Mitos y verdades sobre los parvovirus caninos

MITO: Los perros adultos no reciben parvo.

VERDAD: Es cierto que la probabilidad de una seria infección de parvo disminuye a medida que los perros envejecen, y que la mayoría de las víctimas son cachorros. Pero los perros adultos pueden enfermarse gravemente o morir de parvo.

MITO: Puedo proteger a mis perros de la exposición al parvo manteniendo un ambiente limpio y restringiendo su contacto con otros perros.

VERDAD: El virus está en todas partes, y es imposible prevenir la exposición.

MITO: Mi perro es fuerte y saludable. Su sistema inmunológico evitará que se enferme.

VERDAD: Bajo las condiciones adecuadas, cualquier perro puede ser vulnerable a la enfermedad.

MITO: Las vacunas protegerán a mi cachorro.

VERDAD: Los cachorros vacunados pueden obtener parvo bajo ciertas circunstancias.

En primer lugar, no todos los cachorros tienen una respuesta inmunológica adecuada a las vacunas. Es raro, pero sucede que algunos perros deben ser vacunados numerosas veces antes de que su sistema inmunológico responda fabricando anticuerpos protectores.

Más común es algo llamado interferencia de anticuerpos maternos . Mientras estén activos en el cuerpo del cachorro, los anticuerpos recibidos de una madre protegida protegen al cachorro de las infecciones y evitan que las vacunas funcionen correctamente. Estos anticuerpos maternos comienzan a desaparecer del sistema del cachorro entre las 6 y 16 semanas posteriores al nacimiento.

Para proteger a los cachorros lo antes posible después de que los anticuerpos maternos disminuyan, generalmente se les vacuna por primera vez alrededor de las 6-8 semanas de edad, y luego se les da vacunas adicionales cada 2 – 4 semanas, hasta que tienen alrededor de 16 semanas de edad. Pero si se exponen a la parvovirosis en cualquier momento entre la desaparición de los anticuerpos maternos y la llegada de una respuesta inmunológica a la vacunación, pueden infectarse.

Deja un comentario