Beneficios de la vitamina C para su perro

Beneficios de la vitamina C para su perro

Para los humanos, una fuente de vitamina C en la dieta es literalmente necesaria para la supervivencia. Los primeros marineros privados de alimentos frescos durante largos períodos de tiempo a menudo sufrían de “escorbuto”, una aflicción desagradable caracterizada por encías sangrantes, pérdida de dientes, una condición debilitada y a veces la muerte. No fue hasta finales del siglo XVIII que el capitán James Cook, el primer europeo que visitó las islas hawaianas, enseñó al Almirantazgo británico a prevenir el escorbuto añadiendo fruta fresca o zumo de lima a la ración diaria de ron de sus marineros (lo que les valió el apodo de “Limeys” que perdura hasta hoy).

A principios del siglo XX, se aisló el ácido ascórbico y se identificó como el nutriente que prevenía el escorbuto. Se descubrió que los seres humanos se encuentran entre los pocos animales que no pueden fabricar vitamina C en sus propios cuerpos, y deben obtenerla de una fuente externa (frutas frescas, vegetales o píldoras de vitamina C) de manera regular para evitar enfermedades.

Los perros, sin embargo, pueden producir vitamina C en sus cuerpos, y debido a esta capacidad, los nutricionistas han considerado durante mucho tiempo que no es necesario añadir C a la dieta de un perro. Hasta hace poco, pocos fabricantes de alimentos para perros añadían vitamina C a sus productos, o si lo hacían, era por la acción conservadora de la vitamina, más que por su valor nutritivo.

Beneficios de la vitamina C para su perro

La vitamina C beneficia a los perros enfermos y estresados

Esto puede ser apropiado cuando se trata de animales sanos sin estrés, pero observaciones clínicas recientes indican que cuando los perros están enfermos o estresados, pueden agotar rápidamente la producción de vitamina C de sus cuerpos. Un estudio de 1942 observó que los perros con enfermedades de la piel suelen tener cantidades muy bajas de vitamina C en la sangre.

Otros investigadores han descubierto que los niveles de vitamina C en la sangre son bajos – e incluso inexistentes – en perros con fiebres y en perros que han hecho ejercicio hasta sus límites (perros de trineo después de una carrera, por ejemplo, o perros de caza en medio de la temporada de caza).

El estrés es la causa más conocida del agotamiento de la vitamina C en los perros. El estrés físico se presenta de muchas formas: gestación, lactancia, crecimiento, trabajo duro (perros utilizados para el pastoreo, la caza, el rastreo, etc.), vacunaciones, lesiones, corte de cola o de orejas, o enfermedades. El estrés emocional, ya sea causado por la reubicación, el destete o la exigencia de entrenamiento, también puede agotar esta reserva. De hecho, los investigadores pueden medir el nivel de estrés que experimenta un perro midiendo el grado de agotamiento de la vitamina en la sangre del perro.

Por el contrario, muchos estudios han descubierto que los perros (así como los humanos) que se complementan con vitamina C muestran una mayor resistencia a las enfermedades y una mejor capacidad para recuperarse de las lesiones o enfermedades.

Cómo afecta la vitamina C a los perros

Wendell O. Belfield, DVM, es quizás el más conocido y ardiente defensor de la suplementación de vitamina C para perros. En su libro “Cómo tener un perro más sano”, Belfield describe cómo llegó a experimentar (y a apreciar) el poder de la vitamina C en su práctica veterinaria.

Después de un episodio particularmente desgarrador, en el que no pudo salvar la vida de un querido perro de la familia que tenía moquillo, comenzó a investigar las enfermedades virales. En el curso de sus estudios, se encontró con un artículo sobre un médico que utilizó dosis masivas de vitamina C para tratar con éxito enfermedades virales como la poliomielitis y la hepatitis en la década de 1940. Belfield comenzó a preguntarse si la C podía ser usada para combatir las enfermedades virales caninas.

Un día en 1965, otro cliente llegó a la oficina de Belfield con un perro que sufría de moquillo. Belfield decidió probar una inyección de vitamina C en el perro, y respondió de forma dramática, sobreviviendo a lo que le habían enseñado en la escuela veterinaria, que era una enfermedad mortal para la que no hay tratamientos exitosos.

Tras este éxito, Belfield comenzó a experimentar con tratamientos de vitamina C para todo tipo de afecciones en perros. Sus ensayos y estudios lo convencieron del tremendo poder que la vitamina tiene para los perros.

Según la “Enciclopedia de Suplementos Nutricionales”, de Michael T. Murray (1996, Prima Publishing), la vitamina C mejora la función inmunológica al aumentar la función y la actividad de los glóbulos blancos. También aumenta los niveles sanguíneos de interferón (el compuesto natural antiviral y anticanceroso del cuerpo) y de anticuerpos (proteínas que se unen y destruyen materiales extraños como bacterias, virus y toxinas).

La vitamina C está disponible en el mercado por sí sola o combinada con otros nutrientes en varias formas. Consulte ¿Qué forma de vitamina C es la mejor?, a continuación, para obtener información sobre sus opciones.

Antioxidantes y bioflavonoides

La vitamina C actúa en el cuerpo como antioxidante. La oxidación es la reacción química del oxígeno que se combina con otra sustancia, y la oxidación de los alimentos por parte de un animal es un proceso natural que proporciona tanto el calor como la energía necesarios para mantener el cuerpo en funcionamiento. Sin embargo, demasiado o demasiado poco oxígeno en el sistema puede crear subproductos tóxicos llamados radicales libres, que pueden dañar la estructura celular, perjudicar la inmunidad y alterar los códigos de ADN.

Como antioxidante, la vitamina C actúa tanto como interceptor de oxígeno (protegiendo así las células de ser destruidas o alteradas por la oxidación) como de depurador de radicales libres. No sólo evita la oxidación, sino que, por ejemplo, devuelve la vitamina E oxidada a su estado original al robar una molécula de oxígeno de la molécula E. Así pues, la vitamina C es una sustancia reconstituyente que inhibe la degeneración de los tejidos y el colágeno al trabajar conjuntamente con las demás vitaminas y minerales que protegen el cuerpo y sus sistemas.

Como demostración de los poderes antioxidantes de la vitamina C, pruebe lo siguiente: Disuelva una tableta de 1000 miligramos de la forma de ácido ascórbico en un gran tazón de agua. Tome un poco de lechuga que ha estado en el refrigerador demasiado tiempo y se está poniendo ligeramente marrón por los bordes. Sumerja la lechuga en el agua durante varios minutos, luego escúrrala y note el cambio. La lechuga debería estar más crujiente, más fresca y parte o todo el tinte marrón desaparecerá. ¡Acabas de revertir los efectos de la oxidación! Las rebanadas de manzana o patata también pueden ser sumergidas en soluciones de vitamina C para prevenir el oscurecimiento. (Los agentes anti-marrones que se venden para el enlatado casero son generalmente polvo de ácido ascórbico.)

Muchos tipos de vitamina C que se venden también contienen bioflavonoides, que son pigmentos vegetales naturales que el cuerpo puede utilizar para fabricar otros nutrientes. El betacaroteno, por ejemplo, es el bioflavonoide utilizado por el cuerpo para fabricar vitamina A. La hesperidina, la rutina, la acerola, la rosa mosqueta, los bioflavonoides cítricos y el complejo de bioflavonoides son todos bioflavonoides utilizados comúnmente en los productos de vitamina C.

Ocasionalmente, complementar la dieta de su perro con zanahorias o manzanas ralladas, u ofrecerle cualquier otra fruta fresca que encuentre apetecible son grandes maneras de mejorar su ingesta de bioflavonoides. Los melones y melocotones frescos y maduros son dos frutas que muchos perros disfrutan.

Formas de usar la vitamina C en los perros

El tiempo y otros estudios están confirmando los hallazgos de Belfield. Hoy en día, la vitamina C es prescrita rutinariamente por veterinarios holísticos para un número de enfermedades, incluyendo cáncer, tos de las perreras y otras infecciones respiratorias, abscesos y otras infecciones bacterianas. Debido a su importante papel en el mantenimiento de la salud del colágeno, parece ser especialmente útil para ralentizar – y algunos dicen que para revertir – las enfermedades degenerativas de las articulaciones, la displasia de cadera y los trastornos de la columna vertebral.

También se celebra el uso de la vitamina C como un refuerzo preventivo e inmunológico. Algunos veterinarios sugieren dar C a los perros antes y después de la vacunación, a los perros que han estado expuestos a enfermedades contagiosas, a las perras embarazadas y lactantes, y para tener dientes y encías saludables.

Según Belfield, los perros jóvenes y los perros viejos son los que más se benefician de los suplementos rutinarios de vitamina C. Debido al gran estrés al que se enfrentan los cachorros y los perros jóvenes, como las numerosas vacunas, los procedimientos quirúrgicos en los espolones, la cola y las orejas, y las exigencias de un crecimiento rápido, sugiere que todos los perros jóvenes reciban C.

A medida que envejecen, los perros se vuelven menos competentes en la producción de su propio suministro de vitamina C, y más necesitados de antioxidantes. Administrar vitamina C incluso a perros muy viejos y débiles, dice Belfield, puede revitalizarlos y fortalecerlos.

Dosis de vitamina C para perros

El perro medio normalmente produce unos 18 miligramos de vitamina C por libra de peso corporal al día. Por lo tanto, para un perro que no tiene síntomas clínicos significativos pero que experimenta un estrés inusual, la suplementación con esa cantidad de C por día parece ser una dosis conservadora de mantenimiento. (Aproximadamente 500 miligramos para un perro de 28 libras al día.) Para aumentar la absorción, los veterinarios recomiendan dividir la dosis total diaria en varias tomas durante el día.

Sin embargo, muchos veterinarios holísticos sugieren rutinariamente dosis de mantenimiento que son tres o cuatro veces esa cantidad. Explican que los perros domésticos modernos necesitan más vitamina C que el teórico perro “natural”, ya que sus cuerpos deben hacer frente a tantos desafíos: estrés, contaminación, productos químicos y pesticidas, y dietas pobres, por nombrar algunos.

El exceso de vitamina C, especialmente si se administra en una sola dosis, provocará diarrea en los perros. La cantidad excesiva varía de un perro a otro, por lo que, al administrar la cantidad máxima de C para una dosis terapéutica (no sólo de mantenimiento), muchos veterinarios le sugerirán que aumente la dosis en incrementos de 100-500 miligramos por día hasta que el perro desarrolle diarrea, y luego reduzca su dosis diaria a la del día anterior. (A menudo esto se conoce como dosificación de “tolerancia intestinal”.)

Los perros pueden ser más o menos tolerantes a los suplementos de vitamina C, y su tolerancia puede cambiar con las condiciones ambientales. Por ejemplo, un perro que esté experimentando un gran estrés puede tolerar 4.000 miligramos sin diarrea, pero desarrolla la condición a medida que se elimina el estrés. La conciencia del propietario sobre la calidad de las deposiciones del perro es fundamental para una dosificación adecuada.

El tipo de enfermedad que se está tratando también debe tenerse en cuenta al determinar la dosis. Algunas directrices publicadas por veterinarios holísticos incluyen:

Richard Pitcairn, DVM, “Guía completa del Dr. Pitcairn para la salud natural de perros y gatos”. Pitcairn sugiere dar 100-500 miligramos (basado en el tamaño del perro) de vitamina C diariamente a los perros que están expuestos a cantidades inusualmente altas de contaminantes.

Cheryl Schwartz, DVM, “Cuatro patas, cinco direcciones: Una guía de medicina china para perros y gatos”. Schwartz sugiere administrar vitamina C a perros con una variedad de enfermedades, incluyendo condiciones respiratorias superiores (perros pequeños, 125 a 500 mg. dos veces al día; perros medianos, 250-1.500 mg. dos veces al día; perros grandes, 500-1.500 mg. dos veces al día), artritis (a la tolerancia intestinal), oídos infectados (perros pequeños, 250-500 mg. dos veces al día; perros grandes, 500-1.000 mg. dos veces al día), y alergias de la piel (perros pequeños, 125 mg. dos veces al día; perros medianos y grandes, hasta 750 mg. dos veces al día).

Es importante recordar que un perro sano y feliz, con una dieta de calidad y poco estrés, probablemente no necesite un suplemento de vitamina C. Sin embargo, si el estrés, la enfermedad o la edad hacen que la necesidad de vitamina C de un perro supere su capacidad de producirla, el suplemento de vitamina C es una elección sensata.

¿Qué forma de vitamina C es la mejor?

Asumiendo que tiene un perro que se beneficiaría de la suplementación de vitamina C, ¿qué opciones hay? Muchos suplementos de vitamina C etiquetados y vendidos específicamente para perros usan ácido ascórbico, la única forma natural de vitamina C.

Lamentablemente, entre todos los suplementos de vitamina C del mercado, el ácido ascórbico es el que menos se absorbe en el cuerpo. Sin embargo, las formas salinas de la vitamina C, conocidas como ascorbatos, se absorben fácilmente en el tracto intestinal de los seres humanos, los perros y otros mamíferos.

¿No te gusta la idea de un suplemento de vitamina C para tu perro? Puede encontrar una gran lista de fuentes de vitamina C en los alimentos integrales aquí.

Como se explica detalladamente en la información que figura a continuación, en el caso de los perros, la forma de ascorbato sódico de la vitamina C parece ser la mejor opción en términos de costo, biodisponibilidad y eficacia. Antes de empezar a comprar un suplemento de vitamina C, es importante ser consciente de las diferencias entre las distintas formas.

Ácido ascórbico

Esta es la forma natural de la vitamina C. Un ácido orgánico con sabor a tarta (pH 2,5-3,0) en forma cristalina, es la forma de vitamina C más utilizada en las píldoras de vitamina C para los seres humanos. Sin embargo, cuando se administra en altas concentraciones o en grandes dosis individuales, el ácido ascórbico no es absorbido eficientemente por los perros o los humanos y puede causar diarrea. El uso de dosis más pequeñas varias veces al día puede aliviar este síntoma. La mayoría de los perros encuentran que las formas pulverizadas de ácido ascórbico son desagradables debido a su carácter ácido.

Palmitato de ascorbilo

Aunque la vitamina C se considera una vitamina soluble en agua, también existe una forma soluble en aceite llamada palmitato de ascorbilo, que se cree que actúa sinérgicamente con otros antioxidantes (véase, Antioxidante y bioflavonoides, más arriba). Aunque la administración oral de esta forma es tres veces más eficaz que la del ácido ascórbico, el palmitato de ascorbilo cuesta alrededor de seis veces más que el ácido ascórbico.

Ascorbato de calcio

La vitamina C también puede presentarse en forma de sales llamadas ascorbatos minerales (compuestos formados por la sustitución total o parcial de los iones de hidrógeno de un ácido por uno o más iones metálicos). Estas formas de vitamina C, conocidas como ascorbato de calcio y ascorbato de sodio, se absorben fácilmente en cualquier parte del tracto intestinal humano y en el de la mayoría de los mamíferos. Se cree que son las formas más suaves (amortiguadas) de la vitamina C y que causan menos efectos secundarios como la diarrea o la acidez estomacal.

El ascorbato de calcio, un polvo de pH neutro y ligeramente amargo, es un ascorbato mineral disponible en el mercado. Muchos profesionales de la salud opinan que el ascorbato cálcico da los mejores resultados en el alivio de los síntomas de la artritis. Los veterinarios holísticos también consideran que es la forma más beneficiosa de vitamina C para el uso en caballos.

Ester C Ascorbato de calcio

La mayoría de los resultados que se han publicado sobre el uso de la vitamina C en caballos y perros han sido en ensayos utilizando una forma patentada de C conocida como Ester C ascorbato de calcio. Como las formas puras de calcio y ascorbato de sodio, Ester-C no es ácido con un pH neutro y no causa molestias gastrointestinales. Este producto es el resultado de un método único de fabricación de ascorbatos minerales, que produce lo que se denomina metabolitos, así como los minerales y los ascorbatos. Así, el ascorbato cálcico del éster C es una combinación de calcio, ascorbato y metabolitos (incluyendo una sustancia conocida como treonato).

El ascorbato de calcio puro es simplemente calcio y ascorbato. El ascorbato de sodio puro es sodio y ascorbato. Cuando éstas y todas las demás formas de vitamina C se procesan en el cuerpo, los metabolitos (incluido el treonato) son productos naturales. El titular de la patente de la marca Ester C, Intercal Corporation, afirma que la presencia de metabolitos, especialmente el treonato, en su producto antes de su ingesta en el cuerpo aumenta la absorción celular y la longevidad de la vitamina C en el torrente sanguíneo.

Sin embargo, estas observaciones se hicieron cuando se comparó el producto con el ácido ascórbico. La compañía no ha publicado los resultados de los estudios (si los hay) que comparan directamente el éster C con las formas puras de ascorbato de calcio y sodio.

Ascorbato de sodio

Otra sal fácil de conseguir y de absorber es el ascorbato de sodio, un polvo granular de pH neutro con un sabor ligeramente salino. El ascorbato de sodio es fácilmente absorbido por el cuerpo, y los estudios también han demostrado que permanece en el sistema el doble de tiempo que el ácido. El ascorbato de sodio es la única forma de vitamina C aprobada por la FDA para su inyección intravenosa en humanos. También es la forma preferida para las megadosis orales en los humanos porque no irrita el tracto intestinal y el exceso se elimina fácilmente sin dañar los riñones.

El Dr. Wendell Belfield, el principal defensor de los suplementos de vitamina C para perros, prefiere ampliamente usar esta forma de la vitamina para los perros. Belfield dice que sus propias pruebas han demostrado que es la forma más efectiva; fabrica y comercializa suplementos C para mascotas (Mega C Plus y Mega C Drops, que utilizan ascorbato de sodio.

Elija el producto más puro al mejor precio:

Una vez que se decide qué forma de vitamina C se desea, las fuentes menos costosas suelen ser los distribuidores de venta por correo que venden vitaminas para el consumo humano. Aquí hay algunos consejos para comparar el contenido y el precio del producto:

1) Para obtener el mejor precio del ingrediente activo, compra productos “puros” de vitamina C. Saltee los productos con ingredientes añadidos como bioflavonoides y rellenos vegetales. Los bioflavonoides pueden aparecer en la lista como complejo de bioflavonoides, rutina, hesperidina, escaramujo y acerola (véase Antioxidantes y bioflavonoides, arriba).

2) Busque el producto listado como USP puro. USP significa United States Pharmacopoeia. Se refiere a una lista de normas establecidas por la Administración de Alimentos y Medicamentos que rigen los métodos de fabricación y el grado de pureza de los productos que se designan como de grado farmacéutico.

3) Para facilitar la alimentación de los perros, utilice un polvo o una forma de cristal. En promedio, una cucharadita de polvo puro o cristales contiene cinco gramos (5.000 miligramos) de vitamina C, por lo que una dosis promedio de mantenimiento para un perro sano será de 1/8 – 1/4 de una cucharadita. Las pastillas son a veces más baratas, pero tendrá que molerlas o encontrar una manera de hacer que su perro las trague.

4) Para comparar los precios se necesita una unidad estándar para comparar. Esto puede ser difícil, ya que los fabricantes a veces utilizan diferentes unidades de medida, pero los gramos son los más comunes. Tendrá que hacer algunas conversiones para poder comparar los precios, y obviamente, esto sólo será aplicable a las formas puras de la vitamina (las que no se mezclan con ningún otro nutriente o relleno).

Bob Griswold vive cerca de Santa Rosa, California, y es un bioquímico con experiencia en la formulación de alimentos para animales, fertilizantes, alimentos para humanos y cosméticos.

Deja un comentario