¿Está mi perro deprimido?

Cuando un perro de repente deja de estar interesado en sus actividades favoritas, ya sea jugando al Frisbee en el parque o persiguiendo ardillas en el patio trasero, la mayoría de los expertos en comportamiento animal le dirán que busque una explicación física, no una recomendación de salud mental. Llevar a tu amigo de cuatro patas al veterinario para un examen físico siempre debe ser la primera respuesta a lo que parece ser una depresión. Un cambio en el comportamiento puede atribuirse generalmente a condiciones físicas subyacentes como la artritis o el dolor.

“La depresión es un término típicamente humano ya que tiene un número de síntomas que tienen que ver con cómo uno se siente… y obviamente no podemos preguntarle a un perro cómo se siente”, explica el Dr. Brian J. Bourquin, veterinario y dueño de la Clínica Veterinaria de Boston. “Sin embargo, ciertamente pueden ser diagnosticados con condiciones como el Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG)”.

Shinnki | Dreamstime

Signos de depresión en los perros

La Dra. Jill E. Sackman, jefa del servicio de medicina del comportamiento de los hospitales BluePearl en Michigan, está de acuerdo en que aunque no haya un diagnóstico clínico de depresión en la medicina veterinaria, los perros que son considerados deprimidos por sus dueños pueden parecer retirados, menos activos o desinteresados por lo que sucede a su alrededor. Sin embargo, si su perro muestra repentinamente cualquiera de estos síntomas, recomienda que haga una cita con su veterinario para descartar cualquier condición médica. “Si su perro solía levantarse por la mañana, engullir su desayuno

,

y correr y jugar fuera, y ahora sólo quiere estar en su cama todo el día, primero debe descartar cualquier problema médico”, aconseja.

Como humanos, puede que nunca sepamos si un perro está verdaderamente deprimido, pero puede mostrar signos y comportamientos similares a los asociados con la depresión en las personas. Según la Dra. Karen Sueda, diplomada del Colegio Americano de Comportamiento Veterinario y veterinaria que ejerce en el Hospital de Animales de VCA West Los Angeles en California, estos pueden incluir letargo o fatiga, aumento de la somnolencia, pérdida de interés en actividades que antes disfrutaban, falta de apetito, pérdida o aumento de peso, inquietud o agitación.

Un cambio en el comportamiento podría indicar una serie de factores; su perro puede estar envejeciendo, o está reaccionando a un cambio en su rutina diaria. A veces, cambios significativos como la incorporación de nuevas mascotas a su casa, la pérdida de movilidad de su perro debido al envejecimiento o la mudanza de un miembro de la familia pueden suponer una verdadera carga para la salud emocional de su perro.

La diferencia entre la depresión y la ansiedad en los perros

Su perro no necesariamente estará deprimido, sino que tendrá que lidiar con condiciones de comportamiento más comunes como el miedo o la ansiedad. “Estamos pidiendo a una especie diferente que viva en un ambiente humano y que viva según ‘reglas humanas’ que pueden no comprender… así que es comprensible que esto pueda conducir a miedo y ansiedad si no entienden lo que les pedimos o por qué”, explica el Dr. Sueda.

Los signos de miedo y ansiedad en los perros pueden incluir indicadores físicos como ojos dilatados o una cola remetida, así como signos de comportamiento como jadeos o temblores, y pueden volverse hiper-vigilantes hacia su entorno y asustarse más fácilmente, señala. Señales más sutiles incluyen comportamientos de desplazamiento como lamerse los labios, bostezar, rascarse y olfatear que se hacen fuera de contexto. “Esto es similar a una persona nerviosa que rebota su pierna, se muerde las uñas o juega con su pelo cuando está ansiosa”, explica.

Hay cosas que los amantes de los perros pueden hacer para ayudar si sus perros parecen deprimidos. El Dr. Bourquin recomienda buscar un entrenador de perros que use refuerzo positivo en lugar de técnicas aversivas para no intensificar la condición de salud mental de su perro (busque las credenciales KPA, CCPDT, y/o esta última es el nombre de una organización, no la credencial que ofrecen).

En el hogar, los compañeros de los perros pueden trabajar para crear un entorno que satisfaga las necesidades de su perro, como encontrar actividades que los involucren y establecer rutinas predecibles, y cuando sea necesario, también pueden recurrir a los medicamentos. “Muchos perros necesitan ayuda farmacológica, como el Prozac. Muchos amantes de los perros tienen miedo de darles medicamentos, pero cuando hablamos de TAG, no estamos hablando de un perro que se estresa al salir de casa… estamos hablando de un perro que piensa que su vida se está acabando cada vez que recoges las llaves del coche”, concluye el doctor Bourquin. “Pero definitivamente hay cosas que puedes hacer y medicamentos que puedes ofrecer a tu perro para que supere la joroba”.

Deja un comentario