¿Pueden los gatos comer comida para perros o es malo para ellos?

¿Qué pasará si un gato come comida para perros? ¿Es seguro que los gatos coman comida para perros? ¿Puede el alimento para perros sustituir al alimento para gatos?

Antes de empezar con los detalles, aquí hay un hecho rápido: la mayoría de los gatos ni siquiera se sentirán tentados a probar la comida de perro, y mucho menos a masticarla regularmente.

La comida para perros es muy diferente de la comida para gatos.

Pero en cuanto a sus preguntas…

¡NO! Los gatos no deberían comer comida para perros. La alimentación regular puede ser fatal.

Los gatos y los perros tienen necesidades nutricionales MUY diferentes. Los perros son omnívoros, mientras que los gatos son carnívoros. Por lo tanto, los caninos y los felinos necesitan diferentes tipos de alimentación para crecer y prosperar.

¿Cómo y por qué la comida para perros es mala para los gatos?

Para empezar, los ingredientes que se encuentran en la comida para perros no son de ninguna manera peligrosos o insalubres para tu bola de pelo felino. Por el contrario, ofrecen tantos nutrientes y alimentación como cualquier alimento debería ofrecer. Lamentablemente, las cantidades de nutrición en la comida para perros no satisfacen la necesidad esencial de un gato de alimentarse adecuadamente.

Los gatos dependen de la vitamina B, A, C, la taurina, los ácidos y grasas saludables y muchas proteínas para sobrevivir.

Como sus pequeños cuerpos no pueden producir estos ingredientes por sí mismos, su comida debe ofrecer muchos de estos ingredientes/suplementos, de lo contrario permanecerán desnutridos y subdesarrollados.

A veces los gatos necesitan vitaminas y suplementos adicionales, incluso si su dieta se compone de comidas bien equilibradas.

De todas las vitaminas y ácidos que se encuentran en la comida para gatos, los más esenciales son la vitamina A y el aminoácido taurina. Los caninos pueden producirlos por sí mismos, pero los gatos los necesitan como suplementos adicionales a su dieta. Son vitales para un felino y sin ellas su gato puede desarrollar varias enfermedades cardíacas.

Una simple explicación y los riesgos y consecuencias

Aquí está la respuesta corta – la comida de perro carece de suficientes vitaminas, proteínas, productos cárnicos y taurina.

Al comer comida para perros, su gato sufrirá de muchas formas desagradables que afectarán a su pelaje, su vista, su metabolismo, sus riñones, su sistema reproductivo y su corazón.

Sin una dieta bien equilibrada que consista en comida especial para gatos bebés, gatos adultos, gatos mayores o razas exóticas, su gatito de interior permanecerá desnutrido y propenso a enfermedades peligrosas.

Además de todo esto, su gato de interior necesita mucho más alimento que el salvaje, ya que el de exterior probablemente se complementará con ratones de caza y otros animales pequeños, como ha evolucionado para hacerlo. Así que la comida de perro dañará al gato de interior aún más.

Otra razón por la que la comida de perro es mala para los gatos es la falta de humedad.

Un perro puede sentir cuando se está deshidratando, así que si la comida está un poco seca, puede beber. El sentido de deshidratación de un gato no está tan desarrollado, por lo que puede no darse cuenta de que la comida lo está deshidratando y puede sufrir las consecuencias.

La comida enlatada húmeda de su gato ofrece suficiente humedad para mantener el organismo de su gatito bien hidratado, mientras que la comida para perros simplemente no está diseñada para satisfacer las necesidades de consumo diario de agua de una criatura felina. Y la deshidratación puede provocar muchos problemas de salud.

Además, los gatos también necesitan dietas especiales basadas en su raza y edad. Por ejemplo, los gatos exóticos como el Sphynx tienen diferentes necesidades nutricionales que las razas notoriamente grandes como el Maine Coon.

Por último, pero no menos importante, viene el factor del sabor.

La comida para gatos está diseñada para tener un mejor, más rico y completo sabor debido a sus proteínas, vitaminas y diversos ingredientes de la carne, mientras que la comida para perros tiende a ser más insípida, más plana, más aburrida y básicamente insípida en comparación con una comida típica para gatos.

Por lo tanto, su gato no estará realmente tentado de probar un tazón de comida enlatada o seca para perros, independientemente de su olor y sustancia.

Sin embargo, muchos gatos pueden sentir la necesidad de probar el tazón del perro por simple curiosidad o venganza. Entonces, ¿qué pasará si su gatito come comida para perros?

Si es un mordisco de una sola vez, tu gato no se verá afectado por él.

Sin embargo, la comida de perro es potencialmente letal para los gatos a largo plazo.

Por lo tanto, el alimento seco o enlatado para perros debe estar fuera del alcance de su gato en todo momento. Si su amigo felino se niega a sacar el dedo del pie de su bol y busca la comida del perro, se atasca en varios tipos de comida para gatos para asegurarse de que su gato ya no se sienta tentado.

Deja un comentario