Convulsiones de perro: Causas y tratamientos

Convulsiones de perro: Causas y tratamientos

Hay pocas cosas tan aterradoras como ver a tu perro tener un ataque. Sin embargo, los trastornos convulsivos son sorprendentemente comunes en los caninos. Una convulsión se define como una actividad eléctrica incontrolada en el cerebro. Las convulsiones pueden abarcar desde convulsiones muy leves y focales (un tic en la cara o una pierna) hasta convulsiones mayores en las que el perro pierde el conocimiento, puede vocalizar fuerte, tiene movimientos musculares incontrolados y pierde el control de los intestinos y/o la vejiga.

Tipos de ataques de perro

Una convulsión o “ictus” se compone de tres fases. La fase pre-ictal puede comenzar hasta 24 horas antes de una convulsión y no siempre es obvia. Su perro puede actuar de forma extraña durante este período, pero esto normalmente sólo se reconoce en retrospectiva. La segunda fase es el ictus (la convulsión en sí). En la tercera, o período post-ictal, su perro se está recuperando de la convulsión. Puede ser estresante y perturbador presenciarlo, y varía significativamente entre los perros. La etapa post-ictal puede incluir un sueño profundo que dura de varias horas a un día entero, confusión y comportamiento anormal, incluyendo hambre voraz o anorexia completa, pupilas dilatadas y, en algunos casos, ceguera que se resolverá. Su perro puede estar desorientado durante un corto tiempo, pero este período no es peligroso.

Convulsiones de perro: Causas y tratamientos

En el pasado, las incautaciones se han clasificado como grand mal (en francés significa “gran enfermedad”) o petit mal (“pequeña enfermedad”). Estos términos ya no se utilizan para describir la actividad de las incautaciones, ya que se consideran demasiado vagos. Las clasificaciones más recientes son tónico-clónica, clónica y tónica. Las convulsiones también pueden describirse como generalizadas, focales o psicomotoras.

En una convulsión tónico-clónica, la primera fase, muy corta, es la tónica. El perro se pondrá rígido de repente y se colapsará si está de pie. La siguiente es la fase clónica, en la que los músculos se contraen y relajan rápidamente. Este es el tipo de convulsión con el que la mayoría de la gente está familiarizada. A menudo se denomina convulsión y representa el tipo de ataque más común y generalizado en los perros.

Una convulsión tónica suele ser breve (menos de un minuto) y conlleva un repentino endurecimiento de los músculos. Esta es una manifestación menos común de un trastorno convulsivo. Una convulsión clónica es una sacudida muscular rítmica que generalmente comienza en un área del cuerpo. Es muy raro y a menudo se asocia con el virus del moquillo canino. Tanto una convulsión tónica como una clónica pueden ser generalizadas o focales.

Los ataques psicomotores se manifiestan a menudo como un comportamiento inusual, como “morder el aire” o mirar fijamente al espacio y no responder a las señales. A veces se llaman “hechizos de ausencia”, ya que la mascota parece no estar consciente y no responde a su entorno.

Las convulsiones pueden durar desde segundos hasta horas. Cuando una convulsión no se detiene después de unos minutos, se llama estado epiléptico. En este escenario, la temperatura corporal comenzará a subir debido a la contracción muscular repetida, y puede resultar en un golpe de calor. La temperatura corporal de un perro puede elevarse hasta 110 grados o más si no se interrumpe la convulsión. La hipoxia prolongada (bajo nivel de oxígeno) en el cerebro debido a las convulsiones también puede causar daños. El estado epiléptico es siempre una emergencia.

Emergencia médica: Estado epiléptico

El estado, como se denomina comúnmente, se produce cuando una convulsión persiste y no se detendrá sin intervención médica. Esto siempre es una emergencia y requiere atención veterinaria. Se administrarán benzodiacepinas como el Valium por vía intravenosa para detener la convulsión. Es posible que su perro necesite ser enfriado para evitar un golpe de calor. Es posible que necesite una infusión continua de medicamentos como el Propofol (un anestésico) para romper el ciclo de la convulsión y permitir la recuperación. Esto puede llevar de dos a cuatro días en algunos casos. El pronóstico es reservado para la recuperación.

Convulsiones de perro: Causas y tratamientos

Causas y diagnósticos de las convulsiones caninas

Las causas de las convulsiones pueden dividirse por grupos de edad:

Perros de menos de seis meses

Un perro de esta edad con la aparición repentina de convulsiones probablemente tenga un problema congénito, una infección con parásitos como la Neospora, una infección con un virus como el moquillo canino o la rabia, o una exposición a una toxina. La epilepsia a esta edad es extremadamente rara.

El primer paso de la evaluación es, como siempre, una historia completa. Los cachorros son propensos a ingerir sustancias tóxicas como cebos para ratas y goma de mascar endulzada con xilitol. Como resultado, si su cachorro presenta convulsiones, su veterinario le recomendará un diagnóstico completo. Esto comenzará con un recuento sanguíneo completo (CBC) y un panel químico, un análisis de orina y un examen fecal.

El análisis de sangre evaluará las causas metabólicas de las convulsiones, como la insuficiencia hepática, las anomalías electrolíticas o el bajo nivel de azúcar en la sangre. Un análisis de orina ayudará a determinar cómo están funcionando los riñones, así como a buscar evidencia de cualquier inflamación o infección dentro del tracto urinario. El veterinario también puede recomendar análisis de sangre específicos para descartar parásitos como Neospora caninum y Toxoplasma gondii.

Si esos exámenes no revelan una causa, su veterinario lo remitirá a un especialista para que le haga una punción lumbar e imágenes del cerebro como una resonancia magnética o una tomografía computarizada. Debido a que la epilepsia es muy rara en los perros de esta edad, es importante encontrar la causa de las convulsiones. Sin un diagnóstico definitivo, es probable que la condición subyacente empeore, al igual que las convulsiones.

Si no es posible económicamente hacer más pruebas, su veterinario comenzará un tratamiento empírico basado en la presunta causa subyacente. Esto puede o no ser efectivo.

Perros de seis meses a cinco años

La epilepsia se convierte en el diagnóstico más probable en este grupo de edad cuando se excluyen otras causas. La epilepsia no es una enfermedad en sí misma. Es una descripción de la actividad convulsiva para la que no se puede encontrar una causa subyacente.

El diagnóstico de epilepsia no puede hacerse definitivamente hasta que se descarte cualquier otra causa de convulsiones. Sin embargo, las pruebas necesarias para descartar una causa subyacente pueden ser costosas, por lo que este diagnóstico se suele hacer en función de la raza, los signos clínicos y la respuesta al tratamiento. Los Beagles, Schnauzers, Collies, Cocker Spaniels y Basset Hounds están predispuestos a la epilepsia.

Su veterinario le recomendará el mismo conjunto de pruebas diagnósticas que para los cachorros y probablemente añadirá una medición de la presión sanguínea, los niveles de la tiroides y radiografías del pecho y el abdomen. Si son normales, los siguientes pasos son la obtención de imágenes del cerebro como se ha indicado anteriormente. En la mayoría de los casos, los propietarios no optan por las pruebas avanzadas y en su lugar tratan la epilepsia sospechada con medicamentos antiepilépticos (AED).

Perros mayores de cinco años

En los perros mayores de cinco años, la causa más común de las convulsiones es un tumor cerebral. Generalmente se trata de tumores benignos, como los meningiomas. Las convulsiones pueden ser el resultado de la presión del tumor sobre las estructuras cercanas, así como de la hinchazón alrededor del tumor.

Se sigue el mismo algoritmo de diagnóstico que en el caso anterior y, una vez más, muchos propietarios optan por tratar simplemente las convulsiones sin explorar a fondo las causas. Aunque los tumores cerebrales son generalmente benignos y pueden ser extirpados mediante cirugía, son invasivos y conllevan un pronóstico reservado para la recuperación.

Las causas de las convulsiones son vastas y variadas. Pueden dividirse ampliamente en extra-craneales (fuera del cerebro) e intracraneales (dentro del cerebro).

Entre las enfermedades extrañas se incluyen las enfermedades metabólicas como la insuficiencia hepática, la ingestión de toxinas como el xilitol o el veneno para ratas de brometalina, el insulinoma (un tumor del páncreas que causa un bajo nivel de azúcar en la sangre), las enfermedades infecciosas como la rabia y el virus del moquillo canino, las infecciones parasitarias y los trastornos electrolíticos.

Las causas intracraneales son casi tan variadas e incluyen el cáncer, las condiciones inflamatorias como la encefalomielitis necrotizante, los traumatismos craneales anteriores que provocan la formación de tejido cicatrizante dentro del cerebro y las anomalías vasculares como los coágulos de sangre.

Tratamientos de convulsiones caninas

El primer paso del tratamiento puede ser nada. Si las convulsiones son breves y no frecuentes, puede que el tratamiento no sea necesario.

Aunque son difíciles de presenciar, si las convulsiones son breves (menos de cinco minutos) y autolimitadas, entonces no son peligrosas para su perro. En este caso, su veterinario no puede prescribirle medicamentos, sino que simplemente le pedirá que lleve un “diario de convulsiones”. Esto implica anotar cuándo ocurren las convulsiones, qué podría haberlas precipitado (estrés, ansiedad, sueño), cuánto tiempo duraron y cuánto tiempo tarda su mascota en recuperarse. Su veterinario usará este diario para ayudar a dictar cuándo comenzar el tratamiento y qué tratamiento comenzar.

En 2016, el Colegio Americano de Medicina Interna Veterinaria (ACVIM) publicó una declaración de consenso sobre cuándo comenzar la terapia con DEA. En general, si las convulsiones son leves y poco frecuentes, no se recomienda la terapia. Si son graves y frecuentes, o el perro tiene un historial de traumatismo craneal previo, o si hay una lesión obvia en la TC/RM (como un tumor cerebral), se debe iniciar el DEA.

Si las convulsiones se están convirtiendo en un problema, la medicación es el primer paso. Hay cuatro DEA de uso común en la medicina veterinaria, pero actualmente se están estudiando más medicamentos y se están utilizando provisionalmente.

El medicamento de primera línea más comúnmente recetado es el fenobarbital, aunque esto está cambiando lentamente. El “Feno”, como se le llama frecuentemente, se ha utilizado durante mucho tiempo para tratar las convulsiones en seres humanos y animales, por lo que los efectos y los efectos secundarios son bien conocidos, y el medicamento es fácilmente disponible y barato. También es muy eficaz. Lamentablemente, tiene efectos secundarios como sedación, aumento de peso, jadeo, aumento del apetito y aumento de las enzimas hepáticas.

El fenobarbital se suele administrar dos veces al día y es una sustancia controlada según las normas de la FDA. No debe ser detenido abruptamente, ya que esto puede provocar más convulsiones. Si comienza a administrar este medicamento a su perro, asegúrese de estar siempre preparado con recambios antes de que se le acabe. Esto requerirá al menos un examen anual con su veterinario para mantener una relación cliente-paciente válida (VCPR).

Su veterinario también recomendará el control de los valores hepáticos y los niveles de fenobarbital, probablemente en un programa bianual o anual. Esto ayudará a determinar los efectos que el fenobarbital tiene en el cuerpo de su perro. También ayudará a su veterinario a determinar cuánto más (o menos) fenobarbital puede recibir su perro.

Alrededor del 30 por ciento de los perros logran un buen control de las convulsiones con el fenobarbital. Más del 75 por ciento tendrá una reducción significativa en la frecuencia de las convulsiones. Alrededor del 30 por ciento de los perros requerirán un medicamento adicional para controlar sus convulsiones.

Históricamente, el bromuro de potasio ha sido el siguiente medicamento de elección. Esto está cambiando, ya que cada vez más veterinarios se sienten cómodos con los nuevos DEA y los usan. El bromuro de potasio también causa sedación y puede estar asociado con la pancreatitis, así como con una condición llamada bromismo (toxicidad por bromuro). Se está utilizando menos a medida que los nuevos medicamentos lo sustituyen.

Los dos últimos DEA son el levetiracetam (Keppra) y la zonisamida (Zonegran). Keppra se ha usado en humanos en los EE.UU. durante los últimos 10 años. Tiene muy pocos efectos secundarios conocidos y no daña el hígado. Es segura para usar en pacientes con función renal o hepática comprometida y generalmente no causa somnolencia. Requiere una dosis cada ocho horas y puede ser costoso para los perros más grandes. A veces se dispone de una fórmula de liberación prolongada que puede administrarse dos veces al día. También es menos rentable. Desafortunadamente, hay pocos estudios para evaluar qué tan bien funciona en los caninos, por lo que el uso de Keppra es actualmente anecdótico. A medida que pase el tiempo, es probable que haya más pruebas de su uso, más genéricos disponibles y que se pueda disponer fácilmente de una formulación dos veces al día.

La zonisamida es similar a la Keppra. No está claro cómo funciona para prevenir los ataques. Tiene posibles efectos secundarios de sedación, disminución del apetito, ataxia (caminar tambaleante), y podría contribuir a problemas hepáticos y urinarios, aunque esto no ha sido probado. También se administra dos veces al día.

En algunos casos, una droga puede controlar la actividad de las incautaciones. En otros, se necesitan múltiples medicamentos anticonvulsivos.

Recientemente, Purina ha lanzado una dieta terapéutica veterinaria que puede mejorar significativamente el control de las convulsiones cuando se administra con medicamentos. Esta dieta utiliza triglicéridos de cadena media (MCT) como fuente de grasa. Estos MCT tienen un efecto anticonvulsivo y pueden mejorar el control junto con la terapia de medicamentos.

Su veterinario puede enviarlo a casa con un medicamento anticonvulsivo para aplicarlo en el recto o en las fosas nasales si su perro tiene una convulsión.

Hay otras opciones de tratamiento menos convencionales, como los implantes de estimuladores del nervio vago. Estos no se realizan comúnmente y sólo se utilizan en los casos más refractarios.

Catherine Ashe se graduó en 2008 en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Tennessee. Después de nueve años en la medicina de emergencia, ahora trabaja como veterinaria de rescate en Asheville, Carolina del Norte.

Deja un comentario