Una guía para elegir el mejor entrenador de perros para usted y su perro

Una guía para elegir el mejor entrenador de perros para usted y su perro

Así que ha decidido que usted y su perro necesitan ayuda profesional. No se preocupe; todas las relaciones pueden usar una mano amiga en un momento u otro. Tal vez los dos tengáis problemas de comunicación que necesiten ser tratados (¡como si tu perro no escuchara y tú quisieras que lo hiciera!). O tal vez su bulto de pelo está creciendo más rápido y más grande de lo esperado, y usted está desesperado por una salida constructiva para toda esa energía y entusiasmo. Estás seguro de que el entrenamiento es la respuesta a tus problemas – ¡y probablemente tengas razón!

Pero, ¿cómo puedes clasificar las pilas de nombres que te han dado amigos bienintencionados, vecinos, tu veterinario y la gente de la tienda de piensos? (También recomendamos que busques en el sitio web de la Asociación de Adiestradores de Perros Mascota (Association of Pet Dog Trainers), que se encuentra en www.apdt.com. La APDT se dedica a formar mejores entrenadores a través de la educación, promoviendo métodos amigables para los perros y fomentando su uso). Conseguir nombres no es el problema; averiguar qué entrenador será el adecuado para usted y su perro es el primer paso para satisfacer sus necesidades de entrenamiento. Y los siguientes cinco consejos le ayudarán!

1. Busca un entrenador que te ofrezca lo que quieres

Una guía para elegir el mejor entrenador de perros para usted y su perro

Eso puede parecer obvio. Quieres que alguien te ayude a entrenar a tu perro, ¿verdad? Pero diferentes entrenadores tienen diferentes habilidades y ofrecen una variedad de servicios. Para reducir realmente tus necesidades y deseos específicos, pregúntate a ti mismo:

– ¿Quiero una clase en grupo o un entrenamiento individual? Cada uno tiene sus beneficios. Para alguien con un nuevo cachorro, una clase ofrece oportunidades esenciales de socialización. Además, las clases son menos costosas que el entrenamiento individual. Sin embargo, con el entrenamiento individual, es más probable que reciba atención personalizada y que se aborden sus necesidades específicas.

– ¿Estoy buscando una formación general o necesito ayuda con un problema específico? Si se trata de un problema de conducta como los ladridos, la ansiedad por la separación o la agresión, puede buscar un entrenador o conductista con experiencia en esa área.

– ¿Estoy buscando principalmente oportunidades de entrenamiento a corto plazo para ayudar a mi perro a convertirse en un miembro feliz de mi familia, o tengo objetivos específicos a largo plazo como la obediencia o la competición de agility? Algunos buscamos clases de entrenamiento porque nos encantan los deportes de perros y salir con gente que está tan loca por sus perros como nosotros.

Tome a Nancy Layton, por ejemplo. Layton, que vive en Aptos, California, con su mestizo, Dodger, y su Bearded Collie,Scout, planea competir con sus dos perros en obediencia y agilidad. "Estaba trabajando con un entrenador que me gustaba mucho, pero sus clases no eran lo suficientemente consistentes para mí," dice Layton que decidió entrenar con un club que ofrecía la estructura que necesitaba para prepararse para la competición.

2. Investigar diferentes métodos de capacitación Los capacitadores utilizan una variedad de técnicas y métodos. La mayoría de las técnicas hacen "trabajo" para cambiar el comportamiento, pero no todas son suaves, amables y humanas. Al elegir un entrenador, es esencial entender qué métodos de entrenamiento son tanto humanos como efectivos. El entrenamiento de refuerzo positivo, por ejemplo, funciona recompensando lo que el perro hace bien. Es una forma efectiva, humana y divertida de entrenar. Los perros pueden aprender fácilmente (y felizmente) todo, desde los modales básicos hasta la agilidad a nivel de maestro, usando técnicas de refuerzo positivo.

Una guía para elegir el mejor entrenador de perros para usted y su perro

El entrenamiento de refuerzo positivo es cada vez más común, lo que facilita la búsqueda de buenos entrenadores que utilicen métodos basados en la recompensa. Dos de los métodos positivos más populares son "atrayente y recompensa" y "entrenamiento con clicker." Ambos usan la comida como el refuerzo primario y ambos métodos son muy efectivos.

Le sugerimos que se aleje de los métodos de entrenamiento “tradicionales” o de base militar que utilizan collares de estrangulamiento o de pellizco. El entrenamiento puede realizarse sin técnicas basadas en la corrección; la fuerza no es necesaria para entrenar a los perros. Además, le recomendamos que huya de cualquier entrenador que utilice prácticas inhumanas como golpear, patear, colgar, chocar o cualquier otra acción que pueda causar dolor o angustia a un perro.

Cuando le pregunte a un entrenador sobre sus métodos de entrenamiento, escuche atentamente su respuesta. A medida que el entrenamiento de refuerzo positivo se ha ido haciendo más popular, algunos entrenadores que enseñan usando métodos tradicionales basados en la corrección han empezado a llamarse a sí mismos entrenadores “positivos” también. Para descubrir exactamente cómo trabaja un entrenador, pida una explicación detallada de cómo entrenaría un comportamiento básico como “Siéntese”. Además, pregunte cómo lidiaría con problemas como un perro que no escucha, un perro que se comporta mal en clase o un perro que muestra agresión.

Lo mejor de todo es pedirle que se siente en una típica clase de principiantes y observe si la descripción del entrenador de sus métodos coincide o no con lo que practica.

3. 3. También hay que tener en cuenta las habilidades personales del entrenador Un entrenador es en parte profesor, en parte terapeuta y en parte experto en comunicaciones, y el entrenador adecuado te ayudará incluso más de lo que ayuda a tu perro. Pero seamos sinceros, la mayoría de las personas que se convierten en entrenadores de perros lo hacen porque les gustan o incluso les encantan los perros, no porque sean expertos en trabajar con personas. Entonces, ¿cómo sabrás si un entrenador que trabaja bien con perros será realmente capaz de enseñarte?

De nuevo, lo mejor es ir a ver una clase y observar a los estudiantes y sus perros. ¿Parecen estar relajados y disfrutando de la experiencia? ¿Entienden las explicaciones del entrenador? ¿Se ofrecen sugerencias a los estudiantes de manera que se sientan bien? ¿Se manejan los problemas de manera que todos los involucrados parezcan satisfechos? ¿O los estudiantes parecen desconcertados o frustrados?

Lo más importante, sin embargo, es que el entrenador es capaz de dejarte claro lo que funciona y lo que no, y lo que específicamente puedes hacer para solucionar los problemas. Esto requiere habilidades de observación, habilidades de comunicación y diplomacia. Layton señala que la retroalimentación que recibe debe ser de apoyo, no punitiva. Un buen entrenador realmente necesita ser capaz de “reforzar positivamente” lo que la persona hace bien, así como lo que el perro hace bien.

4. Compruebe el nivel de experiencia del entrenador El tiempo que un entrenador ha ofrecido servicios profesionales no determina su capacidad, pero es un indicador que debería contribuir a su decisión. Alguien que tiene menos experiencia en capacitación profesional pero buenas habilidades, por ejemplo, puede ser excelente para una clase de capacitación básica. De hecho, los nuevos instructores suelen aportar a una clase el entusiasmo, la energía y la creatividad que un instructor que ha enseñado durante mucho tiempo puede haber perdido.

Sin embargo, un entrenador menos experimentado puede no ser la mejor opción para una clase que ofrece actividades específicas que requieren un conocimiento y una experiencia de comportamiento general. Tomemos como ejemplo el “tiempo de juego” sin correa. Durante la socialización sin correa (incluso con los cachorros), un entrenador realmente debe ser hábil en la lectura del lenguaje corporal canino, en la predicción de interacciones y en la intervención apropiada cuando sea necesario. Esto requiere habilidades especializadas. Y un entrenador sin una amplia experiencia y conocimiento podría no ser la mejor opción para problemas graves como la agresión.

¿Cómo se puede evaluar la experiencia y los conocimientos de un entrenador? Pregúntele cuánto tiempo ha trabajado como entrenador profesional y cómo aprendió a entrenar. Si su perro tiene un problema de comportamiento específico, pregúntele si ha tratado este problema antes. Recuerde que un buen entrenador reconocerá lo que no sabe, así como lo que sí sabe.

Lo más importante, confía en tus instintos. Si el entrenador “siente” que es una buena pareja, probablemente lo sea. Por otro lado, si no confía plenamente en la capacidad del entrenador para ayudarle a usted y a su perro, es menos probable que siga su plan de acción prescrito y menos probable que tenga éxito.

5. El costo y la conveniencia cuentan Si bien se puede decir que se obtiene lo que se paga, es igualmente cierto que para la mayoría de nosotros una clase de entrenamiento debe ser tanto asequible como conveniente. Una sola clase puede servir para empezar, pero muchas personas necesitan o quieren oportunidades de capacitación avanzada. Y el simple hecho es que si no puedes pagar las clases, ¡no es probable que te quedes con ellas!

¿Cambiando de personalidad? Después de que hayas investigado y encontrado un entrenador que te ayude a resolver tus problemas de relación canina, todo lo que tienes que hacer es ponerte a trabajar y entrenar, ¿verdad?

Bien, pero mantente alerta a los aparentes “cambios” en la filosofía o métodos de entrenamiento de tu entrenador. Si en algún momento usted y su perro parecen frustrar al entrenador, o se topan con los límites de sus habilidades para resolver los problemas de su alumno de forma positiva, puede considerar la posibilidad de tomar un descanso del entrenamiento y reconsiderar su elección.

Es posible que los entrenadores menos experimentados (o los que, en el fondo, están menos comprometidos con los métodos positivos) no hayan aprendido a hacer frente a cada tipo de problema de comportamiento canino o a cada “personalidad” de los perros de forma positiva. Aunque sería ideal que el entrenador fuera el que reconociera su incapacidad para enfrentarse a una situación determinada y le diera una recomendación para otro entrenador, es bastante raro que esto ocurra. Si su entrenador comienza a utilizar métodos punitivos, citando la extraordinaria “terquedad”, “falta de respeto” o cualquier otro rasgo de su perro como justificación para los métodos basados en la fuerza, excúsese educadamente de la clase y busque un nuevo entrenador. Créame, hay entrenadores positivos que pueden tratar a su perro, no importa cuán ruidoso sea, sin recurrir a la violencia.

Si su propio compromiso con los métodos positivos necesita ser reforzado, le sugiero que lea Don$0027t Shoot the Dog de Karen Pryor y Culture Clash de Jean Donaldson. Estos dos entrenadores de renombre internacional, líderes en el campo del entrenamiento canino moderno, refuerzan el argumento del entrenamiento positivo describiendo cómo piensan y aprenden los perros. Los perros pueden aprender y aprenden a realizar comportamientos específicos para evitar el castigo, por supuesto, pero son buscadores de placer por naturaleza. Es mucho más efectivo, concluyen los dos autores, inspirar al perro para que descubra qué comportamientos resultarán en recompensas placenteras. Esto no sólo produce un perro motivado para hacer “lo correcto”, sino que también preserva una relación afectiva y de confianza con su adiestrador.

Con buena suerte, buen entrenamiento y mucho trabajo, pronto dejarás atrás la tristeza de los perros y tendrás una relación satisfactoria y feliz con tu amigo canino.

También con este artículo Haga clic aquí para ver “Preguntas para hacer al entrevistar a un posible entrenador”.

-Por Mardi Richmond

Mardi Richmond vive en Santa Cruz, California, donde enseña agilidad para clases divertidas y escribe sobre perros. También es autora de Roughing It: A Complete Guide to Camping With Dogs. Para obtener información de contacto o de compra, vea Recursos.

Deja un comentario