3 pasos para la visita veterinaria perfecta para tu perro (y para ti)

3 pasos para la visita veterinaria perfecta para tu perro (y para ti)

Hacer una gran entrada es algo que disfrutan las celebridades. Sin embargo, hay un momento y un lugar para esto, y entrar en una clínica veterinaria con tu perro no lo es! Desafortunadamente, una gran entrada en las clínicas veterinarias es muy común, con perros tirando y lanzándose al final de las correas apretadas, quizás ladrando o gruñendo a los otros perros ya presentes en la sala de espera, mientras que su gente se ve obligada a controlarlos simultáneamente, a registrarse con el personal del mostrador y a encontrar un lugar para sentarse.

¿Le suena esto familiar? ¿Te describe a ti y a tu perro? Puede que encuentre un poco de alivio al saber que no está solo. ¡Pero no tiene por qué ser así! Aquí hay algunos consejos sencillos para ayudarle a usted y a su perro a entrar en una clínica veterinaria con facilidad.

3 pasos para la visita veterinaria perfecta para tu perro (y para ti)

1. Tener un plan.

Pensar y planificar cada aspecto de su visita al veterinario y la de su perro puede reducir el estrés para usted y su perro. Cosas a considerar:

  • La hora de tu cita. Si su perro se estresa y es difícil de manejar alrededor de otros perros, programe su cita a primera hora de la mañana o la primera cita después del almuerzo. De esta manera es menos probable que se encuentre con un vestíbulo entero lleno de perros.

3 pasos para la visita veterinaria perfecta para tu perro (y para ti)

  • Transportando a su perro. Aunque viajar en una caja es la opción más segura para la mayoría de los perros, los arneses de seguridad del coche proporcionan otra buena opción. Las dos cosas más importantes que hay que considerar son la seguridad de su perro y el nivel de estrés. Cada perro es un individuo y depende de usted elegir el medio más seguro y menos estresante para transportarlo en su auto. Si su perro se pone nervioso durante los paseos en coche, considere la posibilidad de consultar a un asesor de comportamiento profesional para encontrar maneras de ayudarle a sentirse más cómodo e incluso de que le encante viajar en coche.

  • Suficiente tiempo para el viaje, posibles retrasos, y el orinal previo a la entrada. Estresarse (o gritar o maldecir) por los retrasos o desvíos del tráfico es una gran manera de hacer que su perro se ponga tenso y ansioso incluso antes de que usted llegue. Dese el tiempo más que suficiente para llegar temprano a su cita. Organícese, salga del coche de forma relajada y permita que su perro camine e incluso orine si hay un espacio seguro para ello. Su perro estará mucho más relajado en el interior si tiene la vejiga vacía!

  • La situación del estacionamiento. Si su perro no está acostumbrado al tráfico, aparcar cerca de una carretera concurrida puede aumentar su estrés. Si es posible, elija un lugar de estacionamiento más apartado.

  • Método de pago. Si bien esto puede parecer que no entra en la categoría de “entrar en una clínica veterinaria”, es importante considerarlo de antemano. Después de que el doctor haya completado su examen, usted y su perro serán llevados a un área de pago. Teniendo en cuenta lo que su perro puede haber experimentado durante la visita, puede estar listo para salir y tirar implacablemente hacia la puerta de salida. ¿Por qué entonces, los humanos tendemos a hacer de esta una de las partes más largas de la visita? “Hmm, ¿debería pagar con un cheque? No, tal vez con una tarjeta de crédito… pero, ¿cuál? Planee con antelación pidiendo un presupuesto de servicios (y qué tarjetas de crédito aceptan) cuando haga la cita, y tenga esa tarjeta, o dinero en efectivo, o un cheque parcialmente rellenado a mano. Permita que su perro orine y luego colóquelo de manera segura en su auto con ventilación adecuada mientras usted regresa para pagar. (Por favor, haga esto sólo si sabe que su perro puede permanecer en su coche durante unos minutos de forma segura y con un mínimo de estrés).

3 pasos para la visita veterinaria perfecta para tu perro (y para ti)

2. Prepárese para manejar a su perro con cuidado durante la visita.

Asegúrate de tener todo lo que tú y tu perro necesitáis para tener éxito.

  • Trae refuerzos. ¿Cómo se comunicará con su perro y le hará saber cuando esté haciendo lo correcto? Traiga alimentos o golosinas de alto valor para reforzar el buen comportamiento de su perro, a menos que se le haya instruido específicamente que no alimente a su perro debido a una cirugía o procedimiento pendiente. (En este caso, ¡traiga un par de los juguetes favoritos de su perro!) Una visita al veterinario es una experiencia estresante para su perro y necesitará mucha información de usted sobre lo que está haciendo bien. Reforzar el buen comportamiento con cosas que le gusten aumentará ese buen comportamiento en este y otros entornos.

  • Trae el collar y la correa correctos. ¿Cómo mantendrá a su perro seguro y cerca de usted? Nunca uses una correa retráctil cuando lleves a tu perro al veterinario (te recomendamos que nunca la uses, pero eso es otro artículo). Es más difícil controlar a un perro con correa retráctil, especialmente si necesitas tirar rápidamente de tu perro hacia ti y alejarlo de, por ejemplo, otro perro en la zona de espera que de repente estalla de forma agresiva. Lleve a su perro al veterinario con un collar con hebilla plana (o con un collar de deslizamiento limitado o martingala) y/o un arnés correctamente ajustado, unido con una correa de 4 a 6 pies. Mantener una correa corta ayudará a su perro a estar cerca de usted y a concentrarse en usted.

  • Si va a ver a un nuevo veterinario o a un especialista, traiga los registros de salud anteriores de su perro. Esto garantizará que su perro reciba exactamente lo que se necesita para su salud y lo que exige la ley de su estado. Esto también ayudará a que su cita se desarrolle de forma más fluida y eficiente, lo que asegura que su perro pase tan poco tiempo en la sala de examen como sea necesario. Todo esto es bueno cuando se trata de eliminar tanto estrés como sea posible para ambos.

3. Manténgase positivo para condicionar a su perro para que le guste ir al veterinario.

¿Cómo te gusta que te traten los demás cuando estás preocupado y ansioso? Apuesto a que respondes mucho mejor a una palabra amable o a un toque suave que ser mandado por trabajadores de la salud malhumorados o descuidados por despistados. Tenga esto en mente cuando entre a la clínica con su perro y le ayudará enormemente!

Además, considere esto: Tan pronto como entren juntos en ese vestíbulo, se convertirán en la única pieza familiar de un puzle muy incierto y aterrador para su perro. Ella te necesitará para que la reconfortes y la tranquilices. Sean amables en sus palabras y acciones. Levantar la voz, regañar, sacudir la correa y manipular con fuerza es innecesario y extremadamente contraproducente cuando nos comunicamos con nuestros perros, especialmente en un momento de gran estrés y ansiedad.

¿Seguirá tu perro tus indicaciones? Entra en el edificio con una sonrisa y con la confianza de que será una buena visita. Vigile a su perro y refuércelo cuando se concentre en usted. Esté presente con ella para mostrarle que esta es una experiencia positiva y que estará bien.

3 pasos para la visita veterinaria perfecta para tu perro (y para ti)

¿Qué pasa si lo estropeas? Si tu perro salta sobre otro cliente o se queja durante tu espera en el vestíbulo, simplemente considera que es información y haz una nota mental para trabajar en ese comportamiento a través del entrenamiento. En el momento, redirige a tu perro y dale algo apropiado para hacer – y luego refuerza para hacerlo. Manténgase positivo y sepa que esto es un proceso. Si no está seguro de por dónde empezar con el comportamiento indeseado de su perro en la clínica veterinaria, contacte con un profesional certificado y entrenado que pueda ayudarle con sus necesidades específicas.

Siguiendo estos sencillos pasos, está en el camino de crear una experiencia más agradable y productiva en la oficina de su veterinario.

Tiffany Lovell, CPDT-KA, es la dueña de la Universidad de Nariz Fría, Space Coast, en el condado de Brevard, Florida. Vive con una colección de queridas mascotas y un maravilloso marido amante de los animales.

Deja un comentario