Comportamientos no deseados de los perros

El comportamiento reactivo de un perro puede ser alarmante y frustrante para su dueño, además de perjudicar la relación canino-humana. La mayoría de nosotros adoptamos nuestros perros con la esperanza de compartirlos con el resto del mundo – en paseos, en picnics familiares, en eventos alrededor de la ciudad, y a veces en competencias caninas. No es tan divertido cuando tienes que dejar a tu familiar canino en casa porque ladra, salta, se abalanza, e incluso intenta morder a otros perros. Aquí hay cinco cosas que puedes hacer cuando tu vagabundo reactivo se vuelve loco en lugares públicos:

288

1.)

Contenido del artículo

Mantén la calma. Si se enfada, se pone histérico, es ruidoso o violento, sólo se añade el estrés que le ha puesto sobre su umbral emocional. Por muy horripilante que sea su exhibición, su emoción sólo lo empeora para él. Pruebe la “respiración cuadrada”: inspire durante tres segundos; manténgalo durante tres segundos; espire durante tres segundos; manténgalo durante tres segundos; repita.

2.)

Vete. Cuando tu perro está teniendo un gran arrebato emocional, lo mejor que puedes hacer en ese momento es llevártelo. Está emocionalmente fuera de control, y todas tus súplicas para “sentarse” o “acostarse” son inútiles; literalmente es incapaz de procesar tus señales. La parte del proceso de pensamiento de su cerebro no funciona.

3.)

Crear distancia. Si no puedes salir por alguna razón, al menos pon distancia entre tu perro y cualquier otro perro en el área. La mayoría de los perros tienen una “distancia umbral”, una distancia a la que son capaces de mantener el autocontrol. Puede estar tan cerca como 20 pies o tan lejos como 100 yardas – y puede variar un poco de un día a otro. Encuentra la distancia de umbral de tu perro y trata de mantenerte al menos tan lejos de otros perros.

4)

Usar una barrera visual. La mayoría de los perros reactivos son más estimulados por la vista de otro perro. Intente poner una barrera visual entre su perro y lo que sea que lo excite. Puede usar su propio cuerpo, interponiéndose entre él y los demás. O, entrénelo para que se ponga detrás de usted y se siente cuando vea a otro perro a la distancia. Busca un seto que puedas pisar con tu perro, o un muro, cerca o edificio que bloquee su vista. Incluso puedes llevar un paraguas para abrirlo, para ponerlo delante de él y bloquear su acceso visual a otros perros.

Si su excitación es una reacción al sonido de otros perros, pruebe MuttMuffs, disponible en safeandsoundpets.com, para amortiguar el volumen de los sonidos que puede oír. (¡Cuidado! Tampoco podrá oír los vehículos que se acercan, ni otros sonidos que le ayuden a mantenerse a salvo).

5.)

Enséñale una salida de emergencia. Haz que sea un juego divertido al que se juega cuando no hay otros perros presentes. Tu entrada debe ser algo que se preste a un juego feliz, como “¡Whee!” o “¡Corre, espera!” Enséñalo cuando tu perro camine contigo con la correa diciendo el taco en voz alta, feliz y alta y luego haciendo un giro de 180 grados y corriendo tan rápido como puedas en la dirección opuesta por lo menos 20 pies. Su perro debería estar galopando felizmente detrás de usted.

Cuando te detengas, lanza golosinas, juega al tira y afloja, lanza una pelota para que la atrape o haz que se dedique a otra actividad de juego favorita. El objetivo es darle una asociación tan positiva con su taco de “huida” que no piense en excitarse al ver al perro que acaba de salir de detrás de un coche aparcado. Después de enseñarle el juego, puede usarlo cuando un perro aparece de repente dentro de su distancia de umbral.

Por supuesto, la mejor solución de todas para un perro seriamente reactivo es modificar su comportamiento, ya sea usando el clásico contra-condicionamiento (Ver “Reactores Nucleares”, WDJ Noviembre 2003), o el condicionamiento operante (Ver “Construir un mejor comportamiento”, Mayo 2008 y “CAT Revisited”, Diciembre 2009). Entonces podrás ir a ese picnic familiar o a la prueba de agilidad, ¡no te preocupes!

Pat Miller, CPDT-KA, es la Editora de Entrenamiento de WDJ. Miller vive en Fairplay, Maryland, donde se encuentra su centro de entrenamiento de Peaceable Paws. Pat también es autora de muchos libros sobre el entrenamiento positivo de perros.

Deja un comentario