¿Los gatos pueden comer bananas? ¿O son peligrosos?

Los plátanos son una gran fuente de azúcares naturales, proteínas, fibras y vitaminas. Además, son absolutamente sabrosas. Así que probablemente te preguntes si deberías compartir tu merienda de banana con tu bola de pelo felino.

¿Es realmente una buena idea?

¿Los gatos pueden comer bananas?

Los gatos no deberían comer bananas. Los plátanos no son tóxicos para los gatos, pero contienen mucha azúcar, que los gatos no pueden digerir bien. Así que, aunque un mordisco aquí y allá de un plátano no matará a su gato, la exposición regular puede elevar los niveles de azúcar en la sangre, lo que puede conducir a la obesidad y la diabetes.

La respuesta corta es que sí, los gatos pueden comerlos ya que no son tóxicos para ellos, pero no hay razón para que un gato se coma un plátano, y en realidad pueden ser malos debido a todo el azúcar de un plátano.

Complicado, lo sé, pero ¿qué tal si nos vamos con: No alimentes a tu gato con bananas. No vale la pena.

Aclaremos algo: los gatos tienen necesidades nutricionales diferentes a las de los humanos. El gato de interior requiere una dieta especial que le proporcione una alimentación extra en forma de vitamina A, vitamina C, proteínas, taurina, otros aminoácidos y muchas grasas. Pero los plátanos ofrecen la mayoría de ellas, ¿verdad?

Cuando se trata de los humanos, sí, pero los gatos necesitan obtener su alimento directamente del paquete de comida para gatos.

Los alimentos para gatos no tienen edulcorantes artificiales porque los gatos no tienen un receptor dulce en las diminutas papilas gustativas de sus lenguas. Por lo tanto, no necesitan golosinas en forma de plátanos, chocolate, caramelos y otros tipos de golosinas que los humanos anhelan de vez en cuando.

Sin embargo, puede que aún se pregunte si debería compartir ese plátano mientras su gatito le mira con esa mirada hambrienta y suplicante. Es una pregunta válida. Muchos alimentos que son buenos para nosotros en realidad no son beneficiosos para los gatitos.

Sin embargo, la ASPCA ha etiquetado la banana como una planta no tóxica cuando se trata de felinos.

Si alimentas a tu amigo felino con comida para gatos de alta calidad y está en buen estado de salud, lo más probable es que no necesites rellenarla con vitaminas o suplementos adicionales. Pero en caso de que lo necesites, no deberías optar por fuentes de vitaminas en los alimentos para humanos.

¿Por qué no ofrecer alimentos humanos para obtener vitaminas adicionales?

Los plátanos no ofrecen un alimento beneficioso para su gato.

El hecho de que los plátanos sean una fuente natural de azúcares es en realidad malo para tu amigo felino. El organismo de un gato no puede digerir y absorber el azúcar de la manera en que el cuerpo humano puede. Por lo tanto, el azúcar se acumula en el organismo de su gatito y conduce a una serie de problemas relacionados con la salud, incluyendo la diabetes y la obesidad del gato.

Aunque esta fruta en particular no es tóxica para su gato, no le hace ningún bien. Simplemente no hay nutrientes en un plátano que beneficien a su gato, a menos que cuente la fibra. Sin embargo, a diferencia de los humanos y los perros, los gatos no necesitan tanta fibra en su dieta.

Además, el estómago y el sistema digestivo de tu preciosa bola de pelos felinos son mucho más sensibles de lo que crees, así que es posible que no le guste el plátano de todas formas. Sin embargo, muchas personas sostienen que un plátano congelado es un gran regalo para su gato.

Sin embargo, a los gatos no les gusta la comida fría o congelada. De hecho, cuando un gato se niega a comer, a menudo es porque los dueños tratan de darle comida fría.

Así que, en otras palabras, es mejor no alimentar a tu gatito con plátanos, no porque sean tóxicos, sino porque tu peluda mascota no se beneficiará de ellos de la manera que tú lo harás y porque no podrá probar el dulce sabor. No te está suplicando que lo comas porque piense que el plátano huele delicioso; sólo está siendo curioso.

¿Por qué los gatos le temen a las bananas?

Has visto vídeos divertidísimos en los que gatos de varias razas y edades se ponen nerviosos y se asustan con un inofensivo plátano. ¿Por qué?

Bueno, hay dos razones.

La primera es que se asustan o se escandalizan por el inesperado “ataque” de la fruta inofensiva. Lo ven como un objeto desconocido, que en sus mentes podría representar la amenaza de un depredador.

La otra razón es que no les gusta el olor de un plátano maduro. Estas frutas emiten un desagradable olor a acetato de etilo que puede ser repulsivo para los gatos. Por lo tanto, pueden olerla y salir corriendo.

Por supuesto, esto no significa que todos los gatos tengan miedo de estas frutas o que todos los gatos huirán una vez que les dejes oler un plátano maduro. Lo mismo ocurre con las golosinas de banana congelada, a algunos gatos les pueden gustar, mientras que a otros no. Depende de lo caprichoso y curioso que sea tu gatito.

En resumen, tratar a tu amigo felino con una rodaja de plátano no le hará daño si es algo de una sola vez, pero tu gato no se beneficiará realmente de la fruta de ninguna manera positiva y no será capaz de probar su sabor azucarado natural como tú lo haces.

Deja un comentario