Perros y carbohidratos: es complicado

Perros y carbohidratos: es complicado

La cuestión de cómo alimentar mejor a los perros estimula un gran debate y evoca fuertes emociones entre la gente de los perros. Uno de los puntos de vista más controvertidos de los últimos años es que los perros no deberían ser alimentados con dietas que contengan carbohidratos digeribles (almidón).

Se utilizan dos argumentos principales para defender esta posición. Estos son:

A) Los perros son carnívoros y no tienen necesidades de carbohidratos en su dieta.

B) Los perros son incapaces de digerir eficientemente el almidón. Por lo tanto, incluir ingredientes que proporcionen almidón en la comida de los perros no es saludable y no proporciona ningún valor nutritivo.

Como muchas creencias persistentes, hay algo de verdad y algo de falsedad en estas dos afirmaciones generales. Empecemos con la primera.

PROPUESTA: Los perros son carnívoros y no tienen ningún requerimiento dietético de carbohidratos.

La primera parte es falsa; la segunda parte es verdadera. Los perros están clasificados dentro del orden taxonómico de Carnívora, pero como muchas otras especies dentro de este orden, los perros son omnívoros.

Perros y carbohidratos: es complicado

Tommy Maenhout | Dreamstime.com

El término omnívoro significa simplemente que un animal consume alimentos de origen animal y vegetal (los perros lo hacen) y puede obtener nutrientes esenciales de los alimentos tanto animales como vegetales (ídem). Basándose en esta definición, los nutricionistas de animales consideran que el perro es omnívoro. Por el contrario, el gato doméstico, junto con otras especies de félidos, se clasifica como carnívoro obligado. Esta clasificación significa que los gatos no pueden derivar todas sus necesidades esenciales de nutrientes de los alimentos vegetales y, por lo tanto, tienen una necesidad obligatoria de alimentos de origen animal en su dieta.

El hecho de que los perros sean omnívoros no significa que no sean depredadores (lo son), ni que no busquen y disfruten comiendo carne (lo hacen). Todo lo que significa es que los perros pueden consumir y derivar nutrientes tanto de materia animal como vegetal.

Si consideramos el comportamiento alimenticio del perro, está claro que la mayoría de los perros disfrutan y probablemente prefieren consumir carne en su dieta. Sin embargo, también hurgan e ingieren una amplia variedad de tipos de alimentos, incluyendo alimentos que contienen almidón. Desde el punto de vista nutricional, al igual que los osos, que también buscan preferentemente proteínas de origen animal, los perros son omnívoros.

Personalmente, estoy desconcertado por qué “omnívoro” se ha convertido en una palabra de lucha entre la gente de los perros. Esta etiqueta no convierte al perro en un hippie canino que come zanahorias y usa Birkenstock. Más bien, simplemente describe lo que el perro come y es capaz de obtener nutrientes de: carne y materia vegetal. Eso es todo. Es hora de que todos nos calmemos con respecto a esto.

Sigamos adelante.

¿Y qué hay de los carbohidratos? Es cierto que los perros no tienen ningún requerimiento dietético de carbohidratos; pueden obtener todos los nutrientes que necesitan de las proteínas y las grasas.

Dicho esto, el almidón cocido puede proporcionar una fuente de energía altamente digerible para los perros cuando se incluye en su dieta. Desde el punto de vista de la nutrición, los carbohidratos de la dieta evitan las proteínas. Esto significa que cuando el cuerpo utiliza los carbohidratos para proporcionar la energía necesaria, las proteínas alimentarias se evitan y siguen estando disponibles para proporcionar aminoácidos esenciales, construir y reparar tejidos corporales y mantener un sistema inmunológico sano. Por lo tanto, incluir al menos algunos carbohidratos digeribles en la dieta de los perros suele considerarse beneficioso.

La controversia sobre el almidón en la comida para perros gira más en torno a la cantidad de almidón en la comida y la fuente de ese almidón, que en su presencia o ausencia absoluta. Los perros pueden prosperar con dietas bajas en carbohidratos siempre que sean equilibradas y contengan todos los nutrientes esenciales. Las dietas formuladas de esta manera suelen ser muy apetecibles debido a sus altas proporciones de proteínas y grasas. Además, suelen ser muy energéticas (muchas calorías en un volumen pequeño de comida), por lo que el control de las raciones es importante para garantizar que los perros mantengan un peso saludable.

Ahora la segunda afirmación persistente que se hace a menudo sobre los requerimientos nutricionales del perro:

PROPUESTA: Los perros no pueden digerir el almidón.

La gran mayoría de los perros que sobreviven con dietas de croquetas de carbohidratos debería ser obvio que esto es inequívocamente falso. Los perros digieren eficientemente el almidón cocido, al igual que los humanos. Sin embargo, no pueden digerir el almidón crudo (y nosotros tampoco).

La cocción da como resultado la expansión de los pequeños gránulos que componen el almidón, lo que permite un mejor acceso a las enzimas digestivas y aumenta la digestibilidad. Esto es cierto tanto para los humanos como para los perros, y este hecho explica por qué generalmente no comemos papas crudas.

En realidad sabemos el grado exacto en que la cocción aumenta la digestibilidad de varios almidones. Los granos molidos como el arroz, la avena o el maíz son aproximadamente un 60 por ciento digeribles cuando se alimentan crudos a los perros. Cocinar estos ingredientes aumenta la capacidad del perro para digerirlos hasta casi el 100 por ciento! Esto significa que si alimentas a tu perro con 100 gramos de avena o arroz sin cocer, sólo 60 gramos llegarán a su cuerpo para alimentarlo; 40 gramos terminan en el intestino grueso donde los microbios fermentan algo de él, y muchos de esos 40 gramos terminan en tu patio, como heces.

Por el contrario, cuando se cocina, casi todos los 100 gramos se digieren y se absorben para alimentar a su perro. De nuevo, no es por poner un punto demasiado fino en esto, pero lo mismo es cierto para los humanos.

La enzima AMY2B

Al igual que los humanos, los perros tienen una mayor capacidad de digerir los ingredientes que contienen almidón, un cambio que ha sido directamente relacionado con la domesticación. En 2013, un documento innovador de Erik Axelsson de la Universidad de Uppsala en Suecia identificó una serie de cambios genéticos que ocurrieron cuando los perros evolucionaron de sus ancestros lobos.1 Tres de estos cambios fueron alteraciones de genes clave que codifican las enzimas involucradas en la digestión del almidón, de manera más notable y consistente, uno denominado AMY2B.

Este gen codifica para la producción de amilasa pancreática, una enzima que funciona para digerir el almidón de la dieta. Aunque existe una variación entre los perros individuales y las razas de diferente origen geográfico, el aumento de las copias del gen AMY2B se correlaciona con niveles más altos de amilasa pancreática circulante en la sangre de un perro, lo que significa que un nivel más alto de AMY2B conduce a una digestión más eficiente del almidón.2, 3, 4

En promedio, los perros tienen un número de copias siete veces mayor de este gen en comparación con los lobos actuales. Estos cambios en la composición genética del perro coinciden con la expansión de las prácticas agrícolas humanas y el aumento de la dependencia de las plantas proveedoras de almidón en las dietas tanto de los humanos como de los perros.

Selección de la dieta del perro

Es un hecho que los perros domésticos están mejor adaptados a la búsqueda de comida y a una dieta que contiene más almidón que sus antepasados lobos. Sin embargo, el hecho de que los perros puedan consumir y digerir el almidón no implica necesariamente que una dieta con una alta proporción de carbohidratos digeribles sea la forma más saludable de alimentarlos. Una forma de determinar cuánta proteína, grasa y carbohidratos deben tener los perros es preguntarles directamente.

Perros y carbohidratos: es complicado

Yevheniia Sednieva | Dreamstime.com

Históricamente, los nutricionistas han visto la selección de la dieta en los animales principalmente desde el punto de vista del equilibrio energético. La suposición básica era que todos los animales, incluidos los perros, comen para satisfacer sus necesidades energéticas (calóricas) primero. Sin embargo, en los últimos años esta premisa ha sido cuestionada.

Hay pruebas de que una amplia gama de especies, incluidas muchas aves, peces y mamíferos, seleccionan por sí mismas dietas que contienen proporciones constantes de los tres principales macronutrientes -proteínas, grasas y carbohidratos- y que regulan y equilibran su ingesta de nutrientes para maximizar la duración de la vida y la aptitud reproductiva.

El reconocimiento de que la selección de macronutrientes puede ser un motor para la selección de una dieta apropiada ha llevado a varios estudios nuevos con perros y gatos.

Los gatos domésticos se estudiaron antes que los perros y se comprobó que seleccionaban sistemáticamente una dieta rica en proteínas y grasas y baja en carbohidratos5 . Curiosamente, un estudio reciente descubrió que los gatos equilibraban sus dietas de forma preferente con una proporción fija de proteínas y grasas, incluso cuando se les ofrecían alimentos de diferentes preferencias de sabor y que contenían fuentes de proteínas de origen animal o vegetal.6 Aunque el sabor y el olor eran influencias importantes, el factor más fuerte para la selección de alimentos parecía ser la cantidad total de proteínas del alimento, más que su fuente.

Hasta la fecha, sólo se han completado dos estudios controlados con perros. En ambos, los perros también han demostrado un talento similar al de sus amigos felinos para seleccionar ellos mismos el contenido de macronutrientes de sus dietas.7,8 Los estudios fueron realizados por diferentes equipos de investigación y utilizaron metodologías algo diferentes, pero ambos informaron de que los perros seleccionaron preferentemente dietas bajas en carbohidratos y altas en grasas y proteínas.

Cuando se expresa como porcentaje de energía, los perros gravitan hacia una distribución general de 30 a 38 por ciento de proteínas, 59 a 63 por ciento de grasas y 3 a 7 por ciento de carbohidratos. Curiosamente, los lobos seleccionan por sí mismos dietas que son incluso más bajas en carbohidratos: sólo alrededor del 1 por ciento. Al principio, los perros de estos estudios se sintieron atraídos por las dietas muy ricas en grasas, pero en un periodo de varios días redujeron la proporción de grasa y aumentaron moderadamente la de proteínas.

Un hallazgo importante del estudio más reciente fue que cuando se permitió a los perros elegir estas proporciones dietéticas durante un periodo de 10 días, consumieron sustancialmente más calorías de las permitidas. Debido a esto, los perros aumentaron una media de casi 1,5 kg en sólo 10 días de alimentación.

Es complicado

En este momento, sabemos que los perros pueden digerir mejor el almidón en su dieta en comparación con sus antepasados lobos (y con los lobos actuales). Esta mayor capacidad se debe, al menos en parte, al aumento de la producción de amilasa pancreática.

También sabemos que, como nosotros, los perros digieren los almidones cocidos muy eficientemente, pero no pueden utilizar el almidón crudo. La inclusión de al menos algún nivel de almidón en la dieta de un perro proporciona una fuente eficiente de energía (calorías).

Por último, recientemente hemos aprendido que cuando se les da la opción, los perros seleccionan preferentemente una dieta baja en almidón y alta en proteínas y grasas. Sin embargo, la autoselección de este tipo de dieta (si se le alimenta sin control de las raciones) puede provocar un consumo excesivo y un aumento de peso.

Sin embargo, ninguna de estas informaciones aporta pruebas de la salubridad de una dieta que contenga algo de almidón frente a una dieta que contenga muy poco (o ningún) almidón en lo que respecta a la vitalidad del perro, la capacidad de mantener un peso y una condición corporal saludables, el desarrollo de problemas de salud crónicos y la longevidad.

Sin embargo, esto no ha impedido que los defensores de las dietas bajas en carbohidratos o sin ellos hagan tales afirmaciones. El hecho de que los perros se inclinen por una dieta alta en proteínas y grasas y baja en almidón no debe confundirse con la evidencia de que dicha dieta ha demostrado ser más saludable o que es capaz de prevenir enfermedades. Simplemente no lo sabemos.

Lo que necesitamos es evidencia de si el carbohidrato dietético es dañino, beneficioso o, bueno, ninguno de los dos. Los perros son generalistas después de todo. Es muy posible que, como muchos animales, sean capaces de prosperar con una amplia variedad de tipos de dietas, incluyendo aquellas con algún nivel de almidón.

Como dije, es complicado.

Estudios citados

1. Axelsson E, Ratnakumar A, Arendt ML, y otros. “La firma genómica de la domesticación de perros revela la adaptación a una dieta rica en almidón”. Nature 2013; 495:360-364 2. Arendt M, Fall, T, Lindblad-Toh K, Axelsson E. “La actividad de la amilasa está asociada con los números de copia de AMY2B en los perros: Implicaciones para la domesticación del perro, la dieta y la diabetes”. Animal Genetics 2014; 45:716-722 3. Arendt M, Cairns KM, Ballard JWO, Savolainen P, Axelsson E. “La adaptación de la dieta en los perros refleja la expansión de la agricultura prehistórica”. Herencia 2016; 117:301-396 4. Reiter T, Jagoda E, Capellini TD. “Variación de la dieta y evolución del número de copias de genes entre las razas de perros”. PLOSone 2016; 11:e01148899 5. Hewson-Hughes AK, Hewson-Hughes VL, Miller AT, y otros. “Análisis geométrico de la selección de macronutrientes en el gato doméstico adulto, Felis catus”. Journal of Experimental Biology 2011; 214:1039-1051 6. Hewson-Hughes AK, Colyer A, Simpson SJ, Raubenheimer D. “Equilibrando la ingesta de macronutrientes en un carnívoro mamífero: desenredando las influencias del sabor y la nutrición”. Sociedad Real de Ciencia Abierta 2016; 3:160081. 7. Hewson-Hughes AK, Hewson-Hughes VL, Colyer A, y otros. “Análisis geométrico de la selección de macronutrientes en las razas del perro doméstico, Canis lupus familiaris”. Ecología del Comportamiento 2013; 24:293-304 8. Roberts MT, Bermingham EN, Cave NJ, Young W, McKenzie CM, Thomas DG. “La ingesta de macronutrientes de los perros, dietas de auto-selección que varían en su composición se ofrecen ad libitum.” Journal of Animal Physiology and Nutrition 2018; 102:568-575

Linda P. Case es la propietaria de AutumnGold Consulting & Centro de Entrenamiento de Perros en Mahomet, Illinois. Linda es la autora de Dog Food Logic, tiene un nuevo libro, Dog Smart, y escribe el blog The Science Dog.

Deja un comentario