Valores comunes en un análisis de sangre canina

Valores comunes en un análisis de sangre canina

Estos son algunos de los valores que puede encontrar en el panel de química de su perro, o “pantalla química”, y lo que pueden indicar.

Valores comunes en un análisis de sangre canina

Albúmina (ALB) Los bajos niveles de esta proteína producida por el hígado pueden apuntar a desórdenes hepáticos o renales crónicos, problemas gastrointestinales como la enfermedad inflamatoria intestinal o una infección parasitaria. Valores elevados pueden significar deshidratación.

Alanina aminotransferasa (ALT) El nivel de esta enzima a menudo se eleva cuando el perro tiene una enfermedad del hígado y de las vías biliares. Fosfatasa alcalina (ALKP) Producida por el hígado, esta enzima puede elevarse como resultado de una enfermedad hepática, el síndrome de Cushing o la terapia con esteroides. Niveles ligeramente elevados pueden ser normales en los cachorros.

Amilasa (AMYL) El páncreas produce esta enzima para ayudar en la digestión. Los niveles altos pueden indicar pancreatitis o inflamación del páncreas.

El nitrógeno ureico en sangre (BUN) El nitrógeno ureico es un producto de desecho creado por el hígado y excretado por los riñones. Los niveles altos pueden indicar anormalidades en los riñones o deshidratación, mientras que los niveles bajos pueden indicar una enfermedad hepática. A menudo se compara con los niveles de creatinina (véase más abajo).

Calcio (Ca+2) El aumento de los niveles de este mineral puede indicar una enfermedad de la paratiroides o del riñón, o ciertos tipos de tumores.

Colesterol (CHOL) Los niveles elevados de colesterol pueden ser sintomáticos de una serie de trastornos, entre ellos el hipotiroidismo y las enfermedades hepáticas y renales.

Creatinina (CREA) Al igual que el BUN, con el que se evalúa a menudo, la creatinina es excretada por los riñones. Los niveles altos pueden indicar deshidratación, enfermedad renal u obstrucción del tracto urinario.

La glucosa en sangre (GLU) Los niveles altos pueden significar que un perro está simplemente estresado, pero también pueden ser un síntoma de diabetes. Los niveles bajos pueden ser un indicador de hipoglucemia, enfermedad hepática y algunos tipos de tumores.

Lipasa (LIP) Liberada por el páncreas en el intestino delgado, esta enzima ayuda al cuerpo a absorber la grasa. Los niveles elevados pueden indicar problemas con el páncreas, el hígado o los riñones, así como obstrucciones del tracto digestivo.

Fósforo (PHOS) La mayoría de las reservas de fósforo de un perro están en sus huesos, pero una pequeña cantidad circula en la sangre. Los niveles altos pueden indicar una insuficiencia renal, o la ingestión de una toxina como el anticongelante.

Bilirrubina total (TBIL) Secreta por el hígado en el tracto intestinal, la bilirrubina es responsable del color amarillo que se encuentra en los moretones, la orina y, y su nombre sugiere, la bilis. Los niveles anormalmente altos pueden significar una enfermedad hepática o problemas en los conductos biliares, y ayudan a diagnosticar la anemia.

Proteína total (TP) Otro valor que puede señalar varios problemas si se eleva, como la deshidratación o las enfermedades del hígado, el riñón o los intestinos.

Electrolitos (Sodio, Potasio, Cloruro) Estos minerales cargados eléctricamente en el cuerpo están involucrados en la regulación de muchos procesos importantes, incluyendo la acidez de la sangre (pH), la función muscular y la hidratación del cuerpo. Debido a que los electrolitos son tan integrales para la función celular, los desequilibrios pueden poner en peligro la vida.

Las pruebas de electrolitos son importantes para evaluar los vómitos, la diarrea, la deshidratación y los síntomas cardíacos, y pueden indicar al veterinario qué tipo de líquidos debe utilizar con un paciente enfermo, y si es necesario algún tipo de suplemento de electrolitos. También pueden añadir importantes pistas de diagnóstico para algunas enfermedades crónicas: Por ejemplo, los perros con el síndrome de Addison (hipoadrenocortismo) suelen tener bajos niveles de sodio (hiponatremia).

Gammaglobulina Las gammaglobulinas inmunes, también llamadas inmunoglobulinas, son anticuerpos que ayudan a combatir las infecciones bacterianas y virales, el cáncer o los parásitos. Los niveles elevados pueden indicar que el cuerpo está montando tal defensa, mientras que los niveles bajos podrían reflejar un sistema inmunológico comprometido.

T4, FT4 y TgAA El test T4 mide los niveles de hormona tiroidea circulante en el cuerpo. Sin embargo, para tener una imagen real de la función tiroidea, se debe realizar el FreeT4 (que mide la cantidad de T4 disponible en las células y los tejidos) y el TgAA (autoanticuerpos de tiroglobulina, cuyos altos niveles pueden significar una enfermedad tiroidea mediada por el sistema inmunológico). El Dr. Dodds llama a la T4 por sí misma “básicamente inútil”.

Deja un comentario