¿Perros yendo a la marihuana?

¿Perros yendo a la marihuana?

Estaba viendo un programa de televisión sobre una clínica veterinaria la noche después de completar un borrador de este artículo. Uno de los clientes era un joven con un perro muy enfermo, que estaba a sus pies, gimiendo suavemente. “No es él mismo”, dijo el hombre, su voz se ahogó en la emoción. “Apenas se mueve, y cuando se movía, era como si sus articulaciones no funcionaran. No puede controlar su vejiga, está orinando por todas partes.” Oh Dios mío, pensé para mí mismo, ¡sé lo que le pasa a ese perro!

La legalización de la marihuana medicinal en 18 estados y en el Distrito de Columbia ha sido una bendición para muchas personas, pero también es una preocupación para los veterinarios. La ingestión de marihuana puede causar toxicidad en los perros, y es más importante que nunca que los veterinarios puedan reconocer los signos de toxicosis de la marihuana ahora que el uso recreativo también ha sido aprobado en dos estados.

¿Perros yendo a la marihuana?

Los informes de perros afectados por la marihuana (Cannabis sativa) han ido en aumento durante una década. El Centro de Control de Envenenamiento Animal de la ASPCA recibió 309 llamadas sobre perros que consumen marihuana en 2011, comparado con 96 casos en 2002. Un estudio reciente encontró que el número de perros tratados por toxicosis de marihuana en dos clínicas veterinarias de Colorado se cuadruplicó entre 2005 y 2010 (la marihuana medicinal fue aprobada allí en 2000). El número de casos de toxicosis de la marihuana en las dos instalaciones aumentó de 1,5 a 4,5 y de 0,16 a 0,81 por cada 1.000 casos de emergencia durante ese período, lo que indica que no se trataba sólo de ver más pacientes en general.

Es posible que el aumento se deba, al menos en parte, a una mayor conciencia de la posibilidad de toxicidad de la marihuana entre los veterinarios, o a una mayor apertura por parte de los propietarios sobre la causa probable de los síntomas de sus perros.

Los perros pueden meterse en problemas después de asaltar el escondite de su dueño, comer comida con infusión de marihuana o masticar las plantas mientras crecen. Incluso si no tienes la droga en casa, tu perro podría estar expuesto al comer algo que se encuentra en un parque o en un paseo. Los perros son las mascotas más comúnmente afectadas, representando el 96 por ciento de los 250 casos estudiados en 2002, pero los gatos y otros animales también pueden verse afectados (el 3 por ciento de esos casos fueron gatos). Las señales pueden comenzar en minutos u horas y pueden durar horas o días, en parte porque el THC, el ingrediente activo de la marihuana, puede almacenarse en la grasa del cuerpo.

Los signos más leves de la ingestión de marihuana en los perros incluyen letargo (somnolencia), ojos enrojecidos por la congestión de la conjuntiva, desorientación y otros cambios de comportamiento, como la reacción excesiva al tacto, al sonido o a los estímulos visuales. Los perros pueden volverse agitados e hiperactivos, o sedados.

Entre los signos más graves se encuentran la ataxia (pérdida de equilibrio, tambaleo, incoordinación, dificultad para caminar), babeo, pupilas dilatadas, vómitos, diarrea, pérdida de apetito y, a veces, vocalización. El veterinario puede encontrar hipotermia (baja temperatura corporal), hipotensión (baja presión sanguínea) y taquicardia o bradicardia (frecuencia cardíaca rápida o lenta). En los peores casos, puede producirse un coma, convulsiones y la muerte.

En un estudio realizado en 2004, se observaron signos neurológicos como letargo (o depresión alternada con excitación), ataxia y pupilas dilatadas en el 99 por ciento de los perros después de ingerir marihuana. Signos gastrointestinales, como vómitos y babeo, se observaron en el 30 por ciento de esos perros.

Un signo clásico observado en la mayoría de los perros después de la ingestión de marihuana es el goteo de orina. Como es inusual ver una combinación de goteo de orina con síntomas neurológicos en los perros, esto puede ayudar a diferenciar la toxicidad de la marihuana de otras posibles causas.

Afortunadamente, los perros pueden dormir sin los efectos la mayoría de las veces. Pero como estos signos pueden indicar otros tipos de envenenamiento y condiciones médicas, es importante que su perro sea examinado por un veterinario, a menos que sepa con certeza lo que sucedió y los síntomas de su perro sean leves.

Diagnóstico El THC, el ingrediente activo de la marihuana, puede ser fácilmente detectado en la sangre o en la orina, pero la mayoría de los veterinarios no tienen esta prueba a su disposición. Otras drogas y toxinas pueden causar signos clínicos similares, incluyendo estimulantes, chocolate, opiáceos, ansiolíticos, antidepresivos, amitraz (que se encuentra en el collar Preventic y en algunos medicamentos de control de garrapatas más recientes), veneno para ratas, anticongelante e intoxicación por alcohol (que puede provenir del consumo de fruta o masa de pan en descomposición).

Comer golosinas con infusión de marihuana que son altas en grasa o contienen chocolate también puede aumentar el riesgo de trastornos digestivos y pancreatitis. Los análisis de sangre pueden ayudar a descartar las causas relacionadas con los cambios metabólicos, y se pueden hacer radiografías para buscar cuerpos extraños gastrointestinales u otras anomalías que puedan causar signos similares.

Tratamiento Si han pasado menos de dos horas desde que se ingirió la droga, su veterinario puede inducirle el vómito. Algunos recursos veterinarios recomiendan que el vómito sólo se induzca dentro de los 30 minutos posteriores a la ingestión, ya que una vez que se observan los signos clínicos, los efectos antináuseas de la marihuana pueden dificultar esta tarea. El vómito también es peligroso para los perros que están gravemente sedados, ya que puede dar lugar a la aspiración (inhalación de vómito en los pulmones).

Los veterinarios también pueden dar carbón activado en forma líquida para ayudar a reducir la cantidad de THC que se absorbe. Después de eso, la mayoría de los perros pueden dormir para evitar los efectos, con una recuperación total en 24 horas. En raros casos, los perros pueden estar inconscientes durante varias horas o unos pocos días. Los cuidados de apoyo que se dan durante este tiempo pueden incluir un catéter urinario para la limpieza, y el reposicionamiento cada pocas horas para evitar problemas circulatorios.

Cuando los signos son severos, como una frecuencia cardíaca extremadamente lenta, incapacidad para tragar o estar de pie, vómitos repetidos o hipotermia, el veterinario puede recomendar la hospitalización con líquidos intravenosos, medicamentos contra las náuseas, termorregulación para controlar la temperatura corporal y sedación, según sea necesario. En los peores casos, se puede utilizar un tipo de terapia de lípidos por vía intravenosa para ayudar a eliminar la sustancia tóxica de la sangre.

Rara vez, los perros pueden entrar en coma y morir debido a un paro cardíaco o respiratorio. La aspiración de vómitos también puede conducir a graves problemas respiratorios e incluso a la muerte. Dos casos de muerte por ingestión de marihuana ocurrieron después de que los perros ingirieron productos hechos con mantequilla de marihuana. Uno fue un Schipperke que se comió media docena de galletas con chispas de chocolate, y el otro un Cocker Spaniel que se comió media cacerola de brownies, ambos hechos con mantequilla que había sido infundida con THC. Ambos murieron a pesar de recibir tratamiento veterinario.

Los informes sobre las cantidades necesarias para causar toxicidad varían. Según un estudio de 213 perros que ingirieron marihuana, la dosis más baja que causó signos clínicos fue de 84,7 mg/kg (38,5 mg/libra, o aproximadamente 1 gramo por cada 26 libras de peso corporal). En ese estudio se comprobó además que el inicio de los signos se producía en tan sólo 5 minutos y duraba entre 30 minutos y 96 horas (4 días), y que la mayoría de los signos se producían entre 1 y 3 horas después de la ingestión.

Muchas fuentes afirman que se cree que la dosis letal es de 1,5 gramos de marihuana por cada libra de peso corporal, pero el estudio anterior encontró que la dosis más alta reportada fue de 26,8 gramos/kg (12,2 gramos, o casi media onza, por cada libra de peso corporal), y todos los perros se recuperaron completamente con el tratamiento adecuado.

Honestidad, la mejor política Para aquellos que tienen marihuana en el hogar, debe ser tratada como cualquier otro medicamento o sustancia tóxica y almacenada fuera del alcance de las mascotas. Si su perro muestra signos clínicos después de haber ingerido posiblemente marihuana, sea honesto con su veterinario sobre lo que puede haber sucedido. Incluso en los estados que aún no han legalizado la marihuana medicinal, los veterinarios quieren ayudar a tu perro, no entregarte. Es importante que tengan toda la información que necesitan para diagnosticar y tratar adecuadamente a su perro.

¿Perros yendo a la marihuana?

La veterinaria estaba muy preocupada por el perro en el programa de televisión, pero después de que los análisis de sangre y orina salieron normales, y un frasco de píldoras que el perro podría haber ingerido fueron identificados como antibióticos, que no causaría los síntomas vistos, interrogó al dueño con más cuidado sobre qué más podría haber entrado el perro. Admitió haber encontrado una taza masticada que su compañero de cuarto usó como cenicero después de fumar marihuana, y el misterio se resolvió. Como el ritmo cardíaco, la respiración y la temperatura del perro eran normales, lo enviaron a casa para que durmiera la mona, mientras su muy aliviado dueño se preparaba para tener una charla seria con su compañero de cuarto.

¿Qué hay de la marihuana medicinal para perros? La marihuana puede ser tóxica para los perros, pero los defensores dicen que también tiene efectos medicinales en las mascotas similares a los que se encuentran en los humanos. La marihuana medicinal puede ayudar a controlar el dolor, aliviar las náuseas y estimular el apetito, a la vez que causa pocos efectos secundarios adversos, cuando se usa en dosis adecuadas.

La mayoría de los veterinarios no quieren tener nada que ver con la marihuana medicinal para mascotas debido a su ilegalidad (la marihuana sigue siendo el objetivo de las leyes federales incluso en los estados que han aprobado su uso con fines médicos o recreativos) y a la escasez de ensayos clínicos. Pero unos pocos veterinarios creen que la marihuana puede proporcionar cuidados paliativos para reducir el dolor y el sufrimiento de algunos animales, y esperan que la marihuana medicinal pueda estar pronto disponible como una opción de tratamiento para las mascotas.

El Dr. Douglas Kramer, un veterinario que trabaja en el área de Los Ángeles, cree que “la combinación de medicamentos modernos y la terapéutica tradicional produce los mejores resultados clínicos”. Él inició Vet Guru, una fuente de información en línea y productos relacionados con la “medicina veterinaria de fusión”, integrando las terapias herbales modernas y tradicionales en un enfoque holístico. El Dr. Kramer desarrolló las Tiras para Mascotas de Disolución Rápida, mezclas de productos herbales con saborizantes naturales que se disuelven en segundos en la boca, donde se absorben sublingualmente en lugar de a través del estómago, lo que las hace más efectivas y de acción más rápida, además de evitar el potencial de malestar estomacal. Vet Guru también ofrece otros productos a través de sistemas de administración innovadores que facilitan la administración.

El interés del Dr. Kramer en la marihuana medicinal para mascotas comenzó cuando su propio perro, un Husky siberiano llamado Nikita, sufría de cáncer. A pesar del uso de todos los medicamentos convencionales para el control del dolor y las terapias disponibles, Nikita había llegado al punto en que pasaba la mayor parte del tiempo tirada en el suelo, gimiendo. Como último recurso, el Dr. Kramer trató de darle una tintura de marihuana medicinal con la esperanza de que mejorara su calidad de vida. Los resultados fueron nada menos que sorprendentes. A las pocas horas del primer tratamiento, Nikita volvió a tener apetito y parecía estar mucho más cómoda en general, y los gemidos cesaron por completo. Por supuesto, el cannabis no curó el cáncer, pero le dio a Nikita y a su familia varios meses más de tiempo de calidad juntos.

Tras la muerte de Nikita, el Dr. Kramer se dedicó a investigar y documentar los beneficios terapéuticos de la marihuana medicinal para mascotas en beneficio de sus otros pacientes. Fundó Terapéutica Veterinaria Iluminada con el fin de proporcionar el mismo alto nivel de cuidados paliativos y de hospicio para mascotas que para los humanos. Su objetivo declarado es “aliviar el dolor y el sufrimiento y mejorar la calidad de vida de las mascotas y sus familias”.

Por muy entusiasmado que esté sobre los beneficios potenciales de la marihuana medicinal para los perros, el Dr. Kramer está preocupado por la seguridad y eficacia de los productos desarrollados sin la participación de un veterinario. También le preocupa que los dueños de mascotas estén experimentando con el efecto de la marihuana medicinal en sus mascotas. El Dr. Kramer cree que se necesitan ensayos clínicos para que los veterinarios sepan más sobre los efectos de la marihuana en las mascotas. Hasta ahora, los únicos ensayos que se han hecho con mascotas fueron los que se utilizaron indirectamente para estudios con humanos, en los que se encontró que los perros y muchos otros animales tenían los mismos receptores cannabinoides que los humanos.

El Dr. Kramer quiere ver datos claros para entender cómo la marihuana puede ayudar a aliviar el dolor y el sufrimiento de los perros. Ha entrevistado a docenas de dueños que han reportado mejoras como la reducción de la ansiedad y el aumento del apetito, principalmente en mascotas que sufren de cáncer. Actualmente está llevando a cabo una encuesta entre los propietarios que han usado marihuana medicinal en sus mascotas. ( Ver http://vetguru.com/2011/10/15/pet-survey/ si desea participar en la encuesta o publicar su enlace. )

El cannabis tiene el potencial de ofrecer beneficios más allá del alivio del dolor y el aumento del apetito. Hay pruebas de que, en los seres humanos, los cannabinoides pueden ayudar a controlar las náuseas y los vómitos, reducir la inflamación con un menor riesgo de trastornos gastrointestinales en comparación con los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y reducir la ansiedad.

También hay pruebas de que los cannabinoides pueden actuar sinérgicamente con los opiáceos, como la morfina, potenciando el efecto de los narcóticos para el dolor, lo que permite utilizarlos en dosis más bajas, y posiblemente mitigar algunos de sus efectos secundarios adversos. Además, nuevos estudios son prometedores para el uso de la cannabis tópica, sin calefacción, para tratar el cáncer de piel. Sin embargo, cuando se trata de un tratamiento tópico para perros, surge un riesgo adicional debido a la posibilidad de que se ingieran cantidades tóxicas de la droga.

Hay que decir que no hay información fiable sobre qué dosis de marihuana es segura y efectiva para las mascotas. Este problema se complica aún más por la amplia variedad de productos, incluyendo capullos de flores, aceites, tinturas y otros extractos, así como la variación en la potencia de cada uno de ellos en función de la variedad de marihuana cultivada, el momento de la cosecha y la preparación del producto médico. Las formas concentradas en particular pueden causar toxicidad incluso en pequeñas cantidades.

Si su mascota necesita cuidados paliativos o de hospicio, Terapéutica Veterinaria Iluminada ofrece consultas. Aunque no pueden prescribir o proporcionar marihuana medicinal para mascotas, ayudarán a desarrollar un plan de tratamiento individualizado que incorpore terapias convencionales y naturales.

Mary Straus es la dueña de DogAware.com. Ella y su Norwich Terrier, Ella, viven en el área de la bahía de San Francisco.

Deja un comentario