¿Pueden los perros comer comida para gatos? ¿Es seguro o es malo para ellos?

¿Qué pasará si un perro come comida para gatos? ¿Es la comida para gatos mala o segura para los perros?

Bueno, hay dos respuestas. Útil, lo sé, ¿verdad?

Sí y no.

Esta es la respuesta corta: la comida para gatos no es mala para los perros de una sola vez. Sin embargo, puede ser realmente mala para ellos a largo plazo.

¿Cómo y por qué la comida para gatos es mala para los perros?

Bueno, antes de profundizar en los detalles desagradables, dejemos algo claro – los gatos y los perros tienen necesidades nutricionales MUY diferentes y diferentes formas de absorber la comida que están comiendo.

Mientras que los gatos son carnívoros naturales y necesitan muchos productos de carne cruda, ácidos saludables y tiamina, los perros no son así.

Los perros son criaturas omnívoras y no pueden vivir sólo de carne, a diferencia de los gatos.

Los gatos necesitan mucha vitamina A, vitamina C, tiamina y proteínas de la carne verdadera, porque no pueden producir este tipo de suplementos nutritivos por sí mismos.

Por otro lado, el cuerpo de un perro es perfectamente capaz de producir suficientes niveles de vitamina C y vitamina A por sí mismo. Por lo tanto, la comida de perro carece del mismo tipo de nutrición que ofrece la comida de gato.

Entonces… ¿Es realmente malo para los perros? ¿Cuáles son las consecuencias y los efectos secundarios?

En cuanto al consumo a largo plazo, puede tener consecuencias bastante graves. Según PetMD, los perros que entran en la comida de los gatitos regularmente tienen un mayor riesgo de desarrollar pancreatitis, que puede ser fatal.

Debido al hecho de que los perros necesitan un equilibrio especial entre grasa, fibra y proteína, la comida para gatos no satisface las necesidades nutricionales de la comida para perros.

Los productos cárnicos crudos, el exceso de tiamina, la grasa, así como el exceso de proteínas en la comida para gatos, afectarán al estómago de un canino de forma negativa y problemática, lo que a la larga llevará a diversas enfermedades que afectarán al metabolismo del perro, los dientes, los riñones, el hígado y el estómago.

¿Pero por qué a los perros les gusta la comida seca y enlatada para gatos?

La comida para gatos contiene más grasas, más humedad y más sabor que la comida para perros debido a las fibras especiales, los productos derivados de la carne y las vitaminas y ácidos saludables adicionales.

Por lo tanto, si estás planeando tener un perro y un gato, siempre debes tener en cuenta que el alimento para gatos debe mantenerse fuera del alcance de tu amigo canino.

Tu gatito no se sentirá tentado de probar la comida para perros porque no huele ni sabe tan bien como la comida para gatos. Sin embargo, si su perro prueba la comida para gatos, comenzará a desearla cada vez más. Por otro lado, al gato tampoco le gustará el hecho de que el perrito esté comiendo de su tazón.

Hay varios signos que muestran que los perros no pueden manejar la comida de los gatos.

La diarrea y los vómitos son los efectos secundarios más comunes que la comida para gatos tiene en los perros. Con el tiempo, los síntomas empeorarán y la comida para gatos comenzará a afectar el metabolismo del perro de otras maneras desagradables y que ponen en peligro la vida.

En resumen, la comida para gatos es mala para los perros a largo plazo, pero puede provocar problemas de comportamiento incluso con los primeros atracones, por lo que es mejor mantener al perro alejado de la comida para gatos.

Si quieres cuidar a un amigo canino y a una bola de pelo felina en la misma casa, asegúrate de tener puestos de alimentación separados y de vigilar siempre las cosas que tu perro está masticando.

Deja un comentario