Compra de medicamentos de prescripción veterinaria para tu perro

Compra de medicamentos de prescripción veterinaria para tu perro

Deborah, uno de los miembros del club de adiestramiento de perros local, llena regularmente su receta de Synthyroid en una gran cadena de farmacias de la ciudad. Tomará esta droga de por vida debido a su glándula tiroides poco activa. Deborah comprueba regularmente los precios de la droga en varias farmacias para asegurarse de que sigue pagando precios competitivos.

Susan, que también es miembro del club, compra regularmente Soloxine, un medicamento recetado de por vida que también está indicado para una condición de tiroides poco activa. Ambas prescripciones tienen el mismo ingrediente activo básico: Levotiroxina.

Compra de medicamentos de prescripción veterinaria para tu perro

Susan, sin embargo, administra la receta que compra a su perro, Jo.

Como muchos guardianes de perros de compañía, Susan se enfrenta a nuevas opciones para decidir dónde comprar de forma económica y segura los medicamentos recetados para su perro.

Tradicionalmente dispensados únicamente en el consultorio del veterinario, los medicamentos de venta con receta para perros de compañía representan un melocotón maduro, listo para ser recogido por las cadenas de farmacias minoristas y las nuevas farmacias basadas en la Internet que han descubierto un nuevo y prometedor nicho en el lucrativo mercado farmacéutico. Estos minoristas de medicamentos han descubierto a los más de 35 millones de propietarios de perros de los Estados Unidos que prevén el mismo acceso a medicamentos sofisticados para sus perros que el que han llegado a esperar para ellos mismos.

Tan rápido como las empresas farmacéuticas para animales se apresuran a acudir al Centro de Medicina Veterinaria de la Administración de Alimentos y Medicamentos (CVM) con solicitudes de aprobación de nuevos fármacos o nuevos usos de fármacos para animales, los minoristas farmacéuticos se apresuran a llegar al consumidor con ofertas de precios de descuento. Pero, ¿cuán atractivas son estas ofertas de medicamentos con descuento, y cómo afectará esta mayor competencia por el dólar del guardián en el mercado de medicamentos para animales de compañía a las prácticas de los veterinarios?

Nueva competencia Cuando la compañía telefónica era conocida cariñosamente como "Ma Bell," ocupaba una posición de monopolio en las comunicaciones telefónicas. AT&T a veces utilizaba los ingresos recaudados por sus servicios más rentables para subvencionar actividades menos lucrativas, como la prestación de servicios telefónicos a ciudades remotas a precios asequibles. Luego, los competidores que se centraban en las piezas más rentables del mercado, como el servicio de larga distancia en las grandes ciudades, se apoderaban de esos segmentos del negocio, dejando atrás a los segmentos menos lucrativos. Así comenzó una reestructuración de las tarifas de la industria de las telecomunicaciones, en la que cada servicio individual se mantiene por completo o desaparece.

Hasta hace muy poco, la mayoría de las prácticas veterinarias manejaban sus negocios como la Campana Ma de hace 20 años. La venta de productos farmacéuticos veterinarios era una parte rentable de la práctica veterinaria promedio, representando alrededor del 20 al 30 por ciento de los ingresos totales de la práctica promedio. La mayoría de los veterinarios siguen las recomendaciones de los consultores de la práctica y los fabricantes de medicamentos para aumentar el precio de los productos farmacéuticos en un 100% sobre el costo de los medicamentos. Esto subvenciona otros servicios veterinarios, como programas de castración y esterilización asequibles y mejoras en el equipo médico. También ayuda a mantener los honorarios a niveles moderados para la hospitalización, las radiografías y los servicios profesionales como el examen y el diagnóstico, permitiendo así que estos procedimientos estén disponibles para un mayor número de animales.

En otras palabras, al igual que en el modelo "viejo Ma Bell", muchos de los servicios prestados por la oficina del veterinario no tienen un precio para el consumidor en relación directa con el costo de la prestación del servicio por parte del veterinario. Y hoy en día, al igual que con la lucrativa porción de la industria telefónica a larga distancia, uno de los segmentos más lucrativos del mercado veterinario -los medicamentos de prescripción a largo plazo- está siendo asediado por otros minoristas de medicamentos y por las farmacias de Internet.

Algunos veterinarios, sintiendo la presión de que cada vez más clientes solicitan recetas escritas que pueden rellenar en otro lugar (en lugar de comprar los medicamentos de sus perros al veterinario), han instituido un cargo por escribir las recetas.

Sin embargo, otros veterinarios dicen que entienden por qué algunos clientes, especialmente aquellos cuyos perros requieren una terapia farmacológica a largo plazo o especialmente costosa, necesitan economizar cuando sea posible, dada su significativa y continua inversión en el cuidado de sus animales.

Diferentes necesidades de prescripción En general, hay un puñado de situaciones que implican medicamentos veterinarios de prescripción. Algunos se prestan a la caza de gangas; otros no.

En el primer caso, un perro tiene una enfermedad aguda de algún tipo, que requiere la administración inmediata de un medicamento a corto plazo. Digamos que tiene conjuntivitis, y necesita una pomada antibiótica, o una infección del tracto urinario, y necesita una terapia antibiótica durante una semana. La mayoría de nosotros, en situaciones como ésta, pagaríamos con gusto al veterinario por los medicamentos relativamente baratos, y los llevaríamos a casa con el perro.

Las situaciones médicas de emergencia son otro ejemplo de una época en la que la mayoría de nosotros preferiríamos pagar a nuestros veterinarios por el acceso inmediato a cualquier medicamento requerido – a casi cualquier precio – para salvar a nuestros perros.

Pero hay otras situaciones en las que es lógico hacer una búsqueda de gangas. Una es en el caso de los preparados veterinarios comunes que el dueño de un perro podría usar con bastante frecuencia, como Heartgard, un preventivo contra los gusanos del corazón. Típicamente, estos artículos están marcados al 100 por ciento, pero se pueden encontrar a precios que representan hasta el 200 o 300 por ciento de su precio al por mayor. Encontrar una salida de descuento para estos artículos de marca, especialmente si uno tiene varios perros, sólo tiene sentido.

Más significativo es el caso en que alguien tiene un perro con una condición médica grave que requiere una terapia farmacológica costosa y a largo plazo. Las personas cuyos perros reciben medicamentos recetados para problemas de salud a largo plazo, como enfermedades cardíacas, tiroides, convulsiones, enfermedad de Cushing e incluso problemas graves de comportamiento, pueden gastar hasta cientos de dólares al mes en los medicamentos de sus perros. (Véase la barra lateral “A Tale of Two Prescriptions”) Ahorrar la mitad de ese dinero comprando los medicamentos por menos dinero en un establecimiento que no sea el veterinario puede ser imprescindible para prevenir lo que algunos veterinarios llaman “eutanasia económica”, en la que el dueño se siente obligado a dormir a un perro porque no puede pagar el medicamento necesario para mantenerlo bien.

Tenga en cuenta que asegurar a su perro con un plan de seguro de salud veterinaria o unirse a una organización de descuentos para miembros puede eliminar la necesidad de comprar a precios reducidos. Para más información sobre estos planes, vea “Covered Pup”, WDJ julio de 2002.

Precios de una receta médica La información más importante que hay que sacar de este artículo es que los precios de los medicamentos de venta con receta médica varían drásticamente entre los minoristas. Se necesita un poco de trabajo para reunir toda la información relevante de las posibles fuentes de medicamentos recetados para su perro, pero vale la pena el esfuerzo.

Primero, comprueba si hay equivalentes de marcas humanas y genéricos. Pregunte a su veterinario si puede prescribir un medicamento humano con los mismos ingredientes que el medicamento veterinario. A veces, el medicamento humano equivalente cuesta menos que el medicamento veterinario, aunque no haya absolutamente ninguna diferencia entre ellos. La práctica de dar a los animales medicamentos aprobados para los seres humanos se conoce como prescripción “off-label”, y está restringida por la FDA a los animales no utilizados en la producción de alimentos para consumo humano.

Un ejemplo de ello es el Etogésico, fabricado para animales por Fort Dodge Animal Health, y el Lodine, el equivalente humano fabricado por Wyeth-Ayerst Pharmaceuticals. Ambas drogas son antiinflamatorios no esteroideos comúnmente prescritos para el dolor. Ambos utilizan el mismo ingrediente activo: Etodolac. Ponga precio a ambas prescripciones para tener una cuenta completa de los costos disponibles de la droga.

A continuación, llame a todas las farmacias de su zona y pregunte cuánto cobran por esa receta. Asegúrate de preguntar el precio del medicamento veterinario, su equivalente humano (si lo tiene), y su forma genérica. Asegúrate de confirmar la dosis y la cantidad con el farmacéutico.

Si la droga viene en pastillas, pregunta sobre “división de pastillas”. A menudo, las drogas cuestan menos, comparado con el miligramo, en tabletas de dosis más altas que en tabletas de dosis más bajas. Por ejemplo, digamos que tu perro debe tomar 80 mg de una droga por día; 40 mg por la mañana y 40 mg por la noche. Puede ser más barato comprar tabletas de 80 mg y cortarlas en dos, dándole media tableta dos veces al día, que comprar tabletas de 40 mg. (Esto no funcionará con las cápsulas, y funciona mejor con los comprimidos que se marcan en el medio. Las tabletas pequeñas pueden ser demasiado difíciles de cortar con precisión).

Probando farmacias alternativas Puede obtener más ahorros llevando la receta de su veterinario a una farmacia de Internet o de catálogo. Estos puntos de venta a veces pueden ofrecer descuentos más profundos que los negocios de “ladrillo y mortero”, ya que tienen menos gastos generales. Sin embargo, tenga en cuenta lo siguiente cuando compre en las farmacias de venta por correo:

Para un análisis preciso del precio, añada los gastos de envío al precio cotizado del medicamento. Estos factores pueden borrar cualquier ahorro que pensó que obtendría al comprar en un catálogo o en una farmacia de Internet.

Es más fácil para las farmacias sin escrúpulos salirse con la suya en las prácticas ilegales cuando no mantienen los puntos de venta locales. Ha habido numerosas quejas sobre el hecho de que las farmacias de Internet, especialmente, dispensan medicamentos “de imitación” y extranjeros, o medicamentos no aprobados por la FDA para su uso en animales. Pida una garantía por escrito de que la farmacia ofrece únicamente medicamentos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), no utiliza productos químicos a granel fabricados para la producción en el extranjero para preparar imitaciones de medicamentos aprobados y no vende versiones fabricadas en el extranjero de productos estadounidenses. Algunas empresas farmacéuticas de los Estados Unidos no aceptarán la responsabilidad de sus productos adquiridos en los Estados Unidos a través de Internet si los productos se han fabricado con especificaciones no estadounidenses. (Véase “Problemas con las farmacias de Internet” en la barra lateral)

Su veterinario debe mantenerse “al tanto”. Varias farmacias de Internet han contratado a veterinarios “de plantilla” para que escriban recetas para los consumidores que piden medicamentos en línea. En todos los estados, excepto en unos pocos, es ilegal dispensar medicamentos con receta sin el beneficio de una relación tradicional médico-paciente. Esta ley garantiza que un profesional médico supervise el estado de cualquier paciente que tome el medicamento recetado, lo que incluye hacer un diagnóstico adecuado, comprobar las interacciones entre los medicamentos y controlar los posibles efectos secundarios del medicamento.

La administración de algunas drogas a un perro puede requerir análisis de sangre de seguimiento, análisis de orina u otras acciones para vigilar el impacto de la droga en los diversos sistemas del cuerpo del perro. Además, un veterinario debe examinar a los perros que toman múltiples medicamentos recetados para detectar los posibles efectos nocivos de las interacciones entre las drogas. No importa dónde compre los medicamentos de su perro, su uso debe ser controlado por su veterinario.

Las farmacias de venta por correo pueden no ser lo suficientemente rápidas. Algunas recetas, como los antimicrobianos prescritos para tratar infecciones, deben ser administradas al animal inmediatamente. Añadir tiempo para comprar, ordenar y enviar los medicamentos puede poner en peligro la salud del perro.

Trabaja con tu veterinario No estamos tratando de ponerle el apretón a los veterinarios, pero sí creemos que los guardianes conscientes de los costos que compran medicamentos recetados pueden ser consumidores responsables al comprar de una fuente de buena reputación mientras mantienen la relación médico-paciente entre su veterinario y su perro.

Si contempla la posibilidad de comprar medicamentos a minoristas, catálogos o fuentes de Internet, consulte los precios con su veterinario antes de hacer la compra. Varios veterinarios que entrevistamos mencionaron que, si sus buenos clientes encuentran un precio mucho más bajo para los medicamentos recetados fuera de su práctica, harían todo lo posible por al menos cumplir con el precio.

También con este artículo Haga clic aquí para ver “Lo que puede hacer… “Haga clic aquí para ver “Problemas con las Farmacias de Internet”. “Algunos Veterinarios Despreocupados por Perder el Negocio de las Recetas Médicas”. “Haga clic aquí para ver “Un Cuento de Dos Recetas Médicas”.

-por Lorie Long

Lorie Long vive en Carolina del Norte con dos Terriers Fronterizos, Dash (una hembra de tres años y reina de la agilidad) y Chase (un macho de cinco meses con un futuro de agilidad).

Deja un comentario