Peligros de la hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre)

La hipoglucemia es un factor de riesgo grave en el tratamiento de la diabetes. Estudios recientes sugieren que aproximadamente el 10% de los perros diabéticos experimentaron episodios hipoglucémicos que requirieron hospitalización. Una gran encuesta reveló que la mayoría de los perros diabéticos que se presentaban a la hipoglucemia recibían altas dosis de insulina (0,7 unidades o más por libra de peso corporal).

La sobredosis, la doble dosis y la dosificación persistente a pesar de la pérdida de peso o la reducción de la ingesta de alimentos son causas iatrogénicas comunes de la hipoglucemia. (Las enfermedades iatrogénicas son causadas por el tratamiento médico.) El ejercicio extenuante o la mala digestión causada por el EPI, el sobrecrecimiento bacteriano, la enfermedad inflamatoria del intestino u otros trastornos digestivos también pueden provocar hipoglucemia en perros diabéticos.

Si alguna vez no está seguro de si se administró la insulina, la opción más segura es no aplicar la inyección. Las consecuencias de omitir una sola dosis de insulina son insignificantes, mientras que la sobredosis puede ser fatal. Nunca añada más si no está seguro, incluso si se derrama algo de insulina mientras se administra la inyección.

Los cambios en el peso corporal pueden requerir modificaciones en la dosis de insulina. Los cambios en la dieta, particularmente los carbohidratos reducidos, pueden requerir una dosis reducida de insulina para prevenir la hipoglucemia.

La hipoglucemia grave resultante de un exceso de insulina puede provocar convulsiones, daños cerebrales irreversibles y la muerte. Entre los signos de advertencia se incluyen el nerviosismo, la hiperexcitabilidad, la ansiedad, la vocalización, los temblores musculares, la falta de coordinación, el tambaleo (el perro puede parecer borracho) y la dilatación de las pupilas.

Si se ven estos signos, el perro debe ser alimentado inmediatamente. Si el perro no puede o no quiere comer, frótele jarabe Karo, jarabe para panqueques, miel o incluso agua azucarada en las encías antes de llamar al veterinario. Si no se observa una mejora inmediata, lleve a su perro al veterinario después de alimentarlo para que reciba más cuidados, como la glucosa intravenosa. No le dé más insulina hasta que haya consultado a su veterinario, ya que puede ser necesario reducir la insulina durante unos días, o a largo plazo.

Cuando el estado de su mascota se estabiliza después de un episodio hipoglucémico, una curva de glucosa puede ayudar a determinar por qué ocurrió esto y cuál podría ser una dosis de insulina más apropiada. Una curva de glucosa es una serie de mediciones de azúcar en la sangre realizadas después de administrar la insulina. Normalmente, se toman muestras de sangre cada 1-1/2 a 2 horas durante 10 horas, o hasta que se puedan determinar los efectos de la inyección de insulina. Para facilitar la comprensión, las mediciones se trazan en un gráfico cuyos puntos suelen formar una curva. Los niveles de glucosa pueden ser monitoreados en casa, mejorando la precisión de los datos.

El edema cerebral causado por una sobredosis de insulina puede provocar ceguera temporal o cambios de comportamiento. Estos signos a menudo se resuelven en varias semanas o meses.

Si una enfermedad concurrente causa una pérdida prolongada de apetito, el paciente debe ser hospitalizado para la vigilancia de la concentración de glucosa en la sangre y el tratamiento con insulina de acción rápida y fluidos intravenosos suplementados con glucosa y potasio.

Deja un comentario