Preparar a su perro para una cirugía exitosa

La palabra “cirugía”, que se remonta a los antiguos griegos y romanos, significa literalmente “trabajo manual”. Y, por supuesto, uno de los mayores ingredientes para un resultado exitoso es la persona en el otro extremo del bisturí: Todo el mundo quiere que su perro esté en manos de un cirujano competente, con experiencia y bien informado, pero también hay mucho que se puede hacer para ayudar a su perro a llevar a cabo el procedimiento quirúrgico de la forma más suave y segura posible, ya sea una complicada reconstrucción ortopédica o una limpieza dental corriente.

No importa cuán hábil sea el veterinario, la cirugía es un procedimiento invasivo que pone estrés en su perro y puede abrir la puerta a problemas si su cuerpo no está a la altura. Cuanto mayor sea su tiempo de espera, más oportunidades tendrá de ayudar a prepararlo para el desafío físico que le espera.

Preparar a su perro para una cirugía exitosa

Cuestione la necesidad de la cirugía de su perro

Pero retrocedamos un segundo. Una de las consideraciones más importantes sobre la inminente cirugía de su perro es si es siquiera necesaria. Obviamente, si le han destrozado la pierna en un accidente de coche o se ha tragado una mazorca de maíz (que es supremamente indigerible, por cierto – tenga mucho cuidado de poner esas sobras de la barbacoa de mantequilla en un recipiente de basura seguro), pasar por el cuchillo es probablemente inevitable. ¿Pero qué hay de las cirugías electivas, o de aquellas que no son peligrosas para la vida? Vale la pena investigar un poco y obtener una segunda opinión para determinar si hay una forma menos invasiva de tratar el problema.

Consideremos, por ejemplo, un perro que tiene sacos anales crónicamente impactados e infectados. Estas glándulas, situadas a ambos lados del ano, segregan un líquido marrón aceitoso de fuerte olor que suele expresarse durante las evacuaciones intestinales. Pero a veces, los conductos de las glándulas se obstruyen, dando lugar a “patinetes de trasero” que arrastran sus culos por el suelo para aliviar su malestar. Si hay una infección, se suelen recetar antibióticos, junto con compresas calientes para reducir la inflamación; en los casos graves en los que se ha formado un absceso, el veterinario podría tener que abrir la zona con una lanza.

Para muchos perros, los sacos anales impactados o infectados son un problema de una sola vez que se resuelve por sí mismo con tiempo y tratamiento, y nunca se repite. Pero en los perros para los que esto es un problema crónico, a menudo se recomienda la eliminación de los sacos anales.

Esta cirugía – formalmente llamada sacculectomía anal – no está exenta de riesgos, uno de los cuales es la incontinencia permanente. Pero cuando las infecciones del saco anal son un problema constante y aparentemente intratable, ¿qué debe hacer un propietario?

La modificación de la dieta es una posibilidad. Muchos dueños han informado que el cambio a una dieta de alimentos crudos ha aclarado los persistentes problemas de sus perros con el saco anal. Debido a su alto contenido en huesos, las heces de los perros alimentados crudos son muy duras y expresan de forma natural los sacos anales, posiblemente con mucha más eficacia que las dietas cocinadas con alto contenido en fibra que suelen recomendarse para este problema.

La veterinaria holística Christina Chambreau de Sparks, Maryland, añade los ligamentos cruzados desgarrados a la lista de problemas que no necesariamente tienen que ser resueltos con cirugía. “Todo lo que la mayoría de los veterinarios convencionales pueden ofrecer son aparatos, cirugía o simplemente dejar al perro cojear”, dice. “Hay múltiples enfoques holísticos que pueden resolver los ligamentos cruzados estirados y a veces resolver incluso los completamente rotos.”

La odontología es otra área en la que sugiere una mirada fresca; pregúntele a su veterinario si hay una alternativa aceptable a someter a su perro a una limpieza regular. Pero si la anestesia es inevitable, no se preocupe. “Mucha gente tiene mucho miedo de la anestesia en sus perros mayores, aunque la anestesia es ahora tan segura, aparte de la extraña reacción, que la mayoría de los animales lo harán bien sin importar su edad”, dice el Dr. Chambreau.

Preparar a su perro para una cirugía exitosa

Algunas cirugías electivas comunes se pueden beneficiar si usted da un paso atrás y reevalúa el mejor momento para su perro. Por ejemplo, las actitudes sobre el momento apropiado para la esterilización y la castración han evolucionado en los últimos años. La desextracción, que antes se realizaba de forma rutinaria y reflexiva a los seis meses de edad, ahora se realiza a veces mucho más tarde, lo que permite que el perro madure físicamente antes de cerrar la espita hormonal. Investigue para asegurarse de que se siente cómodo con el horario que recomienda su veterinario. Consulte “Riesgos y beneficios de la esterilización/castración de su perro” (febrero de 2013), para obtener más información sobre el momento de la cirugía de esterilización/castración.

El resultado final: En los casos en que la cirugía es electiva, o al menos no es una emergencia, tómese un momento para investigar si hay una forma menos invasiva y más suave de tratar el problema. A menudo, una cita con un veterinario holístico es inestimable en este sentido.

Preparando un perro para la cirugía

La mayoría de los dueños de perros saben lo básico para preparar a su perro en los días previos a la cirugía: Retener la comida y el agua de 12 a 24 horas antes, según las instrucciones del veterinario, para asegurarse de que el estómago esté vacío y no haya riesgo de que su perro vomite durante el procedimiento.

Informe a su veterinario de cualquier medicamento o suplemento que le dé a su perro y siga las instrucciones sobre si debe interrumpirlo y cuándo. Algunas hierbas y neutracéuticos, como el Ginkgo biloba y la vitamina E, pueden diluir la sangre y aumentar la hemorragia, lo que definitivamente no es posible con una cirugía inminente. Otras, como las grandes dosis de vitamina C, pueden interferir con la anestesia, otro riesgo que debe evitar.

Espere que su veterinario ordene un análisis de sangre preoperatorio (ver “Realice el análisis de sangre de su perro”, marzo de 2015) para asegurarse de que no hay ninguna condición subyacente que pueda comprometer la capacidad de su perro para soportar el estrés físico de la cirugía. Si su veterinario nota cualquier otro valor médico que esté “apagado”, podría requerir más exámenes. Por ejemplo, un soplo cardíaco en un perro mayor podría ser una razón de peso para hacer un ecocardiograma, para descartar una insuficiencia cardíaca congestiva, una infección por gusanos del corazón o un problema estructural en el corazón.

El cirujano veterinario Tomas Infernuso, de Veterinary Traveling Surgical Services en Locust Valley, Nueva York, dice que uno de los mayores problemas de la cirugía es el riesgo de contaminación. Prácticamente todo en el entorno del hospital – el personal veterinario, los instrumentos quirúrgicos, la piel de su perro, incluso el aire de la habitación – puede transmitir bacterias al cuerpo de su perro. Por esta razón, muchos veterinarios administran antibióticos como precaución antes, durante y, a veces, durante un período después de la cirugía. Con todos estos agentes externos para la transmisión de infecciones, lo último que necesita su perro es una amenaza desde el interior.

“Si su perro tiene una infección, como una infección del tracto urinario, debe asegurarse de que se ocupe de eso antes de la cirugía, o se arriesga a propagarla”, advierte el Dr. Infernuso. Del mismo modo, pospondrá la cirugía si un perro tiene una enfermedad periodontal no tratada, debido a la preocupación por la bacteriemia o las bacterias en la sangre. “Las bacterias de la cavidad oral pueden propagarse al torrente sanguíneo”, explica. “Muchos de estos pacientes tienen un bajo grado de sepsis, que potencialmente puede convertirse en un alto grado”.

Otro riesgo menos obvio para un perro que va a ser operado es un corte de pelo muy apretado. Si usted es una persona que afeita a su perro de pelo largo durante los calurosos meses de verano (aunque la mayoría de los expertos dicen que no debería hacerlo – vea “Cómo prevenir la insolación en los perros”, julio de 2015), piénselo de nuevo. Recortar el pelo de un perro no es un problema; lo que está contraindicado antes de la cirugía es el afeitado que llega hasta la piel.

“Cuando afeitas a un perro, puede crear mucha abrasión en la piel”, explica el Dr. Infernuso. “Eso puede permitir que las bacterias estafilocócicas pasen de la piel al torrente sanguíneo”.

Preparar a su perro para una cirugía exitosa

Limpio y listo

El buen aseo no sólo hace que tu perro se vea más atractivo: También puede hacer que la recuperación sea más segura para él, especialmente si sus uñas son demasiado largas; le harán mucho más fácil rascarse y desplazar los puntos de sutura. Puede pedir que le corten las uñas a su perro mientras esté anestesiado, aunque si están muy largas, no podrán acortarlas lo suficiente en una sesión para evitar que su perro las use para dañar una incisión. Si tiene unas pocas semanas antes de la cirugía, probablemente tendrá más éxito haciéndolas usted mismo. Si las muele con una herramienta rotativa de mano como la Dremel, puede planificar una manicura cada tres o cuatro días. Cuando esté taladrando, trabaje alrededor de la uña, incluyendo los costados, lo que hará que el rápido retroceso sea mucho más rápido.

Si su perro no se ha bañado en un tiempo, considere bañarlo el día antes de la cirugía, ya que probablemente no podrá empaparlo en agua durante algún tiempo después de la cirugía. Esté atento a las pulgas. Deben ser tratadas antes de que su perro pase por el cuchillo; no quiere que su perro se pique, rasque y mastique mientras se recupera.

Muchos perros deberán llevar un cono o un collar isabelino después de la cirugía, para evitar que lleguen y se preocupen por el lugar de la cirugía. Si su perro no está contento con el uso de uno, o nunca lo ha usado antes, acostúmbrese a usarlo. En las semanas previas a la cirugía, haga que lo lleve durante unos minutos cada día, dejándolo gradualmente durante períodos cada vez más largos. En lugar del tradicional cono de plástico duro, que puede impedir la movilidad de su perro, por no hablar de rayar todos sus muebles de madera, compruebe los collares de tela suave que hay disponibles. Pruebe uno para ver si puede soportar las contorsiones de su perro.

Piense con anticipación en el alojamiento que su perro necesitará cuando llegue a casa: Si la herida le va a drenar, asegúrese de tener a mano mucha ropa de cama fresca y limpia; mantenga sábanas limpias que cubran su cama para perros recién lavada. Si va a cojear o cojear en tres patas, asegúrese de que haya un camino antideslizante y fácil de recorrer hasta el orinal. Si es un perro grande, busque formas de darle apoyo u orientación mientras camina, ya sea haciendo un cabestrillo con una funda de almohada grande o una sábana doble para pasar por debajo de su cuerpo, o invirtiendo en un arnés de apoyo que le permita maniobrar y guiar a su perro cuando no esté seguro de sus pies.

Finalmente, los perros gordos tienen un mayor riesgo de complicaciones quirúrgicas, incluyendo una pobre recuperación de la anestesia. “Muchos de estos pacientes son diabéticos o tienen la enfermedad de Cushing”, explica el Dr. Infernuso, añadiendo que los altos niveles de glucosa en sus sistemas pueden hacerlos susceptibles a infecciones postoperatorias y a una curación lenta. Y una vez que regresan a casa del hospital, su acolchado extra puede deshacer cualquier beneficio de la cirugía. El exceso de peso amplifica el impacto en las articulaciones del perro; por ejemplo, si tu perro se somete a una cirugía de rodilla, poner todo su exceso de peso en el otro lado puede hacer que esa rodilla también se salga, dejándolo literalmente sin una pierna en la que pararse. Mantener a su perro delgado debería ser una prioridad en cualquier momento, pero en las semanas o meses anteriores a una cirugía planificada, lograr incluso una pequeña pérdida de peso sería beneficioso. Consulte “Mantener a su perro delgado es un salvavidas”, enero de 2014, y “Cómo ayudar a su perro a perder peso”, septiembre de 2009.

Rescate emocional

Mientras se asegura de que su perro esté en la mejor condición física antes de que la cirugía sea óptima, su estado emocional es igual de importante.

Si tienes algo de tiempo, empieza a trabajar en desensibilizar a tu perro para que visite la clínica veterinaria, así el día de la cirugía no será tan traumático para él. Lo ideal sería que pasara por la consulta del veterinario a diario, o tan a menudo como pudiera, para saludarlo rápidamente y recibir un premio inesperado. La idea, por supuesto, es que su perro asocie la clínica veterinaria como un lugar donde ocurren cosas buenas.

El Dr. Chambreau aconseja programar tiempo extra en las dos o tres semanas previas a la cirugía para hacer lo que a su perro le gusta. Puede tratarse de algunos juegos de búsqueda (si su condición física lo permite) o visitas al parque para perros cuando sus clientes habituales favoritos estén allí.

“Si tu perro es un mimado, asegúrate de que recibe la atención extra que quiere”, dice. No se trata sólo de una indulgencia para sentirse bien; cuidar el bienestar emocional de su perro aumentará sus endorfinas y otras hormonas beneficiosas, lo que se traducirá también en un elevado estado de bienestar físico.

Este es un buen momento para emplear cualquier práctica holística segura y suave con la que esté familiarizado para calmar, centrar o equilibrar a su perro, como el reiki, el toque cuántico, la curación reconectadora, los remedios de esencia floral, la aromaterapia, el TTouch o el masaje.

¡Y no te olvides de calmarte y centrarte! Después de todo, esperar a que su perro salga de la cirugía y reciba el informe del veterinario puede sentirse como una eternidad.

Denise Flaim de Revodana Ridgebacks en Long Island, Nueva York, comparte su casa con tres Ridgebacks, trillizos de 11 años y un marido muy paciente.

Deja un comentario