Diagnóstico de la enfermedad de Cushing atípica en perros

Diagnóstico de la enfermedad de Cushing atípica en perros

¿Qué pasa si su perro tiene todos los síntomas de Cushing: exceso de bebida, micción y apetito; barriga de marihuana; problemas de piel; fosfatasa alcalina elevada, etc.? – pero las pruebas dicen que no?

Los endocrinólogos veterinarios de la Universidad de Tennessee en Knoxville (UTK) han estado investigando este fenómeno. Encontraron que muchos perros tienen elevados intermedios de esteroides (también llamados precursores de esteroides o “esteroides sexuales”) con cortisol normal. Llaman a esta condición “enfermedad de Cushing atípica” o “síndrome similar a la hiperplasia suprarrenal”. Se ha sugerido que los casos de enfermedad de Cushing atípica pueden ser causados por un problema en la vía de producción de esteroides. Se ha relacionado a los intermediarios de esteroides elevados con el síndrome de degeneración retiniana adquirida súbita (SARDS), que causa ceguera súbita en los perros.

Estas hormonas intermedias esteroides incluyen la 17-hidroxiprogesterona (también llamada 17-OH progesterona o 17-OHP), progesterona, androstenediona, estradiol y aldosterona. UTK desarrolló una prueba de perfil de hormonas esteroides para medir estas hormonas antes y después de la estimulación de la ACTH. El perfil de hormonas esteroides está indicado cuando otras pruebas de función suprarrenal son negativas (estimulación de ACTH y LDDS), pero el perro todavía muestra signos de Cushing.

Una o más de estas hormonas intermedias esteroideas se incrementan en los pacientes afectados, tanto antes como después de la estimulación de la ACTH. El estradiol no responde ni a la ACTH ni a la dexametasona, mientras que el 17-OHP muestra una respuesta exagerada a la administración de ACTH en casos tanto atípicos como típicos de Cushing.

La enfermedad de Cushing atípica puede ser pituitaria o suprarrenal. Los perros con Cushing atípico dependiente de la pituitaria suelen tener el hígado agrandado, hepatopatía (anomalías del hígado) y agrandamiento de ambas glándulas suprarrenales, junto con un aumento de los niveles de ACTH endógeno. Los perros con la forma suprarrenal también tendrán un hígado agrandado y enzimas hepáticas elevadas, pero en este caso sólo una glándula suprarrenal estará agrandada (la otra puede estar atrofiada), y los niveles de ACTH endógena estarán disminuidos.

Ambas formas causan los signos clínicos habituales de la enfermedad de Cushing, incluyendo cambios en el análisis de sangre y problemas en la capa de pelo. Si la aldosterona está elevada, puede causar hipertensión (presión arterial alta), alto contenido de sodio y bajo contenido de potasio, lo que provoca debilidad muscular.

Diagnóstico de la enfermedad de Cushing atípica en perros

En algunos casos, los tumores suprarrenales pueden secretar otros esteroides además del cortisol, y los niveles de cortisol pueden ser normales. Se recomienda hacer un ultrasonido para confirmar la presencia de un tumor antes de comenzar el tratamiento. Si se encuentra un tumor, se recomienda la extirpación quirúrgica, especialmente porque los tumores suprarrenales que no secretan cortisol son casi siempre carcinomas. Si eso no es posible, el mitotano (Lysodren) es la opción siguiente, aunque no afectará los niveles del estradiol, y estos tipos de tumores suprarrenales que no segregan cortisol tienden a responder mal al tratamiento médico. El trilostano no se recomienda, ya que puede causar aumentos en las hormonas esteroides intermedias.

El estradiol elevado, llamado hiperestrismo o hiperestrogenismo, causa muchos de los mismos signos que el cortisol elevado. En los perros con hiperestrinismo, la estimulación de la ACTH y las pruebas de LDDS suelen ser normales para el cortisol, la función tiroidea es normal o controlada, y los problemas hepáticos son frecuentes y típicos (fosfatasa alcalina muy elevada, hígado agrandado y otras anomalías hepáticas). Los síntomas suelen incluir el consumo excesivo de alcohol y la micción, junto con problemas de la capa de pelo. También puede haber jadeos. Una biopsia de piel sugerirá anomalías endocrinas.

Los veterinarios del Reino Unido aconsejan tratar el Cushing atípico y el hiperestrinismo con melatonina, que disminuye los niveles de cortisol y a veces también de estradiol, y lignanos, un tipo de fitoestrógeno que también puede inhibir las enzimas que intervienen en la producción de estradiol. El lisodren (mitotano) puede combinarse con la melatonina y los lignanos para ayudar a reducir los niveles de esteroides sexuales distintos del estradiol, junto con un efecto supresor del nivel de cortisol.

Deja un comentario