Dientes limpios, perros sanos

A todos les gusta ver una sonrisa radiante y blanca. Tal vez estamos conectados para ser atraídos por esos seres que irradian salud y vigor. Subconscientemente, tal vez, entendemos que los dientes limpios y fuertes reflejan juventud, un sistema inmunológico robusto y un cuerpo bien alimentado.

En los perros, esa “sonrisa” blanca y saludable es especialmente significativa como un indicador de la salud y la función general. Los perros usan sus bocas no sólo para comer y beber, sino también para comunicarse, asearse, jugar y socializar. Una boca sana es vital para el desempeño adecuado de todos estos roles.

La placa y el sarro se acumulan en los dientes de los caninos como los nuestros. La placa está hecha de proteínas de la saliva, que interactúan con las bacterias. Si se deja que se acumule en los dientes, las bacterias se multiplican rápidamente y pueden invadir las encías alrededor de los dientes, causando una inflamación conocida como gingivitis. Si no se elimina la placa, la inflamación de las encías puede extenderse al hueso que rodea los dientes, lo que a su vez conduce a la pérdida de hueso o a la enfermedad periodontal. Sin un soporte óseo adecuado, los dientes pueden aflojarse, o incluso caerse.

Dientes limpios, perros sanos

El sarro, o cálculo, se forma cuando los minerales de la saliva hacen que la placa de los dientes se endurezca. Para los perros mayores y los perros pequeños con dientes pequeños, la acumulación de placa y la enfermedad subsiguiente pueden progresar rápidamente.

La mala salud bucal no sólo es un problema social para sus víctimas caninas, sino que también puede contribuir a una mala salud general. “Hay claros indicios de que el estado de salud bucal tiene un efecto de gran alcance en la salud general de un animal”, dice el Dr. Frank Verstraete, clínico del Servicio de Odontología y Cirugía Oral del Hospital de Enseñanza de Medicina Veterinaria de la Universidad de California, Davis (VMTH). “La enfermedad periodontal puede causar que las bacterias y toxinas entren en el torrente sanguíneo con efectos potencialmente negativos en los órganos internos. Por otro lado, la mala salud sistémica puede manifestarse en la cavidad oral de varias maneras, y exacerbar la enfermedad periodontal.” Los veterinarios suelen comprobar que los perros con enfermedades crónicas mejoran rápidamente tras una limpieza dental profesional y la resolución de las infecciones bucales.

Exámenes frecuentes Todos los perros deben examinarse los dientes regularmente para detectar signos de sarro, enfermedad de las encías y dientes agrietados o flojos. Los dueños de los perros deben procurar revisar los dientes de sus perros por lo menos una vez al mes, y programar un examen veterinario por lo menos una vez al año. Los perros grandes, con sus dientes grandes y bien espaciados, tienden a tener menos problemas de sarro excesivo y la gingivitis resultante, pero sus poderosas mandíbulas pueden provocarles más fracturas de dientes que los perros más pequeños. Los perros pequeños, especialmente los de juguete, son mucho más propensos a tener problemas relacionados con el apiñamiento de los dientes, incluyendo la acumulación de sarro y enfermedades de las encías. En algunas razas de juguete, estos problemas pueden verse en perros de tan sólo un año de edad.

Los exámenes frecuentes de los dientes de su perro son necesarios porque hay mucha variación en el desarrollo de los problemas dentales. Algunos perros pueden disfrutar de una perfecta salud dental en su dotage; otros se hacen famosos por su mal aliento y sus dientes marrones a una edad temprana. Por supuesto, los signos de problemas serios, como sangrado o inflamación de las encías, nervios expuestos y/o dientes rotos o sueltos, justifican una visita inmediata al veterinario para un examen y tratamiento más profundo.

Por qué los dientes se estropean Hay muchos factores posibles que contribuyen a explicar esta amplia gama de experiencias dentales.

La conformación oral y quizás incluso la química oral puede ser una función de la herencia genética del perro. Si un perro es el producto de dos padres con dientes apiñados y torcidos, es probable que muestre esta conformación.

Algunos perros afortunados pueden nacer con genes que son responsables de la química oral protectora que inhibe el crecimiento bacteriano. Algunos perros tienen buena saliva. La saliva ayuda a llevar la comida al tracto digestivo, y funciona como el primer paso de la digestión.

Mientras que la amilasa salival inicia el primer paso en la descomposición de los carbohidratos, otras enzimas salivales trabajan con el mineral de sodio para desinfectar la cavidad bucal, descomponiendo las bacterias y los microorganismos de los alimentos. Un flujo salival adecuado es la primera línea de defensa inmunitaria del perro; si los medicamentos o tratamientos (como los utilizados en la quimioterapia o en los tratamientos de cáncer con radiación) limitan suficientemente la producción de saliva, la salud bucal puede verse afectada.

La dieta también desempeña un papel en la salud dental, aunque la cuestión de qué dieta es más beneficiosa para la dentadura del perro es un pararrayos para la controversia.

Dientes limpios, perros sanos

Los profesionales holísticos y los defensores de la “dieta natural” tienden a culpar a la preponderancia antinatural de carbohidratos y azúcares en los alimentos comerciales por la acumulación de placa y sarro en los dientes caninos. También tienden a atribuir a una dieta evolutiva la capacidad de revertir las enfermedades dentales y/o mantener la salud dental. Estas dietas contienen muchos huesos crudos y carnosos, como la espalda o el cuello del pollo, que se dan al perro enteros o molidos en una pasta espesa. El Dr. Ian Billinghurst, veterinario y autor, uno de los primeros defensores de la dieta “Huesos y comida cruda” (BARF) para perros, recomienda que estos huesos crudos apropiados se den a los perros enteros, con el fin de aprovechar los beneficios de masticar y roer materiales biológicos para tener los dientes limpios. Sin embargo, también afirma que los perros que consumen huesos crudos y carnosos obtienen el mismo beneficio de la actividad biológica que aún está presente en el material.

Los veterinarios que practican la medicina convencional prefieren confiar en los nutricionistas y otros científicos de la alimentación para resolver los problemas dentales. Los fabricantes de comida para perros comerciales están de acuerdo, y alientan a la ciencia que apoya esta táctica. Los líderes de la industria han gastado millones de dólares en la investigación y el desarrollo de “alimentos de tratamiento” que pueden ayudar a mantener limpios los dientes de los perros. La mayoría de las “dietas dentales” utilizan sustratos de comida de gran tamaño o más duros para abrasar el sarro y limpiarlo. Algunos fabricantes de alimentos comerciales añaden una sustancia química (polifosfato) que puede reducir la formación de placa (en pruebas, en un 9 por ciento) y el sarro (en pruebas, en un 58 por ciento) a sus dietas caninas habituales.

Masticar juguetes comestibles o no comestibles puede ayudar a algunos perros a mantener sus dientes limpios y blancos. Sin embargo, una vez más, es un juego de dados. Para algunos individuos, el masticar regularmente mantiene los dientes limpios y las encías sanas. Para otros, masticar puede resultar en dientes agrietados, encías sangrantes o en serios problemas digestivos como resultado de la ingestión de objetos para masticar. Cada veterinario tiene por lo menos una historia sobre la eliminación quirúrgica de objetos en medio de un ávido masticador en medio de la noche. (¡Desde que estoy casada con un veterinario especializado en medicina de emergencia, he escuchado muchas de estas historias!)

Tomando medidas Si tiene suerte, sus exámenes de los dientes de su perro no revelan nada más que dientes blancos y fuertes rodeados de encías apretadas y rosadas. Sigue haciendo lo que estés haciendo por ese perro!

En algún momento u otro, sin embargo, la mayoría de nosotros descubrirá alguna cantidad de formación de sarro, y posiblemente, alguna inflamación de las encías, también. Esto puede que no constituya una emergencia médica, pero de todas formas debería incitarle a programar inmediatamente una cita con su veterinario. Una limpieza profesional será necesaria para que los dientes de su perro vuelvan a la vía rápida de la salud, que luego podrá mantener. El tratamiento periodontal de rutina realizado por un veterinario incluye el raspado ultrasónico, el raspado manual subgingival y el pulido, todo lo cual debe realizarse bajo anestesia general.

¿Por qué apurarse? Porque la enfermedad de las encías puede escalar rápidamente hasta la pérdida de hueso. Según Edward Eisner, DVM, Diplomado del Colegio Americano de Veterinarios Dentales, “En una situación de inflamación crónica, el hueso se encogerá progresivamente lejos de las encías, manteniendo una distancia de 1.5mm de la inflamación. Aunque un diente de Akita puede tener una raíz de 30mm de largo, la raíz de un diente de Chihuahua puede tener sólo 5mm de largo. El Akita tiene tiempo antes de que haya un problema notable, pero si el Chihuahua pierde 1.5mm de hueso, ha perdido un tercio del soporte de sus dientes, y sólo tiene un par de años antes de que se necesite una terapia radical. Los perros mayores que han experimentado una lenta y crónica pérdida de hueso debido a la inflamación también pueden requerir una terapia extensa”.

La prevención es preferible ¿Quizás piense que preferiría que le limpiaran los dientes a su perro todos los años, en lugar de obligarse a sí mismo y a su perro a soportar sesiones regulares de cepillado de dientes? Hablemos de los incentivos monetarios para el cepillado. Una limpieza dental completa (bajo anestesia general, la única forma de hacer bien el trabajo) puede costar entre 250 dólares (bastante barato) y 800 dólares (comúnmente visto en las grandes prácticas urbanas).

Dependiendo de la condición de su perro y del procedimiento que prefiera su veterinario, la factura podría reflejar los cargos por hospitalización nocturna, análisis de sangre y de orina (para comprobar la función renal y hepática, que pueden afectar a la experiencia de la anestesia del perro), la anestesia y la supervisión durante la cirugía, los antibióticos (para evitar que las bacterias desplazadas y transmitidas por la sangre causen estragos en otras partes del cuerpo), las radiografías dentales (para comprobar el estado de las raíces de los dientes y el hueso subyacente) y, por supuesto, el examen y la limpieza y el pulido en sí.

¿Empezamos a cepillarnos ahora?

Simplemente hazlo Numerosos estudios han demostrado que en ausencia de placa, la enfermedad periodontal no se desarrollará. Nada tiene éxito en la eliminación de la placa como el cepillado de dientes, y sólo toma unos pocos minutos al día.

Dientes limpios, perros sanos

Para obtener consejos sobre este simple asunto, recurrimos a otra experta de la UC Davis VMTH, Cecilia Gorrel, DDS, MRCVS. La Dra. Gorrel es una clínica dental y conferencista, y una entusiasta defensora de introducir a su perro al cepillado de dientes gradualmente, y tan pronto como sea posible.

El Dr. Gorrel dice que es relativamente fácil conseguir que un cachorro acepte e incluso disfrute de que le cepillen los dientes. Sugiere que empiece con unos 30 segundos la primera vez, frotando su dedo sobre sus dientes y encías. Hágalo sentir cómodo, acercándose por el lado en vez de por el frente. Los perros pequeños pueden ser sostenidos en su regazo.

El Dr. Gorrel también recomienda que use un trozo de gasa las primeras veces que intente tocar los dientes del cachorro o del perro. Un trozo de tela doblado sirve como un buen cepillo de dientes de introducción. Intente pasar a un “cepillo de dedos” durante la fase de adiestramiento, pero debe hacer todo lo posible para que su mascota acepte un cepillo de dientes de filamento de nylon suave, dice el Dr. Gorrel.

El uso de una sabrosa pasta de dientes ayudará a ganar la conformidad de su perro. Pero no use pasta dental humana, que contiene agentes espumosos que son irritantes para el estómago de un perro; use una pasta dental formulada (y con sabor) para mascotas, en su lugar.

Si intenta limpiar cada uno de los dientes de la boca del perro durante la primera sesión, es posible que no vuelva a ver al perro durante un tiempo. Intente empezar con unos pocos dientes, aumentando gradualmente el número de dientes que se limpian cada vez hasta que se pueda limpiar toda la boca en una sola sesión.

Además, sugiere el Dr. Gorrel, la boca del perro ni siquiera necesita ser abierta; son principalmente las superficies externas de los dientes – especialmente donde la encía y el diente se encuentran – las que necesitan ser cepilladas. Levantar el labio y la mejilla de los dientes con la boca cerrada permitirá el acceso a las superficies externas de los dientes más atrás.

Con la práctica diaria, su perro se acostumbrará rápidamente a la rutina, dice el Dr. Gorrel. Es más probable que el cuidado en casa sea aceptable para una mascota mayor si se introduce como una extensión de una rutina preexistente, como una caminata nocturna, el aseo o el tiempo de juego. Ofrezca una recompensa al final de la sesión, como un juego, una caminata o un regalo. Fomentar el flujo de saliva también ayuda a enjuagar la boca, lavando las superficies dentales.

Una pequeña advertencia: El cepillado diario de los dientes constituye hacer todo lo posible por mantener limpios los dientes de su perro, pero no excluye la necesidad de una limpieza profesional durante toda su vida. “Todos nos cepillamos los dientes todos los días, pero aún así necesitamos limpiarnos los dientes periódicamente”, explica el Dr. Gorrel. “Considere que incluso con el cepillado de dientes diario, la mayoría de los animales todavía necesitan una limpieza profesional de sus dientes a intervalos variables”. E imagina lo cortos que serían esos intervalos si tienes un perro propenso a la placa y no te cepillas.

No te demores Bueno, adelante. Levante los labios de su perro y eche un vistazo. No piense que porque su perro es joven tiene tiempo para hacer esto más tarde. Como dice el Dr. Verstraete, dentista veterinario de UC Davis, “Según la Sociedad Americana de Veterinaria Dental, más del 80 por ciento de los perros desarrollan enfermedades de las encías a la edad de sólo tres años. La gingivitis es reversible y la enfermedad periodontal se puede prevenir. Cuando se elimina la placa con el cepillado de los dientes, las encías y el hueso alrededor de los dientes se mantienen sanos”.

También con este artículo Haga clic aquí para ver “Perros de juguete + alimentos crudos = Dientes grandes”.

-de Susan Eskew

Susan Eskew es una escritora independiente que vive actualmente en Carolina del Norte.

Deja un comentario