Glosario de la alergia canina

Alergeno: Una sustancia que causa una reacción alérgica. Cualquier cosa puede ser un alérgeno para un individuo hipersensible, incluso el agua. El término tiene significado sólo en relación con un individuo que es hipersensible a esa sustancia.

Inmunoterapia específica de alérgenos: También conocida como “inyecciones para la alergia”. Una inyección hecha a medida para cada paciente basada en los resultados de las pruebas cutáneas intradérmicas. Las inyecciones contienen solución salina y pequeñas cantidades de extractos (producidos comercialmente) de las sustancias a las que el paciente es hipersensible. Las inyecciones se aplican una o dos veces por semana durante cuatro a seis meses (o más); la cantidad de alérgenos que contienen las inyecciones se aumenta lentamente hasta alcanzar una “dosis de mantenimiento”. Esta terapia es extremadamente eficaz, aunque consume mucho tiempo y (con el tiempo) es costosa.

Dermatitis alérgica de contacto: Reacción de hipersensibilidad al contacto de la piel con una sustancia ambiental.

Alopecia: Pérdida de cabello.

Anticuerpo: También conocido como inmunoglobulina. Una proteína compleja en forma de Y utilizada por el sistema inmunológico para identificar y neutralizar sustancias extrañas. Los anticuerpos son producidos por los glóbulos blancos.

Antígeno: Una molécula que induce la formación de anticuerpos.

Atopia: También conocida como “dermatitis atópica canina”. Una enfermedad cutánea alérgica hereditaria y crónica. Los perros pueden ser alérgicos a las sustancias inhaladas o a las sustancias con las que su piel entra en contacto. El enrojecimiento y la pérdida de pelo por rascarse es a menudo peor alrededor de los ojos, el hocico, las orejas y los pies.

Hipersensibilidad alimentaria: También conocida como “alergia alimentaria”. Una hipersensibilidad poco común, no estacional, causada por una sustancia dietética; una respuesta inmunológica anormal a una sustancia ingerida. La hipersensibilidad alimentaria no suele estar asociada a un cambio en la dieta. La mayoría de los perros que desarrollan la afección han comido el mismo alimento durante más de dos años. Un perro puede desarrollar una alergia alimentaria a cualquier alimento, pero los alimentos más comúnmente incriminados en la hipersensibilidad alimentaria canina incluyen la carne de vacuno, los productos lácteos, el cordero, los productos avícolas, el trigo, la soja, el maíz, el arroz y los huevos (Tenga en cuenta que estos son también algunos de los ingredientes más comunes en la comida comercial para mascotas).

Pruebas intradérmicas (piel): Prueba en la que se inyectan cantidades diminutas de diversos alérgenos ambientales (como el polen local de árboles, hierba y flores) bajo la piel del perro, y se observa la piel en busca de una reacción. El enrojecimiento y la hinchazón indican una sustancia a la que el perro es alérgico. Es necesario para personalizar las inyecciones inmunoterapéuticas de un perro (“inyecciones para la alergia”).

Pruebas de diagnóstico in vitro: También conocidas como pruebas de sangre o serológicas para anticuerpos inducidos por antígenos, ELISA o pruebas RAST. Indicadores poco fiables de alergia debido al gran número de resultados falsos positivos y falsos negativos.

Prurito: Comezón; una sensación desagradable que causa el deseo de rascarse.

Pyoderma: Una infección bacteriana de la piel. Generalmente se trata con antibióticos, pero la causa subyacente de la infección también debe ser tratada, para que la condición no vuelva a ocurrir. El tipo de antibiótico prescrito dependerá de si el pioderma se origina en lo profundo de la piel o más cerca de la superficie (superficial).

Piogénico: Infección bacteriana que produce pus (glóbulos blancos muertos).

Deja un comentario