12 consejos para evitar los viajes al veterinario de emergencia

12 consejos para evitar los viajes al veterinario de emergencia

Cada año, miles de perros son tratados en hospitales veterinarios de emergencia en todo el país. Lo sé; pasé casi una década como veterinario de sala de emergencias. Siempre me pareció interesante que muchas de las lesiones y enfermedades más comunes que vi en la práctica de emergencias eran también algunas de las más fáciles de prevenir! Muchos de estos problemas pueden evitarse con un poco de sentido común y medicina preventiva.

12 consejos para evitar los viajes al veterinario de emergencia

Aquí, sin ningún orden en particular, hay una docena de simples consejos para evitar una visita a la sala de emergencias de mascotas.

1. Mantén las uñas de los pies de tu perro cortadas.

Como veterinario de emergencia, vi al menos una uña del pie desgarrada por turno. El sangrado de las uñas de los pies no es mortal, pero es extremadamente doloroso para el perro y puede infectarse.

Mantenga las uñas de su perro cortas para que las puntas no se enganchen. En algunos casos extremos, los perros de razas pequeñas con pelo largo y grueso que oscurece sus pies tendrán uñas que han crecido en las almohadillas de los pies. Esta es una condición dolorosa y puede llevar a una infección. Revise las uñas de su mascota con frecuencia! Cuando tenga dudas sobre si están demasiado largas, consulte con su veterinario o peluquero. (Y lea “Lesiones comunes en las uñas de los pies de los perros”, de este número.)

2. No le dé a su perro huesos de médula con forma de dona.

Los huesos de la médula pueden deslizarse fácilmente sobre la mandíbula inferior de un perro y alojarse detrás de los dientes caninos. Mientras que continúan con facilidad, generalmente se requiere un viaje al veterinario de emergencia para que los extraiga (a menudo bajo sedación). ¿No me cree? Intente una búsqueda de imágenes en Google para “médula ósea mandíbula de perro” – y no se sorprenda por la cantidad de fotos que encontrará.

3. Mantenga los anzuelos para peces almacenados lejos de las narices curiosas.

El olor a pescado en un anzuelo a menudo puede ser demasiado tentador para un perro. Peor aún, la vista de un pez vivo, retorciéndose en el extremo de una caña de pescar puede llevar a un perro a un comportamiento impredecible. Es fácil para un perro agarrar o poner una pata en un anzuelo, pero no es tan fácil desalojarlo. Muchos anzuelos se triplican, poseen tres púas que deben ser cortadas y luego empujadas hacia atrás a través de la herida. Esto generalmente requiere una fuerte sedación para lograrlo, especialmente cuando se atasca en una zona sensible como la nariz, la lengua, la boca o la almohadilla de los pies.

4. Al conducir, asegure a su perro con un arnés bien ajustado y un cinturón de seguridad para perros, o en un transportín que esté firmemente sujeto en el coche.

No dejes que los perros se queden en las camas de los camiones sin asegurar. No los dejen colgar de una ventana abierta. Es muy común que un giro repentino haga que un perro pierda el equilibrio y caiga de la ventana o de la caja del camión. En caso de accidente, un perro amarrado o enjaulado tiene menos posibilidades de lesionarse, además de causar heridas a otros en el coche. Lea más sobre la seguridad en el coche para perros aquí.

5. Asegúrate de que tu patio sea seguro y que tu perro tenga un microchip de identificación.

Las lesiones por atropello pueden ser graves y mortales, así como las peleas con otros perros y animales salvajes. Siempre supervise a su perro cuando esté suelto en el patio; los perros pueden ser muy hábiles para trepar o cavar por debajo de las cercas y las cercas subterráneas (que no son recomendadas por el Whole Dog Journal) no funcionan para todos los perros. Tampoco evitan que otros animales – domésticos o salvajes – deambulen por su patio. Es rápido y fácil ponerle un microchip a tu perro, y el chip lo identificará si se suelta para que puedas volver más rápido a tu casa.

6. Reconozca las enfermedades comunes que ocurren en la raza de su perro, para que pueda tomar las medidas apropiadas, rápidamente.

Por ejemplo: Las razas braquicefálicas como los Bulldogs y los Boxers suelen tener problemas en las vías respiratorias superiores. Se oxigenan mal debido a una combinación de narices muy cortas, fosas nasales pequeñas y un exceso de tejido en la orofaringe (área de la garganta en la parte posterior de la boca). Esto puede provocar un golpe de calor. El golpe de calor puede ocurrirle a cualquier perro si se le deja en las circunstancias equivocadas, pero los perros braquicefálicos son particularmente propensos a esto. También pueden sobrecalentarse por simple excitación.

¿Necesita más ejemplos? Se sabe que los labradores geriátricos sufren con frecuencia de parálisis laríngea, y a medida que envejecen, ésta puede llegar a ser grave, lo que provoca inflamación de las vías respiratorias superiores y dificultad para respirar. Producen una respiración estridente característica – un sonido agudo y sibilante.

Los grandes daneses y otros perros de raza grande son propensos a una condición llamada “hinchazón” o dilatación gástrica y vólvulo, cuyos síntomas son malestar, distensión abdominal, salivación y arcadas no productivas. Esta es una condición fatal si no se trata con un reconocimiento rápido en casa y una cirugía de emergencia.

Familiarizarse con los síntomas de estas condiciones puede ayudar a detener una crisis antes de que ocurra. En caso de duda, pregunte a su veterinario por cualquier síntoma específico de la raza y las medidas preventivas que debe conocer, como la gastropexia profiláctica para su perro de raza gigante.

7. Mantenga los medicamentos seguros.

Los analgésicos domésticos comunes como el naproxeno y el ibuprofeno pueden causar úlceras gastrointestinales e insuficiencia renal si son ingeridos por su perro. Además, los suplementos populares de venta libre, como el 5-HTP, que se utilizan en el tratamiento de diversos trastornos, pueden tener consecuencias graves para las mascotas. La ingestión de 5-HTP puede provocar convulsiones, insolación, coma y muerte.

8. Si tiene un cachorro (o cualquier perro que muerda objetos al azar) asegúrese de recoger juguetes pequeños, calcetines y ropa interior.

A muchos perros les encanta masticar y rasgar objetos. A veces, los tragan accidentalmente. Los juguetes y la ropa pueden causar una obstrucción del tracto gastrointestinal que requiere una cirugía para removerlos.

9. No alimente a su perro con carnes grasosas, grasa cortada de filetes, o grasa de un asado vertido de una sartén de asar.

La carne de cerdo, la carne de vacuno y otras golosinas grasas pueden causar pancreatitis, así como un importante trastorno gastrointestinal que incluye vómitos, diarrea, dolor abdominal y pérdida de apetito. Los huesos cocidos y los huesos crudos masticados inadecuadamente pueden causar obstrucción del tracto gastrointestinal, y en algunos casos, perforación del tracto gastrointestinal. Los signos de esto puede que no se manifiesten de inmediato, dándole una falsa sensación de seguridad sobre la alimentación de estos alimentos de mesa.

10. Mantenga las golosinas sabrosas fuera de su alcance.

No… haz eso, ¡mantén cualquier cosa comestible fuera de alcance! Es tentador creer que tu perro no puede subir al mostrador, pero si pasas cinco minutos en YouTube, te darás cuenta rápidamente de lo ágiles que pueden ser nuestros amigos caninos!

De particular preocupación son la masa de pan ascendente, el chocolate, las uvas, las pasas y los dulces o el chicle que contienen xilitol, un sustituto del azúcar. Todo esto es potencialmente letal para su perro.

Además de mantener sus mostradores libres de comida, tenga cuidado de mantener los pinchos de carne o los cuchillos que se usaron para preparar la comida fuera de su alcance. Se sabe que los perros han lamido brochetas y cuchillos, e incluso los han tragado. ¡Sí, los perros se tragan los cuchillos! (¡La radiografía de abajo es de un perro real que se tragó un cuchillo de pan dentado! Y vivió, gracias a la cirugía para quitarlo).

12 consejos para evitar los viajes al veterinario de emergencia

© Toxawww | Dreamstime.com

11. Supervisar y manejar de cerca cualquier interacción entre perros que no estén familiarizados entre sí.

Cuando introduzca un nuevo perro en la casa (especialmente los cachorros pequeños), siempre vigile de cerca. No deje los cachorros sin supervisión con perros adultos, ya que esto puede provocar lesiones involuntarias. Incluso el mejor perro tiene un límite, y a veces, los perros mayores pellizcan o chasquean. Esto puede provocar un traumatismo en la cabeza y la boca.

12. Tengan cuidado con el césped y los productos para el coche.

Es muy común que los perros que están al aire libre entren en contacto con productos químicos como el anticongelante, el cebo para caracoles y el veneno para ratas. Elija un anticongelante seguro para mascotas (el ingrediente principal es el propilenglicol). Evite el uso de cebos para babosas y caracoles, ya que la exposición de su perro a éstos puede causar temblores, convulsiones y la muerte.

Si decide utilizar un raticida en su jardín o casa, asegúrese de que esté contenido dentro de trampas a prueba de perros, y asegúrese siempre de guardar la caja (o pida a la compañía de control de plagas información sobre el tipo utilizado) para que, en caso de ingestión accidental, sepa exactamente lo que su mascota consumió.

Las pilas de abono presentan otra amenaza común para los perros, ya que pueden desarrollar micotoxinas, un tipo de moho que al ser ingerido provoca temblores severos, alta temperatura corporal y convulsiones. Todos los montones de abono deben ser cercados de los perros.

La prevención es la mejor medicina

La mayoría de los dueños de perros pueden atestiguar que muchas emergencias caninas ocurren en los momentos más inoportunos, pero es una buena idea cultivar una buena relación con el veterinario de práctica general de su localidad en caso de una emergencia diurna. Tenga el número nacional de control de envenenamiento de mascotas (888-426-4435) colocado en un lugar destacado de su casa y guardado en los contactos de su teléfono celular, también.

Si sigue estos pasos con su perro, reducirá significativamente las posibilidades de tener que visitar la sala de emergencias veterinarias. Con una cuidadosa atención a la salud y al entorno de su perro, puede mantener a su compañero canino sano y en buen estado durante los años venideros.

Catherine Ashe se graduó en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Tennessee en 2008. Después de un internado intensivo en emergencias de pequeños animales, ha practicado la medicina de urgencias durante nueve años. Ahora trabaja como veterinaria de rescate en Asheville, Carolina del Norte, y le encanta el lado médico de la medicina. En su tiempo libre, pasa tiempo con su familia, lee vorazmente y disfruta del estilo de vida de la montaña.

Deja un comentario