Corticosteroides: ¿Salvadora o asesina?

Hay casi tantas opiniones entre los veterinarios con respecto al uso de corticoides como las que hay. Algunos consideran que estos fármacos -prednisona, prednisolona, metilprednisolona y dexametasona, el más importante de ellos- son de un valor incalculable para todo perro que tenga comezón; otros creen que los corticoesteroides deben utilizarse sólo como último recurso, y sólo por períodos cortos y en pequeñas cantidades. Otros los consideran verboten. ¿Por qué son tan controvertidos estos medicamentos?

Los corticoides, también conocidos como glucocorticoides, se utilizan principalmente por sus efectos antiinflamatorios e inmunosupresores. Han sido modelados a partir de las sustancias fabricadas por la corteza suprarrenal, y pueden administrarse en forma inyectable, oral o tópica. Son drogas poderosas que ejercen efectos sorprendentes en los perros pruriginosos, a veces abrumadoramente positivos, y a veces negativos. Pueden detener la inflamación y el picor en sólo un día o dos.

Sin embargo, debido a su acción inmunosupresora (responsable de calmar la respuesta hipersensible del sistema inmunitario), también pueden dejar al perro vulnerable a las infecciones y pueden causar muchos otros desequilibrios metabólicos. “Esto es especialmente problemático en los pacientes alérgicos, ya que sus sistemas inmunológicos tienden a ser ya débiles”, dice la Dra. Lisa Pesch, veterinaria holística y propietaria del Animal Arts Healing Center en Sebastopol, California. “Es importante no confundir un sistema inmunológico hipersensible con uno fuerte”.

Los corticoesteroides también afectan al equilibrio de agua y electrolitos (haciendo que muchos perros tengan una sed excesiva y, por lo tanto, una necesidad excesiva de “salir”); pueden causar retención de líquido extracelular (algunos perros adquieren un aspecto hinchado); y a menudo aumentan el apetito del perro (y sin que el dueño sea consciente de los posibles problemas, el resultado es un aumento de kilos poco saludables).

Lo más grave es que el uso a largo plazo de estas drogas puede llevar a una mayor incidencia de infecciones debido a la supresión inmunológica, enfermedades hepáticas, pérdida de cabello, problemas de piel, diabetes mellitus y supresión suprarrenal. El uso día por medio puede ayudar a minimizar estos efectos.

Algunos veterinarios adoptan una postura de laissez faire con respecto a los esteroides, y los prescriben libremente en casos de alergia grave. Otros prescriben los medicamentos en cantidades mínimas.

Otros basan su decisión en la valoración que hacen del propietario; frente a los propietarios que no comprenden o no adoptan un plan de tratamiento y gestión intensivo y polivalente para su perro con picor, les prescribirán los medicamentos para detener el picor del perro y aumentar su calidad de vida, al menos a corto plazo. Pero si el dueño está motivado y educado, y está dispuesto a hacer lo que sea para ayudar a su perro a mejorar, estos veterinarios recomendarán que se dependa mínimamente de los esteroides y trabajarán con los dueños para encontrar alternativas.

En su consultorio en la web, la especialista en medicina interna veterinaria, la Dra. Donna Spector, ofrece segundas opiniones, análisis y supervisión a los dueños de mascotas y sus veterinarios. Cuando es consultada sobre un caso de un perro con alergias, basa su evaluación en la regla de “tres golpes y estás fuera”. “Si has tenido a tu perro en la consulta del veterinario tres o cuatro veces, y has vuelto a casa con el mismo paquete de antibióticos y esteroides cada vez, y no se ha hecho ninguna otra sugerencia sobre una mejor gestión ambiental o inmunoterapia – para mí, hay más que podemos hacer”.

Tiene sentido considerar estas drogas como “artillería pesada”, incluso si su propio veterinario es casual en prescribirlas en una visita inicial. Lo ideal sería que los veterinarios aconsejaran usarlas como último recurso y sólo por un corto tiempo (dos semanas más o menos), para ayudar a detener el ciclo de picazón/rascado que afecta a un perro gravemente pruriginoso. Esto, a su vez, puede dar a su piel tiempo para sanar, y a otras terapias tiempo para empezar a trabajar.

Deja un comentario