Cómo prepararse para una visita de emergencia a un hospital de animales

Cómo prepararse para una visita de emergencia a un hospital de animales

Si tienes un perro, las emergencias son inevitables. Los perros son propensos a lesiones, ingestión de sustancias tóxicas y enfermedades. ¿Está preparado para una emergencia? ¿Sabe qué hacer y qué no hacer? Después de nueve años como veterinario de emergencias, ¡lo he visto todo! Aquí están mis mejores consejos para ayudar a su veterinario de urgencias a ayudar a su perro.

1. Iniciar un fondo de emergencia para perros.

A menudo, las enfermedades y lesiones de las mascotas son repentinas, inesperadas y muy costosas. Hay varias maneras de estar preparado. Abra una cuenta de ahorros para su mascota. Además, considere el seguro para mascotas cuando adopte un nuevo miembro de la familia. Por último, considere la financiación a través de una empresa como CareCredit. Estas son tarjetas de crédito que se pueden usar en caso de ciertas emergencias médicas (incluyendo las veterinarias), y hay muchas opciones disponibles actualmente.

Consejo profesional: Revise antes de cualquier emergencia para ver qué opciones de pago ofrece su veterinario de emergencia.

2. Contacte con el Control de Envenenamiento de ASPCA (888-426-4435) o la Línea de Ayuda de Envenenamiento de Mascotas (855-764-7661).

Consulte una de estas líneas telefónicas de ayuda para saber qué hacer en caso de que su perro ingiera una posible toxina u objeto extraño. Por una tarifa fija, le dirán qué tratamiento puede ser administrado y si es necesario un viaje al veterinario de emergencia. Por ejemplo, los paquetes de sílice que se encuentran en muchos productos no son tóxicos cuando se comen, pero pueden causar una obstrucción en el intestino delgado de los perros pequeños.

Consejo profesional: Ponga los números de control de envenenamiento en un lugar visible de su casa; guárdelos también en la lista de contactos de su teléfono móvil.

Cómo prepararse para una visita de emergencia a un hospital de animales

3. No le administre medicamentos a su mascota sin consultar primero a un veterinario.

Hay muchos medicamentos que, si bien son seguros en dosis adecuadas para los humanos, pueden ser tóxicos para su mascota. Mientras que el acetaminofén (el ingrediente activo del Tylenol) sirve para reducir la fiebre y aliviar el dolor en los seres humanos, puede causar insuficiencia hepática en los perros. El naproxeno, un analgésico común utilizado en la medicina humana, puede causar hemorragias gastrointestinales graves e insuficiencia renal en los perros cuando se utiliza en casi cualquier dosis.

Del mismo modo, dar una aspirina a su perro puede impedir la capacidad del veterinario para tratar a su mascota con eficacia. La aspirina puede inhibir la coagulación de la sangre hasta siete días después de una sola dosis. Si su mascota necesita cirugía, esto podría ser un problema importante. Además, si su mascota necesita tratamiento con esteroides o un antiinflamatorio no esteroide, puede que tenga que retrasarse dos o tres días.

4. ¡No olvides el historial médico de tu mascota!

Si se dirige a la sala de emergencias del veterinario, no olvide traer los medicamentos que toma su mascota. Además, no olvide decirle al veterinario si le ha dado a su perro algún medicamento o remedio. Esto incluye aspirina, Benadryl, Pepto-Bismol, Pepcid AC, suplementos y cualquier medicamento recetado. Es imperativo que sepamos todo lo que hay en el sistema de la mascota, especialmente cuando se trata de una posible ingestión de toxinas.

Consejo profesional: Descargue una aplicación de registros médicos de mascotas para su teléfono como VitusVet o PawPrint.

5. ¡Prepárate para esperar!

Si tienes que esperar en la sala de emergencias con tu perro, ¡es una buena señal! Eso significa que su condición no es tan peligrosa como para justificar que lo lleven al área de tratamiento. Al igual que las urgencias de los humanos pueden tener esperas prolongadas, también las de las mascotas. Tengan paciencia con los médicos y el personal. Están tratando de dar atención cercana y tiempo a cada paciente. Esto asegura que las mascotas reciban la atención que necesitan y las mejores opciones de tratamiento.

Lidiar con una emergencia de mascotas puede ser una experiencia estresante y aterradora. Con un poco de previsión, puedes ayudar a hacer que un viaje al veterinario de emergencias sea un evento significativamente menos estresante.

Catherine Ashe, DVM, practicó medicina de urgencias durante nueve años. Ahora trabaja como veterinaria de relevo en Asheville, Carolina del Norte.

Deja un comentario