La dieta hace la diferencia

La dieta hace la diferencia

Bailey, mi Airedale, cumplirá 15 años este año. No parece ni actúa tan viejo; tiene el más mínimo rastro de artritis, pero su piel y su pelaje están sanos y brillantes. Nunca se sabría que experimentó terribles problemas de piel durante los primeros nueve años de su vida.

Desde que no tenía un año, a Baileys le salían llagas, y las masticaba hasta que estaban en carne viva. La veterinaria a la que llevé a mis perros en ese momento pensó que se debía a las pulgas; recomendó darle a Bailey un baño contra las pulgas. A las 24 horas de su primer baño contra las pulgas, todo el cuerpo de Baileys había estallado en llagas, y tardaron meses en curarse.

La dieta hace la diferencia

Esta experiencia fue sólo un indicio de las cosas que vendrán. Durante nueve años, traté a Bailey con la medicina convencional. Probé todo tipo de comida comercial para perros de primera calidad y usé al menos 15 marcas diferentes de champú, cada una de ellas diseñada para aliviar la picazón. Bailey se inyectaba alergia dos veces por semana, y tomaba Prednisona oral diariamente. A veces Bailey se veía y se sentía mejor, mostrando pequeños signos de mejoría, pero de repente volvía a empeorar, sin ningún desencadenante que fuera evidente para mi marido o para mí. Probamos un nuevo champú o comida, y cuando nos ayudaba a pensar, ¡Esta vez lo conseguimos! Pero inevitablemente, Bailey empezaba a picar y a rascarse de nuevo.

A pesar de lo frustrante que fue esta experiencia, tenía la impresión de que se trataba de las típicas ocurrencias de los dueños de perros. Sin embargo, mi punto de vista sobre el tratamiento convencional de las alergias de Baileys cambió drásticamente el día que Bailey empezó a tener una hemorragia interna una reacción alérgica a los antibióticos que el especialista en dermatología veterinaria había prescrito para una aparente infección bacteriana de la piel. Pueden imaginar mi horror; Bailey sangró por sus ojos, nariz y por las llagas de su espalda. Cuando el veterinario le dio a Bailey una inyección de vitamina K para detener la hemorragia, Bailey incluso sangró del lugar de la inyección durante seis horas. Le llevó varios días a Bailey mejorar, y tenía mucho miedo de que lo perdiéramos.

No me permití sentirme agravado por el curso del tratamiento hasta que estuvo claro que Bailey estaba fuera de peligro. Entonces empecé a obsesionarme con lo ridículo de la situación, ya que la medicina que se suponía que ayudaría a Bailey casi lo mata. Decidí en ese momento buscar formas alternativas para ayudar a Bailey.

Investigando alternativasPrimero empecé a leer libros y artículos sobre lo perjudicial que pueden ser los alimentos comerciales para perros, debido a los pesticidas y toxinas que pueden estar en la comida. También leí que la mayoría de los nutrientes se cocinan de los alimentos; los fabricantes de alimentos para perros deben añadir vitaminas y minerales a la comida para que ésta sostenga a los perros en absoluto! Comencé a pensar que los problemas de Baileys podían ser el resultado de una mala nutrición, así que busqué un libro que tratara de la nutrición canina. Encontré el libro del Dr. Richard Pitcairns, Natural Health for Dogs & Cats, que incluía mucha información sobre dietas caseras para perros y me introdujo en el concepto de cuidado veterinario holístico.

Lo que leí me intrigó tanto que decidí consultar a un veterinario holístico sobre las alergias a Baileys. Al contactar a la Asociación Médica Veterinaria Holística Americana (AHVMA), pude obtener una lista de veterinarios holísticos en mi estado y encontré uno justo en mi ciudad natal de Minneapolis. Llamé inmediatamente y programé una cita.

No estaba seguro de qué esperar de esa cita, y ciertamente no me di cuenta de la magnitud de cómo esa cita cambiaría mi vida y la de mis animales.

Lo primero que me dijo el veterinario fue que cambiara la dieta de Baileys por una dieta natural y cruda. El objetivo, dijo, era acercarse a la dieta que un lobo podría comer. Me recomendó usar la comida de Sojourner Farms como base y añadir carne orgánica cruda y verduras verdes crudas, especialmente brócoli, perejil, calabacín y boniatos cocidos (que son una fuente natural de cortisona). La comida de Sojourner Farms es una mezcla de avena, centeno, harina de maíz, germen de trigo, nueces molidas, algas secas y hierbas; se añade agua caliente a la mezcla, se deja en remojo y luego se añade carne y verduras. Además de este alimento, el veterinario recomendó añadir suplementos de vitaminas C y E y toneladas de ajo. Estos suplementos actúan como poderosos antioxidantes y ayudan a desintoxicar el cuerpo, necesario para cualquier animal que viva en nuestro estresante y contaminado medio ambiente.

Segundo, el veterinario me recomendó que le quitara a Bailey la Prednisona que había tomado durante nueve años. La Prednisona, dijo, sólo suprimía el sistema inmunológico de Baileys y no permitía a su cuerpo lidiar con las alergias. Necesitábamos fortalecer el sistema inmunológico de Baileys, no suprimirlo, dijo. En su opinión, las inyecciones para la alergia eran una pérdida de tiempo y dinero, y recomendó que yo también las dejara.

También sugirió que Bailey perdiera algo de peso, estimó que Bailey tenía alrededor de 10 libras de sobrepeso. Los perros obesos suelen presentar ciertos problemas de salud concomitantes, como problemas de piel, problemas de comportamiento y artritis; pone una tensión excesiva en el cuerpo al tener que digerir comida extra cuando el perro se alimenta demasiado, dijo.

Lo último que me dijo el veterinario fue que a menudo un animal tarda dos meses en desintoxicarse por cada año que le dieron esteroides. Inmediatamente calculé en mi cabeza que dos meses por nueve años significaría 18 meses antes de que pudiera esperar que Bailey estuviera libre de los efectos de la Prednisona en su cuerpo… Esta fue una declaración profunda y profética.

Plan de cambio de vida Este plan de los veterinarios tenía sentido para mi marido y para mí, y decidimos seguirlo con entusiasmo. Empezamos la dieta natural, lentamente dejamos la prednisona y las inyecciones para la alergia, y finalmente conseguimos que el peso de Baileys bajara hasta el óptimo. Poco a poco, empecé a ver pequeñas mejoras en su condición. No tenía tantas llagas, no le picaba tanto todo el tiempo, y necesitaba menos baños.

¡Baños! Eso fue otra cosa. El veterinario había recomendado un champú llamado Lightning Organic Dog Shampoo, que tiene una base de citronela. Realmente limpia la piel de los animales, no sólo el pelaje, quitando todos los restos de la piel para que no salgan nuevas llagas y no puedan empezar las infecciones bacterianas. Limpia tan a fondo que hay que poner una pequeña cantidad de aceite de bebé en el agua de enjuague para reponer los aceites de la piel.

El nuevo plan de salud de Baileys no fue un éxito de la noche a la mañana; llevó los 18 meses completos que el veterinario había predicho que se desintoxicaría completamente a Bailey después de sus muchos años de Prednisona. Pero nos alentó la constante mejora que vimos en la piel, el pelaje e incluso el temperamento de Baileys. Bailey siempre había sido un perro obediente y bien educado, pero durante los primeros nueve años de su vida, mientras estaba afligido por las alergias y los tratamientos convencionales para la alergia, también era un perro ligeramente tenso y ansioso. Era agresivo con otros perros, y nos parecía muy independiente y distante.

Después de unos meses con su nueva dieta, mi marido y yo nos dimos cuenta de que Bailey se estaba aflojando, convirtiéndose gradualmente en más demostrablemente cariñosa y afectuosa. Acepta mucho más su entorno y a los animales que quieren saludarlo. Si su antigua personalidad nerviosa se debía a la constante irritación que experimentaba por las alergias, o a los efectos de todos los medicamentos que tomaba, nunca lo sabremos, pero su ansiedad interior se ha disipado definitivamente.

Empezando por la derechaPara enfatizar aún más la importancia vital de una dieta nutritiva y natural para un perro, hace unos dos años adopté un Fox Terrier de pelo duro de un año de edad de un grupo de rescate. Cuando lo recibí, el pelaje de Christophers estaba seco y crespo, y aunque se podían ver tonos de color bronceado, negro y blanco (estos perros suelen ser tricolores), básicamente parecía un gris apagado; ninguno de los colores era muy distintivo. Como ya tenía a Bailey con una dieta natural, le di a Christopher la misma comida y suplementos. A los 10 días no podía creer que en sólo 10 días su pelaje comenzó a cambiar, ¡casi frente a mis ojos! Cada día, el bronceado de su cabeza se volvía más cobrizo, el negro se volvía más rico, más oscuro, y el blanco de su cuerpo se volvía blanco brillante! En dos o tres semanas, parecía un perro completamente diferente. La textura de su pelaje también pasó de seco y crespo a suave, sedoso y rizado. Era realmente un espectáculo para ver.

Alimentar a un perro con alimentos frescos definitivamente cuesta un poco más, especialmente cuando se tiene un hogar con varios perros como el nuestro. Pero lo que hemos ahorrado en facturas veterinarias ha compensado con creces el dinero que gastamos en carne y vegetales frescos y los perros están realmente felices y sanos.

-Por Verónica Thouin

Verónica Thouin es una lectora de WDJ de St. Paul, Minnesota. Para obtener información sobre la compra de los productos mencionados en esta historia, haga clic aquí.

Deja un comentario