Formas de evitar que un perro se queje

PERROS QUECHEANDO: VISIÓN GENERAL

1. Identifique la causa del lloriqueo de su perro para poder determinar la respuesta de modificación apropiada.

2. Implementar otros procedimientos y productos que puedan ayudar a su perro a estar más tranquilo.

3. Busque asistencia veterinaria si la ansiedad de su perro es excesiva.

Soy bastante tolerante con las conductas molestas de los perros, y aún así, tengo que admitir que los lloriqueos me ponen de los nervios. Nuestro querido Kelpie, Kai, se queja. Cuando lo hace, debo recordarme a mí mismo que, en lugar de molestarme, debo valorar los esfuerzos de mi perro por comunicarse, y averiguar por qué se queja. El "por qué" puede ser un primer paso importante para modificar muchos comportamientos, especialmente aquellos que implican algún tipo de vocalización.

¿Por qué lloriquean los perros?

Los perros lloriquean por una variedad de razones. Comprender la motivación de su perro para quejarse le llevará al enfoque de modificación apropiado. Malinterpretar el quejido, o simplemente castigar o castigar de otra manera a su perro por quejarse, puede exacerbar el comportamiento e incluso dar lugar a otros problemas de comportamiento más graves. Considere estas posibles causas:

– Dolor o molestia.

Cuando su perro está lloriqueando, el primer paso muy importante que debe tomar es identificar y tratar – o descartar – el dolor o la molestia. Si tu perro se duele, todas las modificaciones del mundo no lo van a arreglar.

Su perro puede tener demasiado frío o demasiado calor. Ajusta el entorno en consecuencia. Tal vez su cama esté sucia. Dale una manta limpia y seca. Tal vez esté en una jaula y realmente tenga que ir al baño. (Esto me lo explicó recientemente mi perra Bonnie, cuando sufría de heces sueltas y tenía que salir a las 3 a.m. Si hubiera ignorado su lloriqueo en vez de sacarla corriendo afuera, o peor aún, la hubiera reprendido por perturbar mi sueño, habría pagado un alto precio de limpieza por ser tan injusto con mi perro).

Puede ser difícil determinar si los perros tienen dolor. Claro, a veces cojean, se estremecen cuando los tocas, o dejan claro que les duele, pero a veces no. Los perros pueden ser bastante estoicos. Además, si tienen dolor bilateral (que duele por igual en ambos lados) no tiene sentido cojear; sólo hace que duela más en el otro lado.

Si cree que su perro puede tener dolor y su veterinario no encuentra nada, pregunte sobre el uso de carprofeno o algún otro medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE) como herramienta de diagnóstico. Si el comportamiento se detiene cuando se le medica y vuelve cuando la medicación se detiene, es un buen indicio de que está relacionado con el dolor.

Mientras que los AINEs (como el Rimadyl) pueden tener el potencial de producir efectos secundarios gastrointestinales, renales y hepáticos, el dolor a largo plazo resulta en una calidad de vida muy pobre. Algunos estudios indican que hasta un 20 por ciento de los perros de más de un año de edad pueden sufrir de osteoartritis. Ciertamente, muchos perros se enfrentan a una creciente pérdida de movilidad a medida que envejecen debido a la aparición de la artritis. Si su perro está lloriqueando debido al dolor, ayúdelo a estar cómodo. (Ver "No tema a los AINEs para su perro," abajo.)

– Estrés.

El estrés es la otra razón principal por la que los perros lloriquean. (El dolor también es un factor estresante, así que en realidad todos los lloriqueos se deben al estrés, pero veamos los factores estresantes no relacionados con el dolor que pueden causar los lloriqueos).

– Ansiedad.

Esta es probablemente una de las causas más comunes de los lloriqueos. La respuesta parece obvia, pero la diré de todas formas: Para reducir los lloriqueos relacionados con la ansiedad, debes reducir la ansiedad de tu perro, sea cual sea la causa.

La angustia por la separación o el aislamiento (y la anticipación de los mismos) son dos comportamientos comunes relacionados con la ansiedad, pero hay un sinnúmero de otras razones por las que su perro puede estar ansioso. Cualquier cosa que le cause temor puede contribuir a este tipo de lloriqueo, y algunas razas incluso parecen tener una predisposición genética a los lloriqueos.

Para ayudarle a estar menos ansioso para que se queje menos, haga una lista de las cosas que le causan a su perro miedo o estrés, y elija dos o tres para comenzar el contra-acondicionamiento, es decir, cambiar la forma en que se siente acerca de esas cosas, para que ya no le causen estrés o miedo. Cuando pueda marcar un factor estresante de su lista, elija otro para empezar a trabajar en él, hasta que haya abordado suficientes de ellos para que los lloriqueos dejen de ser un problema. Además, los lloriqueos inducidos por la ansiedad y otros tipos de quejidos pueden mejorar con la aplicación de la lista cada vez mayor de diversas herramientas y protocolos que tenemos para ayudar a nuestros perros a estar tranquilos. (Más sobre esto a continuación.) Haga clic aquí para obtener más información sobre cómo reducir las ansiedades de su perro.

– Frustración.

Esta es también una de las causas más comunes de lloriqueo – y es el lloriqueo que hace nuestro Kai. Incluyo “lloriqueo de la demanda” bajo este título; mientras que algunas fuentes lo enumeran como una categoría separada, yo las considero iguales. Un perro que se queja para “exigir” algo se frustra por no conseguir lo que quiere, de ahí el lloriqueo de frustración.

La mejor manera de ayudar a un llorón frustrado es quitarle la frustración, preferiblemente adelantando el comportamiento. Sé que Kai lloriqueará en la clase de agilidad mientras espera impacientemente su turno para correr. Puedo adelantarme a su lloriqueo dándole un Kong de peluche u otro juguete que dispense comida para alejar su mente de sus problemas hasta que sea nuestro turno. Si haces esto antes de que empiece a lloriquear, no reforzarás el comportamiento no deseado.

– Excitación.

Sí, algunos perros se quejan sólo porque son tan felices que apenas pueden contenerse. No es tan común como la ansiedad y la frustración lloriqueando. Aunque se trata de un lloriqueo feliz, todavía hay algo de estrés involucrado, aunque se trata de eustress (estrés bueno) más que de estrés (malo). Los lloriqueos excitados suelen formar parte de un comportamiento de saludo, por lo que me preocuparía menos de esto en comparación con los otros tipos de lloriqueos que se derivan de la angustia.

Sin embargo, si quiere reducir el lloriqueo de su perro, pídale que se comporte de otra manera como parte de su ritual de saludo para que su cerebro pase del modo de excitación al modo de pensamiento. Un ejemplo: Mantenga una canasta de juguetes fuera de su casa, y al entrar, tire un juguete para que su perro lo recupere o juegue con él.

– Calma.

Esta es otra presentación no tan común de lloriqueo, y generalmente se ofrece en las interacciones sociales con otros perros. En este caso, es una comunicación saludable, y no una en la que quieras interferir.

No castigues a tu perro por quejarse

Algunas fuentes recomiendan castigar el lloriqueo de un perro con una botella de chorro, o algo peor. Otras sugieren una forma más benigna de castigo: quitarle la atención al llorón. Generalmente me opongo con vehemencia al uso de castigos positivos (el comportamiento del perro hace que ocurra algo malo), pero cuando es apropiado, no me opongo al castigo negativo (el comportamiento del perro hace que algo bueno desaparezca).

Dicho esto, no creo que sea apropiado usar ni siquiera un castigo negativo con un perro que está estresado; ¡es quitarle su apoyo cuando más lo necesita!

Sé muy bien que los lloriqueos pueden ser molestos, pero creo que es importante tener en cuenta que la mayoría de los lloriqueos son una función del estrés; mientras que se pueden suprimir los lloriqueos con un castigo, se añade otro factor estresante, que probablemente exacerbe otras conductas relacionadas con el estrés. Un mejor plan es averiguar por qué su perro se queja, reducir los factores estresantes de su vida y ayudarle a cambiar su comportamiento.

Enseñando calma a los perros

Afortunadamente, a medida que el movimiento de entrenamiento sin fuerza continúa ganando impulso y entendemos que hay formas mucho mejores que el castigo para ayudar a nuestros perros estresados a estar tranquilos, nuestro acceso a los recursos para ayudarnos a lograr ese objetivo continúa creciendo. Aquí están algunas de las muchas opciones, además del contraacondicionamiento y la desensibilización, para ayudar a su perro a estar calmado. (Nota: Algunas de estas pueden funcionar en algunos perros y otras no. Siga intentándolo hasta que encuentre lo que funciona para el suyo):

– Ejercicio.

El ejercicio no sólo consume la energía que su perro podría gastar en comportamientos relacionados con la ansiedad, sino que una buena ronda de ejercicio aeróbico causa la liberación de endorfinas (piense en el “subidón del corredor”) que realmente puede ayudar a su perro a estar menos ansioso.

– Elección.

Según Susan G. Friedman, PhD (psicología), “El poder de controlar los propios resultados es esencial para la salud del comportamiento”. Enseñarle a su perro una pista de “elección” y buscar oportunidades para darle opciones en su vida puede ayudar a aliviar las ansiedades.

– Reforzar positivamente la calma.

Tendemos a prestar atención a nuestros perros cuando se portan mal, y los ignoramos cuando están tranquilos. Recuerde reforzar silenciosamente a su perro cuando esté calmado (un elogio suave, una golosina que se deja caer con calma) y es probable que vea un comportamiento más calmado.

– Protocolo de relajación de la Dra. Karen Overall.

La Dra. Overall es una veterinaria conductista con un compromiso inquebrantable con el entrenamiento y el manejo sin fuerza. Su detallado protocolo diario puede ser usado para ayudar a su perro a relajarse. Está establecido como un protocolo de 15 días, pero puede tomar más tiempo si su perro necesita un ritmo más lento, y dividir los pequeños pasos en otros aún más pequeños según sea necesario para ayudar a su perro a tener éxito.

– Protocolo general de Karen para enseñar a un perro a respirar profundamente.

¡Sé que su perro ya sabe cómo respirar! Este ejercicio, una forma calmante de biorretroalimentación, le enseña a dejar de jadear por el estrés y a respirar por la nariz. Piense en las veces que estuvo estresado y sus amigos le recordaron “¡Respira!”

– Masaje.

Hecho correctamente, el masaje puede ser tan relajante para su perro como lo es para usted (asumiendo que su perro no encuentre el tacto desagradable). Si se utiliza junto con una fragancia como la lavanda, que tiene propiedades calmantes por sí misma, puede utilizarla en otros lugares para ayudar a su perro a calmarse, debido a su asociación con el masaje calmante.

– TTouch.

Otra forma de toque calmante desarrollada por Linda Tellington-Jones, TTouch utiliza tipos específicos de tacto, movimiento, envolturas y otros equipos para ayudar a un perro a aprender a relajarse.

– Calming Cap (también conocido como Thunder Cap).

Similar a la capucha usada para mantener en calma a un halcón cautivo, el Calming Cap reduce la intensidad de los estímulos visuales para ayudar a su perro a mantenerse en calma. Su perro puede ver a través del Gorra Tranquilizante, pero los detalles son borrosos. Puede ser muy útil para los perros que tienen dificultades para mantenerse por debajo del umbral. Recuerde asociar el Calming Cap con golosinas para que su perro aprenda a amar que se lo pongan.

– Thunder Shirt.

Este producto (u otra camiseta para perros que se ajusta) funciona según el mismo principio que envolver a un bebé. Los estudios muestran que los bebés que son envueltos lloran menos, y la extrapolación es que los perros también pueden ser confortados por la sensación de ser sostenidos; la Thunder Shirt parece funcionar para muchos perros.

– Adaptil.

Anteriormente conocido como Zona de Comodidad, Feromona de Aplazamiento para Perros y DAP), es una sustancia sintética que imita las feromonas naturales que emite una perra madre que amamanta a sus cachorros. El efecto biológico de la feromona natural ayuda a calmar a los cachorros; este producto pretende hacer lo mismo con los perros adultos. Está disponible en spray, plug-in y collar. Mientras que algunos profesionales reportan buenos resultados con el producto, otros creen firmemente que es aceite de serpiente. Lo ponemos en la categoría de “no puede hacer daño, puede ayudar”.

– A través de la oreja de un perro.

Esta es música, específicamente seleccionada por su potencial para calmar a los perros. Las selecciones de música de Through a Dog$0027s Ear se venden en CD, o en una maravillosa y pequeña unidad portátil (21/2 por 3 pulgadas) llamada iCalmDog que tiene una calidad de sonido asombrosa. Es muy calmante para los humanos; si lo pongo en mi oficina mientras trabajo, ¡me quedaré dormido en mi escritorio! Toca esta música cuando las cosas están tranquilas en tu casa para ayudar a tu perro a relajarse y así forma una muy buena asociación con él, y luego también puedes usarla durante la práctica del contra-acondicionamiento para darle la misma asociación de calma que tenía cuando estaba tocando en casa.

– Nutracéuticos.

Estos productos, aislados o purificados de los alimentos, se venden generalmente en formas medicinales que no suelen asociarse con los alimentos. Se ha demostrado que un nutracéutico tiene un beneficio fisiológico o proporciona protección contra enfermedades crónicas. Dos que están aprobados por la FDA para su uso en perros son el Anxitane (L-teanina) y el Zylkene (caseína). Si le interesan, discútalos con su veterinario para asegurarse de que se siente cómodo con su uso en su perro. Si es así, puede obtenerlos a través de su veterinario o en línea. He tenido éxito con la L-teanina de venta libre. Compro las cápsulas, así puedo abrirlas y rociar el contenido en el alimento de mi perro. Si compra las tabletas masticables, asegúrese de no comprar ninguna que contenga xilitol, que es tóxico mortal para los perros.

Medicamento para perros con ansiedad

Además de todo lo mencionado anteriormente, hay una variedad de drogas psicotrópicas que pueden ayudar a aliviar el estrés y la ansiedad de su perro. Tiendo a recomendar la ruta de la medicación a los clientes cuando sus perros tienen un nivel de ansiedad que es claramente destructivo para la calidad de vida de los caninos y/o humanos. Estos deben ser obtenidos de un veterinario, y aquí está el problema: La mayoría de las escuelas veterinarias no requieren que los estudiantes de veterinaria tomen clases de comportamiento, y la mayoría de los veterinarios no están muy bien informados sobre las drogas de modificación de comportamiento. Por muy bien intencionados que sean, pueden fácilmente prescribir el medicamento equivocado – a veces incluso (sin querer) recomendando un medicamento que empeora el comportamiento en lugar de mejorarlo.

Como no veterinario, no es apropiado (o legal) para mí sugerir medicamentos específicos a los clientes. La buena noticia es que muchos veterinarios ofrecen consultas telefónicas gratuitas a otros veterinarios que quieren información sobre la selección y dosis de medicamentos apropiados para los animales de compañía de sus clientes. Incluso si su veterinario le cobra algo por su tiempo para hacer la investigación, no debería ser un costo prohibitivo, y la consulta valdrá la pena.

Su veterinario puede encontrar información de contacto para los conductistas veterinarios en el sitio web del Colegio Americano de Conductistas Veterinarios.

No teman a los AINEs por su perro: Hay destinos peores!

Cuando el Rimadyl (carprofeno) se empezó a usar en general a principios de los años 90, hubo informes alarmantes de perros que sufrieron daños en el hígado y los riñones después de que se les diera la droga, incluyendo algunas muertes. Sin embargo, más de dos décadas después, los informes indican que la incidencia real de los efectos secundarios negativos es extremadamente baja (.02 por ciento) y que la mayoría (70 por ciento) de los afectados son perros geriátricos. Inicialmente, los veterinarios aconsejaron realizar análisis de sangre regulares a los perros que tomaban Rimadyl, siempre y cuando el perro estuviera tomando el medicamento. Al menos un estudio reciente sugiere que los perros que van a tener una mala reacción a la droga la tendrán pronto, y puede que no sea necesario realizar análisis de sangre regulares continuos.

Mi primer Kelpie sufrió una artritis severa a mediados de los 90 a la edad de 12 años, después de una década de actividad energética. Estuve muy cerca de practicarle la eutanasia para aliviar su dolor. Cuando mi veterinaria, la Dra. Diana Phillips, sugirió Rimadyl, me negué.
“He oído cosas bastante malas sobre Rimadyl”, dije.

El Dr. Phillips respondió sin rodeos: “Estás pensando en matar a tu perro mañana… ¿qué tan malo puede ser el Rimadyl?”

Oh. Duh.

Rimadyl me compró dos años más de vida de calidad con mi amada Keli, no sufrió ningún efecto negativo de la droga, y las palabras del Dr. Phillips se han quedado conmigo. A menudo comparto esta historia con clientes que son reacios a considerar el alivio del dolor para sus perros que están sufriendo. Un simple medicamento para el dolor puede hacer que su perro se vea (y, por supuesto, más importante) se sienta mucho mejor y pueda olvidarse de que tiene algún problema.

La autora Pat Miller, CBCC-KA, CPDT-KA, es la Editora de Entrenamiento de WDJ. Ella y su marido Paul viven en Fairplay, Maryland, donde se encuentra el centro de entrenamiento de Peaceable Paws. Miller también es autora de muchos libros sobre entrenamiento positivo. El más reciente es Cuidado con el perro: Soluciones positivas para el comportamiento agresivo de los perros.

Deja un comentario