Tenga cuidado al llenar las recetas veterinarias en las farmacias humanas

Tenga cuidado al llenar las recetas veterinarias en las farmacias humanas

Hace unos años, estaba en mi consultorio veterinario cuando una pareja mayor trajo un cachorro de Chihuahua que estaba muy enfermo. A pesar de los esfuerzos del personal, menos de una hora después el cachorro estaba muerto. ¿Cuál fue la causa? Una sobredosis de drogas, debido a un error en la prescripción de una farmacia humana.

Tenga cuidado al llenar las recetas veterinarias en las farmacias humanas

288

La cantidad prescrita para este pequeño cachorro era de 0,4 mg, pero el farmacéutico, que probablemente nunca se había encontrado con una dosis tan pequeña, había interpretado erróneamente la receta como 4 mg, por lo que el cachorro había recibido 10 veces más de la droga que se suponía que debía recibir. Mi veterinario aceptó una responsabilidad parcial, ya que no había escrito un cero delante de “.4” en la receta. (Se está animando a los veterinarios a usar los ceros de adelante, pero no de atrás, cuando escriben las recetas para ayudar a evitar tales errores.

Nunca se me había ocurrido antes de ese día revisar una receta para comprobar su exactitud, pero es mejor que creas que tengo cuidado de comprobarlas ahora. Es menos probable que ocurran errores con las recetas que se surten en la oficina del veterinario, ya que las personas que surten la receta conocen a sus pacientes y están familiarizados con las dosis comunes para los perros. Sin embargo, el creciente uso de farmacias humanas que surten recetas para nuestros perros, significa que también debemos tratar con farmacéuticos que pueden saber poco o nada acerca de las necesidades de un paciente canino, o tener alguna idea del tamaño del paciente al surtir la receta. Esta ignorancia puede conducir a errores serios, incluso fatales.

Potencial de errores Las cantidades de dosis incorrectas no son los únicos errores que pueden cometer los farmacéuticos humanos al surtir recetas escritas para animales domésticos. Actualmente, los farmacéuticos no reciben capacitación en el uso de medicamentos para pacientes no humanos. El Servicio de Noticias de la Red de Información Veterinaria (VIN) ha escrito sobre varios problemas que los veterinarios han visto en los últimos años.

Un ejemplo fue el de un farmacéutico que dijo a un cliente que la dosis de diazepam (Valium) que su veterinario le había recetado a su perro podía matarlo. El farmacéutico no sabía que las dosis de muchos medicamentos, incluidos los utilizados para tratar el hipotiroidismo, las convulsiones y la ansiedad, son mucho más altas para los perros que para los seres humanos, debido a las diferencias en el metabolismo y otros factores.

La dosis prescrita era correcta, pero la clienta tenía miedo de darle la medicación a su perro, que sufría como resultado. El perro se estaba recuperando de una cirugía de rodilla y la medicación había sido prescrita para ayudar a mantenerlo alejado de su pierna y reducir su ansiedad. Sin ella, hizo un uso excesivo y se lesionó la pierna, lo que requirió una cirugía adicional.

En uno de los primeros casos en que se presentó una denuncia oficial seguida de medidas reglamentarias, la Junta de Farmacia del estado emitió una “notificación de corrección” al farmacéutico. En respuesta, pidió que la cadena de farmacias para la que trabajaba proporcionara a sus farmacias las referencias de las dosis e indicaciones veterinarias, lo que se ha hecho desde entonces.

En otros casos, los farmacéuticos han alterado las dosis, creyendo que están corrigiendo un error del veterinario, o han sustituido los medicamentos de manera inapropiada, sin notificar al veterinario o al cliente de los cambios. Esto ha llevado a serios problemas para algunos perros. Por ejemplo, cuando un farmacéutico sustituye un tipo diferente de insulina por la que está acostumbrado un perro diabético, esto puede causar cambios en el control de la glucosa e incluso una hipoglucemia mortal. En otros ejemplos, las dosis de los medicamentos se han reducido hasta el punto de que ya no son eficaces, lo que provoca sufrimiento e incluso la muerte en algunos perros. En un caso, un cliente redujo la medicación para las convulsiones de su perro por consejo de un farmacéutico, y el perro desarrolló convulsiones intratables que lo llevaron a la eutanasia.

La mayoría de las veces, los veterinarios no son conscientes de los cambios o se enteran de ellos mucho tiempo después del hecho, lo que les dificulta tratar a sus pacientes de manera eficaz o informar de lo sucedido a las autoridades competentes.

Estos problemas no son nuevos, pero están aumentando a medida que más personas recurren a las farmacias humanas para ahorrar dinero en las recetas de sus mascotas. También pueden producirse errores con mayor frecuencia en las grandes cadenas nacionales que despachan grandes volúmenes de recetas, en las que es poco probable que un farmacéutico desarrolle una relación personal con los veterinarios o los clientes. La legislación pendiente en el Congreso, que exigiría a los veterinarios proporcionar todas las recetas por escrito a los propietarios de las mascotas con un aviso de que pueden surtir la receta en otro lugar, podría contribuir a que los problemas fueran aún más frecuentes en el futuro.

Mensaje para llevar a casa Siempre que su veterinario le dé una receta, asegúrese de entender la cantidad y el horario de dosificación prescritos. Luego revise la etiqueta para asegurarse de que el nombre del medicamento es el mismo que el que le recetó su veterinario y que las instrucciones impresas coinciden con lo que le dijo su veterinario. Si tiene alguna pregunta sobre el medicamento, consulte con su veterinario, en lugar de confiar en la información del farmacéutico. Si una farmacia le ofrece un medicamento sustitutivo, no lo acepte hasta que y a menos que confirme con su veterinario que la sustitución es aceptable. Y nunca cambie la medicación de su perro basándose en el consejo del farmacéutico.

Deja un comentario