Identificar y tratar la hinchazón en los perros antes de que sea demasiado tarde

Identificar y tratar la hinchazón en los perros antes de que sea demasiado tarde

La dilatación gástrica-vólvulo, o “hinchazón” para abreviar, es una enfermedad temida entre muchos dueños de perros. He trabajado como veterinario de emergencia y he observado de primera mano los horribles efectos de esta condición en varios de mis pacientes, y puedo ciertamente atestiguar sus devastadores efectos.

Saber lo que es la hinchazón y aprender a reconocer sus signos clínicos a tiempo es importante para todos los propietarios de perros, de modo que se pueda asegurar un tratamiento rápido antes de que la simple hinchazón progrese a un shock corporal irreversible y fatal. Ciertos perros tienen más probabilidades de ser víctimas de este horrible trastorno estomacal, por lo que ayuda saber cuáles son esas razas en caso de que su perro sea uno de los candidatos más probables estadísticamente para la enfermedad. Y finalmente, también ayuda saber cómo se trata, y si hay alguna medida preventiva que se pueda tomar para evitar que su perro sea víctima de la hinchazón.

¿Qué es la hinchazón en los perros?

Identificar y tratar la hinchazón en los perros antes de que sea demasiado tarde

El término técnico para la hinchazón es dilatación gástrica. En pocas palabras, esto significa que el estómago se dilata y se agranda. El principal constituyente de esta dilatación es el aire, aunque la comida y el agua también suelen estar presentes en el estómago. Esto hace que la hinchazón sea muy diferente de un simple caso de sobrealimentación, donde la mascota se llena de comida y el estómago se llena rápidamente con la última comida consumida.

¿Por qué el estómago se llena rápidamente de aire? La causa principal parece ser la aerofagia, donde la mascota literalmente traga una gran cantidad de aire. Lo más común es que sea por comer demasiado rápido. Desafortunadamente, por alguna razón, el aire no pasa a los intestinos o no sale por el esófago. Nadie sabe qué es lo que hace que el estómago retenga el aire.

Otra teoría es que después de comer, algunas mascotas tragan aire mientras hacen ejercicio, causando que el estómago se hinche. Mientras que muchos médicos aconsejan a los clientes no permitir que sus perros hagan ejercicio inmediatamente después de comer, no conozco ningún estudio controlado que muestre pruebas concluyentes de que la restricción de ejercicio previene la hinchazón. En muchos de mis pacientes no había antecedentes de ejercicio inmediatamente después de comer que contribuyeran a la hinchazón. Y como los perros salvajes y sus antepasados (lobos) pueden necesitar estar en movimiento después de una comida (aunque, dada la posibilidad de que normalmente descansen para digerir su comida y recuperarse de la reciente matanza), dudo que el ejercicio sea un factor importante en la distensión. Aún así, hasta que la evidencia demuestre lo contrario, muchos veterinarios desalientan el ejercicio durante 30-60 minutos después de comer.

Uno de los mitos sobre la hinchazón es que sólo los perros grandes pueden desarrollarla. Es cierto que la hinchazón se encuentra más comúnmente en perros grandes y gigantes y en perros de pecho profundo, usualmente de dos a diez años de edad. Los perros más comúnmente afectados incluyen los Gran Daneses, Pastores Alemanes, San Bernardos, Labradores Retrievers, Loberos Irlandeses, Grandes Pirineos, Bóxers, Weimaraners, Perros Ovejeros Ingleses Antiguos, Setters Irsih, Bloodhounds, y Caniches Estándar. Sin embargo, cualquier perro puede desarrollar hinchazón.

Otro mito es que se alimenta al perro con un bol elevado para evitar la hinchazón. Alimentarlo con un bol elevado puede ser muy útil para algunos perros con un trastorno llamado megaesófago (en el que el perro vomita repetidamente su comida porque tiene dificultades para pasar al estómago). Sin embargo, no he visto nada en la literatura veterinaria que confirme que una mesa de alimentación elevada pueda prevenir la distensión (aunque, como verá, hay algunas cosas que puede hacer para minimizar la posibilidad de que su perro se distienda).

Algunos propietarios creen que alimentar sólo con alimentos a base de cereales provocará hinchazón, o que los perros que siguen dietas crudas no se hincharán. Es cierto que los alimentos a base de cereales fermentan más en el tracto gastrointestinal, lo que puede provocar un exceso de gas, pero esto ocurre más adelante en el tracto intestinal (principalmente en el intestino grueso.) Lo único que he visto sugerir repetidamente en la literatura es que el exceso de calcio en la dieta, y el exceso de aire que se ingiere con la dieta, puede contribuir a la distensión en algunos perros. Los perros pueden desarrollar hinchazón sin importar la dieta que se les dé.

La hinchazón es una condición que amenaza la vida

Independientemente de la causa real, la hinchazón en los perros es una de las pocas emergencias reales en la medicina veterinaria. Los perros pueden morir, y de hecho mueren, si no se les trata con prontitud. Como he mencionado, con la hinchazón el estómago se llena de aire que no puede expulsar. El estómago hinchado comprime los vasos sanguíneos en la pared del estómago y la cavidad abdominal, causando un shock hipovolémico. En casos severos, este estómago hinchado puede realmente retorcerse en su eje longitudinal. Esta torsión se llama vólvulo. A medida que el estómago se retuerce, puede jalar el bazo con él, causando la torsión del bazo. Si no se trata rápidamente, tanto el bazo como el estómago morirán ya que la torsión corta el suministro de sangre a estos órganos. El tratamiento implica la descompresión del estómago lleno de aire y la cirugía para reposicionar el estómago si se produce la rotación.

En un caso de emergencia de distensión, la presión puede aliviarse rápidamente insertando una aguja de gran calibre (14-18 calibre) a través de la piel y justo en el estómago hinchado. Este es sólo un tratamiento temporal, pero gana tiempo y da al perro un poco de alivio. Después de esta descompresión temporal con aguja, el perro es ligeramente anestesiado con un anestésico intravenoso (debido al estado de shock de la mayoría de los pacientes, menos de la mitad de una dosis normal de anestésico suele ser todo lo que se necesita para causar la anestesia).

Luego se pasan dos tubos a la boca del perro: uno va a la tráquea y el otro baja por el esófago hasta el estómago. El tubo del estómago se utilizará para “bombear el estómago”, eliminando la comida, el agua y el aire restante. El tubo traqueal se usa para proteger las vías respiratorias para que ningún alimento o agua entre accidentalmente en los pulmones. Otras terapias convencionales que pueden utilizarse incluyen líquidos intravenosos y corticoesteroides (para el shock) y antibióticos para prevenir infecciones secundarias. Las terapias homeopáticas como el Árnica pueden utilizarse en el período postoperatorio para ayudar a la curación, y la acupuntura puede utilizarse para el control del dolor.

Cirugía para perros hinchados

Los perros con vólvulo requerirán cirugía. La cirugía tiene dos objetivos: evaluar el daño hecho al estómago, bazo y otros órganos, y reposicionar el estómago en la posición adecuada. Los estómagos que sufren daños severos no pueden ser reparados, y estos pacientes deben ser sacrificados. Los estómagos con daños leves generalmente pueden sanar después de ser reposicionados. Los veterinarios esperan que la cirugía también prevenga futuras ocurrencias.

La técnica para reposicionar el estómago se llama gastropexia, y consiste en coser literalmente el estómago a alguna parte del cuerpo. Lo más común es que se realice una gastropexia circunscrita. En esta técnica, el estómago se cose a la caja torácica. La cirugía es bastante efectiva para prevenir futuros episodios de vólvulo, pero ninguna cirugía puede prevenir la hinchazón.

Los propietarios de perros de raza más grande (que podrían ser propensos a la hinchazón y al vólvulo) me han preguntado sobre la viabilidad de realizar una gastropexia para prevenir cualquier episodio de hinchazón. Aconsejo que no se haga por varias razones:

– No podemos prevenir la hinchazón con esta cirugía, sólo la torsión (vólvulo) que puede acompañar a los episodios de hinchazón.

– Aunque no se garantiza nada, seguir ciertos consejos de prevención puede ayudar a reducir la incidencia de la hinchazón.

– Prefiero no someter a las mascotas al riesgo inherente de cirugías innecesarias.

– No he visto ninguna evidencia de que este enfoque profiláctico valga la pena ya que el vólvulo de dilatación gástrica puede que nunca ocurra en una mascota determinada.

Si está considerando una cirugía profiláctica, le aconsejo que hable con su veterinario y considere cuidadosamente todas las opciones primero.

Prevención de la hinchazón de los perros

Esta es una de esas condiciones en las que se prefiere la prevención al tratamiento. Aunque no hay una prevención 100% efectiva, aquí están las pautas que uso en mi práctica.

– Evite alimentar a su perro con demasiado calcio. Muchos suplementos contienen calcio. Si alimenta a su perro con más de un tipo de suplemento, compruebe las etiquetas cuidadosamente y “haga las cuentas” para determinar cuánto calcio recibe de su dieta y suplementos.

– Aliméntese con comidas pequeñas y frecuentes (2-4 comidas por día). Es una molestia, pero la recompensa vale la pena. (Hay algunos entrenadores que nunca alimentan a sus perros en un bol, pero que le dan su comida como recompensa por hacer ciertos comportamientos requeridos).

– Para los perros que tienden a tragar su comida, intente colocar grandes ladrillos o piedras en el tazón de comida. Esto obliga al perro a comer alrededor de estos obstáculos, y retrasa la comida. También mira estos consejos para ralentizar a un perro que come rápido de Dogster.

– No hacer ejercicio durante 30-60 minutos después de una comida, y nada duro (no correr o jugar duro.)

Como la hinchazón es una verdadera emergencia, animo a los propietarios a estar preparados en casa. Pídale a su médico varias agujas de gran calibre para agregarlas a su botiquín de primeros auxilios, y que el médico le muestre cómo realizar correctamente la descompresión con agujas. Esta técnica podría salvar la vida de su mascota!

El Dr. Shawn Messonnier es un veterinario holístico en Plano, Texas.

Deja un comentario