Orinar involuntariamente

Orinar involuntariamente

Por Mary Straus

Cuando mi perro Popcorn se despertó una mañana hace muchos años en un charco de orina, entré en pánico, seguro de que sólo una enfermedad mortal podría hacer que este perro perfectamente entrenado en casa mojara su cama. La llevé al veterinario, donde le hizo un examen físico completo y un análisis de orina. Aún recuerdo el alivio que sentí cuando el veterinario me dijo que parecía un simple caso de incontinencia.

Resulta que la incontinencia, que se define como la micción involuntaria, es bastante común en los perros, especialmente en las hembras castradas, donde aproximadamente uno de cada cinco perros (20 por ciento) se ve afectado.

Orinar involuntariamente

288

La incontinencia por respuesta a estrógenos o incontinencia por respuesta a hormonas, comúnmente llamada incontinencia de castración, es la causa más frecuente de micción involuntaria en los perros. Puede ocurrir en cualquier lugar desde inmediatamente después de la esterilización hasta 10 años después, siendo el promedio de alrededor de tres años.

Los bajos niveles de estrógeno y otros factores pueden provocar la debilidad del esfínter de la vejiga, lo que provoca desde pequeños goteos de orina hasta el vaciado completo de la vejiga, generalmente mientras se duerme o se descansa. Las fugas pueden ocurrir diariamente o sólo periódicamente. Los perros de razas grandes se ven afectados más comúnmente que los de razas pequeñas, y los Pastores Alemanes, Boxers, Spaniels y Doberman Pinschers parecen tener más riesgo que otras razas.

Un estudio reciente demostró que la esterilización temprana (antes del primer celo) reducía la posibilidad de sufrir incontinencia, de un 18 por ciento a un 9,7 por ciento en perros de raza grande, pero aumentaba la gravedad cuando se producía. Es posible que la esterilización a medio camino entre los ciclos de celo pueda ayudar a prevenir la incontinencia de la esterilización, pero esto es sólo una especulación, ya que no se han realizado estudios. La incontinencia relacionada con las hormonas también puede afectar a los machos castrados, aunque con mucha menos frecuencia que a las hembras.

La incontinencia puede ocurrir por muchas otras razones, incluyendo infecciones del tracto urinario, cálculos en la vejiga, defectos estructurales congénitos (por ejemplo, uréteres ectópicos), enfermedades de la médula espinal y exceso de ingestión de agua. Los perros mayores, los perros con sobrepeso y los perros con problemas neurológicos pueden desarrollar un esfínter de vejiga débil. Estas causas de incontinencia pueden afectar a perros de ambos sexos, ya sea que estén intactos o castrados.

Cuando se observan síntomas adicionales como micción frecuente, micción dolorosa, tratar de orinar sin éxito, o sangre en la orina, entonces es probable que se produzca una infección del tracto urinario (UTI) o cálculos (urolitos). Tenga en cuenta que alrededor del 20 por ciento de las infecciones del tracto urinario no aparecerán sólo en el análisis de orina, por lo que es importante hacer un cultivo de orina para descartar la infección.

Se debe sospechar de problemas neurológicos cuando se presentan signos como debilidad en la retaguardia, tropiezos o incoordinación. Los uréteres ectópicos son la causa más común de incontinencia en las hembras jóvenes (menos de un año); son poco comunes en los machos.

La mayoría de las causas de la incontinencia, aparte de la debilidad del esfínter de la vejiga, pueden identificarse mediante un análisis y un cultivo de orina, pero a veces es necesario consultar a un especialista. Entre los exámenes adicionales que pueden realizarse para encontrar la causa de la incontinencia se encuentran las radiografías o el ultrasonido para buscar cálculos en la vejiga o defectos estructurales, estudios de contraste de colorantes y cirugía exploratoria.

Además de ser un problema para el dueño que tiene que limpiar después de un perro con fugas, la incontinencia puede ser muy angustiosa para los perros que están domesticados, y también puede conducir a infecciones del tracto urinario, vaginitis y, a veces, a úlceras en la piel causadas por las escaldaduras y lamidas de la orina.

Se debe sospechar que la incontinencia es un factor que contribuye a que los perros tengan infecciones de vejiga o vaginales recurrentes. Existen ayudas para la incontinencia como pañales para perros y almohadillas para proteger los muebles y las camas de los perros, pero es muy importante mantener al perro limpio y controlar la incontinencia, si es posible. Las toallitas para bebés pueden usarse para mantener la piel limpia, y también alivian la irritación, al igual que el gel de aloe vera. Use sólo aquellas lociones que no serán un problema si el perro las lame e ingiere.

Tratamiento El tratamiento de la incontinencia suele ser sencillo y eficaz. Hay muchas formas diferentes de tratar la incontinencia, y la elección puede depender de la causa. La fenilpropanolamina (PPA), un descongestionante que ayuda a tensar el músculo del esfínter, es el tratamiento más utilizado para la incontinencia tanto en los caninos masculinos como en los femeninos.

La incontinencia de castración también puede ser tratada con suplementos de estrógeno, generalmente en forma de DES (dietilestilbestrol), pero se puede utilizar el estradiol, una forma más natural de estrógeno. Los hombres castrados con incontinencia de origen hormonal pueden responder a las inyecciones mensuales de testosterona, aunque éstas también pueden provocar marcas en la orina y un aumento de la conducta agresiva.

Los uréteres ectópicos, donde los tubos que salen del riñón no se conectan correctamente a la vejiga, requieren una corrección quirúrgica. Una nueva cirugía que utiliza inyecciones de colágeno está disponible para la incontinencia que no responde a ninguna otra forma de tratamiento.

Los tratamientos naturales suelen ser útiles para la incontinencia, una vez que se han descartado las condiciones más graves. Las hierbas, la acupuntura, el tratamiento quiropráctico y los remedios homeopáticos han ayudado a muchos perros. La alimentación con una dieta casera también puede marcar la diferencia.

Opciones de tratamiento convencional La PPA (fenilpropanolamina) es el tratamiento veterinario más utilizado para la incontinencia tanto en perros como en hembras. Es un descongestionante que funciona apretando el músculo del esfínter de la vejiga. La PPA es eficaz para controlar la incontinencia en aproximadamente el 70 por ciento de los perros que la prueban, con una mejora en la mayoría del resto. Un producto veterinario de PPA llamado Proin viene en tabletas masticables hechas para perros, y también está disponible en forma líquida.

El PPA debe administrarse diariamente, normalmente dos o tres veces al día, ya que su efecto dura sólo de 8 a 12 horas. Se puede utilizar según sea necesario para perros que sólo tienen problemas ocasionales de incontinencia. La mayoría de los perros toleran la PPA sin problemas, pero los efectos secundarios pueden incluir irritabilidad, nerviosismo, jadeo, inquietud, latidos rápidos del corazón y excitabilidad. La PPA no debe administrarse a perros con presión arterial alta o enfermedades cardíacas. La PPA se ha eliminado de los productos humanos de venta libre debido a un mayor riesgo de derrame cerebral, pero este efecto secundario no es una preocupación para los perros.

El DES (dietilestilbestrol), una forma sintética de estrógeno, se puede utilizar para tratar la incontinencia urinaria. Se administra diariamente durante la primera semana, y luego la dosis se reduce a una o dos veces por semana. Es importante que al usar este tratamiento se experimente y se encuentre la dosis más baja posible que funcione para controlar la incontinencia, una vez que se haya comprobado su eficacia. Los suplementos de estrógeno se consideran relativamente seguros, pero en casos raros pueden causar una supresión de la médula ósea que lleva a una anemia que no desaparece cuando se interrumpe el tratamiento. Es más probable que las dosis más altas y las formas de estrógeno que no son DES causen este efecto. El DES se puede conseguir fácilmente en las farmacias de compuestos.

El PPA puede combinarse con el DES cuando sea necesario para controlar los casos difíciles. La imipramina (Tofranil), un antidepresivo tricíclico que causa retención de orina en algunos pacientes, se combina ocasionalmente con PPA para perros que no responden a otros medicamentos.

Un suplemento natural de estrógeno llamado Genesis Resources Canine Incontinence Support está disponible para el tratamiento de la incontinencia de castración, al igual que los productos glandulares ováricos. He escuchado reportes de cada uno de estos funcionando para algunos perros.

Opciones de tratamiento a base de hierbas Existen varias opciones de tratamiento natural para la incontinencia, entre las que se incluyen varias hierbas diferentes. La seda de maíz es la hierba más utilizada para tratar la incontinencia. Se puede administrar en cápsulas, en forma de té o en forma de tintura.

Beth Teffner de Ohio tiene un Doberman de cuatro años, Inga, que fue rescatado de una fábrica de cachorros. Inga tiene incontinencia de castración, que Teffner ha tratado con éxito con seda de maíz. “Primero tratamos de darle Proin, pero la puso de mal humor”, dice Teffner. “Inga ahora recibe tres cápsulas de seda de maíz (425 mg) al día, dos en la mañana y una en la tarde, abiertas y rociadas sobre su comida. Ella gotea sólo cuando está extremadamente cansada. Está seca entre el 90 y el 95 por ciento del tiempo”.

Los tés hechos de seda de maíz (y otras hierbas) pueden ser más eficaces que las cápsulas. Para hacer un té de hierbas, añada una cucharada de hierba fresca o seca por cada dos tazas de agua hirviendo. Dar 1 cucharadita de té fuerte por cada 20 libras de peso corporal, dos veces al día. Otras hierbas que pueden ayudar con la incontinencia son la hoja de frambuesa, la cola de caballo, la palma enana americana, la raíz de ortiga, la hierba de sofá, la uva ursi, la agrimonia, el malvavisco y el plátano.

Las tinturas de glicerina (también conocidas como gliceritas) que contienen estas hierbas en cualquier combinación son otra alternativa. Déle de 12 a 20 gotas de glicerina por cada 20 libras de peso corporal, dos veces al día.

También hay mezclas de hierbas comerciales hechas para perros con incontinencia. Los productos que han funcionado para algunos incluyen Kidni Kare de Azmira, Tónico de Tinkle de Apawthecary de Animals, y Vetri-Science Bladder Strength for Dogs.

La medicina tradicional china (MTC) también ofrece combinaciones de hierbas para controlar la incontinencia. Las hierbas chinas ayudaron a Ben, un Border Collie de 13 años de edad, propiedad de Laura Miller de Lovetteville, Virginia, después de que el perro comenzó a gotear orina hace unos seis meses. El escape comenzó con una infección del tracto urinario, pero continuó después de que la infección desapareció.

“Mientras Proin controlaba el problema, parecía ponerlo de mal humor hasta el punto de que los otros perros de la casa lo evitaban”, dice Miller. “Con la ayuda de un veterinario que practica tanto la medicina convencional como la holística, pudimos cambiarle a una combinación de hierbas chinas que ha sido tan efectiva como la Proin, sin el malhumor”.

Orinar involuntariamente

288

La fórmula que le recetó su veterinario se llama Sang Piao Xiao San – Fórmula Mantis 524, de Sun Ten. (Nota: Las fórmulas herbales chinas suelen ser prescritas a medida para las necesidades únicas del paciente, en lugar de estar indicadas para sumptomas específicos. Su veterinario puede prescribir una fórmula de hierbas chinas diferente para la misma condición en su perro).

La dieta puede marcar la diferencia Algunos perros dejan de ser incontinentes cuando se eliminan todos los granos de su dieta. Maizey, un Bull Terrier de 12 años de edad, propiedad de Shari Mann de San Francisco, es uno de esos perros. “Poco después de ser esterilizada, Maizey comenzó a babear, especialmente por la noche o cuando tomaba una larga siesta”, dice Mann.

“Maizey ha consumido una dieta cruda, sin granos, desde las 12 semanas de edad. Los únicos granos que obtuvo fueron en mis galletas caseras hechas de hígado y trigo orgánico. Dejé de darle las galletas, en un esfuerzo por ayudar con el problema de la oreja de levadura. Para mi sorpresa y deleite, no sólo se le aclararon las orejas, sino que también dejaron de gotear. No me lo creí. Sólo para asegurarme, le di una galleta al día durante dos semanas, y empezó a gotear de nuevo.” Maizey ha estado sin granos, y libre de incontinencia, durante 10 años.

El Doberman de Judi Rothenberg, Lucy, es otro perro que respondió a la eliminación de los granos de su dieta. Aunque el DES fue efectivo en el control de la incontinencia de Lucy, Judi prefirió algo natural. “Le doy a Lucy seda de maíz (¼ cucharadita dos veces al día), pero la eliminación de granos de su dieta fue lo que más ayudó. Mientras recuerde no darle golosinas con granos, Lucy ya no necesita el DES”.

A veces, sólo una dieta casera puede ayudar, incluso si incluye granos. Judy Coates de Pennsylvania tenía dos machos de beagles, Guillaume y Darwin, que fueron castrados en abril de 2003, cuando Guillaume tenía 10 y Darwin 9 años.

“En el momento de la esterilización estaban comiendo un alimento seco de alta calidad”, dice Judy. “Después de unos meses empezaron a tener fugas mientras estaban relajados o dormidos. Aumenté la cantidad de comida fresca que añadí a sus croquetas, y finalmente empecé a darles todas las comidas caseras a principios de 2005. Tan pronto como comenzaron a recibir alimentos frescos, su consumo de agua disminuyó y la fuga desapareció. Incluso ahora, con Guillaume dando positivo en el examen de Cushing y bebiendo más agua que antes, no tiene ningún problema con las fugas”.

Cuando se preparen dietas caseras, hay que tener en cuenta que ciertas verduras, como el perejil y el apio, tienen propiedades diuréticas y pueden aumentar las fugas.

Otros tratamientos naturales La incontinencia puede responder a tratamientos alternativos como los ajustes quiroprácticos y la acupuntura. La acupuntura puede ser particularmente eficaz si se realiza en la incisión de la esterilización.

Maggie es una Vizsla de 10 años de edad, propiedad de Maisie Griffiths en Canberra (Australia), y se alimenta con una dieta cruda, sin granos. “Maggie comenzó a tener algunos episodios de incontinencia hace aproximadamente un año, sólo goteos que sólo ocurrían mientras dormía”, dice Griffiths.

“La filtración aumentó al mismo tiempo que empezó a mostrar signos más evidentes de los efectos de su espondilosis. Mi veterinario también es quiropráctico; comenzamos a darle a Maggie tratamientos quiroprácticos. Los goteos de orina se convirtieron en inundaciones durante unos días después de cada tratamiento y luego volvieron a los goteos. Continuamos los tratamientos mientras su movimiento mejoraba. Gradualmente, la incontinencia después de cada tratamiento desapareció completamente, junto con los goteos originales.” Griffiths informa que Maggie ahora se mueve mejor que hace dos años y no tiene ninguna incontinencia.

Los remedios homeopáticos, tanto individuales como combinados, han ayudado a muchos perros. Jo Wells de Euless, Texas, tiene una mezcla de Rottweiler de 10 años de edad, también llamada Maggie, a la que se le diagnosticó incontinencia de castración hace aproximadamente un año.

Wells dice: “Probamos las cápsulas de seda de maíz sin éxito. La fórmula homeopática No Más Fugas de Homeopet nos funcionó, pero dejé de usarla por el gasto. Viene en un frasco tan pequeño y usarlo tres veces al día sólo duró unos 10 días para un perro grande. Me cambié a la fórmula homeopática de Mojar la Cama de Herbasaurs hecha para niños. Ha funcionado para nosotros y el biberón me dura de tres a cuatro semanas. Sólo lo pongo en su comida y ella se lo traga.”

Otros remedios homeopáticos recomendados para perros con incontinencia son Sepia, Solidago (varilla de oro) y EnurAid de Hyland$0027s.

Una combinación de tratamientos Para algunos perros, el tratamiento no es tan simple. Mindy Fenton del sur de California adoptó un Chow de dos años también llamado Maggie que goteaba orina continuamente. A Maggie se le diagnosticó un uréter ectópico mediante una prueba de tinte. Fenton explica: “El uréter estaba unido al riñón, pero en el extremo distal se vació en lugar de ir a la vejiga. Los veterinarios dijeron que probablemente era genético. Maggie no podía retener la orina; su vejiga nunca se llenó. Se agachaba e intentaba orinar, pero también goteaba constantemente”.

Maggie requirió una cirugía para corregir este defecto. La cirugía fue exitosa y permitió a Maggie orinar normalmente, pero siguió teniendo problemas de goteo durante cualquier tipo de estrés. “El especialista me había dicho en el momento de la cirugía que es común que los perros con un uréter ectópico no sean completamente continentales después de la cirugía. En un par de meses después de la cirugía, Mags mejoró mucho pero todavía goteaba de vez en cuando, y el goteo la hacía susceptible a infecciones de la vejiga”.

Fenton intentó el DES, lo que no ayudó en absoluto, pero tuvo éxito usando Proin. Sin embargo, prefirió métodos más naturales. “Utilicé varios suplementos, incluyendo vitamina C, cápsulas de arándanos (que ayudan a prevenir infecciones de la vejiga), y el tónico de tinkle de Animals$0027 Apawthecary. Hacía mi propia tintura usando seda de maíz en una base de alcohol (brandy) y añadía uva ursi. Intenté añadir seda de maíz directamente a su comida, pero eso no hizo nada. Cambiar a una dieta cruda, sin granos ayudó bastante. Mags tenía nueve años cuando hice el cambio”.

Este enfoque funcionó la mayor parte del tiempo, pero bajo presión, los driblarían de nuevo. “Cuando ella goteaba, le daba PPA, dos veces al día, lo que normalmente sólo tenía que hacer durante unos tres días cada vez. También usaba el PPA como preventivo cuando sabía que iba a haber estrés y por lo tanto una alta probabilidad de que goteara”.

Incontinencia secundaria a otras enfermedades A veces la incontinencia es secundaria a otros trastornos, por lo que el tratamiento se dirige a la enfermedad primaria. Cualquier enfermedad que haga que el perro beba cantidades excesivas de agua, incluyendo la diabetes mellitus, enfermedad renal, enfermedad hepática, enfermedad de Cushing (hiperadrenocorticismo), y más, puede llevar a la incontinencia. La mayoría de estas enfermedades se pueden descartar mediante análisis de sangre. Ciertos medicamentos también pueden causar un aumento en la ingesta de agua.

Kathy Moffett de Le Roy, Illinois, tiene una Brittany Spaniel llamada Abby que comenzó a tener problemas de incontinencia importantes asociados con el consumo de mucha agua a los 11 años. “Abby resultó tener una rara condición llamada diabetes insípida”, explica Moffett. “Los únicos síntomas de esta condición son beber mucha agua y aumentar la micción, incluyendo problemas de incontinencia”.

El tratamiento para la DI implica inyecciones dos veces al día con desmopresina, que controla el exceso de bebida y también la incontinencia. (Nótese que no hay relación entre la diabetes insípida y la diabetes mellitus más común. Ver “Yo Adrenal”. Julio de 2006).

Mi propia perra Nattie desarrolló algo de incontinencia cuando se le diagnosticó una enfermedad renal y le pusieron fluidos subcutáneos. No le di medicación para esto, pero resolví el problema levantándome durante la noche para dejarla salir una vez más, y usando almohadillas impermeables lavables debajo de su ropa de cama para proteger las camas y los muebles.

Encontré que los protectores de colchón y los forros hechos para las camas de los niños son la forma más rentable y fiable de mantener secas las camas de los perros y otros lugares que le gustaban para dormir. También puede encontrar forros y almohadillas impermeables hechas para perros y camas para perros en tiendas de suministros para mascotas y catálogos. También se pueden comprar prendas de vestir con pañales hechas tanto para perros hembra como para perro.

También se sabe que se ha desarrollado incontinencia después de un tratamiento con corticoides. Los esteroides como la prednisona causan un exceso de bebida, lo que puede provocar una incontinencia temporal, pero a veces, la incontinencia continúa incluso después de que se dejan de usar los esteroides.

Los esteroides también suprimen el sistema inmunológico, lo que puede aumentar el riesgo de infecciones del tracto urinario. Además, los esteroides pueden empujar a un perro con tendencia a la diabetes a mostrar síntomas. Tiene sentido realizar un análisis de orina si su perro desarrolla incontinencia tras el uso de prednisona.

Dawn Lange de Duluth, Minnesota, tiene un galgo de carreras retirado llamado Sly que experimentó problemas después del uso de prednisona.

“La incontinencia de Sly comenzó a los ocho años, casi inmediatamente después de recibir múltiples inyecciones de esteroides para el pannus”, dice Lange. “Pasaron unos seis meses antes de que la incontinencia se detuviera gradualmente. Ninguno de los tratamientos que se usan para la incontinencia de castración funcionó. Elegimos cambiarle los pañales durante el período problemático, usando los Bloomers para mascotas de los Dres. Foster & Smith, con un maxipad en su interior.”

Opciones quirúrgicas De vez en cuando, es posible que tengas un perro que no responde a ninguno de los tratamientos tradicionales o naturales para la incontinencia, o que no puede tomarlos por diversas razones. En esos casos, la cirugía puede ayudar.

Un procedimiento más antiguo para las perras, la colposuspensión, ataca quirúrgicamente la vagina a la pared del vientre, comprimiendo la uretra.

La cirugía de colposuspensión ha demostrado ser eficaz para curar la incontinencia en un 40 a 55 por ciento de los perros inicialmente, aunque muchos recaen en el primer año. La mayoría de los perros muestran una mejoría, que a menudo aumenta cuando se vuelven a añadir medicamentos. Los perros machos pueden someterse a un procedimiento similar llamado cistouretropexia.

Orinar involuntariamente

288

Las inyecciones de colágeno (realizadas bajo anestesia) en el área alrededor de la uretra ofrecen un nuevo y más efectivo método quirúrgico para controlar la incontinencia en las perras. Los estudios muestran que estas inyecciones son completamente exitosas hasta en el 75 por ciento de los perros que las reciben, con la mayoría del resto mejorando y muchos de los que responden al uso de PPA después de la cirugía cuando no lo hacían antes.

El mayor inconveniente de este enfoque es el costo, que puede superar los 1.000 dólares, y es posible que el tratamiento deba repetirse, ya que el cuerpo elimina el colágeno con el tiempo. El retratamiento con colágeno suele ser más fácil y puede ser menos costoso. La duración promedio de la eficacia fue de 17 meses en un estudio, aunque los efectos pueden durar más de cinco años. Tiene pocos efectos secundarios, por lo general sólo problemas transitorios con la micción inmediatamente después de la cirugía en un pequeño porcentaje de perros. Hay un estudio actual de este procedimiento que se está realizando en la Universidad de Purdue.

Beth Teffner está involucrada con Hand Me Down Dobes, un grupo de rescate en Columbus, Ohio, que recientemente acogió a un Doberman de dos años llamado Reese. Rendido por su dueño original debido a la incontinencia, Reese goteaba orina mientras estaba de pie y caminando, incluso inmediatamente después de orinar. La cirugía exploratoria no encontró una causa.

El grupo se puso en contacto con la Estatal de Ohio, donde se está estudiando el procedimiento de inyección de colágeno en Dobermans. “Afortunadamente, nuestro grupo tenía un ángel que donó dinero, y Reese ha recibido las inyecciones. No necesitó cirugía adicional y no tiene fugas”, dice Teffner. “Ahora está en una casa de acogida esperando ser adoptada”. (Si puedes ayudar, contacta con Hand Me Down Dobes en el 614-470-2851 o www.handmedowndobes.org.)

Tratamiento experimental En un informe reciente de Europa se menciona el uso de análogos de la GnRH (hormona liberadora de gonadotropina) para controlar la incontinencia de orina que no responde a los tratamientos tradicionales.

En un pequeño estudio piloto, siete de los 11 perros tratados de esta manera una o dos veces fueron curados por períodos que iban de dos meses a dos años, y todos los perros restantes, excepto uno, se convirtieron en continentes cuando se añadió la PPA. Este tratamiento es todavía experimental y no ha sido aprobado todavía, aunque la GnRH se utiliza con perros para otros propósitos relacionados con la reproducción.

Sea persistente Con los diferentes tratamientos disponibles para la incontinencia, es importante seguir probando varios remedios cuando sea necesario. Muchas personas prueban diferentes remedios antes de encontrar el que mejor funciona para sus perros. No se rinda cuando su perro no responda al primer o segundo remedio que pruebe.

Cuando los tratamientos naturales y los medicamentos tradicionales no funcionan, busque otras posibles causas y, si es necesario, considere opciones quirúrgicas. Casi todos los perros con incontinencia pueden ser tratados con éxito con persistencia.

-Mary Straus investiga sobre temas de salud y nutrición canina como una vocación. Ella es la dueña del sitio web DogAware.com. Vive en el área de la bahía de San Francisco con su perro Piglet, un Shar-Pei chino de 14 años.

Deja un comentario