Cojera de perro: Posibles causas y tratamientos

Cojera de perro: Posibles causas y tratamientos

¿Sabías que el cojeo de los perros es un signo común de dolor?

Los perros suelen ser miembros activos y entusiastas de la familia y, por lo tanto, son propensos a sufrir lesiones. Éstas pueden variar desde tensiones musculares hasta fracturas de huesos e infecciones sistémicas.

Cuando tu perro cojeaba, era hora de consultar con un veterinario. Puede que le hagan descansar a su perro y que lo vigilen en casa durante 24-48 horas, dependiendo de la gravedad del problema. Si la cojera no mejora o empeora, es probable que le pidan una cita.

Es importante recordar que en este caso no se deben utilizar remedios de venta libre para el dolor. Aunque la aspirina y el paracetamol (Tylenol) pueden utilizarse con seguridad en los perros, una dosis incorrecta puede provocar problemas de hemorragia e insuficiencia hepática. Nunca use estos medicamentos sin consultar primero a su veterinario.

Sólo un veterinario puede determinar por qué su perro está cojeando

Cuando vea al veterinario, es necesario un examen físico completo para determinar la causa de la cojera de su perro. Un examen de pies a cabeza debe incluir signos vitales, palpación de los nódulos linfáticos, auscultación del corazón y los pulmones, manejo de la extremidad dolorosa y observación de su perro durante el paseo. Es importante aislar qué miembro y qué área del miembro está afectada, ya que esto puede ayudar a determinar las posibles causas.

Las causas de la cojera de los perros son muy variadas. Entre las categorías más amplias se incluyen las distensiones o desgarros de los tejidos blandos (ligamentos, tendones y músculos), enfermedades infecciosas como la enfermedad de Ehrlichia y Lyme, afecciones inflamatorias como la panosteitis, afecciones vasculares como los coágulos de sangre y problemas ortopédicos como las fracturas. Además, estos pueden ser divididos entre las extremidades delanteras y las extremidades traseras. La mayoría de los problemas de cojera son similares entre las piernas delanteras y las traseras, pero hay algunos problemas específicos como la rotura del ligamento cruzado del cráneo que sólo puede ocurrir en la pierna trasera.

La causa de la incitación a menudo puede reducirse con la historia, así como la edad y la raza de su perro (esto se llama la señal). Por ejemplo, un cachorro de pastor alemán con un inicio agudo de cojera de patas móviles sería un fuerte sospechoso de panosteitis, una condición inflamatoria común de la raza. Un perro mayor con una repentina y dolorosa cojera de una pierna que no soporta el peso del cuerpo, levantaría la sospecha de un tumor óseo como el osteosarcoma y la consiguiente fractura del hueso. Un joven Coonho cojo con un historial de exposición a garrapatas, fiebre y anomalías en los análisis de sangre podría estar sufriendo la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas, una enfermedad transmitida por garrapatas que se encuentra con frecuencia.

Cojera de perro: Posibles causas y tratamientos

Pruebas para perros cojos y tratamiento

Dependiendo de lo que su veterinario encuentre, puede recomendar varios exámenes diferentes, incluyendo análisis de sangre, pruebas de enfermedades de garrapatas y/o radiografías. También decidirá cuáles son las mejores opciones de tratamiento.

Entre los medicamentos que se utilizan comúnmente para el tratamiento del dolor relacionado con la cojera de los perros se encuentran los de la familia de los AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos) como el carprofeno, el meloxicam, el firocoxib y el deracoxib. Éstos son muy eficaces para controlar el dolor, se han utilizado durante mucho tiempo en la medicina veterinaria y tienen un perfil de efectos secundarios muy conocido.

Hay un nuevo medicamento llamado Galliprant que está disponible para el tratamiento del dolor. Aunque técnicamente es un AINE, tiene un área de actividad más específica en la inflamación y tiene menos efectos secundarios reportados. El Tramadol es otro medicamento que puede ser recetado. Recientemente se ha debatido en la medicina veterinaria si es eficaz para el control del dolor, por lo que nunca debe utilizarse como único alivio del dolor.

Su veterinario también le prescribirá el descanso de su perro. Esto incluirá paseos con correa de ejercicio mínimo, sólo para ir al baño. En algunos casos, la aplicación de hielo o calor puede ayudar. El mejor enfoque depende de la causa.

Cosas para recordar cuando su perro está cojeando

Si su perro comienza a cojear, consulte a su veterinario, haga descansar a su perro para permitirle recuperarse y evite los medicamentos de venta libre sin consultar primero al veterinario. Las causas de la cojera son vastas y variadas, y con la orientación de una historia y un examen físico minuciosos, su veterinario debería poder ayudar a su compañero canino.

Deja un comentario