguetes. Cuando lleve a su perro al veterinario para un examen regular o para el tratamiento de una enfermedad, asegúrese de llevar golosinas o juguetes para ayudar a reforzar el buen comportamiento de su perro. Sea generoso con sus recompensas y haga saber a su perro cuando esté haciendo un buen trabajo.

Use juguetes para masticar para ayudar a los perros que tienden a “esconderse” en la sala de espera; esto ayuda a muchos perros a sentirse más seguros y protegidos. Algunos perros se acostarán debajo de una silla (preferiblemente detrás de sus pies) con un juguete masticable y se acomodarán hasta que sea su turno de ver al veterinario. También puede probar el TTouch u otros tipos de masaje relajante para ayudar a su perro a “desestresarse” mientras está en la sala de espera (ver “Un Tacto Calmante”, WDJ Mayo 1999).

Muchos perros que están nerviosos en la oficina de un veterinario lo hacen muy bien cuando se les da un “trabajo”. Se me conoce por recorrer todo el repertorio de “trucos” de mis perros en la sala de espera porque mantiene a mis perros de trabajo de alta energía concentrados y relajados.

Su veterinario también puede encontrar útil emplear el juguete o golosina favorita de su perro. La Dra. Sharp recuerda haber tratado con un Border Collie cuya reacción al estrés se manifestó a través de la agresión; ¡le ganó jugando a la pelota con él en la sala de examen! “Era un perro Flyball”, dijo la Dra. Sharp, “y jugar a la pelota rompió totalmente con su comportamiento agresivo”.

¡Sigue con el buen trabajo! Después de que tu perro se haya acostumbrado y entrenado para las visitas al veterinario, es una buena idea continuar con tu manejo diario y pasar ocasionalmente por la clínica veterinaria sólo para decir “hola”. Y, si a su perro le ha ido bien en el veterinario y de repente, después de una visita traumática, hace un retroceso emocional, ¡no se preocupe! Sólo lee estos consejos y vuelve a familiarizar a tu perro con los diferentes elementos que intervienen en las visitas al veterinario. Puede ayudar a su perro a recuperarse y aprender a relajarse de nuevo durante los exámenes veterinarios regulares.

También con este artículo Haga clic aquí para ver “Sacar el máximo provecho de una visita al veterinario”.

-por Mardi Richmond

Mardi Richmond vive en Santa Cruz, California, donde da clases de Agility for Fun y escribe sobre perros. Es la coautora de Ruffing It: The Complete Guide to Camping with Dogs.

Deja un comentario