Enfermedades del hígado en los perros

Enfermedades del hígado en los perros

Se presta poca atención al hígado del perro, parte del árbol hepatobiliar (que también incluye la vesícula biliar y los conductos biliares). El descuido es extraño, porque el hígado realiza muchos trabajos importantes en el cuerpo del perro. Es responsable de todo, desde la producción de proteínas y factores de coagulación hasta la movilización de glucosa de los depósitos de grasa para proporcionar energía. Metaboliza las drogas y filtra la sangre. Incluso puede regenerarse si se daña. Hasta un 75 por ciento del hígado puede estar comprometido antes de que se vea cualquier signo clínico. Debido a sus muchas funciones, también es susceptible a infecciones, inflamaciones, toxinas y cánceres.

Los signos de enfermedad hepática pueden incluir letargo, disminución del apetito, vómitos, diarrea, moretones en la piel (las pequeñas manchas de moretones se llaman petequias; las manchas más grandes se llaman equimosis), distensión abdominal, debilidad y un tinte amarillo en la piel y las encías (llamado ictericia).

Pruebas de hígado para perros

Si su veterinario está preocupado por una enfermedad hepática, puede recomendar varias pruebas. El primero y menos invasivo es el análisis de sangre, que incluye un recuento sanguíneo completo (CBC) y un panel químico.

El CBC evalúa los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas, todos los cuales pueden ser afectados con la disfunción hepática.

El panel de química puede evaluar los valores de las enzimas individuales liberadas por el hígado. Estas son la alanina transferasa (ALT), la fosfatasa alcalina (ALP), la glutamil transferasa gamma (GGT) y la bilirrubina total (Tbili). Estas pruebas son evaluaciones básicas del hígado, pero no indican la función hepática real.

La ALT es una enzima que puede ser liberada con cualquier fuente de daño en el hígado. Un traumatismo contundente, una reacción anafiláctica, una enfermedad sistémica como los trastornos de la tiroides y otros problemas que no tienen nada que ver con el hígado pueden causar una elevación de la ALT en la sangre. Sin embargo, sólo porque la ALT esté elevada no significa que el hígado esté fallando. Este resultado se interpreta junto con los signos clínicos y otros cambios en el análisis de sangre y en las imágenes.

Por el contrario, las enzimas hepáticas ALP y GGT se liberan sólo en respuesta a un problema en el árbol hepatobiliar. La ALP también se puede encontrar en los huesos y en los intestinos. Los perros jóvenes en edad de crecimiento suelen presentar elevaciones de la ALP debido al crecimiento de los huesos, mientras que los animales mayores con cáncer de huesos también pueden presentar altos niveles de ALP. Una vez más, un valor elevado de esta enzima por sí sola no indica necesariamente una enfermedad.

La bilirrubina es un pigmento amarillo que se encuentra dentro del hígado y también en los glóbulos rojos. El hígado metaboliza la bilirrubina, y cuando el hígado está fallando, los niveles de bilirrubina en la sangre aumentan. Esto es lo que causa el tinte amarillo en la piel cuando un perro tiene ictericia.

Enfermedades del hígado en los perros

La siguiente evaluación examina la función del hígado. Se suele hacer con pruebas de ácidos biliares, niveles de amoníaco y perfiles de coagulación. Los ácidos biliares son secretados por el hígado en respuesta a la comida. Las pruebas deben realizarse en ayunas; se toma una muestra de sangre, luego se alimenta al paciente y se toma otra muestra una o dos horas después.

El hígado es esencial en la producción de factores de coagulación. Cuando comienza a fallar, esta capacidad se ve impedida y puede producirse una hemorragia incontrolada. Existen pruebas específicas para evaluar los tiempos de coagulación, llamadas tiempo de protrombina y tiempo parcial de tromboplastina activada (PT y APTT).

El amoníaco es un producto de desecho, y cuando el hígado está fallando, los niveles de amoníaco se elevan. Todas estas pruebas de función se envían normalmente a laboratorios externos para su evaluación.

Las imágenes del hígado generalmente incluyen rayos X y ultrasonido. Se pueden realizar estudios más avanzados con una tomografía computarizada o una resonancia magnética con contraste. Las radiografías pueden determinar si hay agrandamiento del hígado o grandes tumores hepáticos, pero no pueden mostrar ninguna de las arquitecturas internas del hígado; para ello se utilizan el ultrasonido, la TC y la RM.

Las muestras del hígado pueden tomarse de dos maneras. En un aspirador de aguja fina, se introduce una pequeña aguja en el hígado y se aplica la succión; luego la muestra se evalúa bajo el microscopio. En una biopsia, se toma un trozo de tejido mediante cirugía exploratoria o laparoscopia, y se analiza con un cultivo y/o con un examen microscópico.

Tipos de problemas hepáticos en los perros

Dada la complejidad del trabajo de este órgano, no debería sorprender que haya varias formas diferentes en las que el hígado puede verse comprometido. Los organizaremos por el tipo de problema.

Problemas congénitos

Los vasos sanguíneos del hígado normalmente tienen una disposición muy particular. Algunos cachorros nacen con vasos sanguíneos extra o aberrantes llamados derivaciones portosistémicas (PSS) . Piense en el hígado como un filtro de sangre; con un PSS, gran parte de la sangre pasa por alto el hígado.

Los síntomas del síndrome de estrés postraumático se desarrollan porque el hígado no está metabolizando adecuadamente debido al flujo sanguíneo anormal y a la acumulación de productos de desecho en la sangre. Estos síntomas pueden incluir un comportamiento anormal (particularmente después de comer), falta de aumento de peso y crecimiento, y actividad de convulsiones. Las pruebas de función hepática (como una prueba de ácidos biliares) y las imágenes a menudo pueden identificar la derivación. La cirugía para mejorar el flujo sanguíneo al hígado es el tratamiento de elección en los perros jóvenes.

Algunas razas son particularmente propensas al PSS. Estas incluyen los Yorkshire Terriers, los Pugs y los Schnauzers miniatura.

La hipoplasia de la vena porta (antes llamada displasia microvascular) es otro problema congénito que puede estar presente al nacer o desarrollarse más tarde en la vida. Es muy similar a un PSS, y a veces, puede ser extremadamente difícil diferenciar los dos en base a las pruebas hepáticas habituales. La diferencia es que la mayoría de los perros son asintomáticos, y la anomalía se encuentra en los análisis de sangre rutinarios preanestésicos o en el momento de otra enfermedad. El único cambio puede ser una leve elevación de las enzimas del hígado.

Enfermedades del hígado en los perros

Enfermedades infecciosas e inflamatorias del hígado

La leptospirosis es una enfermedad infecciosa, causada por una bacteria que se encuentra en el agua estancada, como los estanques y charcos. Es más conocida por causar insuficiencia renal en los perros, pero también puede inducir a la insuficiencia hepática. Los síntomas iniciales son vómitos, diarrea, letargo, fiebre, ojos rojos y dolorosos (uveítis) y, a veces, dolor muscular y rigidez o tos. La enfermedad puede ser grave y poner en peligro la vida.

Existe una vacuna contra la leptospirosis, pero generalmente se considera una vacuna de “estilo de vida”, lo que significa que puede no ser apropiada para todos los caninos. Por ejemplo, los perros que tienen poco o ningún acceso a charcos o estanques pueden tener poco riesgo de encontrarse con la bacteria leptospira, lo que hace que la vacuna sea innecesaria. Pero el hecho de que la leptospirosis sea zoonótica (los humanos pueden contraer la enfermedad) hace que algunos veterinarios (incluyéndome a mí) recomienden la vacuna para todos los perros. Es mejor discutir esta vacuna con su veterinario.

Hepatitis es una palabra general para la inflamación del hígado. Hay varios tipos en los perros, incluyendo la hepatitis infecciosa y la hepatitis inflamatoria. La hepatopatía por almacenamiento de cobre es una enfermedad bien descrita en la que el hígado acumula demasiado cobre. Las razas predispuestas incluyen Labrador Retrievers, Doberman Pinschers, Bedlington Terriers y West Highland White Terriers.

El adenovirus canino puede causar una infección en el hígado. La vacunación ha eliminado en gran medida esta condición, aunque todavía puede ocurrir en perros no vacunados.

Problemas hepáticos inducidos por la toxicidad

El hígado es especialmente susceptible a las toxinas. Como filtro del cuerpo, metaboliza muchas de las sustancias de la sangre.

El xilitol es un edulcorante común que se encuentra en las cocinas, especialmente en las de los diabéticos. Previene las grandes fluctuaciones de la insulina y la glucosa en los seres humanos. En los perros, sin embargo, puede causar una fuerte liberación de insulina. Esto hace que baje el nivel de azúcar en la sangre, lo que conduce a la hipoglucemia. Los síntomas se presentan dentro de los 30 minutos posteriores a la ingestión de xilitol, e incluyen debilidad, temblores, convulsiones y coma. Si se ingiere una dosis suficientemente grande, se producirá una insuficiencia hepática. Esto puede tardar de dos días a una semana en manifestarse, por lo que el hecho de que su perro no muestre ningún síntoma inmediato no significa que la ingestión deba ser ignorada.

El xilitol también se incluye en los chicles y caramelos sin azúcar, así como en algunos medicamentos compuestos y en la mantequilla de maní. Compruebe siempre la presencia de esta sustancia química antes de darle a su perro un nuevo tratamiento o medicamento compuesto.

Enfermedades del hígado en los perros

El sagú (cícadas) de la palma son otra fuente de toxinas mortales para el hígado. Estas plantas fueron una vez aisladas a las zonas subtropicales y tropicales, pero hoy en día, las palmas de sagú están disponibles en casi cualquier lugar. Son extremadamente venenosas para los perros, y causan la muerte entre un día y una semana después de su ingestión. Cada parte de la planta se considera tóxica, por lo que no deben mantenerse en casas o en jardines donde haya perros.

Los síntomas iniciales de la ingestión son de rápida aparición (en minutos o en pocas horas) e incluyen babeo, vómitos, diarrea y letargo.

Si sospecha que su perro ha comido palma de sagú, no espere a ver si los síntomas se manifiestan. Se necesita una descontaminación inmediata y agresiva. Su veterinario probablemente inducirá el vómito para sacar el sagú del estómago, dará carbón activado para prevenir una mayor absorción y luego comenzará a administrarle fluidos intravenosos.

El tratamiento agresivo es absolutamente imperativo. La mayoría de los perros que ingieren sagú pasarán de una a dos semanas en el hospital. El tratamiento incluirá líquidos intravenosos, apoyo nutricional, antibióticos para infecciones bacterianas secundarias y otras terapias avanzadas como transfusiones de plasma fresco congelado y administración de vitamina K. Los valores hepáticos y los tiempos de coagulación serán revisados al menos diariamente y tal vez más a menudo. Si su perro no está comiendo, se le puede colocar un tubo de alimentación a través de la nariz o darle nutrición intravenosa en el catéter. El pronóstico de supervivencia, incluso con tratamiento, es sólo de alrededor del 50 por ciento.

Cuidado con la Mortalidad de la Palma de Sagú

La Dra. Kimberly Chambers es veterinaria en Conroe, Texas. Sabía que las palmas de sagú (Cycas revoluta) eran venenosas, así que cuando se mudó a su hermosa casa nueva, hizo cortar y quitar las palmas de sagú de su jardín.

El pasado mes de junio, a los cuatro meses de edad, Theo estaba cavando en el patio y, al parecer, desenterró y masticó algunas raíces de la palma que aún estaban en el suelo.

El Dr. Chambers no vio que esto sucediera, pero una hora después de haber estado fuera cavando, Theo vomitó en la casa. Los trozos de la raíz le refrescaron la memoria; se dio cuenta de que probablemente eran raíces de palma de sagú. Indujo a Theo a vomitar un poco más, y luego condujo rápidamente al hospital veterinario especializado más cercano.

Al principio, parecía que Theo podría haber sido tratado lo suficientemente rápido. Sólo tenía leves elevaciones en las enzimas de su hígado. Lo enviaron a casa con medicamentos de apoyo para el hígado y ordenó al Dr. Chambers que lo monitoreara de cerca. Pero su apetito era escaso. Creció, pero se mantuvo delgado.

Enfermedades del hígado en los perros

Semanas después, como todavía estaba por debajo del peso, el Dr. Chambers hizo que le tomaran imágenes del hígado de Theo con ultrasonido. Con eso, el daño que la sagú había hecho al hígado de Theo finalmente salió a la luz. A pesar de su capacidad de regeneración, el hígado sólo puede soportar un daño limitado. El hígado de Theo tenía una marcada fibrosis (reemplazo de tejido sano por tejido fibroso no funcional). También tenía algo de líquido en su abdomen secundario a las bajas proteínas y un hígado “agujereado”.

Durante las siguientes semanas, el abdomen de Theo siguió acumulando líquido. El Dr. Chambers drenaba su abdomen por medio de una abdominocentesis, pero debido a su hígado dañado, el fluido siempre regresaba. Un día, Theo no quiso salir de su caja y no quiso comer. Sus encías estaban pálidas y su vientre estaba hinchado. El Dr. Chambers sabía que era el momento. Ella y su familia le dieron de comer a Theo una falda para la cena y el desayuno (con crema batida). Y luego se despidieron de él de la forma más pacífica posible.

Theo libró una dura batalla, pero a pesar de los tempranos y agresivos cuidados de los expertos, murió. Sirve como un importante recordatorio para mantener todas las palmas de sagú fuera de las casas y patios donde viven los perros.

La exposición a las toxinas de las algas verde-azuladas puede ser fatal en cuestión de minutos. Las algas verde-azuladas (más propiamente llamadas cianobacterias) pueden encontrarse en lagos de agua dulce, estanques y agua salobre, pero también en lugares menos obvios, como los acuarios. Las algas pueden estar presentes durante todo el año, pero se encuentran en mayores concentraciones en los meses más cálidos. No todas las algas verde-azuladas producen toxinas, pero no se puede determinar eso con sólo mirar. Por lo tanto, nunca permita a los perros nadar en el agua con las algas.

Las cianobacterias pueden producir dos tipos primarios de toxinas: anatoxinas, que causan la muerte súbita por parálisis respiratoria, y microcistinas, que provocan la insuficiencia hepática. Los síntomas de la toxicidad de las microcistinas son similares a los de otras toxinas hepáticas e incluyen vómitos, diarrea, letargo y falta de apetito. Si se sospecha la ingestión de algas verde-azuladas, no se debe retrasar la búsqueda de tratamiento. Al igual que con otras toxinas, se centrará en los cuidados de apoyo, ya que no hay antídoto.

Los medicamentos son una fuente común de toxinas hepáticas mortales. Varios medicamentos que son usados frecuentemente por los humanos han sido implicados en la insuficiencia hepática canina. El paracetamol puede ser usado a niveles seguros en perros. Se usa a menudo en oncología cuando se combina con medicamentos opiáceos para controlar el dolor del cáncer. Como cualquier sustancia, la dosis produce el veneno. En dosis suficientemente altas, el paracetamol puede causar insuficiencia hepática.

El carprofeno , un antiinflamatorio no esteroide común (AINE) utilizado para el tratamiento del dolor, se ha implicado en la insuficiencia hepática. Se desconoce por qué algunos perros desarrollan este raro problema. En general, el carprofeno es una opción extremadamente segura para el control del dolor pero, rara vez, un perro desarrollará problemas. Esto puede ser más común en los Labrador Retrievers por razones desconocidas.

Debido a su dependencia del hígado para el metabolismo, el fenobarbital puede conducir a la insuficiencia hepática en algunos casos. Es un medicamento omnipresente en la medicina veterinaria, utilizado para el control de las convulsiones. Los perros que toman fenobarbital necesitarán un control de los valores hepáticos y, si hay indicios de daño hepático, pueden ser cambiados a un nuevo medicamento anticonvulsivo como la Keppra o la zonisamida.

Problemas hepáticos adquiridos

Algunas dolencias hepáticas se adquieren con el tiempo, no por un insulto agudo. La hepatopatía vacuolar es una condición relacionada con la edad caracterizada por células hepáticas (llamadas hepatocitos) que aparecen hinchadas y espumosas bajo el microscopio. Las células hepáticas acumulan daños durante toda la vida; cuando están estresadas, responden hinchándose y desarrollando vacuolas, pequeños quistes llenos de líquido dentro de las propias células hepáticas. Esto a menudo resulta en un agrandamiento del hígado. Este cambio inespecífico puede ser insignificante o estar relacionado con una serie de enfermedades.

Algunas de las causas más comunes de la hepatopatía vacuolar son el uso de esteroides a largo plazo o la sobreproducción crónica de esteroides (como en la enfermedad de Cushing) y el uso de fenobarbital para el control de las convulsiones. Los resultados de los análisis de sangre pueden ser inespecíficos pero generalmente incluyen una ALP elevada. Si su perro está por lo demás sano y asintomático, es posible que su veterinario no se alarme por el resultado de esta prueba. Sin embargo, si hay síntomas de enfermedad, se indican más pruebas.

El hígado desarrolla cánceres . Los más comunes son el adenocarcinoma hepático y el hemangiosarcoma . Es posible que no haya síntomas a medida que se desarrolla el cáncer de hígado. A veces, se encuentra un gran tumor de hígado en un examen de rutina o a través de un análisis de sangre de alto nivel. Esta es la situación ideal. Si se encuentra de forma incidental, muchos tumores hepáticos pueden ser extirpados con éxito. Los adenocarcinomas hepáticos a menudo se curan completamente con la extirpación, ya que son lentos para hacer metástasis.

Los hemangiosarcomas, en cambio, son tumores mucho más agresivos. Crecen silenciosamente y luego se rompen. A menudo, se descubren cuando un perro mayor, previamente sano, colapsa repentinamente. La cirugía tratará la hemorragia y eliminará la fuente de la hemorragia, pero para cuando se descubren, estos tumores ya se han extendido. La cirugía por sí sola puede proporcionar hasta tres meses de tiempo de supervivencia, mientras que si se añade la quimioterapia se puede aumentar la supervivencia de seis meses a un año.

Soporte hepático para perros

Hay muchos medicamentos que su veterinario puede utilizar para tratar la enfermedad hepática de su perro. Pero también hay varios buenos suplementos de venta libre que pueden ayudar a mantener un hígado dañado y en proceso de curación.

La denamarina y la vitamina E tienen efectos antioxidantes en el hígado, así como algunas propiedades antiinflamatorias. El denamarín es un producto específico para los caninos que contiene silimarina, un extracto de cardo mariano, que ofrece una acción antiinflamatoria particularmente buena. La vitamina E es una vitamina liposoluble que se encuentra en altas concentraciones en el hígado. Ambos suplementos se pueden utilizar además de los tratamientos médicos convencionales para apoyar un hígado dañado.

La cúrcuma ha recibido recientemente una mayor atención por sus efectos antiinflamatorios tanto en la medicina humana como en la veterinaria. Aunque no hay grandes estudios controlados que evalúen su eficacia, es segura para su uso en perros. Una palabra de precaución: No compre en fuentes de Internet poco precisas ni administre productos humanos. Busque un producto veterinario de buena reputación como CurcuVet hecho por ThorneVet (disponible en Amazon y en muchos veterinarios). El control de calidad interno es esencial para encontrar un buen producto.

Catherine Ashe se graduó en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Tennessee en 2008. El Dr. Ashe practicó la medicina de urgencias durante nueve años y ahora trabaja como veterinaria de relevo en Asheville, Carolina del Norte.

Deja un comentario