Los perros libres nos dan una idea de las preferencias proteínicas de los caninos

Los perros libres nos dan una idea de las preferencias proteínicas de los caninos

Cualquiera que viva con perros sabe que los perros son casi universalmente atraídos por los alimentos con carne y las golosinas. Los adiestradores usan estas preferencias para seleccionar diferentes niveles de “valor de las golosinas” para los perros y casi invariablemente, las golosinas de mayor valor para un perro son las que tienen una textura carnosa, olor y (suponemos) sabor.

También es cierto que la mayoría de los perros se sienten muy atraídos y consumen fácilmente dietas ricas en proteínas que incluyen carne cocida, extruida o cruda de varios tipos.

¿Son estas preferencias un vestigio del pasado depredador del perro? Si es así, ¿son tales preferencias algo con lo que los perros nacen, o hay una fuerte influencia del aprendizaje y del entorno en el aparente gusto de nuestros perros por la carne?

En un reciente conjunto de experimentos realizados por investigadores que estudian los perros de cría en libertad en la India se plantearon estas preguntas y nos proporcionaron alguna información nueva.

Los perros libres nos dan una idea de las preferencias proteínicas de los caninos

Aditi Joshi

Estudios de la dieta de los perros callejeros

Los perros de cría libre existen en numerosos países del mundo, entre ellos México, Italia, Nepal, Japón, muchos países africanos y la India. Sobreviven casi enteramente de la carroña y ocasionalmente aumentan su dieta mendigando y cazando pequeños animales.

En la India, la historia de los perros criados en libertad está bien documentada, se remonta al siglo IX a.C. y representa a más de 1.000 generaciones de perros.

Los perros indios que viven en libertad consumen una dieta rica en carbohidratos (galletas, pan y arroz) y relativamente baja en proteínas. Las proteínas que se consumen son restos de carne o pescado adheridos a los huesos, carne en descomposición y restos de cadáveres.

Los perros domésticos se adaptan mejor a la búsqueda de comida y a una dieta con más carbohidratos que sus antepasados lobos debido a los cambios en el comportamiento de búsqueda de comida (aumento de la búsqueda de comida y disminución de la caza en grupo) y a una mayor capacidad de digerir el almidón (aumento de las copias del gen AMY2B, el gen que codifica la amilasa pancreática; para más información, véase “Perros y carbohidratos: es complicado”).

Sin embargo, el hecho de que los perros puedan consumir y digerir dietas que contengan una elevada proporción de carbohidratos (almidones) no implica necesariamente que prefieran dichas dietas o que sea la forma más saludable o mejor de alimentarlos.

Aunque el estudio de estos perros de corral podría arrojar luz sobre muchas preguntas interesantes, las dos que los investigadores indios intentaron responder fueron: “¿Tienen los perros una fuerte preferencia por la carne en su dieta?” y “Si es así, ¿esa preferencia es innata (los cachorros nacen con esta preferencia) o depende o está fuertemente influenciada por el aprendizaje?”

En el primer estudio, los investigadores ofrecieron a 30 perros de cría libre una variedad de opciones de alimentos en cuatro experimentos separados:

– En el primero, los perros eligieron entre pan, pan remojado en agua y pan remojado en caldo de pollo.

– Los perros seleccionaron entre el pan, el pan empapado en salsa y el pollo cocido en el segundo experimento.

– El tercero ofrecía a los perros la posibilidad de elegir entre croquetas de perro secas o pan empapado en diferentes concentraciones de caldo de pollo.

– El experimento final ofreció a los perros varias combinaciones de pan y comida para perros croquetas, empapadas con diferentes concentraciones de caldo de pollo.

El propósito de este conjunto final de elecciones era separar los factores de olor a carne del contenido de nutrientes (proteínas), porque anteriormente se ha demostrado que los perros son capaces de autoseleccionar una dieta según su contenido en macronutrientes (proteínas/grasas/carbohidratos).

Los perros libres nos dan una idea de las preferencias proteínicas de los caninos

Mumbai

Resultados del estudio de los perros callejeros

Las siguientes preferencias se encontraron en los perros adultos de cría libre:

La carne (el olor) es mejor que los carbohidratos. Los perros siempre escogieron el pan empapado en caldo de pollo en lugar del pan seco o el pan empapado en agua, a pesar de que el caldo de pollo sólo contiene una pequeña cantidad de proteínas reales. Cuando se les permitió elegir sólo visualmente, eligieron la carne de pollo sobre el pan empapado de pollo o el pan seco.

El olor es mejor que todo. Cuando se les ofreció a los perros croquetas (alimento de alto contenido proteico) o pan (alimento de bajo contenido proteico) empapado con concentraciones variables de caldo de pollo, consumieron todos los alimentos por igual, sin mostrar una preferencia absoluta en cuanto a la cantidad que se consumía.

Sin embargo, el orden de selección dependía completamente de la cantidad de caldo de pollo que empapaba la comida, sin importar su contenido de nutrientes. En otras palabras, los perros elegían de acuerdo al olor, no de acuerdo a la cantidad real de proteína de la carne presente en la comida.

Regla empírica: Elija primero la comida que huela más intensamente a carne. Los resultados acumulados de los cuatro experimentos apoyan la existencia de la regla empírica anterior para la elección de alimentos. Esto significa que los perros prefirieron los alimentos que olían a carne (pero que no eran necesariamente buenas fuentes de proteínas) a los que olían menos a carne, incluso cuando los alimentos que olían menos a carne contenían en realidad más ingredientes de carne y un mayor contenido de proteínas.

Esto, por supuesto, tiene sentido, ya que en la naturaleza, un olor a carne más fuerte está altamente correlacionado con un alto contenido de carne y proteínas e invariablemente predice una mayor cantidad de carne. Esta relación sólo se distorsiona cuando experimentadores inteligentes entran en escena y se meten con ella.

Los autores llegaron a la conclusión de que, si bien los perros domésticos han adaptado un estilo de vida de carroñero, parecen haberlo hecho sin renunciar a una fuerte preferencia por la carne. Sugieren que aunque el perro doméstico ha evolucionado para digerir los carbohidratos de forma más eficiente y existe una dieta rica en carbohidratos, sigue atraído por el olor de la carne y elige preferentemente alimentos con olor a carne. (No es nada sorprendente para la mayoría de los propietarios de perros; pero, de nuevo, es bueno que la ciencia respalde las experiencias y creencias).

Pero espera, no han terminado. Los mismos investigadores preguntaron entonces: “¿Los perros domésticos nacen con una preferencia por la carne, o es un rasgo aprendido?”

Los investigadores llevaron a cabo la misma serie de los experimentos descritos anteriormente con los cachorros de los perros de cría. Los cachorros tenían de 8 a 10 semanas de edad en el momento de la prueba. Usando un diseño inteligente, encontraron que:

Los cachorros no discriminan. A diferencia de los perros adultos, los cachorros cercanos a la edad de destete no mostraron una clara preferencia por los alimentos que olían fuertemente a carne y eligieron cada selección de alimentos por igual, independientemente de la intensidad del olor a carne.

Los perros usan una estrategia de olfateo y arrebato. Mientras que los perros adultos tendían a oler e inspeccionar primero todas las opciones de comida disponibles antes de elegir y consumir una, los cachorros no mostraban este comportamiento. En cambio, olían un alimento, lo comían y luego pasaban al siguiente alimento, mostrando poca o ninguna preferencia. La gran mayoría (89%) de las elecciones realizadas por los cachorros siguieron este patrón de conducta.

Los autores especulan que debido a que los cachorros consumen una dieta rica en proteínas en forma de leche materna, hay poca presión selectiva para un sesgo de selección innato hacia el olor de la carne.

Sólo después del destete, cuando las crías comienzan a hurgar, es importante seleccionar preferentemente alimentos que huelan a carne (y que se correlacionen con un alto contenido de proteínas). Sugieren que, como se ha demostrado en otras especies, los cachorros aprenden sus preferencias de selección de alimentos de la madre (es decir, la transmisión cultural del conocimiento) y luego, a medida que maduran y comienzan a hurgar, de forma operativa.

Para llevar a las personas con perros de compañía

Los resultados del primer estudio con perros adultos que viven en libertad nos dicen que los perros de este conjunto de experimentos seleccionaban alimentos basándose principalmente en el olor y no en la capacidad de discernir el contenido real de la carne. Los perros adultos operaban bajo la (bastante eficiente) regla de “Si huele a carne, cómetela”. (¡Todos conocemos y amamos a los perros que hacen esto!)

Esta estrategia es probablemente la más elegida en ambientes donde los recursos son limitados, hay pocos alimentos densos en energía y proteínas disponibles, y la competencia entre los perros es alta. Esto no es realmente un resultado sorprendente, excepto por el hecho de que los autores encontraron que el olor de la carne era más importante que el contenido real de carne (o proteínas) de la comida.

Los cachorros recién destetados, por el contrario, carecen de este sesgo de elección y parecen aprender a elegir alimentos “carnosos” después del destete, ya sea a partir de las elecciones de alimentos de su madre, de forma operativa, o muy probablemente, una combinación de ambos.

Los perros libres nos dan una idea de las preferencias proteínicas de los caninos

India

Entonces, ¿qué nos dice esto sobre la alimentación de nuestros propios perros? Estos resultados sugieren que mientras los perros están predispuestos a disfrutar del sabor de los ingredientes de la carne y prefieren claramente estos alimentos, los cachorros no parecen nacer con una atracción por el olor de la carne per se; estas preferencias están influenciadas por el aprendizaje en los primeros años de vida.

A nivel práctico, estos datos, junto con los de estudios anteriores sobre las preferencias gustativas de los perros, nos dicen que es de esperar que los alimentos que se ofrecen a un cachorro a una edad temprana influyan fuertemente en las preferencias alimenticias y gustativas del cachorro como perro adulto.

Un defensor de las “corrientes” en Mumbai

Las fotos que acompañan este artículo fueron tomadas por Aditi Joshi, una defensora de los perros callejeros que vive en Mumbai, India, ciudad que alberga unos 250.000 perros callejeros. Varios organismos gubernamentales y ONG participan en programas de vacunación y esterilización, así como en el tratamiento de perros callejeros gravemente heridos y enfermos, pero no se ocupan del cuidado diario. Hay programas de adopción destinados a encontrar hogares para estos perros, pero la gran mayoría de los perros de la ciudad siguen viviendo como perros callejeros.

Según el último recuento, en el barrio de Aditi viven 76 “streeties”, como se les llama cariñosamente a los perros. A lo largo de los años, Aditi ha trabajado para construir una cultura de administración que ve a los streeties como compañeros para los que la comunidad comparte la responsabilidad, ayudando así a cerrar la brecha en el cuidado que reciben. Ha construido una red de personas en su vecindario -residentes, dueños de tiendas, vendedores ambulantes, trabajadores domésticos, recolectores de basura, personal de reparto, paseadores de perros y médicos- que ayudan en el cuidado de estos perros residentes en diversas capacidades. A través de esta red, coordina la atención sanitaria preventiva (vacunación y esterilización), el suministro de refugio y comida, el aseo y la atención de emergencia en caso de lesiones o enfermedades, tanto en el lugar como en su casa.

“Cuando se les cuida, estos perros sanos y asentados son el mejor amortiguador para minimizar los conflictos entre humanos y animales y mantener la salud pública”, dice Aditi. “Esto también es esencial para mantener a los perros de la comunidad sanos, libres de enfermedades y seguros”.

El mayor desafío de Aditi es construir relaciones positivas entre humanos y animales en un contexto en el que muchas personas todavía temen y malinterpretan a los animales callejeros. Su objetivo actual es crear un programa sostenible y escalable para enseñar a la gente a interactuar de forma segura con los perros, y enseñar a los perros callejeros habilidades que faciliten su integración en los entornos humanos.

Para ayudar a lograr ese objetivo, Aditi está actualmente inscrita en la prestigiosa Academia de Entrenadores de Perros (fundada y dirigida por Jean Donaldson) y está trabajando en el desarrollo de un plan de estudios para su programa de educación para perros callejeros. Si desea ver un vídeo sobre cómo Aditi entrena a perros callejeros, o para ayudar a apoyar el trabajo de Aditi para los perros callejeros en Mumbai, vea su página GoFundMe.

Estudios citados

1. Bhadra A, Bhattacharjee D, Paul M y Ghadra A. “La carne de la materia: Una regla de oro para los perros carroñeros”. Etología, Ecología y Evolución 2016; 28:427-440.2. Bhadra A y Bhadra A. “La preferencia por la carne no es innata en los perros”. Revista de Etología 2014; 32:15-22.3. Hewson-Hughes AK, Hewson-Hughes VL, Colyer A, Miller AT, McGrane SJ, y otros. “Análisis geométrico de la selección de macronutrientes en las razas del perro doméstico, Canis lupus familiaris”. Ecología del Comportamiento 2012; 24:293-304.4. Roberts MT, Bermingham EN, Cave NJ, Young W, McKenzie CM y Thomas DG. “La ingesta de macronutrientes de los perros, dietas de auto-selección que varían en su composición se ofrecen ad libitum.” Revista de Fisiología y Nutrición Animal; 102:568-575.

Linda P. Case es la propietaria de AutumnGold Consulting & Centro de Entrenamiento de Perros en Mahomet, Illinois. Linda es la autora de Dog Food Logic, tiene un nuevo libro, Dog Smart, y escribe el blog The Science Dog.

Deja un comentario