El moquillo en los perros

El moquillo en los perros

El virus del moquillo canino (CDV) fue una vez un asesino común de perros y otros animales. Los gatos, hurones y mapaches también son bastante susceptibles de contraer este virus, pero los perros son considerados el huésped “reservorio”. Esto significa que el CDV prefiere pasar el rato en los perros, y sirven como fuente de infección.

Sin embargo, gracias a una vacuna muy efectiva y fácilmente disponible, el moquillo se ha vuelto bastante raro en los caninos de compañía. Aún así, el VCD no está erradicado, por lo que es importante reconocer los signos y síntomas de este virus. Esto es especialmente cierto si se trata de cachorros en refugios o casas de acogida, perros “criados en el patio trasero” o perros que han sido importados de otros países.

Actualmente, el lugar más probable donde se encuentra el VCD es en los cachorros rescatados en los refugios. Estos cachorros suelen tener múltiples problemas de salud y sistemas inmunológicos suprimidos, lo que los hace más susceptibles a las enfermedades. Muchos de estos cachorros tienen parásitos gastrointestinales (GI) como gusanos redondos y anquilostomas, y parásitos externos como pulgas, garrapatas y ácaros. Como último insulto, muchos han recibido una mala nutrición antes de ser rescatados.

Todos estos factores contribuyen a una respuesta inmunológica deficiente, por lo que cuando un virus que amenaza la vida hace sus rondas, los cachorros suelen ser los primeros en infectarse. Y cuando los alojas en un refugio estresante, se convierten en los principales objetivos de las bacterias y virus oportunistas.

El VCD se propaga a través de las secreciones respiratorias; los estornudos y la tos son modos de transmisión frecuentes. Como pueden imaginar, en un refugio, puede haber muchas de las dos cosas. Esto se agrava por el tipo de condiciones de vivienda estresantes y abarrotadas que se ven a menudo en los rescates. Los perros pueden montar respuestas inmunológicas exitosas y combatir la enfermedad, pero es más difícil de hacer en un refugio.

El período de incubación entre la exposición y el desarrollo de los signos clínicos en los perros desprotegidos puede ser de tan sólo una semana hasta seis semanas, y la mayoría de los perros muestran signos dentro de una a cuatro semanas.

El hecho de que los perros infectados con moquillo puedan empezar a eliminar el virus (ser contagiosos) hasta cinco días antes de la aparición de los signos clínicos de la enfermedad dificulta el control del contagio.

Signos de moquillo en los perros

Los signos clínicos del VCD se producen en etapas y en tres sistemas corporales principales: el tracto respiratorio superior, el tracto gastrointestinal y el sistema nervioso central.

Inicialmente, un perro puede mostrar signos consistentes con una enfermedad de las vías respiratorias superiores: tos, estornudos, fiebre alta, letargo y secreción nasal y ocular. Esto se confunde a menudo con otras infecciones del tracto respiratorio canino como la parainfluenza, la gripe y la Bordetella.

Al mismo tiempo, o ligeramente después del desarrollo de los signos respiratorios, un perro puede presentar trastornos gastrointestinales (vómitos y diarrea). Después, puede parecer que se recupera.

Sin embargo, en general, en el plazo de una a tres semanas, pueden desarrollarse signos neurológicos. Estos pueden incluir mioclono (una sacudida rítmica de un grupo de músculos), convulsiones y cambios de comportamiento. Las convulsiones por “mascar chicle” son una manifestación bien conocida del moquillo neurológico. Se ven exactamente como suenan – el perro muestra esporádicamente un movimiento masticatorio rítmico.

Es importante saber que las tres etapas de la infección se presentan en este orden como regla general; como en cualquier regla, hay excepciones. Los perros sólo pueden presentar síntomas neurológicos o sólo síntomas respiratorios superiores. Por lo tanto, siempre se debe sospechar la presencia de VCD en perros jóvenes con síntomas en cualquiera de esos sistemas.

La gravedad de estos síntomas varía mucho según el estado inmunológico del perro. Si un perro tiene un sistema inmunológico sano, puede combatir con éxito la enfermedad y eliminarla de su cuerpo sin efectos a largo plazo y con mínimos signos clínicos. En algunos casos, habrá daños permanentes en el esmalte de los dientes del perro, así como un marcado engrosamiento de las almohadillas de las patas (llamada “enfermedad de las almohadillas duras”). Si un perro está inmunodeprimido de alguna manera, los síntomas tienden a golpearle más fuerte y a tener un mayor riesgo de muerte.

Diagnóstico del Moquillo Canino

No hay una simple prueba de cama para el moquillo canino. De hecho, diagnosticarlo puede ser un poco difícil. Su veterinario comenzará con un examen físico completo (una evaluación “de nariz a cola” que incluye signos vitales como ritmo cardíaco, peso y temperatura rectal) y una historia detallada. Esto debe incluir preguntas sobre dónde fue adoptado su cachorro y cualquier antecedente de enfermedad, así como el estado de las vacunas.

Si su veterinario sospecha que tiene VCD, puede recomendar una de varias pruebas. Inicialmente, es probable que realice análisis de sangre para comprobar el recuento de glóbulos rojos y blancos, así como la función de los órganos. En las primeras etapas de la infección, puede haber una anemia leve y un bajo recuento de linfocitos (glóbulos blancos). El veterinario también puede examinar un frotis de sangre, ya que los perros con VCD pueden tener pequeños “cuerpos de inclusión” anotados en sus glóbulos blancos. Este es un hallazgo raro y es poco probable que el veterinario lo vea, ¡pero nunca está de más mirarlo!

Si el veterinario sospecha que hay neumonía concurrente, se recomendarán radiografías de tórax. Para un examen minucioso, también se puede realizar un análisis de orina.

Hay varias pruebas de laboratorio específicas que pueden utilizarse para diagnosticar el VCD. La más utilizada es la prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR), que funciona bien para detectar el moquillo en los perros que aún no han sido vacunados contra el moquillo, pero que no discrimina de forma fiable entre un perro que está realmente infectado con moquillo y un perro que ha sido vacunado contra él.

El moquillo en los perros

En febrero de 2017, el laboratorio de diagnóstico veterinario Idexx anunció que ahora ofrece una prueba que puede diferenciar entre la interferencia de la cepa vacunal y la infección real con el VCD. En un perro infectado, el nivel de replicación del virus es exponencialmente más alto que el encontrado en una vacuna. La prueba cuantitativa que se ofrece ahora dará los niveles reales de la cepa de la vacuna presente, ayudando a distinguir entre la vacunación contra el moquillo y la verdadera infección.

Otra prueba que su veterinario puede recomendar es un ensayo de inmunofluorescencia (IFA). El problema de esta prueba es que generalmente sólo es positiva durante las tres primeras semanas después de la infección. A menudo, el moquillo no se sospecha hasta que se desarrollan los signos neurológicos. Eso puede ser más allá del período en el que se detecta de forma fiable por la IFA. Como resultado, esta prueba da resultados positivos sólo en ciertos grupos de pacientes.

Por lo general, el diagnóstico de moquillo puede confirmarse mediante la combinación del historial del perro, el examen veterinario y las pruebas de PCR con sangre, orina o un hisopo del ojo (llamado muestra de conjuntiva). Pero los propietarios deben ser conscientes de que hay casos que escapan a cierta confirmación.

Tratamiento del moquillo para perros

Desafortunadamente, el único tratamiento para el VCD consiste en cuidados básicos de apoyo. Es un virus, así que los antibióticos no están garantizados específicamente para combatir el moquillo. Sin embargo, con frecuencia la enfermedad puede desencadenar infecciones bacterianas secundarias como la neumonía, en cuyo caso se indicarán antibióticos.

Se pueden utilizar medicamentos como los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para reducir la fiebre y la inflamación, así como para ayudar al perro a sentirse mejor. Los pacientes que no están comiendo o bebiendo necesitarán líquidos y antibióticos por vía intravenosa. Si el perro no está comiendo, la nutrición puede suministrarse mediante la colocación de una sonda de alimentación.

La neumonía se desarrolla a menudo en pacientes con VCD. Se trata como arriba y con la adición de la terapia de oxígeno, la nebulización (un dispositivo que suministra medicamentos a través de una neblina que se inhala en los pulmones) y el coupage (una terapia física durante la cual se golpea el pecho del perro de manera precisa con las manos ahuecadas). Estos tratamientos ayudan a aflojar y limpiar las secreciones de los pulmones.

Si su perro está hospitalizado, se le mantendrá en una sala de aislamiento, ya que el CDV es altamente contagioso y se propaga a través de los estornudos y la tos.

Pronóstico del moquillo en perros

No es inútil si a un cachorro se le diagnostica el VCD, pero el camino hacia la recuperación completa puede ser largo y nunca se sabe con certeza si el resultado será positivo. El pronóstico depende de la presencia o ausencia de signos neurológicos como mioclonía y convulsiones.

Si un cachorro sobrevive a la infección inicial, puede llevar una vida bastante normal, o puede experimentar una actividad convulsiva persistente y mioclonía indefinidamente. A veces se pueden controlar con medicamentos anticonvulsivos, pero el pronóstico es muy difícil de predecir.

Otros dos efectos antiestéticos de una infección de moquillo, la hipoplasia del esmalte (no se desarrolla esmalte en los dientes) y el engrosamiento de la nariz y las almohadillas de los pies (hiperqueratosis) también pueden persistir de por vida.

Prevención del moquillo

Finalmente, para las buenas noticias: Las vacunas para el VCD están disponibles en cualquier clínica veterinaria de práctica general y son altamente efectivas.

Hay dos tipos de vacunas contra el moquillo: las vivas modificadas y las recombinantes. Las vacunas vivas modificadas (MLV) ofrecen la mayor protección contra la enfermedad. También suponen un pequeño riesgo de conferir una infección de VCD. Sin embargo, según la Dra. Melissa Kennedy, viróloga veterinaria de la Universidad de Tennessee, las posibilidades de que esto ocurra son “prácticamente nulas”: el riesgo de reversión a una cepa infecciosa es tan bajo que tomamos ese pequeñísimo riesgo por encima del riesgo mucho mayor de infección por VCD de otros perros infectados.

El otro tipo de vacuna CDV es una vacuna recombinante, que se ha producido a través de la tecnología del ADN recombinante. Estas vacunas tienen cero posibilidades de volver a una cepa patógena, pero históricamente se consideraron menos eficaces que las vacunas MLV. Estudios más recientes han demostrado que son tan eficaces como las vacunas vivas modificadas, y por lo tanto se están utilizando con mayor frecuencia (y son las que utilizamos en mi clínica veterinaria).

La inmunidad tarda unas dos semanas en desarrollarse después de la vacunación. El sistema inmunológico debe tener tiempo para reconocer el virus y luego producir anticuerpos contra él.

Debido a la posibilidad de que los anticuerpos maternos puedan interferir con vacunaciones anteriores, no se debe considerar que los cachorros están inmunizados contra el moquillo de forma segura hasta que hayan recibido una vacuna cuando pasen de las 18 a 20 semanas de edad (edad en la que ya no es posible la interferencia de los anticuerpos maternos).

La historia de Callejera

El moquillo en los perros

Muchos veterinarios y técnicos veterinarios viajan a países del tercer mundo para ayudar en las clínicas de salud preventiva. Estos son servicios inestimables que protegen tanto la salud animal como la humana en todo el mundo. Pero a veces, el gran corazón de estos individuos lleva a la angustia.

Así es como Callejera llegó a los Estados Unidos desde la República Dominicana. Era una callejera presentada a una clínica preventiva. “Callie” rápidamente robó el corazón de April, una veterinaria americana que era voluntaria en la clínica. Callie fue vacunada y esterilizada, a pesar de tener fiebre y algo de secreción ocular. A pesar de que se desconocía la historia de Callie, April eligió adoptarla y traerla de vuelta a los Estados Unidos.

Callie estuvo bien durante una semana cuando la fiebre bajó. Se ganó fácilmente la devoción de todos los que la conocían. Entonces se puso muy enferma. Empezó a vocalizar y a “morderse” las piernas… e incluso a morderse en abril. Se volvió letárgica y desorientada. Entonces sus patas traseras comenzaron a moverse rítmicamente, todo el día, todos los días. Lloraba de dolor, día y noche. Los antibióticos, el alivio del dolor y el cuidado de enfermería suave y amoroso no le dieron ningún alivio. Varios diagnósticos posibles, incluyendo la panosteitis y otras enfermedades infecciosas, fueron considerados y descartados.

Después de unos días y de un tratamiento fallido, se consideró que el moquillo era un posible diagnóstico, y las pruebas confirmaron esta sospecha. La explicación más probable es que ya había sido infectada con moquillo antes de ser vacunada. A pesar de los cuidados de apoyo, Callie estaba sufriendo y empeorando. April y el personal de la clínica veterinaria la bañaron en amor y golosinas, y luego le practicaron la eutanasia pacíficamente. Se dejó caer en los brazos de la persona que la amaba.

La historia de Callie es triste pero sirve como un importante recordatorio de que los perros importados de otros países suelen traer consigo una gran cantidad de parásitos y enfermedades infecciosas. Se deben considerar cuidadosamente los riesgos, así como el posible desengaño, de adoptar perros de países del tercer mundo.

Catherine Ashe se graduó en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Tennessee en 2008. El Dr. Ashe practicó la medicina de urgencias durante nueve años y ahora trabaja como veterinaria de relevo en Asheville, Carolina del Norte, y le encanta el lado médico de la medicina.

Deja un comentario