¿Los collares de descarga eléctrica dañan a los perros?

¿Utiliza una valla subterránea de descarga eléctrica para contener a su perro? ¿Está considerando instalar una? Espero que al leer esto cambie de opinión.

Cada vez más vecindarios prohíben o limitan el uso de cercas, y mientras esto ocurre, el uso de estos perímetros de descarga eléctrica no visibles ha aumentado drásticamente. Los fabricantes y minoristas afirman que estos productos son medios humanos y efectivos para confinar a los perros de forma segura sin alterar la estética de los vecindarios. Las compañías que venden estos productos generalmente apuntan a familias que:

  • Viven en grandes trozos de tierra
  • No quieren perder su “vista”
  • Están buscando una alternativa más barata que la esgrima,
  • Viven en vecindarios que prohíben las cercas o requieren estilos decorativos costosos

Dreamstime_m_38330830

Los especialistas en comportamiento canino moderno generalmente están de acuerdo en que estos productos no son seguros ni humanitarios para los perros o los humanos. Muchos profesionales del entrenamiento y el comportamiento de los perros han concluido que estos productos son la fuente de muchos comportamientos basados en el miedo, incluyendo la agresión, y que sólo son tan efectivos como el dolor y el miedo que infligen a los perros que viven detrás de ellos.

¿Cómo funcionan los collares de descarga eléctrica?

Contenido del artículo

Un perímetro de electrochoque no visible consta de tres componentes: un cable, un transmisor y un collarín de púas.

El cable está enterrado bajo el suelo, rodeando el área en la que el perro debe ser confinado, o desde la que se le prohíbe entrar. Por lo general, la ubicación del cable enterrado se marca inicialmente con una serie de banderas insertadas en el suelo en una línea.

El transmisor, instalado cerca del cable enterrado, emite señales de radio que viajan a lo largo del cable.

El collar ajustado del perro contiene un pequeño receptor de radio, que recibe las señales del transmisor cuando el perro (y el receptor) se encuentran a una distancia determinada del cable enterrado. La piel del perro completa un circuito eléctrico, permitiendo que las puntas, típicamente de media pulgada o más de longitud, conduzcan la electricidad. Cuando el perro se acerca, pasa o se aleja del cable enterrado, recibe una descarga eléctrica.

¿Cómo se entrenan los perros con los collares de choque?

Tradicionalmente, se permite a un perro entrar (o se le anima a entrar) en la zona límite – la “zona de choque” – para recibir una descarga eléctrica. La unidad en el collar del perro hace un pitido justo antes de que el perro entre en la zona de choque. Esto se repite hasta que el perro indica claramente que no quiere entrar en la zona de choque (y por lo tanto salir del patio), a menudo congelándose, cayendo al suelo, caminando y lloriqueando, etc. El perro también puede gritar, entrar en pánico o tratar de morder.

Dreamstime_s_26692200

El adiestrador aumenta la intensidad del choque si el perro no muestra un comportamiento de evasión evidente. Eventualmente, el perro asocia el sonido del bip con la sensación física del choque. El bip es ahora una señal que advierte al perro del inminente choque, y la mayoría de los perros aprenden a detener su movimiento hacia adelante cuando escuchan el bip.

En lugar de asustar al perro, algunos adiestradores lo pasean con correa cerca de las banderas del perímetro, sacudiéndolo cuando suena el pitido. Después de varias repeticiones, el perro puede evitar las banderas porque, en su mente, las banderas y los pitidos causan molestas o dolorosas sacudidas con la correa. Si el adiestrador excluye el pitido durante el entrenamiento, anula su función: avisar al perro.

Algunos adiestradores pueden utilizar la comida o el juego para animar a su perro a permanecer en las zonas seguras del patio. Sin embargo, sin algún tipo de estímulo doloroso emparejado con las banderas o el choque, en algún momento el perro está obligado a intentar salir del patio y se sorprenderá.

Algunos dueños tienen instrucciones de simplemente ponerle el collar a su perro y dejarlo entrar al patio, permitiéndole entrar a la "zona de choque" por su cuenta. A las familias se les asegura falsamente que esto evitará el desarrollo de conductas problemáticas porque no han hecho ningún intento de advertir al perro sobre el choque; ocurre "naturalmente."

Una vez que el dueño piensa que el perro ha sido entrenado con éxito para permanecer en el patio sin vallar, las banderas se retiran gradualmente, una o dos banderas a la vez, hasta que no quede ninguna.

Problemas relacionados con los cuellos de botella

Efectos secundarios adversos

A continuación se indican los signos que indican que un perro está experimentando los efectos secundarios perjudiciales de un perímetro de descarga eléctrica no visible:

– Caminando de un lado a otro a lo largo de las líneas de propiedad

– Acobardándose o corriendo de los vecinos o transeúntes

– Por el contrario, perseguir coches, bicicletas, animales, transeúntes, etc.

– Regresión en el entrenamiento de orinales

– Dudar o negarse a aventurarse lejos de la casa

– Negarse a salir de la casa

– Negarse a salir del patio para pasear

– Excesivos ladridos y saltos hacia las personas u otras mascotas, especialmente cuando entran o salen de la propiedad

– Tumbarse en medio de la entrada o debajo o detrás de los vehículos cuando las personas intentan entrar o salir de la propiedad

– Negarse a entrar o a jugar en ciertas partes del patio

– Desarrollando un miedo de entrar en el coche o dejar la propiedad dentro de un vehículo

Los comportamientos peligrosos pueden aparecer rápidamente, o pueden no aparecer durante un año o más después del entrenamiento inicial del sistema:

– Agresión a los vecinos, transeúntes, vehículos, etc.

– Agresión a personas que salen a pie (ejemplos: niños subiendo al autobús escolar; propietario caminando hacia el buzón)

– Picar o morder a los niños, especialmente cuando juegan al aire libre

– Atacar a otras mascotas o personas que estén cerca del perro, especialmente en presencia de transeúntes

– Atacar a alguien o a otro animal al salir del patio, o a una persona o animal que entra en el patio

Muchos (si no la mayoría) de mis colegas de entrenamiento han sido consultados por dueños de perros que desarrollaron serios problemas de comportamiento (como los que aparecen en la lista anterior) no mucho después de que se introdujera un límite de collar de choque en su hábitat. En muchos casos, los dueños de los perros estaban desconcertados. ¿Cómo y por qué sucedió esto?

Los perros están motivados por lo que les funciona. Gravan hacia la seguridad y evitan el peligro. Los perímetros de choque no visibles se aprovechan del instinto de supervivencia del perro: lo que está más allá del patio los perjudica (choca), así que los perros tratan de protegerse.

Muchas de las conductas problemáticas relacionadas con estos productos son causadas por el proceso de entrenamiento inicial. Otros son el resultado de la constante amenaza de ser sorprendido, similar a un perro que, después de haber sido golpeado con un periódico varias veces, puede llegar a tener miedo de los periódicos en general; si su justo dueño recoge o toca uno el perro deja de hacer lo que esté haciendo porque los periódicos son peligrosos.

Algunos perros están dispuestos a sufrir el choque de investigar algo fuera de sus patios. Algunos ni siquiera notan el choque porque están muy excitados. Estos perros también pueden desarrollar comportamientos inseguros. El aburrimiento puede ser el culpable de los perros de la primera categoría, y con el tiempo se pueden volver insensibles al choque. Esto no significa que el perro se haya olvidado del choque – la amenaza sigue ahí, pero el choque se ha vuelto irrelevante en algunas situaciones.

Los perros de la segunda categoría tienden a ser razas de trabajo de alta energía y motivación, aunque cualquier raza de cualquier tamaño o edad puede atravesar un perímetro de choque no visible, especialmente si está muy excitado. Cuando los niveles de las hormonas del estrés aumentan, el perro esencialmente “se desconecta” de todo lo demás, y su cuerpo no percibe una señal del cerebro cuando está conmocionado.

Más argumentos contra los perímetros de choque

Aquí hay otros inconvenientes asociados a estos sistemas:

  • No hay protección para su perro de otros animales, humanos, vehículos, etc. que entren desde fuera de la “valla”.
  • Los perros a menudo asocian el choque con cosas que están presentes o cercanas cuando se ha conmocionado, como otros animales, miembros de la familia o adornos del jardín, y pueden reaccionar mal ante ellas como resultado.
  • Los cuellos se pueden acortar cuando se mojan, aumentando el riesgo de mal funcionamiento y lesiones.
  • Los fallos en el cuello pueden llevar a una constante conmoción o a ninguna.
  • Los perros pueden quedar atascados en la zona de choque, incapaces de moverse, causando un dolor intenso y duradero, lo que aumenta la probabilidad de que se produzcan lesiones y una mordedura a cualquiera que pueda alcanzarlos para sacarlos.
Los dispositivos electrónicos de la misma frecuencia (como los abridores de puertas de garaje) pueden desencadenar choques aleatorios.
  • Los perros pueden generalizar el pitido a sonidos similares hechos por microondas, cerraduras de puertas de coches, vehículos utilitarios, etc. y desarrollar una fobia a esos sonidos.
  • Los fabricantes insisten en que los collares no deben usarse más de 10 a 12 horas seguidas, pero muchos entrenadores de productos aconsejan que los perros los usen constantemente, alegando que así se previene el desarrollo de efectos adversos.
  • Los perros pueden necesitar un reentrenamiento regular.
  • Los perros que salen del patio a menudo no regresan, incluso si se les quita el collar.
  • Los perros pueden aprender a agotar la batería esperando donde se produce el pitido hasta que éste se detenga para poder salir sin sufrir una descarga.
  • La señal sólo llega a una cierta altura, y algunos perros aprenden a saltar más alto y/o saldrán si la nieve se acumula.
  • Los perros pueden correr del patio en pánico durante las tormentas, los fuegos artificiales, cuando se escuchan disparos, etc.
  • El dueño puede ser responsable de cualquier lesión o daño, incluyendo facturas médicas y veterinarias, asesoramiento y modificación de la conducta, o daños a la propiedad asociados con los eventos que resulten de la salida del perro del patio.
  • Las asociaciones de propietarios que prohíben las vallas y otros confinamientos al aire libre pueden ser responsables de las lesiones, muertes o daños causados por un perro suelto, y/o de las lesiones o la muerte de un perro suelto, en particular las que exigen que los propietarios de los perros utilicen estos productos.
  • Muchos criadores, refugios y rescates no colocan a los perros en los hogares donde se utilizan estos productos.
  • Los perros de las familias de perros múltiples pueden sentir el choque a diferentes intensidades.
  • Si el perro es puesto en el sistema durante uno de los períodos de miedo crítico del desarrollo, los efectos secundarios adversos pueden ser más severos.
  • Los propietarios y los veterinarios han informado de infecciones bacterianas de moderadas a graves, necrosis por contacto y quemaduras eléctricas por el uso o el mal uso de estos sistemas.

Engaño en la publicidad del perímetro eléctrico

Los profesionales del marketing venden los productos de sus clientes invocando emociones agradables sobre el producto que se presenta al consumidor. Para lograrlo, a veces se toman libertades con los hechos sesgándolos para conseguir estos fines, redefiniendo incorrectamente palabras como “valla” y “seguro”, y aprovechando las interpretaciones personales de los individuos de la palabra “humano”.

Para comprender mejor cómo la comercialización puede llevar a las familias bienintencionadas por mal camino, he aquí las definiciones reales de algunas de las palabras que se utilizan para describir estos productos.

Valla:

Barrera que encierra o bordea un campo, patio, etc., generalmente hecha de postes y alambre o madera, utilizada para impedir la entrada, confinar o marcar un límite; un medio de protección.

Seguro:

Libre de daños; no se puede o es probable que se pierda, se retire o se registre; no causa daños ni lesiones, especialmente tiene una baja incidencia de reacciones adversas y efectos secundarios significativos cuando se dan instrucciones adecuadas para su uso; tiene un bajo potencial de daños en condiciones de disponibilidad generalizada.

Humano:

Infligiendo el menor dolor posible, no cruel, actuando de manera que cause el menor daño posible a personas o animales.

Conclusiones del Collar de Choque

Dada la amplia evidencia anecdótica y científica, está claro que los perímetros de choque eléctrico tienen efectos perjudiciales que pueden causar problemas fisiológicos y de comportamiento de moderados a severos en los perros, y también representan una amenaza para las comunidades en las que se utilizan.

Francamente, si no es visible, no es una valla. Si algo que se comercializa como producto de protección funciona infligiendo intencionadamente dolor y/o miedo al sujeto que se supone debe proteger, no es ni seguro ni humano.

¿Qué significa esto para los perros y sus familias? En pocas palabras, una barrera física visible siempre supera la ausencia de una barrera física, especialmente cuando se sabe que el producto en cuestión produce una gran cantidad de efectos secundarios perjudiciales.

Lauri Bowen-Vaccare, propietario de Believe In Dog, LLC, es miembro del gremio de profesionales de mascotas. Sus especialidades incluyen la reactividad, la vigilancia de recursos, traer perros de afuera, perros de afuera, y la transición a un nuevo hogar.

Deja un comentario